Zutto (Cap.2)

Capitulo 2:Susurros en la oscuridad
Clasificacion:R-18




Somos amigas nada más, y de hacerme a esa idea, después de todo tu estas con ella. Aun recuerdo el día que me lo contaste; como sentí mi corazón destrozarse sin embargo, busque fuerza dentro de mí para poder sonreír y desearte felicidades

Solo eso me quedaba y es que te amo tanto que no puedo imaginarme la vida de otra manera, la única manera que existe es aquella en la que tú seas feliz. Si es conmigo o no, eso no es lo importante, lo importante es mantener esa sonrisa tuya en su lugar, lo importante es que siempre brilles como siempre lo habías hecho desde que te conozco.

--El día que te conocí… El día que te conocí, recuerdo los nervios que sentía , había terminado mi entrenamiento para entrar al grupo y esperábamos junto Sayumi y Reina, que nos presentaran al resto en una oficina del Up front. De pronto al puerta se abrió Iida-san fue la primera en entrar seguida por la 4 gen y la 5 gen .. . Tu sonrisa un poco nerviosa , a pesar de tener la misma edad que tu.. He de ser sincera te admiraba un poco después de todo serias mi sempai;, no pude evitar sentir simpatía por ti inmediatamente, sobre todo por esa forma de trato que tenias, tu llamado instinto maternal daba sus primeros esbozos en ese tiempo. En tu trato se podía sentir mucho cariño es algo que me gustaba mucho de ti, siempre me has tratado bien y preocupado por mí, y yo por ti --

Por eso el no saber de ti estos días es algo que me está matando. Pregunte a todas las chicas si sabían algo de ti, sin embargo ninguna me ha dado razón, incluso se lo pregunte a Ai, pero no me respondió, solo siguió de frente como viene haciendo hace 3 meses ya. Intente comunicarme contigo pero no has contestado mis llamadas ni mis mensajes, acaso sucede algo malo, ¿acaso hice algo que no debía?

-- A pesar de a veces tener peleas y malos entendidos siempre hemos sabido arreglarlas, claro que mayormente soy yo quien comete más errores; mas no son apropósito son cosas que simplemente forman parte de mi y cosas que tú has sabido con el tiempo comprender y aceptar. Conforme el tiempo paso y el grupo fue cambiando, nuestra amistad también; cuando Makoto y Konno se graduaron comenzaste a pasar más tiempo conmigo, me alegraba mucho tenerte cerca, te convertiste en alguien en quién podía confiar y yo trate de hacerlo mismo por ti .No me di cuenta exactamente cuándo cruce la línea entre la amistad y el amor, mientras pasaba tiempo contigo mas crecía este sentimiento , quería decírtelo pero no sabía como --

La impaciencia se apodera de mí. Estoy en la puerta de tu casa, aun no me decido a tocar el timbre, no sé qué decir, a pesar que lo pensé todo el camino.

Un simple Hola... vine a ver como estabas -- puede ser tan difícil

-- Desde que tome en cuenta lo que sentí por ti me ha sido difícil hablar contigo, no puedo mirarte a los ojos sin que el corazón se me agite. Gaki –san te quiero.- ese pensamiento invadía mi mente, y al verte se desvanecían como ahora las palabras lo hacen frente a esta puerta, es tan difícil , mirarte y saber que no tengo, que nunca te tendré. Pero tengo tu amistad, y tengo su promesa con eso puedo vivir--

-Bueno... aquí voy... Yoshh- me aliento a mi misma y toco el timbre.

* Hola, vine a ver como estabas. Hola, vine a ver como estabas. Hola, vine a ver como estabas* Lo repito... me siento muy nerviosa, espero un momento y aun no hay respuesta, la preocupación se apodera de mi. Vuelvo a tocar el timbre, será acaso que no estás en casa, no teníamos nada programado para hoy, revise los horarios ayer.

-Ya voy-- se deja oír tu voz desde adentro de tu casa, los nervios se apoderan de mi y trato de recordar que iba decir.*hola, vine a ver como estabas. Hola vine a ver como estabas..*La puerta se abre.

-¿Quién es? … Kame-chan! – Te veo y no creo a mis ojos, eres tu si eres tú los ojos me lo dice y ese pequeño lunar en tu nariz me lo dicen… pero algo ha cambiado… tu cabello…lo has cortado.

-¿¡Por qué!? – no lo pude evitar mis pensamientos se transmitieron en voz alta no lo pude contener. Me miraste extrañada... y luego te diste cuenta de la razón de mi expresión.

-Ehh.. Me corte el cabello – miraste hacia el suelo, y yo percibí algo de tristeza en tu mirada cuando volviste a mirarme a los ojos. Tú te diste cuenta de que yo me di cuenta.

-¿Acaso no se ve bien? -

-No, te ves bien pero… ¿por qué? -

-Simplemente necesitaba un cambio es todo- me dijiste otra vez ocultando la mirada, mentirosa

-¿Quieres pasar? - Se me había olvidado que aun estábamos en la puerta, solo asentí y tú abriste la puerta completamente.

-Disculpa el desorden… – justo me di cuenta de eso, había cosas tiradas en el piso, y faltaban cosas de la última vez que puedo recordar visite este lugar.

- ¿Deseas agua? ¿Algo? –

- No gracias, estoy bien – mm que habrá pasado aquí Te sentaste frente a mí , ah claro .. –Gaki-san , estaba muy preocupada por ti - tomo aire - No he sabido de ti en días , ¿pasa algo? – siento que fue muy rápido siento que no debí preguntar, que tal si me dices algo como que no es asunto mío... de pronto interrumpiste mi corriente de pensamientos

-Se acabo - Otra vez plantaste la mirada en tus manos.-Se acabo, yo y Ai no estamos juntas- no creo lo que escucho. No es verdad... Ustedes eran felices… tú eras feliz. Es acaso mi culpa, recuerdo que Sayumi me menciono algo sobre que Ai se sentía celosa de mi por el tiempo que compartimos, será eso…

- Es por eso que me corte el cabello, necesito comenzar de nuevo. – tus ojos se comenzaron a poner rojos y antes que las lagrimas terminaran de formase las limpiaste de con tus manos.

- Es acaso… mi culpa-.. Ni que yo fuese tan importante en tu vida pero mejor sacarme la duda ahora… –

-No, no lo es –sonríes algo extrañada, retornas la mirada al tus manso que ahora reposan en tu regazo, - descubrí que Ai me engañaba- No, es imposible de creer... Como pudo, no lo creo ella me lo prometió. Me prometió no hacerte daño.

////flashback////
Durante el último viaje a Hawaii no puede evitar sentirme mal, después de todo Risa te quiero tanto. Intento ser feliz por ti pero me duele mucho saber que nunca podrás corresponderme, simplemente no pude ocultar mi malestar. No luego de verlas a ustedes devorándose la una a la otra en el pasillo del hotel. No, no pude mas, simplemente Salí corriendo de allí.
Desde ese día no me acerco a ti ni hablo contigo.

-Kame-chan estas allí ? –Es Sayu… por cuánto tiempo ah estado aquí, no me percate.

-Si- Trato de limpiarme el rostro un poco. Al parecer no funciona

-Eririn por que estas llorando?

-No es nada –

-Eri sabes que puedes confiar en mí, aparte de ser la chica más linda del grupo, soy la más confiable también. – No pude evitar sonreír con lo que dijo

- No puedo más, Sayu. No aguanto más, ¿Por qué es que Gaki-san no se fija en mi? Que hizo que la escogiera a ella. Por que no puedo ser yo?!!.

–Esperaba una respuesta, pero Sayu no dijo nada, al levantar mi cabeza no te que estaba mirando a la puerta, y allí estaba Ai

Ai entro a la habitación.

- Sayu, por favor déjanos a solas.
- Ai… -Sayu dudo un momento
- Sayu necesito hablar con Eri, solo eso hablar.
- Eri, ¿estás bien con eso? –me pregunto Sayu mirándome preocupada
- Está bien Sayu- reuní todo el valor que tenia, aunque la expresión de Ai me asustaba, sabría que no me haría daño.
Sayu se fue de la habitación y Ai cerró la puerta.
- ¿Desde cuándo te gusta Risa?
- Desde hace 3 años
- Pero tú sabes que ella está conmigo desde hace 5.
- Sí, pero... tu lo debes saber mejor que nadie, simplemente no lo pude evitar. Y justamente porque tu estas con ella y es feliz contigo decidí no decir nada acerca de mis sentimientos.
- Entiendo, ¿planeas hacer algo ahora?
- No, mientras ella sea feliz, creo que me basta con eso.
- No te pido que renuncies a ella, pero... quiero que sepas que yo no la dejare ir - sentí la decisión firme en su voz, solo pude limitarme a verla un momento. Un silencio extraño cayó entre las dos haciendo la atmosfera aun más pesada. Ai comenzó a caminar hacia la puerta. Me levante a alcanzarla.

- ¿Ai? –La jale del brazo. Tenia que estar segura.
- Si, Eri dime – me dijo sin voltear a verme.
- Prométeme que harás feliz a Risa, solo así podre renunciar a ella. – tome sus manos- Por favor Ai prométemelo-
- Te lo prometo- volteo a verme, apretó mi mano entre la suya , por un momento y luego siguió su camino

////final del fflashback//

El enojo me invadió por un momento pero no duro mucho, tu empezaste a llorar y yo solo pude correr a abrazarte. Quiero decirte que todo estará bien, quisiera decirte que yo nunca hubiese hecho eso. No debí creerle nuca debí renunciar a ti

Miles de ideas invadieron mi cabeza, como pude ser tan tonta, claro te veía feliz, pero ella... quiera golpearla, hacerla sufrir por lo que te está haciendo a ti. Pero el error es mío no debí creerle.

Tú sigues llorando en mis brazos y tu cabello ahora más corto escondía casi todo tu rostro, realmente no sé que estoy pensando, solo levanto tu rostro limpio tus lágrimas, acomodo tu cabello para verte mejor, coloco la mano en tu mentón y acerco mi rostro al tuyo. Al ver que no retrocedes, pero dejabas de llorar y tu respiración se hace más calmada, me arriesgo a acercarme más. Tú me miras algo confundida, pareces querer decir algo pero no espero a escucharte simplemente te beso. Al no encontrar una respuesta tuya, pienso en separarme, pero tu mano busca la mía y la encuentra luego recorre mi brazo hasta mi cuello me acercaste mas a ti, y puedo sentir tu respuesta en el beso.

El beso se torno más denso con cada segundo. Los pulmones me pedían que parase a gritos pero temía que si paraba este beso no hubiese otro. Te separaste de mi un poco creo que te sorprendiste, bueno a mi también me sorprendió. Antes de que salieras del asombro decidí tratar de tener más de ti por si esto nunca se volviese a repetir. Tú te levantas y por un momento la idea de que me echaras de tu casa cruza mi mente, sin embargo. Tu mano se extiende hacia mi, la tomo casi sin pensarlo, me guías por tu casa, aun no entiendo muy bien que pasa, hasta que llegamos a tu habitación.

No había terminado de salir del asombro cuando nos acercamos al borde de la cama, Tu mirada es tan intensa por un momento siento que estoy en trance y que en este universo no existe nada más que tu y yo , tu mano sobre mi hombro me despierta un poco, lentamente me haces sentarme allí, te sientas junto a mí. Tomas mi rostro en tus mano y me besaste como nadie nunca lo ha hecho, el beso fue tierno y dulce como siempre imagine que serian tus besos.
Nos separamos, y yo solo pude decir lo que mi corazón me gritaba

– Te amo desde hace mucho pero yo...- antes de que dijese mas pusiste dos dedos sobre mis labios



– Lo sé-



Me quede asombrada, ¿acaso Ai te lo dijo? ¿Acaso fue tan notorio? Pero no me dejas mucho tiempo para pensar reclamas otra vez mis labios y yo solo cedo a tus deseos esta vez el beso es más apasionado, me empujas poco apoco sobre la cama, todas mis ideas desaparecen. Siento tu lengua rozar mis labios, por reflejo abro la boca. Tu lengua comenzó a jugar con la mía acariciándola. Esto era muy intenso, más de lo que había podido imaginar, tu boca dejo la mía y tus labios comenzaron dejar pequeños besos por mi rostro dirigiéndose a mi cuello mientras tus manos encontraban los botones de mi blusa.

Mi corazón se ha acelerado tanto que pienso que lo oirás, cuando llegaste al último de los botones, de pronto siento como tus dientes se clavaron en mi cuello, duele un poco, antes de que pudiera quejarme comenzaste a succionar el área afectada y ese dolor se transformo en placer, en mi garganta se formo un gemido q escapo de mis labios.

Repetiste la acción algunos centímetros más abajo cerca de mi clavícula, era la primera vez que tengo tantas sensaciones de este tipo al mismo tiempo, no sabía qué hacer, deje tu tomaras el control de mi, como siempre lo has tenido aunque no lo hayas sabido. Tus brazos envolvieron mi espalda obligándome a sentarme, me besas despacio como al principio mientras me quitas la blusa y con una mano y la otra recorre mi abdomen, aquel contacto comienza a tener efecto en mí; de pronto me siento en llamas y necesidad de sentir tu piel, comencé a tirar de tu camisa.

Detuviste nuestro beso y, en un abrir y cerrar de ojos te quitaste la camiseta y la lanzaste. Por los aires, retomamos el beso anteriormente interrumpido mientras tu mano terminaba de desabrochar mi bra y mis manos buscaban inútilmente el tuyo, al abrir los ojos y me di cuenta que no llevas aquella prenda puesta, me quede observando por un minuto, te percatas de ello tomaste un poco distancia y comenzaste a observarme con ternura. Tomaste una de mi manos y la pusiste sobre tu seno izquierdo hiciste que lo apretara un poco.

- ¿puedes sentirlo?- me preguntaste. No entendí muy bien que me preguntaste, volviste a apretar un poco más. Y pude sentirlo, pude sentir tu corazón latiendo allí. Solo asentí con la cabeza y tú pusiste tu mano libre sobre el mío

– Yo también puedo sentir el tuyo- Sonreí, nunca había sido más feliz. Te bese tratando de poner todo lo que sentía, en ese beso trate de poner todo el amor que sentí a por ti. Comenzaste a acariciar mis pechos suavemente cada vez un poco más fuerte, tu boca comenzó a trazar un camino por mi cuello otra vez esta vez con dirección hacia uno de mis pezones mientras la mano que previamente ocupaba ese lugar comenzó a viajar hacia el sur buscando la manera de quitarme los jeans , tu lengua comenzó a juguetear con mi pezón mientras el otro era apretado por tus dedos . El calor parece aumentar y el aire se siente cada vez más escaso en el cuarto. Pronto mis pantalones ocuparon otro espacio en el piso de la habitación. No demoras mucho en deshacerte de los shorts que llevabas. Tu mano comenzó a acariciar mi zona más sensible por encima de mi ropa interior, me avergüenzo un poco nunca nadie me había tocado así, creo tu notaste mi nerviosismo

–¿Estas bien?- me preguntas

- Solo estoy algo nerviosa, es mi primera vez- me sonroje y baje el tono en la última frase, me diste un beso corto

- Si quieres nos podemos detener- no lo pensé ni por segundo

– No, estoy bien, solo son nervios-

Reafirme lo dicho con un beso, ella se apretó su cuerpo al mío y tu mano reasume el movimiento que anteriormente estaba haciendo, olas de calor y placer comienzan a amontonarse en mi cuerpo, como si estuviera por estallar en mil pedazos, pronto mis manos viajaron a su cuello tratando de desaparecer el espacio que nos separaba, nada es suficiente, necesitaba sentirte más cerca, más cerca de mí, necesitaba sentirla dentro de mí.

– Gahh ki san - quería decírselo pero mi boca se llenaba de gemidos o el aire me era insuficiente. Ella pareció entender, y pronto me quito la ropa interior, dejándome totalmente desnuda. Con sus dedos recorrió lentamente la desde ombligo hasta encontrar aquella zona que tanta atención reclamaba

- ¿Lista?-

-si-

Trato de relajarme un poco, se que va doler, ella empujo uno de sus dedos dentro de mí. Siento un dolor agudo por un momento, ella comenzó a meter y sacar el dedo despacio primero, el dolor que sentía era evidente pero iba desapareciendo también. Luego de varios minutos el movimiento se fue acelerando, ella introdujo un dedo mas, me contuve de gritar, el dolor comenzó a desaparecer una vez más transformándose en dulce placer. Retomo el ritmo anterior y comenzo a hacerlo más corto y nuestros besos se hacían cada vez más entre cortados, por la ausencia de aire, comencé a gemir mas y gritar , contenerme más me era imposible . Conforme el paso se aceleraba, sentía una explosión inminente dentro de mi cuerpo. Hasta que no pude más

-Gaaaaaaaaaaki Saaaaaaaaan-

Mi cuerpo estallo en placer. Creo que deje mi cuerpo por ese momento, comencé a regresar a el de pocos. Cuando abrí los ojos allí estabas con la mirada preocupada,

- ¿Estás bien?

- Solo sonreí y te abrace más fuerte. No podía hablar.
Te recostaste a mi lado, me tomaste entre tus brazos. Y comenzaste a acariciar mi cabello. El cansancio se apodera de mí, aunque lucho por tener los ojos abiertos no puedo. Antes de que el sueño me haga completamente su presa solo me pareció escuchar algo

-Dai suki yo

0 comentarios:

Publicar un comentario

¿que te parecio el capitulo?