Desde mi cielo (Cap.3)

Capitulo 3
Clasificasion:R-o

La miraba incrédula, mientras ella corría detrás del papel…. Era raro para mí.

- ¡OH, diablos!.... Espero que eso no fuera alguna tarea, jujuju… Hey, tú eres la mayor de los Kamei… Cierto?

- S...s… sí –

- Me recuerdas? Vivo en la casa roja de enfrente… Señorita Fijimoto –

- …Ho… Hola –

- Como está tu abuela?? –

- Esta bien -

- ¡Bien! Dile que le mando saludos –

Solamente quería llegar rápido a mi hogar… Trataba de caminar lo más alejada de ella.
Pero fui muy inocente y incrédula….. Logró engañarme fácilmente.

- ¿Sabes? Eres justo la persona perfecta que necesito… Es que justo acabo de construir esta casa club y necesito una segunda opinión. Te importaría echarle un vistazo? –

- Oh, en realidad debería irme a casa, señorita Fujimoto –

- Oh!... oh!, de acuerdo… Es que trabaje tanto en ello y quería que alguien lo viera… Pero está bien, se la mostrare a los otros chicos del vecindario. Les fascinará!. –

- De verdad? –

- Por supuesto, está realmente genial…vamos, te tomará poco tiempo… De cualquier manera ya estas retrasada. –

Ahí esta mi mayor error…. Caer en sus palabras. No pensé qué podría suceder, solamente quería ver la casa club.

Avanzaba lentamente hacia donde iba. – No veo nada, señorita Fujimoto…

- Oh, debes ver más de cerca - dijo ella, mientras golpeaba una puerta de madera en el piso.

Una luz salía de la puerta… Ella abrió la puerta y por dentro era increíble. Había una escalera para bajar, repisas llenas de juguetes y luces. Allí dentro era asombroso, y todo esto… era…. la… trampa… perfecta.

- Muy bueno, no? –

- Sí! –

- La construí para los chicos del barrio… para que la usaran como una especie de casa club… Desearías ser la primera en entrar? –

- En serio? –

- Seguro! Será divertido! –

- Esto realmente increíble Señorita Fujimoto –

- Si, lo es, pensaba que ustedes podrían hacerlo propio… Mira, toma asiento. –

- Oh! Gracias –

Cuando tome asiento, la risa de ella me empezó a dar miedo, tenía un mal presentimiento de eso.

- Aquí hay una sola regla… NO SE PERMITEN ADULTOS!..... jijiji! Jajjaj!..... Ese es un hermoso gorro…Quieres algo de beber, Eri? –

- En realidad debo irme –

- NO! Sé educada Eri…Debes ser educada, sé educada… Esa es otra regla –

Ella se empezó a acercase incómodamente hacia mi…. Me entregó la bebida y se empezó a sacar el chaleco.

- No tienes calor? Puedes quitarte el abrigo, si quieres… Eres muy preciosa, Eri.

- Gracias. –

- Tienes novio? –

Negué con la cabeza.

- No?... Lo sabía!... Tú no eres como las otras chicas…

- Señorita Fujimoto – Mi voz salió tiritando, y eso es lo que no quería. –

- Eh?... Es muy especial aquí abajo. –

- Sí, muy especial. – Mis ojos empezaron a enrojecer.

En ese momento solamente quería escapar, correr a la escalera para poder estar lejos de ahí.

- Debo irme! –

- No quiero que te vayas…No te lastimaré, Eri. –

Empecé a sentir una presión muy grande.
Solamente me paré y empecé a correr hacia la escalera, pero ella me tomó el pie cuando estaba sobre la escalera, empezó a quitarme el gorro, y yo sólo la golpeé y arranqué por el prado en la noche. Gritaba con desesperación pero nadie escuchaba.
Llegué a la ciudad y estaba desolada, pero de repente entre la niebla y las calles oscuras divisé a mi hermana. Gritaba desesperadamente su nombre, pero creí que ella no escuchaba. En uno de esos gritos ella volteó, pero luego se volvió de nuevo.
De repente mi voz empezó a resonar por todo el lugar y en eso mi hermana ya no estaba enfrente…. Desapareció.
Empecé a correr a casa y no veía ningún rastro de vida por los alrededores. Entre a mi casa y estaba todo obscurecido, solamente se veía una luz blanca allí dentro. Repentinamente empecé a escuchar la voz de mi abuela en ecos alejándose cada vez más:

– Abuela!! –

- También… llevaba… una falda azul… Un gorro que le tejí …

La voz de mi abuela desapareció completamente, empecé a recorrer la casa para buscar la voz, pero no la hallaba nuevamente… Empecé a llorar.... Cuando divisé vapor salir por una puerta, me dirigí a ella y la abrí. Dentro era totalmente blanco y todo estaba sucio, y había una persona de pelo largo y castaño en la bañera. El agua de la bañera estaba negra, alrededor de la ropa en el piso había sangre. Seguí caminando hacia dentro, todo me daba escalofríos, empecé a desesperar, mi mirada se concentraba en el lavamanos que estaba lleno de sangre y tierra, con un cuchillo en el costado, y mi pulsera estaba colgada de la llave, la toqué delicadamente y me di cuenta de que pasaba.



La mujer se levantó de la bañera y empezó a sacarse la toalla de la cabeza. Dio vuelta la cabeza y empezó a mirarme con una cara que denotaba una expresión de locura, con grandes ojeras y una risa ensordecedora. Miré el lavamanos y en ese trance empecé a gritar desesperadamente, un grito largo y agudo que hizo que el agua se moviera. Ella empezó a pasarse la toalla por el cuerpo, la cual estaba ensangrentada, y ahí mis gritos empezaron a aumentar… y sentí que con ese largo y último grito empecé a desvanecerme.

1 comentarios:

Anónimo dijo...

Wiii Conti...

Mmmm por fa


Est genial

Publicar un comentario

¿que te parecio el capitulo?