Blancas Mentiras (Cap.8)

Blancas Mentiras
Capítulo 8 traducido por: Nicko
Clasificacion:R-0

Ai se despertó a causa del sonido de los rayos, le dolía el cuello de dormir en el sofá. Se sentó, frotándose el cuello. Una mirada rápida por la ventana la hizo ver que iba a ser otro día lluvioso. Ai suspiró, haciéndose camino hacia la ducha.

Después de una rápida ducha, salió. Pensó en decirle a Risa lo que había pasado, ¿pero cómo afectaría eso a las cosas? ¿Sería el fin de su relación? ¿Pero si no se lo dijera se iría el problema? No sabía lo que hacer. Ai finalmente decidió contarle a Risa lo que estaba pasando, pero esperaría al momento adecuado.

Ai terminó de prepararse para ir al trabajo, cogió un paraguas y salió del apartamento. Abrió el paraguas nada más poner un pie en la calle. Los peatones se movían rápido, esquivando la lluvia de la mejor manera posible. Ai esperó un rato hasta ver un taxi. Rápidamente llamó su atención, se metió en él y pronto estaba de camino al trabajo.

Entró en la oficina, era la primera en llegar. Mientras rodeaba la esquina de su escritorio, vio un pequeño jarrón amarillo con una solitaria margarita blanca en su interior. El corazón de Ai estaba dando saltos, no pudo parar la sonrisa que se formaba en su cara. Se sentó y llamó a Risa.

-"Oficina de Risa Niigaki. Risa al aparato."

-"Hey, tú..."

-"Hey, tú. ¿Va todo bien?"

-"Tengo tu flor. Me encanta."

-"¿De verdad? Habría enviado una docena de rosas, pero eso sería demasiado." Risa rió.

-"Esto es perfecto. Me encanta de la manera que es."

-"Estoy encantada. Tal vez la próxima vez, serán…"

-"Oh, mi línea esta pitando. Es Mejor que conteste. Hablamos luego." Ai pulsó en la otra línea.

-"¿Hola?"

-"¿No es esta pequeña conversación adorable? ¡Me está poniendo de malas!" La voz era distorsionada, la línea era completamente estática. Ai no podía decir si era una hombre o una mujer.

-"¡¿Quién eres?!"

La voz rió hasta consumirse, dejando a Ai helada.

-"Nunca te lo diría..."

-"¿Qué quieres?" Ai luchó para mantener firme su voz, que estaba temblando.

-"Quiero que acabes con esto antes de que la gente se entere de tu pequeño secreto."

-"No sé de que me hablas."

-“Tienes una semana. Si no terminas con esto, algo malo puede ocurrir."

La línea se puso en silencio. Ai colgó despacio su teléfono, cubriendo su boca con la mano. Se sentó inmóvil en su silla. Reina asustó a Ai. "¡Buuu!" Ai casi se muere, gritó escandalosamente, haciendo a los demás trabajadores mirar en su dirección, y a otros asomarse desde sus cubículos.

Ai se agarró el pecho, su corazón palpitando muchísimo.





-"Oh, dios, lo siento. No pensé que reaccionarías así."





-"No, no pasa nada. Soy fácil de asustar." Ai dijo luchando para controlar a su temblorosa voz. Reina dio un momento a Ai para calmarse.





-"Aww, ¿quién te ha regalado esa flor?"





-"La he traído de casa." Ai mintió.

-“Ya veo. Estoy encantada de que finalmente estés introduciendo color a este sitio." Reina sonrió.





-"Bueno, voy a trabajar. ¡No vemos, vecina!" Reina se despidió, mientras se iba hacia su lado del cubículo.

JunJun entró, mirando hacia Ai, después se sentó en su escritorio. Ai tenía que decir a Risa lo que había pasado. Justo cuando iba a descolgar el auricular, el teléfono sonó. Lo contestó.

-"¿Va todo bien? ¿Quién era?"

-"S-sí, toda va bien. Escucha Risa, tenemos que…”

-"Estaba pensando en ir a un onsen este fin de semana. Un fin de semana de relax. ¿Cómo suena eso?"

Ai estaba derrotada. "Suena bien. Me gustaría ir..."

-"¿Qué pasa Ai? Suenas disgustada."

-"Una mala noche, eso es todo. Estoy bien.”

-"Ok, bueno llámame si necesitas algo. Te quiero."

-"Y yo a ti Risa. Adiós."

Ai pensó en ir a la oficina de Risa y contárselo todo, pero a solas, cara a cara sería lo mejor. Pero por ahora, esperaría.

____________________

Ai se fue del trabajo puntualmente, a las 5:00. Reina la alcanzó, cogiéndola del brazo.





-"Así que, ¿qué hay? ¿El trabajo te está dando mareos?"

-"Nah, es que he estado muy cansada últimamente."

-"Bueno, mejor que descanses este fin de semana. El lunes, el presidente y el vice presidente de la compañía vienen a visitarnos."

-"Oh, ¿en serio? No había oído nada de eso."

-"Sí, así que descansa niña. ¡Te veo el lunes!" Con eso, Reina dejó su brazo y prácticamente huyó. Ai no pudo evitar reírse al verla.

Ai se prepare para la lluvia cuando salía del edificio, pero para su sorpresa, el sol había salido, haciendo brillar a las cosas. Mientras Ai cerraba su paraguas, sintió a dos brazos abrazarse a su cintura.





-"No me has esperado. Te he echado de menos." Risa dijo mientras acariciaba el cuello de Ai con la cara.





-"Lo siento." Ai se dio la vuelta para darla un breve beso.

-"Estaba pensando en que podría pasar la noche en tu casa, así podríamos irnos juntas hacia el onsen mañana."

-"Sí, es una Buena idea." Ai accedió.

Cogieron taxis separados para hacer las maletas. Ai entró corriendo en su apartamento, para examinarlo. Tiró los objetos desordenados en su armario, y metió los platos sucios en el fregadero. Después de la inspección se quedó satisfecha. Ahora solo tenía que esperar a la llegada de Risa.

Treinta minutos después, Ai oyó un a alguien llamando a su puerta. Miró por la mirilla, contenta de ver a la cara de Risa. Ai abrió la puerta rápidamente, levantando una ligera brisa. Ai se acercó y abrazó a Risa apretadamente. Risa devolvió el abrazo con la misma fuerza.





-"¿Lista para el fin de semana?"-Risa preguntó dejando sus bolsas a una lado, y quitándose los zapatos.





-"Sí, no he ido a una onsen desde hace mucho. Será estupendo ir."





-"Miré por internet anoche y parece que el tren sale a las 7am."





-"Hmm. Bueno. Supongo que hay que acostarse pronto, ¿no?" Risa cogió de la mano a Ai.





-"Sólo si tú quieres." Risa dijo con una sonrisa astuta.





-"Ya lo veremos." Ai sonrió. -"¿Tienes hambre? Puedo hacer una cena rápida."





-"Tengo algo, pero no es hambre."-Risa se acercó, tomando a Ai, y acercándosela aún más. Ai chilló, arrugando la nariz. Abrazó a Risa por el cuello, besándola apasionadamente. Ai llevó a Risa hasta el sofá, tirándola en los cojines. Risa sonrió mientras se dejaba caer. Ai se inclino, al lado de la oreja de Risa; su aliento haciéndola cerrar los ojos involuntariamente.





-"Te tengo...-Susurró, y corrió hacia la cocina antes de que Risa pudiera reaccionar.





-"Hey, ¡eso no es justo!"-Risa gritó desde el salón.





-"Tenemos todo el fin de semana para hacer eso. Puedes esperar."-Ai contestó abriendo la puerta de la nevera.





-"Sí, ¿pero puedes tú?"-De repente Risa apareció detrás de Ai, moviendo las manos por su cintura. Ai exhaló, su cuerpo se volvió flácido.





-"Si tengo que hacerlo… puedo.”-Dijo, sin aliento.

Ai se compuso, y volvió a su tarea, buscando algo para cenar. Se decidió por oyako donburi para ambas.-"¿Te parece bien?"





-"Claro, eres tú la cocinera."-Risa dijo, tomando una silla y sentándose en la mesa de la cocina.

Ai selecciono los ingredientes y empezó a cocinar.

-"¿Puedo ayudar?"

-"No, eres la invitada. Y puedo hacerlo."

Un rato después, Ai puso dos cuencos en la mesa.





-"¡Gracias, cariño! Parece que está bueno."





-"Eh, bueno ya sabes. Soy la mejor." Ai dijo bromeando.





-"Bueno ya veremos." Risa mordió un poco y se contrajo.

Los ojos de Ai se ensancharon. -"¡¿Está malo?!"

-"¡Está delicioso!-Me encanta.-" Risa sonrió, rápidamente mordiendo otra vez.

-"No te lo estarás comiendo para hacerte la amable, ¿verdad?"

Risa se frotó el estómago.-"Oh no, ¡está genial!"-Ai la empujó, tomó un poco, y lo escupió.-"Sí, está malo."

______________

Tan pronto como la cena se acabó, Ai limpió la mesa, después se dirigió al sofá. Risa estaba tras ella, agarrándola por la cintura. Ai se tomó un momento para buscar el control de la tele, y lo encontró entre los cojines. Encendió la tv y Risa puso uno de sus brazos sobre sus hombros, acercándosela.





-"Mmm, esto es genial."-Risa dijo perezosamente.





-"Sí..."-Ai bostezó. Podía oír la respiración lenta de Risa, era calmante. Sintió sus ojos cerrándose lentamente. Pronto, estaba dormida.

_____________

Un apretón en el brazo de Ai la despertó.





-"¿Qué hora es?"-Sus ojos todavía estaban cerrados.





-"Pronto, las 5:30."-Risa no se había movido; su brazo seguía rodeando a Ai. Lentamente se estiró y se levantó. Ai se sentía refrescada, había dormido mejor en el abrazo de Risa que en toda la semana. Después de una rápida ducha, se vistieron. Ai cogió su mochila del gimnasio y su bolso, y los puso con las cosas de Risa. Ai vio que la mochila de Risa estaba abierta y una cámara se podía ver.





-"¿Has traído una cámara?"





-"Oh, sí, pensé que podríamos tomar algunas fotos allí."-Rápidamente, Risa cogió la cámara y la metió en la mochila, cerrándola. Ai no pensaba que Risa era de las que sacaban fotos, pero ahora tenía dudas.





-"Oh, ok..."





-"Tal vez te haga algunas a ti, ¿cómo suena eso?"-Risa dijo mientras hacía gestos cómo si tuviera una cámara imaginaria. Ai rió, hacienda poses. Risa dio una palmada en el trasero de Ai. "Vamos, reina del glamour."

1 comentarios:

Lovely ♥ dijo...

*o*!!! Quien sera quien llama? :S quiero sabeeer >w<

Publicar un comentario

¿que te parecio el capitulo?