Seishun Collection - Capitulo 6 (parte 2)

Clasificación: R-O




Cuando ya eran cerca de las 10 de la noche la limusina Hummer de uso exclusivo de la heredera de la familia Tanaka pasó un semáforo en rojo de forma estrepitosa.
-¡Wooo! ¡Así me gusta, Sebastian! –felicitó Reina a su chofer.
-Ha…Hai.-asintió el hombre desde su asiento.-Sólo le pediría que no lo comentara con…
-¡¿Ah?! ¡¿Qué estás diciendo?! ¡No te escucho!
La música pesada que salía por los parlantes del auto se escuchaba desde por lo menos 5 cuadras a la distancia. El chofer soltó un suspiro.
-Nada, señorita.
-¡¿Qué dijiste?! ¡Más fuerte!
-Jajajajaja, déjelo en paz. -dijo Matsu quitándole la botella de alcohol y dándole un sorbo.-¡Ohh! ¡Que cosa más buena Hime-sama!
-Jajajajajaja ¿en serio? ¿No tanto como yo, cierto? --preguntó coquetamente y se encaramó a las piernas del muchacho acariciandole los labios con su dedo.-Por supuesto que no, mi Reina-sama.
-Así es justamente como me gusta. -redujo las distancias entre sus rostros y separó los labios para dejar salir a su querida amiga lengua, cuando en eso…
- ¡Reina-sama! -la interrumpió uno de los que iba al frente.- ¿Por qué siempre es Matsu? ¡Nosotros también queremos premio!
-Eso es porque tú estas gordo y feo, Ohara. -le contestó Ishida, a su lado.- ¿Qué hay de mi, Jefecita? No soy tan grande y gordo como Ohara ni tan flacucho y falto de carne como Matsu. Casi castro a Takahashi de tanto golpearlo donde más le duele ¡Todo por intentar abusar de mi jefecita querida!
-Bueno, eso merece una recompensa. –la muchacha se puso de pie, caminó por el piso del automóvil tambaleándose entre las piernas de sus amigos y aterrizó en el cuello del hombretón.-Más te vale haberlo dejado estéril ¿ok?
Todo el auto explotó en crueles carcajadas.
-Claro Jefecita, aunque ese nunca tuvo nada para empezar.
-¡JAJAJAJAJA! ¡No podrías tener más razón!
Los 6 estaban completamente ebrios. Venían del Karaoke donde habían ido a celebrar y a pasar un buen rato bebiendo, comiendo y cantando.
-Ya deja de manosearla, Ishida.
-¿Estás celoso, Matsu?
-¡Alto ahí! -Reina le apartó la mano de un golpe.- ¿Dónde creías que ibas, campeón? Eso es territorio privado. ¡Reservado exclusivamente para mi futuro novio, Gaki-san!
-¡Mou! ¡Pero siempre deja que Matsu le toque las piernas! ¡Yo también tengo derecho!
Reina se volvió a poner de pie y se arrojó de nuevo sobre su secuaz favorito.
-Es que nadie besa como Matsu.
Y terminó de hacer lo que había comenzado antes, luchando desenfrenadamente contra la boca del chico mientras este le masajeaba los muslos y el trasero.
¡Amaba a Matsu! ¡Era tan endemoniadamente guapo y ardiente! Totalmente su estilo.
-¡Oigan! ¡No se pongan a hacerlo aquí!
-¡Yo también quiero!
-¡Y yo!
-¡También y…
De pronto el automóvil pegó un frenazo tan fuerte y repentino que Reina se fue de espaldas golpeando a Ishida de lleno en la cara con la cabeza y terminando en el piso con Matsu montado encima como si estuvieran en medio de una orgía.
Bueno, de hecho si lo estaban…entre comillas…
-¡Itai! -gimió Reina sobándose la cabeza. -¡¿Qué demo---
La puerta del automóvil se abrió súbitamente y por ella apareció la persona encargada de arruinar la vida de Tanaka Reina, su “niñera”, Ogawa Makoto.
-¡Señorita Reina! ¡¿Qué cree que está haciendo ahí tirada rodeada de hombres?! ¡¿Qué diría su padre si la viera?! ¡¿Y como se le ocurre llegar a estas horas?! ¡¿Y que significa este olor a alcohol?!
Reina exhaló un suspiro de resignación. Adiós día de celebración.


-¡Itai! ¡Itaiiiiii! ¡ITAIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII! -esos fueron los últimos gritos que soltó antes de caer rendida en su cama. Tenía las piernas coloradas, lagrimas en los ojos y un horrible dolor de cabeza.
-Muy bien Señorita Reina, si no quiere que aquello se repita mañana y el resto de la semana debe venir a casa inmediatamente después del colegio ¿entendió?
-Vieja Bruja.-pronunció sobándose las nalgas.
-¡¿Perdón?!
¡SLASH! Volvió a sonar el látigo cuando golpeo su trasero.
-¡ITAI! ¡gomenasai Mako-sama!
-Asi me gusta. Ahora vaya a bañarse y póngase su pijama. Luego hará sus tareas y se irá a la cama.
-¿Tareas? ¿Qué tareas?
¡SLASH!
-¡No me mienta ni intente hacerse la lista conmigo!
-Maldita vieja abusiva -profirió Reina bajó el chorro de agua de la ducha.-¡I…Itai!
El agua caliente le avivaba el dolor en el trasero.
-¿Cómo se supone que Reina podrá sentarse mañana? – lloriqueó haciendo un mohín.
-Sentándose.
-¡Waaaaaaaaaaaaaa! ¡¿Qué haces en el baño, psicópata?!
-¡¿Cómo que psicópata?!
-Ups.
Otro latigazo.
-Me aseguro que no se duerma. Después de ver la cantidad de botellas vacías en la limusina y el estado de esos delincuentes, debo asegurarme que esté despierta para hacer sus deberes.
-¿Cómo que delincuentes? Ellos son mis asistentes ¿ok?
-Lo noté claramente al abrir la puerta y ver la posición en la que estaban.
-Si lo notaste, entonces ¿porque no los invitaste a pasar? Nee Mako-chan podría haberte prestado a uno para ti tambi…¡ITAI!
-¡Makoto-sama y la boca le queda donde mismo! No se para que insiste en traer esos delincuentes a la casa sabiendo que su padre tiene estrictamente prohibida la entrada de hombres a esta mansión, a excepción, claro, de él mismo y también de su prometido.
-¡Él no es mi prometido! -reclamó Reina enfada mientras apagaba el grifo y tomaba una toalla.
-Eso es lo que dice usted, pero ya sabe que las palabras de su padre son órdenes para todos.
-¡Cierra la boca! -le arrojó la toalla y se puso una bata.-Papá nunca ha dicho que me vaya a casar con él.
-Pero si él parece muy interesado. Hay que solo ver como la mira. Es todo un caballero y estoy segura de que su padre lo tiene en gran estima.
-¡No me importa! -caminó hasta su habitación seguida de cerca por su empleada.-¡Jamás voy a casarme con el!
-Bueno, aquello puede ser una posibilidad ¿no? ¿No sabe como sigue?
-Por mí ¡que se muera! ¡Así no me tengo que casar con él y verle su cara de bobo por el resto de mi vida!
-¡Señorita Reina!
¡SLASH!
-¡itai!
-¡No actué como una persona desinteresada por la salud de los demás, menos del joven Takahashi que es su amigo de infancia! ¡¿Qué diría su madre si la viera?!
-¡Cállate! -la chica se volteó bruscamente y le lanzó una patada que la mujer bloqueó fácilmente.- ¡No hables de ella!
Ahora le lanzo un puñetazo y se repitió el resultado.
-¡Como si la hubieras conocido!
Otra vez patada, puñetazo, cabezazo, golpe bajo, sillazo, lamparazo…pero ninguno resultó.
Reina jadeó derrotada sobre su cama…¡Odiaba a esa mujer!
-¿Ya descargó su ira?
-¡Déjame en paz! -gritó y rodó sobre la cama, quedando boca abajo.
-No, no hasta que haga la tarea.
-No tengo.
¡SLASH!
-¡Abusiva!
-Venga a sentarse inmediatamente para hacerla.
-No la anoté.
-¡Mentira! ¡Déjese de ser perezosa y levántese!
-¡Mou~! ¡Ya deja de ser amargada! ¡Reina está cansada!
-Será acaso porque se fue de fiesta todo el día ¿Habló con su padre?
-Hai.
-¿Le dijo cuando volvería?
-No.
-¡Que malas noticias! Entonces tendré que ponerla bajo mayor vigilancia. La hora de llegada será no más allá de las 6 de la tarde.
-¡¿AHHHHHHHH?!
-Así como escuchó, ahora ¡TAREA!


La cabeza de Reina se cayó pesadamente sobre el cuaderno y el sonido del latigazo volvio a resonar en la habitación.
-¡Despierte!
Definitivamente ¡odiaba a esa mujer!
-Ya acabé. -le extendió el cuaderno de matemáticas.
-Veamos.
¡Y además tenía el descaro de revisarlos! Bueno, por lo menos gracias a eso tenía buenas calificaciones, sino ya hace mucho tiempo habría sido expulsada de esa academia. Aunque no realmente, tenia a su padre y sus influencias y también las de la familia Takahashi.
-¡Oh! ¡Estoy impresionada, Señorita! ¡Ningún error!
¡Yatta! Aquello ameritaba un bien merecido descanso.
-Alto ahí. -le acercó el teléfono.- Llame a Arturo-san para saber acerca del estado de salud de Ai-sama.
¡¿Nani?! Eso era lo único que le faltaba ¿Por qué debía preocuparse por la salud de ese idiota que ella misma había golpeado?
Bueno, a lo mejor ya se había muerto…
Tomó el aparato y se puso a marcar. Si, todavía recordaba el maldito numero de memoria.
-Mako-sama.
La aludida se volteó, una criada estaba parada en el marco de la puerta.
-¿Qué sucede, Sabrina?
-Etto…¿Cómo le explico? Creo que tenemos un invitado
-¿Crees?
-Se coló por el patio de atrás, lo atacaron los gatos.
-¿Quién es? ¿Lo identificaron?
-Hai. Es un joven que se llama Niigaki Risa.
Reina dejó caer el teléfono en medio de su conversación con el mayordomo.
¡El milagro por fin había ocurrido!


-Oiga ¿Cuánto rato más debo esperar?-preguntó impaciente echado cómodamente en el sillón.
-La señorita estaba ocupada cuando usted se presentó…sorpresivamente.-contestó Mako, escrutando al recién llegado con detenimiento. ¿Qué era esa ropa? ¿y la cara moreteada?
-Necesito hablar con ella. Es importante.
-Lo noté, pero aún así no entiendo porque decidió subir la reja en lugar de ingresar por nuestra puerta de entrada. Es mucho más acogedora y no tenemos gatos guardianes entrenados para atacar.
Mako pensó que la ropa rasgada y los rasguños le aportaban una onda mucho más vagabunda.
¿Acaso éste era Niigaki Risa? El chico por él cual su ama se volvía dulce amable, y por él cual sus ojos brillaban cada vez que escuchaba su nombre. No podía entender que era lo que la ponía así. Es decir, parecía más del tipo salvaje que atractivo.
Bueno, ese era el estilo de su ama ¿no? Con razón ni miraba al pobre Takahshi Ai. Los dos eran como el agua y el aceite.
-No importa.-el muchacho con una sonrió con petulancia.-Así es más entretenido.
Los jóvenes de hoy día…
-¡Gaki-san!
Mako se giró sobre si misma y quedó impactada. Su ama se había vestido, planchado el cabello y maquillado en menos de 10 minutos.
Y a propósito ¿otra vez esas falditas tan cortas?
-Por fin apareces. -reclamo el muchacho poniéndose de pie con seriedad.-Tenemos que hablar.
-¡Hai!-asintió llena de energía.-Lárgate Mako.
¡¿Ahhh?!
-¿Disculpe?
-Que te largues. Fuera, déjanos solos, conversación privada ¿ok?
¿Y quien se creía esta cría que era para decirle que hacer? Estaban con visita así que no sacaría el látigo, pero esperaba que su mirada hablara por si sola.
-Como encargada de su salud, educación y entretención tengo el deber de estar enterada de cada una de sus conversaciones. Cuando viene a visitarla el joven Takahashi es así ¿cierto?
-¿Ai-chan? ¿El viene aquí a menudo?
-¡No! No, no, no…es decir…
-Es el prometido de la Señorita.
Se produjo un silencio y…
-¡USOOOOOOOOOOOO! -gritó el muchacho con la cara más impactada que Mako le hubiera visto a alguien.
-¡Si, uso! -exclamó Reina lanzándole miradas de odio a su empleada.-Mako está medio loca, no le hagas caso, Gaki-san.
-¿En serio?
Eso equivalía a 30 latigazos…
-¡Hai! Mi padre va a elegir a mi prometido para cuando cumpla 17, eso es en noviembre así que todavía falta muuuuuuuucho. Y en todo caso, Ai-kun no es candidato.
-Ah.-el chico movió la cabeza comprensivamente adoptando una expresión un tanto triste.- Pues a lo mejor no está con nosotros en ese tiempo.
-¡oh! No digas eso, Gaki-san. Ai-kun se recuperará. ¡Él es fuerte!
Y lo dice la misma que rato atrás dijo que se podía morir. Para que vean como las personas pueden cambiar con el amor.
-Hai, en todo caso. -el chico le dio una mirada de arriba abajo que hizo a Reina enrojecer.-Ahora que lo pienso harían una linda pareja.
¡Igual a lo que decía ella! Aunque claro, esa clase de comentarios no podían hacer más que molestarle a su ama.
Esa sonrisa fingida lo decía todo.
-¿Ah si?
-Claro. Eres la primera chica que conozco que es más enana que él. ¡Jajajajajajajajajajajajajaja!
Eso fue…malísimo.
-jajajajajajaja.-la chica rió fingidamente haciendo una mueca.-Etto…¿de que querías hablar Gaki-san?
-¡Ah! Es cierto.
-¿Podrá tener que ver con nuestra conversación de ayer en el almuerzo?
-Justamente.
Los ojos de la chica brillaron con un dejo de malicia y Mako se pregunto a que se debía.
-¿Aceptas?
-¿Ah?
-¿Por eso estas aquí, no? Vas a ser mi novio.
Mako abrió la boca como la máscara de Scream. ¡¿Novio?!
-¡Espera! ¡Novio no! Sólo…voy a salir contigo un par de veces nada más.
-¡YAPPI!-la chica brincó de alegría y se colgó de su cuello.
-¡Chotto! –para ser bruscamente empujada y caer sobre el sillón.-¡Te dije que novios no! ¡¿Qué acaso eres sord---
El muchacho guardó silencio cuando notó que era encañonado por unas 20 armas de fuego.
-¡Cho…Chotto! ¡¿Qué está pasando aquí?!
Mako hizo un gesto con la mano y los 20 hombres vestidos con trajes negros y gafas oscuras bajaron las pistolas y se desvanecieron entre las sombras de la sala.
-Tenga cuidado con lo que haga en esta casa y como trate a la Señorita. Cada rincón de la casa está ataviado con cámaras de seguridad y más de un centenar de hombres que están listos y armados para defenderla- explicó la mujer con un tono petulante mientras se limpiaba las gafas.- ¿Entendió?
-Ha…Hai.
-No te preocupes Gaki-san.-dijo Reina poniéndose de pie, nuevamente.- Reina no dejara que nadie te haga daño. Ni a ti ni tus amigos.
El muchacho la miró con desconfianza.
-¿Y dónde diablos estabas cuando golpearon a Ai-chan, mentirosa?
-Tú dijiste que lo pensarías y yo estaba esperando tu respuesta. Como iba yo a saber que justo en ese momento Ai-kun estaba en peligro.
-¡Mentirosa!- gritó y la volvió a empujar con violencia.
Para volver a ser encañonado.
-Ok Ok ¡ya entendí! No la toco más ¿ok?
Reina se puso de pie otra vez, se arregló el cabello y volvió al ataque.
-¿Sabías que Ai-kun también es mi amigo?
-Él mencionó algo así cuando me pidió que lo ayudara con mi padre para que te aceptaran en la escuela, pero la verdad no le creí. No parecen muy cercanos.
-Pues… -la chica paseó sus ojos por la habitación. Mako sabia que esa era la expresión de su ama cuando estaba pensando detenidamente lo que iba a decir.-Nosotros peleamos. De pronto uno tiene sus desavenencias con sus amigos. Estoy segura de que te ha pasado eso también, incluso con Ai-kun ¿o me equivoco?
El chico no dijo nada, siguió mirándola como si estuviera juzgando la credibilidad de cada una de las cosas que le decía.
-Como amiga o ex amiga, da igual, me siento con la responsabilidad de ayudarlo, así que a partir de ahora no lo dejare a sol ni sombra.
-Eso no es necesario. -contestó el muchacho observándola con expresión enfurruñada.-Él no se va a mover de donde está. Lo que me interesa es otra cosa. Quiero los nombres de esos tipos.
¿Tipos?
-Los que lo dejaron así ¡Los que por poco matan a mi mejor amigo!
El chico parecía fuera de si. Tenía el entrecejo fruncido, los puños y los dientes apretados y los ojos muy abiertos.
-¡Si no haces eso no pienso salir contigo ¿entendiste?!
Así que éste era un tipo de chantaje ¿ah? Típico de su ama.
-¡Claro! Reina dio su palabra ¿no? Y lo que Reina dice es sagrado.
Mako resistió con todas sus fuerzas las ganas de echarse a reír a carcajadas.
-Más te vale, sino te despellejo viva ¿entedis---
Los guardaespaldas armados de nuevo…
Este chico no aprendía ¿cierto?
-¡Déjenlo! -ordenó Reina.- A partir de ahora les prohíbo siquiera acercarse a él. Él es mi novio ahora. ¿Entendieron?
Los hombres se miraron confundidos entre ellos y luego a su jefa.
-¡¿Queda claro?! -volvió a preguntar la chica.
Mako hizo un gesto de asentimiento.
-¡Hai, señorita!
-Muy bien, ahora márchense.
Mako observó a su ama con detenimiento. Era increíble como se parecía a su padre. Su perspicacia, su autoridad, su actitud orgullosa, esa rapidez mental, esa habilidad actoral que era capaz de transformarla en un verdadero ángel cuando quería y en realidad en...todo se parecía a el.
-En eso quedamos. Yo me voy. -anuncio Niigaki.- Voy a ver a Ai-chan.
-¿A estas horas?
-Es mi mejor amigo y está en coma ¿Qué tiene que lo vaya a ver?
-Go…gomenasai.
¿Coma? ¿Ya era definitivo?
-Ma…mándale saludos de mi parte a Arturo-san y a Ai-kun si despierta ¿si? Dile que lo quiero mucho.
Y ahora agachaba el moño como niña buena ¿que cosa? ¿Por qué hacia eso? ¿Tan enamorada estaba?
-Está bien.-contestó el muchacho, sin destensar el ceño.-Adiós.
-¡Espera! -lo tomó del brazo.
-¡¿Qué haces?! ¡Te he dicho un montón de veces que no me toques!
¿Por qué se humillaba así?
-¡Sumimasen!
-Da igual ¡¿Qué quieres?!
-Sólo quería desearte buenas noches.
-¿Huh?
-Eso. Nos vemos mañana en la escuela.
-No voy a ir. Voy a quedarme en la clínica.
Reina abrió los ojos como platos.
-¿Y cuando nos veremos entonces?
-No sé, paso por ti a la escuela si quieres.
Los ojitos de la chica se iluminaron como dos espejitos que reflejaban la luz.
-¡Hai!
El chico asintió y volvió a darle una mirada de arriba abajo con desdén.
-Una cosa. Si quieres salir conmigo tienes que quitarte ese pelo.
-¿Ah?
-Eso, no sé, córtatelo, rápate, tíñelo de otro color, no me interesa. No me gusta así, parece peluca de payaso.
Mako no pudo estar mas de acuerdo con este último comentario.
-E…Está bien.
-La ropa también. No quiero que nadie diga que el gran Gaki-sama sale con una prostituta.
¡Eso fue duro!
-¡Cho…Chotto! ¿Cómo que prostituta?
-Las mujeres ocupan vestidos largos también ¿no? Cómprate uno.
-Ah…yo…
-Sino, no te llevo a ninguna parte.
-Ha…HAI.
Mako estaba totalmente maravillada por el efecto que tenia ese delincuente juvenil en potencia en la siempre rebelde, irrespetuosa y destartalada de su ama. ¡Era totalmente impresionante!
-Eso. Chao, Chao Señora.
-Adiós joven Niiga…
¡Esperen ¿señora?! ¡Sólo tenia 23 años!
En cuanto el chico de marchó Reina se lanzó a suspirar en el sofá.
-No se ponga tan suspirona antes de tiempo, Señorita. Tiene que pedirle autorización a su padre antes de ponerse de novia.
-Ese no es problema. A Papá le encantará la idea.
-¿Ah si? Mire usted que confianza.
-Cállate y tráeme mi celular mejor será.
-Me vio cara de sirvienta acaso. Mande a una criada.
-¡SABRINA!
-En todo caso ¿a quien va a llamar a esta hora? ¡No me diga que a su padre que se lo prohíbo en este instante! El pobre está trabajando día y noche en ese país frío y hostil, ahora debe estar descansando.
-Mentira porque allá aún es de día. ¿Recuerdas que es otro país y existe la diferencia horaria, señorita graduada de la Universidad de Tokio?
¡Vaya que era veloz!
-En todo caso no lo voy a llamar a él. -recibió el teléfono de la criada y se puso a buscar en sus contactos.- ¡Aquí está!
-¿Ah?
-Moshi Moshi, ¿Suzaku-chan? ¿Tienes tiempo esta noche?
Así que se había tomado las palabras del muchacho en serio. Ahora había llamado al estilista.
Esta seria una noche bieeeeeeeeeeeen larga.

3 comentarios:

kari de kamei dijo...

genial!!! ame el capitulo wauuu todo el efecto q provoca el principe gaki!!!
es genial XD pero o.o stan comprometidos rei y ai

y mako es la mjor!!!!!!!


jajajajajaja escribe mas jiijiji onegai

atte< la fan No de eric kamei

Mint-chan dijo...

aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaah
estoy hace rato leyendo y ya se me acabo ;__; más más más.

Jun-sama *-* me encanta hbafjhasfja (L

パオラ dijo...

Jaja amo a gaki que no quiere salir con una prostitutaaa

Reina y ai comprometidos...???

wow...!!!!

GAKI+AI=YAOI SIN LIMITESSS EHHH CONTIII

Publicar un comentario

¿que te parecio el capitulo?