Esta cosa Lla,ada Amor (Cap.11)

Disculpen mi ausencia...espero esta semana volver jajaja por lo pronto gracias a michi por esta traduccion.

CAPÍTULO 11
Clasificasion:R-0


Entrando en el terreno de la escuela vi una gran multitud de chicas de pie en el rincón más alejado. Era un poco extraño. Digo, siempre hay un grupo de chicas ahí esperando el comienzo de la clase, pero éste era diferente. Este grupo era mucho más grande de lo normal. No estaba realmente segura de lo que estaba pasando y tampoco iba a entrar en sus asuntos para meterme en problemas. Me alejé. No pensando mucho al respecto. Necesitaba conseguir mis libros para la clase.

"¡Sólo cállala ya!" Una chica gritó, entre la multitud.

"No... espera..."

Mi sangre se enfrió cuando escuché esa voz. Me concentré para escuchar y así podría adivinar el resto y suponer lo que estaban haciendo. Dejé mi mochila y salí corriendo hacia la multitud de chicas. Las empujé a todas direcciones para hacer un camino, llegando justo al medio. Al final de la ruta que hice vi, de pie a Eri débil mientras una chica la sujetaba por el cuello de su camisa. Otras dos chicas pusieron sus manos en su espalda. Al verla expuesta así hizo crecer algo en mi interior. Sin pensarlo, golpeé a las dos chicas que sostenían los brazos de Eri directo a sus caras.

"¡No la toquen!" Grité.

Cogí a Eri mientras caía al suelo. Podía oírla llorar. Eso me puso aún más furiosa. La chica que acababa de golpear me frunció el ceño. No fruncirá ante nada después de esto. La miro directamente a sus ojos sin temor. Utilicé mi cuerpo como un escudo para proteger a Eri.

"Reina... no."

Oír su voz hizo que una parte de mí en el interior sintiera mi corazón un poco destrozado. También me dio más de un impulso para vencer y sacarle la mierda a esa chica.

"Él me dijo que eras fuerte." La chica se ríe.


"¿De qué estás hablan ..."

De pronto entiendo todo. Estaba hablando de los chicos con los que peleé ayer. ¡¿Enviaron chicas para perseguirla?! ¡Si los veo de nuevo les daré otra inmensa paliza a sus traseros! Ya terminé de hablar de esto. Me encargaré de ella. Usando ambas manos, la golpeo tan fuerte como puedo contra las puertas del armario. Oí su cabeza chocar contra el metal cuando se golpeó contra éste. Empecé a enviar golpes por cualquier parte de su cuerpo que pudiera tocar.

"¡Quítenmela!" Grita desaforadamente.

Un par de brazos me alejaron y me arrojaron al suelo. Ignoro el ardiente dolor en mi hombro cuando caigo al suelo y me vuelvo a parar para golpearla de nuevo. Las chicas empiezan a gritar tratando de defenderse, pero sigo dañando a cualquiera que se cruce en mi camino. Un gran número de chicas me sostienen y no puedo encontrar ningún espacio para liberar mis brazos. Estoy atascada.

"¡Sepárense!"

La mayoría de las chicas huye. Miro a la multitud de chicas. Era una maestra. Aunque, no me importaba en este momento. Cuando mis brazos se liberan, vuelvo a mirar a Eri. Se escondía en un rincón llorando. Espero que no le hayan hecho nada. Corrí a su lado.

"¿Eri?

Pongo mis manos suavemente sobre su muñeca. Poco a poco, alejando las manos de su rostro. Tenía las mejillas mojadas por las lágrimas. Sus ojos llorosos se reunieron con los míos y en un segundo sus brazos envolvieron con miedo mi cuello. La abracé mientras lloraba sobre mi hombro.

"Está bien... se han ido. No dejaré que te hagan daño." No dije nada más después de eso.

"Ustedes dos ¿están bien?"

Preguntó una chica. Era una estudiante. Detrás de ella estaba la profesora que debía haber terminado la pelea. No parecía muy contenta. Asiento con la cabeza.

"Podrías llevar a Eri a la oficina de la enfermera." Me sugiere la masculina chica.

Esa podría ser una buena idea. Con cuidado, me pongo de pie con Eri todavía en mis brazos llorando. Ella me abraza aún más fuerte. Le masajeo en la espalda para tranquilizarla.

"Eri, todo estará bien, ahora que estoy aquí." Susurro, sólo para que ella escuche.

Siento su férreo control aflojarse. Solloza y me mira con una sonrisa tímida. Confía en mí y eso más me hace no querer defraudarla.

"Vamos a ir a la oficina de la enfermera."

Asiente. La muchacha y la maestra caminan conmigo. Eri estuvo en silencio todo el camino hasta el primer piso. La profesora habla con la enfermera principal unos pocos segundos y nos mira.

"Tomen asiento. Pueden quedarse aquí por ahora. "Me da una mirada de muerte. "Se cuidadosa Reina, con un récord como el tuyo no hace falta mucho para que te expulsen de nuevo." Se marcha antes de que pueda preguntarle algo. Me siento en el sofá al lado de la habitación.

¿Cómo sabe mi nombre? ¡¿Quién es esa señora?! Me acabo de hacer un enemigo con una profesora que me odia. ¡Estoy jodida! La estudiante que todavía estaba aquí puso una mano sobre mi hombro para llamar mi atención.

"No tienes que preocuparte por Nakazawa-san. Siempre está cabreada. No es tan mala si estás en su lado bueno".

Asiento con la cabeza. Eri me aprieta la mano. Con firmeza, la aprieto de nuevo para consolarla. Inclina su cabeza hacia atrás sobre mi hombro. Debe de estar traumatizada.

"Soy Yoshizawa Hitomi por cierto. Sólo llámenme Yossie." Me extiende su mano.

"Tanaka Reina." Sacudo su mano.

"Debes tener cuidado. Las chicas por aquí pueden ser un poco desagradables. Odiaría verte dañada. "

Me río.

"No tienes que preocuparte por mí. Me he ocupado de peleas como ésta en casa. No es nada nuevo. "Me encojo de hombros.

La campana para las clases suena.

"Me tengo que ir. Te quedarás y cuidarás a Eri ¿verdad?

"No estoy pensando en ir a ninguna parte." Prometo.

Yossie se despide y se va. Miro a Eri a mi lado. Se había quedado dormida. Se ve linda mientras ronca suavemente en mi hombro. Suavemente, la coloco en el sofá y me siento a su lado. Me quedaría con ella todo el tiempo que necesitara.

***
Eri y yo salimos de la oficina cerca del final del segundo período. No hablamos a la salida. Me imaginé que era mejor así. No quería traerle ningún recuerdo malo. Todavía notaba que estaba luchando desde hace un momento.

"Lo siento si parezco necesitada" Habla vagamente. La miro mientras piensa qué decir a continuación. "Es sólo que... en casa…"

"¡Allí están ustedes dos!" Risa grita, rompiendo el momento intenso que Eri y yo íbamos a tener.

Miro a Eri, sacude su cabeza y mira hacia otro lado. Debe haber sido importante. Hablaré con ella más tarde en privado. Risa parece demasiado asustada para notar nuestro repentino cambio de comportamiento.

"Me preocuparon tanto. ¡Había rumores de todo el mundo sobre lo que pasó esta mañana! "

Nos envuelve en un abrazo protector. Se ve como si estuviera a punto de tener un ataque al corazón. Comienza preguntando si nosotras estamos bien. Le pregunta a Eri mucho más que a mí. Sin embargo, todo lo que Eri hace es asentir o decir que sí, aquí y allá. Creo que Risa actúa más como una madre que como una simple amiga para Eri. Todas parecen tan protectoras respecto a Eri, casi hasta el punto de malcriarla.

"Estamos contentas de que estás bien Eri." Ai sonríe.

Finalizando las preguntas Risa me mira.

"Y gracias por salvarla cuando no estábamos con ella".

Le devolví la sonrisa. Sayu corrió a darle un abrazo a Eri. Verlas así me hace sentir un poco... ¿enojada? No sé lo que es o por qué me siento así, pero simplemente lo siento.

"¡Eres tan valiente Reina! No sería capaz de enfrentar a ese grupo de niñas, si fuera tú". Vitorea Koharu.

"¡Sí eres tan valiente!"

Sayu se aferra a mi brazo y tuve un pequeño tiempo para escapar. Me sostuvo firmemente. Me he quedado atrapada. Me mira intensamente a través de sus largas pestañas gruesas. Me siento un poco incómoda mirándola. Trago saliva. Me siento un poco caliente, extrañamente.

"Gracias por salvar a Eri".

Me abraza. Débilmente, le devuelvo el abrazo. Nos quedamos así durante unos segundos. Sus manos comienzan a deambular y las abofeteo sacándolas para mi seguridad. Me sonríe casi de manera inocente.

"Uh... ¿de…nada?"

"Si quieres Eri, ¿puedo llevarte a casa?" Ai le pregunta amablemente.

Eri negó con la cabeza. Creo que ir a dejarla sería una buena idea. Esas chicas podrían volver después de la escuela y no quiero que sea lastimada.

"Voy a estar bien ahora. Ya no creo que pueda seguir faltando a la escuela."

¿Ya no puede seguir faltando a la escuela? ¡¿Cuántas veces ha faltado?! Mi mente comienza a preguntarse. Estoy tomando una conjetura que tiene que ver con lo que está pasando en casa.

"Tienes buenas razones para estar fuera de la escuela la mayor parte del tiempo." Defiende Risa

Ella niega con la cabeza. No entiendo lo que está pasando, pero como he dicho antes, no voy a preguntar. Tendré que esperar a que Eri marque el ritmo. Sé que lo que están hablando tiene que ver con la familia de Eri. Exactamente ¿qué tan mal están las cosas para ella?

"Está bien, de verdad. No tienen que preocuparse." Insiste.

Parecen comprárselo, porque no hacen más preguntas. Creo que podría ser porque no quieren presionar a Eri. Todo se vuelve extrañamente tranquilo después de eso. Nadie sabe qué decir. Es un poco incómodo.

"Es bueno ver que estás mejor Eri".

Me volteo. Es Yossie, pero está con otra chica. Ella debe ser una senpai como Yossie, lo puedo decir por el uniforme. Las dos caminaban otra vez. Eri saluda animosamente y sonríe agradecida. Detrás de sus ojos, sin embargo, puedo decir lo que realmente siente. Está sufriendo y algo me dice que no se trata sólo por los acontecimientos de hoy.

"¡Hola Senpai!" Koharu saluda con alegría.

Yossie sonríe mientras la otra chica sólo da a todas una mirada severa. ¿Cuál es su problema?

"Gracias, por lo de antes. " Eri hace una reverencia.

"Sí muchas gracias." Risa está de acuerdo.

Ella está de nuevo en su estadio de madre. Ai le desliza un brazo por su cintura para consolarla.

"No fue nada. Ella es Fujimoto Miki por cierto. Que no importe su mirada. Esa es sólo su cara normal" Yossie ríe.

Miki la mira y le golpea el hombro. Le está dando una mirada de muerte a Yossie. Empezamos a reír.

"¡Cállate Yoshizawa!" Replica.

"¡Sólo digo!" Yossie ríe, sosteniendo las manos arriba en señal de rendición.

Suena el timbre cortando nuestra pequeña conversación. Yossie nos mira.

"Nos vemos más adelante." Luego me mira. "Trata de no meterte en problemas con Nakazawa-san, ¿Entendido Reina?" Y luego se fue, con Miki detrás de ella. Vuelvo a mirar a mi grupo de amigas. Estamos de pie, mirándonos todaAlineación al centros, muy quietas.

"¿Estás segura de que no deseas regresar a casa Eri?" Pregunta nuevamente Ai.

"Estoy segura. Puedo aguantar a través del día." Está de acuerdo.

Koharu mantiene a Eri en un abrazo. Parece preocupada.

"Se cuidadosa ¿está bien Kamei-san? No quiero que te lastimes".

Eri sonríe y acaricia suavemente la cabeza de Koharu. Aun con todo su dolor, todavía mantiene una valiente cara. Curiosamente, el ver su sonrisa me siento más triste por dentro. Está realmente herida y sin embargo no puedo hacer nada. ¿Las demás también pueden verlo? ¿Por qué no están haciendo algo? No puedo soportar verla así.

"¿Reina?"

Me repongo y le sonrío. Su sonrisa retorna después de ver la mía. No quiero que sepa lo que me está molestando. No tiene que preocuparse por otras cosas. Le extiendo mi mano.

"Te acompañaré a tu clase."

"Está bien".

Coge mi mano y camina conmigo, dejando a nuestras amigas atrás. Puedo sentir sus miradas en mi espalda, sin embargo, no digo nada ni las miro. Seguimos caminando a través de los pasillos. Eri me aprieta la mano y yo le devuelvo el apretón. Se ríe tontamente. Sólo oírla reír un poco me hace sentir mucho mejor por dentro.

2 comentarios:

sakitan dijo...

maravilloso me encanta este fic sigan con masXD

kari de kamei dijo...

q piensan que a mi eri no le duele los golpasos!!
wa!!1 mendigas niñas menxas me da ganas de pegarles

Publicar un comentario

¿que te parecio el capitulo?