Free - Capitulo Tres: Ogawa Makoto y el gran estanque de peces

Rating: R-0

Capitulo Tres: Ogawa Makoto y el gran estanque de peces

12 de Julio, 2011

Aquí Tanaka Reina, reportando desde la autocaravana. Risa está conduciendo y Ai le está dando indicaciones. Nos dirigimos a Yokohama, a la presentación del nuevo libro de Yoshizawa Hitomi. Yo me he puesto a componer una nueva canción sobre el viaje que estamos haciendo hacia Yokohama. Cuando la termine se la enseñaré a Risa y a Ai, que se han declarado grandes fanáticas de mi música. ¡Cada vez veo el debut en Corea más cerca!
Bueno, mejor dejo de escribir, que Ai parece haber visto algo interesante.

Peace!

Tanaka Reina.

- ¡Vamos, Risa, vamos! – exclamó Ai, emocionada.
- No puedo conducir más deprisa y lo sabes – le replicó Risa.
- ¿Qué ocurre? – preguntó Reina, asomando la cabeza entre los asientos de Ai y Risa.
- ¡En las afueras de Yokohama hay un acuario! – dijo Ai-. Y ahora vamos hacia allí.
- ¿Un acuario? ¿Y por eso tanta emoción? – se sorprendió Reina.
- Ai nunca ha estado en un acuario, y le hace ilusión – sonrió Risa. Ai asintió efusivamente.
- ¡Los peces molan! – exclamó, haciendo el símbolo del Heavy Metal con ambas manos.
- Entonces no hay más que hablar ¿no? ¡Vamos a donde los peces! – dijo Reina, contagiándose con el entusiasmo de Ai. G-Dragon ladró en respuesta.

Tras aparcar la autocaravana y asegurarse de que G-Dragon tenía suficiente agua y comida, Risa y Reina siguieron a la muy emocionada Ai hacia el acuario.

- ¿Eh?

Ai de pronto se detuvo frente al edificio, mirando hacia arriba. Risa y Reina miraron en la misma dirección antes de preguntarle nada. Risa se llevó las manos a la boca.

- ¡¿Tanto dinero para ver unos peces cuando tenemos sushi a precios más bajos?! – exclamó Risa, indignada.
- Me parece que no podremos entrar al final… - murmuró Ai, desilusionada.
- Ja, ja, ja – rió Reina-. Cómo se nota que sois principiantes.
- ¿Eh? – repitió Ai.
- ¿Quién necesita dinero cuando tiene esto? – dijo Reina, alzando su mano.
- ¿Una mano? ¿Y para qué nos sirve eso? – preguntó Risa, un poco mosqueada con el repentino cambio de humor de Reina.
- No sólo una mano: cinco dedos. Éste es nuestro pasaje al acuario – sonrió-. Seguidme.

Sin entender nada, la cabizbaja Ai y la un tanto preocupada Risa siguieron a la futura estrella del rock hacia el interior del edificio.

- ¡Tanaka! ¡¿Dónde está Tanaka?! – gritó Reina nada más entrar en el acuario.
- ¿Disculpe? – preguntó la recepcionista.
- ¡Soy la hija de Tanaka-san, y exijo verle ahora mismo! – exclamó.
- ¿Y quién es Tanaka? – preguntó la recepcionista, comenzando a preocuparse.
- ¡¿Cómo osas no saber quién es Tanaka?! ¡Es usted una desconsiderada por no saberlo!
- Discúlpeme, pero…
- ¡Es el jefe de la cadena de acuarios de todo Japón y usted ni siquiera lo conoce! – lloriqueó Reina-. ¡Deberían despedirla!
- ¡No, eso no! – exclamó la recepcionista-. Por favor, haré lo que sea, pero no haga que me despida el señor Tanaka.
- Bueno, en ese caso… - dijo Reina, cruzándose de brazos-. Podemos llegar a un acuerdo.
- ¡Lo que sea!
- Dénos tres entradas para el acuario, tal y como me había prometido mi padre y haré como si no hubiera oído nada.
- Eso está hecho. Aquí tiene.

Cogiendo los tickets con sus cinco dedos, Reina se volvió a Ai y a Risa con una enorme sonrisa y les dedicó un guiño.

- Es toda una profesional – murmuró Risa, un tanto sorprendida.
- ¡Gracias, Reina! – exclamó Ai abrazando a Reina con mucha fuerza.
- No fue nada – dijo ella-. Pero venga, ¡vamos a ver esos peces!

Obedeciendo a las palabras de la futura estrella del rock coreano, las tres avanzaron hacia el acuario tras haber pasado sus tickets por la máquina de la entrada. Desde ese instante, Ai corrió de una pecera a otra, mirando los distintos peces que había en cada una. Los señalaba, reía y a veces se quedaba un buen rato observándolos. Reina estaba casi o igual de emocionada de Ai, y seguía a la mayor de bastante cerca. Risa se entretenía no mirando a los peces, si no mirando lo feliz que se veía Ai junto a Reina observando a aquellos peces.

-¡Tiburones! ¡Vamos a verlos! – exclamó Ai, echando a correr, siguiendo las flechas.
- ¡Cuidado, Ai-chan, te vas a hacer daño! – le gritó Risa, siguiéndola.

Tal y como le había advertido Risa, Ai se hizo daño al chocarse con una chica que salía a la misma velocidad que ella del estanque de los tiburones. Ambas chocaron y se cayeron al suelo.

-¡Lo siento mucho! – exclamó la chica con la que Ai se había chocado. Ésta sacudió su cabeza en respuesta.
- No importa; no debí haber salido corriendo – contestó Ai.
- Lo mismo digo – rió aquella chica.
- ¿Makoto? – preguntó Risa, inclinando su cabeza hacia la izquierda. Aquella chica se volvió a Risa y una enorme sonrisa apareció en su rostro.
- ¡Gaki-san! – exclamó. Risa se acercó a ella y se fundieron en un abrazo.
- ¡Hacía tanto tiempo que no te veía! – exclamó-. ¿Qué es de tu vida?
- Pues ahora estudio música en la universidad de Tokyo – respondió, separándose de Risa.
- ¿Y qué haces por Yokohama? – preguntó.
- No te lo vas a poder creer: ¡mi hermana va a debutar en un grupo idol! – exclamó, emocionada.
- ¿Alguien me explica qué pasa aquí? – pidió Ai, que se encontraba un tanto confusa.
- Perdona: ella es Ogawa Makoto. Fuimos juntas al instituto – sonrió Risa.
- ¡Encantada! – dijo Makoto, haciendo una pequeña reverencia.
- Ellas son Ai y Reina – le dijo Risa.
- Encantada – volvió a decir Makoto.
- Entonces, ¿tu hermana va a debutar en un grupo idol? – preguntó Reina.
- ¡Así es! – exclamó, orgullosa-. Se llaman S/mileage. Creo que tengo una foto por aquí…

Makoto rebuscó en los grandes bolsillos de su chaqueta hasta que sacó un papel doblado.

-¡Aquí está! – dijo, y señaló a la chica de la izquierda de la foto-. Ahí tenéis a mi hermana, Saki, con su grupo.
- Son muy monas ¿verdad? – comentó Ai-. Parecen salidas de algún tipo de cuento.
- Te vas a reír, pero hay una de las integrantes que dice ser “la Cenicienta reencarnada” – rió Makoto-. Y ésa es Kanon, la chica de la derecha.
- La verdad es que son una monada – admitió Reina.
- ¡Y mañana ellas dan su primer concierto en el Yokohama Arena! – exclamó, emocionada-. ¿No es genial? ¡Mi hermana en su primer concierto!
- Sí, tiene buena pinta. Una lástima que el pop japonés sea una birri – antes de que pudiera decir la última letra de esa palabra, Risa le dio un codazo-. Quiero decir que es genial. Es una lástima que haya tantos grupos geniales dentro del mundo del J-pop.
- ¿Verdad que sí? – sonrió Makoto-. ¡Ah! Tengo entradas de sobra. ¿Queréis venir?
- ¡Eso está hecho! – exclamó Ai, emocionada-. ¡Un concierto idol!
- Pero Ai-chan, ¿y la presentación del libro de Hitomi? – preguntó Risa.
- Oh, lo olvidé – murmuró-. Pero todavía no sabemos cuándo es la presentación de Hitomi.
- Nos dio su número de teléfono ¿verdad? Deberíamos llamarla – dijo Reina.
- Espera, espera, ¿habláis de Yoshizawa Hitomi? – preguntó Makoto, perpleja.
- Sí, ¿la conoces? – preguntó Ai, inocentemente. Obviamente, esa pregunta no tenía mucho sentido. Todo Japón conocía a Hitomi Yoshizawa, la autora de “La mujer increíble”.
- ¡¡Adoro a esa mujer!! Soy miembro de su club de fans oficial – sonrió, orgullosa-. ¿Conocéis personalmente a Hitomi?
- Me recogió haciendo autostop – dijo Reina, encogiéndose de hombros.
- ¡Eso es grandioso! Ella siempre fue una gran persona – dijo, abrazándose a si misma.
- ¿Te gustaría venir a la presentación con nosotras? – preguntó Ai. A Risa le sorprendió de nuevo la rapidez con la que su novia le hacía propuestas a la gente.
- ¿En serio? ¡Eso sería genial! – exclamó una muy feliz Makoto.
- Sigo diciendo que deberíamos llamar a Hitomi antes de hacer ningún plan – recordó Risa.
- Eso es verdad – dijo Ai, alzando su puño-. Pero antes, ¡a ver los tiburones!

- - -

Ninguna de las tres tenía un teléfono móvil, así que Risa tuvo que buscarse una cabina de teléfono. Reina le dio unas monedas para que pudiera llamar, que había ganado semanas atrás tocando la guitarra en la calle. <<Seguramente le dieron dinero para que dejara de tocar>> pensó Risa, y esa idea le hizo sonreír. Mientras tanto, Ai, Reina y Makoto volvieron a la autocaravana. Ai, que todavía seguía un tanto embobada por todos los peces que había visto, tardó más de lo normal en encontrar el libro de Hitomi, en el cual estaba escrito su número de teléfono y el de Rika. Mientras Ai buscaba, Makoto y Reina jugaban con G-Dragon dentro de la caravana. Una vez encontrado el libro, Ai fue corriendo hacia la cabina en la que se encontraba Risa. Ésta marcó los números y la persona al otro lado de la línea no tardo en contestar.

- ¿Hola?
- ¿Hitomi? Soy Niigaki Risa. Nos conocimos ayer en…
- ¡Risa! Qué bueno volverte a escuchar. No pensé que me fueras a llamar tan pronto.
- Es que Ai y yo nos morimos de ganas de volveros a ver.
- ¿En serio? – rió Hitomi-. A Rika le encantará saber eso.
- Quisiéramos saber cuándo es la presentación de tu libro en Yokohama.
- ¿La presentación? Es dentro de dos días en el Hotel Hyatt. ¿Queréis venir a verla?
- Sí, ¿tenemos que comprar alguna entrada?
- Vosotras, no. Le diré a los de seguridad que os dejen pasar, que sois mis invitadas.
- ¡Genial! ¡Muchas gracias, Hitomi! – exclamó Risa, emocionada. Ai, que todavía se encontraba a su lado, interpretó eso como una buena señal.
- Gracias a ti. ¿Te apunto tres invitaciones, entonces? – preguntó Hitomi.
- No; seremos cuatro. Me he encontrado con una vieja amiga que es una gran admiradora tuya –contestó Risa.
- De acuerdo, entonces apunto cuatro. ¿Qué tal os va?
- Pues muy bien, acabamos de salir del acuario.
- ¡Los peces molan! – exclamó Ai. Este comentario hizo que Hitomi soltara una carcajada.
- Ésa era Ai, ¿verdad? – rió Hitomi-. Dile que es una monada.
- Hitomi dice que eres una monada – dijo, dirigiéndose a Ai. Ésta alzó una ceja y pasó sus brazos por la cintura de Risa. Fue dejando besos por su cuello, y luego subió a la altura de la mejilla.
- ¿Qué te ha respondido? – preguntó Hitomi al otro lado de la línea.
- Me ha dicho que… - Risa no supo que responder, pero para su fortuna, la llamada se cortó en ese mismo instante. La teleoperadora le indicó que si quería continuar su llamada debía introducir más monedas o bien una tarjeta. Risa se encogió de hombros y colgó el teléfono. Miró a Ai y ésta le sonrió. Risa dejó un beso en sus labios y otro en su nariz.
- Realmente eres una monada.

- - -

Después de que Makoto también hiciera unas cuantas llamadas, los trabajadores del Yokohama Arena permitieron que dejaran la autocaravana en el parking privado. Makoto, una vez estacionada la autocaravana, fue escopetada al backstage, donde se encontraba su nerviosa hermana.

- ¡Sakichi! – exclamó al verla. Ésta, sonriente, se lanzó a los brazos de la mayor.
- ¡Mako-chan! ¡Has venido! – dijo, y luego se volvió a las chicas que habían entrado junto a su hermana-. ¿Ellas son tus amigas?
- Sí, deja que te presente: Saki, éstas son Ai y Reina. A Risa ya la conoces: iba al instituto conmigo – contestó. Risa alzó su mano a modo de saludo.
- ¡Niigaki-senpai! – exclamó, feliz-. Hacía tanto que no te veía. ¡Te ves muy cambiada! ¿Te teñiste el pelo?
- Sí, así es – sonrió-. No me puedo creer que la joven Sakichi sea ahora una idol nacional.
- Bueno, estamos empezando; todavía no somos nada grande – contestó Saki, un tanto sonrojada.
- ¿Cómo que no? ¡Estáis bajo las manos del mismísimo Tsunku, el cantante de Sharan Q! ¿Eso no os convierte ya en algo grande? – resaltó Makoto, dejando florecer todo lo orgullosa que se sentía de su hermana.
- ¿Tsunku es vuestro productor? – preguntó Reina-. Sharan Q era un buen grupo, he de admitirlo.
- Tú hablando bien de un grupo Japonés… esto debo apuntarlo para no olvidarlo – sonrió Risa.
- Nunca hables de esto. Con nadie – bromeó Reina.
- Esto… ¿Nos presentas? – le preguntó una chica de cabello largo negro a Saki.
- ¡Ah, Yuuka! Claro, cómo no – dijo Saki, sonriendo-. Ésta es mi compañera de grupo, Maeda Yuuka.
- ¡Es una monada! – exclamó Ai-. Me dan ganas de abrazarla y dormir con ella.
- ¿Debo estar celosa? – le susurró Risa. Ella sacudió su cabeza y soltó una carcajada.
- Etto… encantada de conocerte – dijo Yuuka, claramente sonrojada.
- ¡Saki! ¡Yuuka! ¡Tenemos que ensayar otra vez! – exclamó una chica, apareciendo detrás de ella.
- Pero, Dawa, ¿no ves que estamos ocupadas? – se quejó Saki.
- ¡Ya os daré yo algo con lo que estar ocupadas! – dijo Wada Ayaka, cruzándose de brazos, pero su expresión cambió por completo al ver frente a ella a Ai, Risa y Reina-. ¿Y ellas son…?
- Ai – contestó ella misma, alzando su mano-. Y ellas son Reina y Risa.
- ¡Ésta sí que es una monada! – exclamó Reina, abalanzándose sobre la recién llegada y abrazándola-. ¡Me la pido!
- ¿Eh? – fue lo único que pudo decir Wada ante esa situación. Tardó un poco en relajarse entre los brazos de Reina, pero una vez lo consiguió, se sintió como en casa.
- ¿Puedo? – preguntó Ai, dirigiéndose a Risa. Ésta suspiró y asintió. Entonces, Ai fue felizmente a abrazar a Yuuka-. ¡Es que es una monada!
- ¿Puedo? – preguntó Risa, mirando a Saki de reojo.
- Por supuesto – contestó Ai. Risa sonrió y abrazó a Saki.
- ¡Un abrazo para la nueva idol nacional! – exclamó Risa.
- Niigaki-senpai… - murmuró Saki, correspondiendo felizmente al abrazo.
- ¡Yo también quiero un abrazo, jo! – se quejó Makoto. Entonces, la cuarta integrante, Kanon, salió de su vestuario.
- ¿Qué pasa a – antes de que pudiera decir nada, Makoto la silenció con un abrazo-. ¿Qué demonios pasa aquí?
- Abrazar es gratis – dijo Makoto, encogiéndose de hombros.
- ¡Abrazarme a mí no! Aquí tienes mi tarifa – dijo Kanon, pasándole una tarjeta de visita.
- ¿Eh? ¿Quinientos yens el segundo?
- ¡Soy la cenicienta reencarnada! ¿Qué esperabas?
- Kanyooon~ - lloriqueó Makoto, abrazándola más fuerte.
- ¡El contador va subiendo! – exclamó Kanon.
- Pero Kanon ¿no puedes dejar que te abrace? ¡Es mi hermana!
- Vale, entonces le haré pagar el doble.
- ¡Kanyoooon! – siguió lloriqueando Makoto.
- Yo que tú la soltaría – rió Ai, divertida con la situación.
- Vale, pero sólo si vosotras soltáis a las demás – dijo Makoto.
- De acuerdo – contestó Risa.
- A la de tres, las soltamos ¿vale? – dijo Reina. Todas asintieron en respuesta-. Una… dos… ¡y tres!

- - -

12 de Julio de 2011

¡Aquí Takahashi Ai, escribiendo por primera vez en el diario! A mi derecha, Niigaki Risa, mirándome divertida, y a mi izquierda, Tanaka Reina, tocando una canción para las chicas de S/mileage. Pero todo a su tiempo.
¡Hoy hemos ido al acuario! No queríamos pagar la entrada, así que Reina ha encontrado la manera de colarnos. Hemos visto un montón de peces. ¡Los peces molan!
En el acuario nos encontramos con Makoto Ogawa. Fue compañera de clase de Risa, y al parecer, Risa y ella se conocían muy bien. También han mencionado a una tal Konno Asami, que solía estar con ellas, pero no sé muy bien quién es.
La hermana de Makoto forma parte del grupo con las faldas más cortas de Japón: S/mileage. Actúa por primera vez en el Yokohama Arena, y nos hemos acercado a verlas. Dentro de dos días es la presentación del libro de Hitomi, y también vamos a pasarnos por allí.
Espero que Reina no se impaciente. Creo que vamos a tardar un poco más de lo esperado en llegar a Corea.
¡Hemos visto ensayar a S/mileage! Esas chicas son una monada. Hay una chica llamada Maeda Yuuka que me parece una cosa demasiado adorable para este mundo. Me dan ganas de abrazarla toda la noche, como si fuera un peluche.
Risa pregunta: ¿Debería sentirme celosa?
Y yo digo: ¡Pues claro que no! Yo te quiero a ti~
Pero bueno, ahora Reina está tocando una canción para las chicas de S/mileage. A Wada Ayaka parece gustarle mucho su música.
Mañana es el concierto de S/mileage. Nosotras ya estamos cómodamente instaladas en el parking privado del Yokohama Arena. Los miembros del staff nos han dejado agua y electricidad, y Risa se ha encargado personalmente de bajar las patas. He de decir que se ve muy sexy cuando baja las patas, y suda a chorretones.
Risa pregunta: ¿Debería preocuparme?
Y yo le digo: ¡Pues claro que no! ¡Eso es porque te quiero!

Y creo que eso es todo por hoy. ¡Qué día más largo! Makoto Ogawa está durmiendo como una hiena en nuestro dormitorio.
Risa pregunta: ¿Dormir como una hiena?
Y yo digo: Las hienas también duermen ¿verdad?
Le he dejado sin habla.

Bueno, me despido.

Takahashi Ai.

- ¡Toque otra más, Tanaka-san! – le pidió Wada. Reina ya estaba un tanto cansada, así que sacudió la cabeza en respuesta.
- Lo siento, pero ya he terminado por hoy – sonrió Reina a su fan número uno-. Si quieres, mañana te canto un poco más.
- ¡Eso sería genial! – exclamó Wada, aplaudiendo. Se podía ver en las caras de las otras tres integrantes de S/mileage, al igual que en las de Ai y Risa, que todas ellas sufrían un agudo dolor de cabeza.
- Bueno ¿qué cenamos? – preguntó Ai, pasando su brazo alrededor de los hombros de Risa.
- Ai… - murmuró Risa, y antes de decir nada, olió sus propios sobacos-. Ai, apestamos.
- Es verdad, llevamos muchos días sin ducharnos ni cambiarnos de ropa – se dio cuenta Ai-. ¿Qué hacemos?
- Ducharse sería una buena idea – rió Reina.
- ¿Has traído ropa? – le preguntó Risa a Ai.
- ¿Yo? Nada de nada. Pero igual hay algo de ropa en estos armarios… - dijo Ai, abriendo unos armarios al azar. Efectivamente, ahí estaban unos cuantos trajes de su marido, y camisetas y pantalones variados.
- ¿Por qué tenéis ropa de hombre? – preguntó Fukuda Kanon. Ai y Risa se miraron entre sí antes de responder.
- Es la autocaravana de un amigo – contestó Risa. Kanon no parecía muy convencida, pero no hizo más preguntas.
- Hay unas duchas en nuestros camerinos. Podéis usarlas sin miedo – sonrió Yuuka.
- ¡Gracias! – exclamó Ai, realmente agradecida, y luego se volvió a sus dos compañeras-. ¡Reina, Risa, vamos a ducharnos!
- Espera, Reina ¿tú tienes ropa? – preguntó Risa-. Juraría que no llevabas la misma ropa ayer.
- ¡Claro! Es que tengo la ropa guardada en la funda de mi guitarra – contestó Reina orgullosa-. ¡Ahorro mucho espacio!
-¿Y cómo has hecho todo este tiempo para ducharte? - preguntó Ai.
-¡Tengo una botella de plástico y un gel, y a veces...! - comenzó Reina, pero Risa le interrumpió con una notoria tos.
-Vamos a ducharnos como dios manda, anda – rió Risa tomando a Reina y a Ai por las muñecas. Reina se quejó un poco mientras caminaban porque Risa no le había dejado terminar su historia, pero pronto se tranquilizó al ver la entrada de las duchas. Ai fue la que se atrevió a abrir la puerta. Frente a ellas se encontraron unas lujosas instalaciones de duchas.
-¡Risa! ¡Esto es el paraíso! - exclamó Ai felizmente.
-¡Reina se duchará aquí como si no hubiera mañana! - sonrió corriendo hacia la ducha-. ¡Aquí hay de todo! Gel, champú... ¡albornoces! - Reina corría de un sitio a otro mirando lo que había-. Si así vive una mediocre estrella del pop japonés, no quiero saber cómo vivirá una super estrella del rock coreano.
-Ya estamos criticando al pop japonés ¿eh? - bromeó Risa-. Venga, no os entretengáis, tampoco podemos estar robándoles las duchas tanto tiempo.
-¡Cierto! ¡Vamos a ducharnos y luego a cenar! ¡Quiero hacer spaghettis! - dijo contenta Ai alzando su puño.

12 de Julio de 2011

Ya ha anochecido y estamos duchadas, vestidas y listas para irnos a dormir. Las duchas eran impresionantes, la verdad, y aunque nuestra idea fuera pasar allí unos escasos 10 minutos, hemos acabado pasando más de media hora. Eso del hidromasaje es todo un lujo.
A nuestro regreso a la caravana nos encontramos que las chicas de S/mileage se habían quedado dormidas esperándonos. Se veían tan adorables que no quisimos despertarlas, ni a ellas ni a la hiena durmiente que estaba en nuestra cama. Así que lo que Ai, Reina y yo hicimos simplemente fue acomodarnos a su lado. Reina encontró sitio entre la guitarra y Wada, mientras que Ai y yo estamos ambas sobre la cama, a un lado de Makoto. Ai lee mientras escribo, y sus ojos empiezan a cerrarse. ¿No se ve linda de esa manera? Ojalá ella pudiera ver lo adorable que es...
Bueno, me estoy enterneciendo mucho. Será mejor que vayamos todas a dormir.

¡Hasta mañana!

Niigaki Risa.

P.D.: Mañana es el concierto de S/mileage, ¡me muero de ganas de que llegue!
P.D. De Ai: ¡Y pasado mañana es la presentación de Hitomi! ¡Va a ser muy divertido! Creo que mañana después del concierto podríamos leer algo de ella ¿no crees? Risa dice que sí, pero creo que tiene tanto sueño que ahora mismo me diría que sí a cualquier cosa.

¡Buenas noches!

Takahashi Ai.

Nota de autora: en el siguiente capitulo aparecerá Eri Kamei, tal como sugerieron aquí ^^

3 comentarios:

Anónimo dijo...

si kame-chan!!!

esto esta tirando muy buena pinta

makoto acosara a yossie atenta rika-chan!!

espero con ansias el próximo cap!

Anónimo dijo...

ah!!!! estoy muy ansiosa que aparesca kame asi que reviso todos los días el fic XD

y lo hare siempre XD

ANIMES POR MEGA Y MEDIAFIRE dijo...

buen fics ^^

Publicar un comentario

¿que te parecio el capitulo?