Esta cosa llamada amor - Capitulo 14

Traducción: Michi.Pinku!
Clasificación: R-0



CAPÍTULO 14



Que mi tío no volviera hasta las nueve hoy día, fue bueno. O si no iba a empezar a hacer preguntas cuando nos viera. Y no creo que Eri necesite eso en este momento. Ella necesitaba descansar. Necesitaba un lugar donde sentirse segura. Abrí la puerta rápidamente y tendí a Eri en el sofá. Había dejado de llorar, pero no había dicho ni una palabra cuando se detuvo.

"¿Quieres tomar algo?"

Mira sus manos sobre su regazo. Tendré que limpiar los cortes de allí.

"Agua estaría bien" Responde.

Entro a la cocina y me empecé a mover, el agudo dolor en mi estómago vuelve de nuevo. Realmente duele. Creo que ese bastardo podría haber dejado una herida, cuando la palanca me golpeó. Le echaré un vistazo más tarde. Le sirvo el agua y vuelvo a la sala de estar. Veo a Eri tomar varios sorbos inestables de la copa y la puso a un lado.

"Deberías descansar. Espera aquí, te traeré ropa limpia."

Justo cuando me levanto, las manos de Eri se aferran alrededor de mi muñeca y me ata de nuevo al sofá. Sus ojos empiezan a humedecerse de nuevo. Me acerco más a ella y la abrazo. Tiene todo el derecho de sentirse así ahora. ¡Casi fue violada! Al instante me enfurezco cuando pienso en ello de nuevo. Nadie debería hacerle tal cosa. Ella merece ser tratada mucho mejor que eso.

"Te traeré ropa nueva. Ya vuelvo. No iré a ninguna parte."

Yuka salta sobre mi regazo, sobresaltando a Eri. Le acaricio su suave pelaje un par de veces. Tengo una idea. Tomo a Yuka y la coloco en el regazo de Eri. Acaricio la parte superior de la cabeza de Yuka.

"Yuka puede hacerte compañía. No te preocupes, no es una gata mala. Ella es una de mis mejores amigas. ¿No es cierto Yuka?" Le rasco la barbilla. Casi al instante se va a dormir.

Eri se ríe. Debo lucir como una idiota en ese momento cuando le dije la última parte. Eri está de acuerdo y lleva a Yuka a su propio regazo, luego empieza a acariciarla. Parece que mi idea funcionó. Me levanto para buscar algo de ropa nueva. Debería pasar la noche aquí por hoy. Estoy segura de que mi tío no le importara mucho. No estoy segura de si algo le quedará bien, pero tendrá que ponérselo. Voy hacia mi habitación y saco una camisa y unos pantalones de pijama.

"Gracias". Eri toma la ropa y la pone en la mesa de noche.

"Debemos tener cuidado con esos cortes primero. No quiero que se infecten."

Sí, son cortes pequeños. Es sólo que ¡Estoy muy preocupada por ella! Es tan vulnerable. No quiero que nada malo como lo de hoy le vuelva a pasar de nuevo. Deja a Yuka en el sofá y se lleva la ropa. La llevo al baño y le digo que se siente en el inodoro. Voy debajo del fregadero para buscar cualquier desinfectante. Mi tío tiene que tenerlo por aquí en alguna parte. Está muy oscuro para ver el interior, a ciegas mis manos buscan cualquier cosa. Envuelvo las manos alrededor de una caja y la tiro. Sí, aquí está, el kit de primeros auxilios. Abro la tapa y saco las cosas que necesito. Me arrodillo frente a Eri con una bola de algodón mojada ligeramente con peróxido.

"Tú uh... necesitas levantar la falda".

Ella se contrae cuando digo eso. Estoy segura de que está pensando en lo que pasó antes, cuando digo eso. No quería traer un recuerdo horrible como ese, pero necesito que lo haga para que pueda curar sus cortes. Me mira a los ojos y no puedo decir lo que piensa. No quiero cicatrizarla más de lo que ya está. Sólo tiene que confiar en mí. Con cuidado, levanta su falda.

"Adelante." Me dice en voz baja.

Sé lo difícil que debe ser para ella. Está tan lastimada por dentro. Con mucho cuidado doy ligeros golpecitos a cada corte que pudiera encontrar con la bola de algodón. Mi mano estaba un poco inestable ya que limpiaba la suciedad. Sentí mi mano cosquillear, cuando accidentalmente rocé uno de sus muslos. Eri tomó una fuerte ingesta de aire. Quité mi mano rápidamente. Ella tenía ese extraño destello en sus ojos. Parecían... más oscuros y apasionados. No parecía asustada. Tragué saliva. Me sentí expuesta con sus ojos mirando tan profundamente los míos. Mi piel se sentía caliente. No recuerdo estar tan caliente durante el invierno. Eri acarició un mechón de mi cabello y apoyó su mano en la parte trasera de mi cuello. El vello de mi cuerpo se crispó. Mis ojos se centraron de pronto, en sus labios. Se veían tan suaves y besables.... También tenían esa curva única y linda en los bordes. Empecé a levantarme, acercándome más y más a sus tentadores labios. Todo mi cuerpo estaba temblando y en mi estómago se sentía como si hubieran mariposas aleteando por ahí tratando de salir. Nunca me he sentido así de nerviosa o ansiosa por besar a alguien. ¡Demonios! ¡Ni siquiera he dado mi primer beso! Estaba bien con eso, porque una gran parte de mí quería que Eri fuera mi primer beso. Mi primer y único beso. Estaba tan perdida en ese momento, que no vi a Yuka dirigirse y saltar hacia el armario que estaba a pocos centímetros por encima del inodoro. Todo se cayó encima de nosotras. Rompiendo nuestro momento.

"Itai". Lloriquea Eri, frotando la parte superior de su cabeza, donde cayeron varios productos de limpieza.

Me quedé mirando directamente a los familiares ojos amarillos brillantes. Suspiré frustrada. Yuka no tiene el mejor cronometraje.

"Yuka sabes que es mejor que te bajes de allí." La regaño.

La saqué del armario y la bajé al suelo. Normalmente no es tan alborotadora. Me pregunto qué le pasa. Comienzo a recoger las botellas que se cayeron y las coloco de nuevo sobre el armario.

"Lamento eso. ¿Estás bien?"

Asiente con su cabeza. Tomé la caja de primeros auxilios y la puse de nuevo bajo el fregadero. Sus cortes desaparecerán en unos días. No tenía nada de qué preocuparse y yo tampoco. Volví a levantarme y me encogí. Mi estómago me estaba matando. Sólo dolía cada vez que tenía que agacharme. Aparte de eso estaba bien.

"¿Reina?"

Debió haberme visto. No puedo dejarle saber que estoy herida. Y tenía que decirle algo. Pero no sabía qué.

"Estás herida." Suena atemorizada.

Sacudo la cabeza.

"No es nada."

Voy a dirigirme rápidamente hacia la puerta. Si era lo suficientemente rápida, no tendría que decirle nada.

"Déjame ver."

Me quedo paralizada. También podría decirle. No tiene sentido tratar de mentir o seguir cubriéndolo. Levanto mi camisa. Estoy un poco asustada de ver lo que hay debajo. Ni siquiera yo he mirado mi estómago. Sólo espero que no sea nada malo. Lo levanté pasando de mi ombligo. Eri deja salir un grito. Espero que no sea tan malo.

"No deberías andar por ahí con eso".

Finalmente miro hacia abajo a mi estómago. Hay un gran hematoma que lucía negro. ¡No es de extrañar que duela tanto! Me golpeó realmente fuerte con la maldita palanca. Bajé mi camisa.

"Va a estar bien. No tienes que preocuparte."

"Tienes que ponerle hielo."

Ella me arrastra para salir del baño. Tiro mi mano hacia atrás. Me mira un poco triste cuando hago eso. Me froto la parte de atrás de mi cabeza. Me estremezco. Creo que tengo un corte ahí. Aunque antes no dolía tanto. Ella quita mi mano de ahí y va detrás de mí para echar un vistazo. Mueve las hebras de mi cabello a un lado para poder ver mejor.

"Estás sangrando."

Su aliento es cálido contra mi cuello. Me siento paralizada. Los pelos en mi cuello se levantan. Me aclaro mi seca garganta para hablar.

"No es nada. Ni siquiera duele. Estaré bien Eri."

Paso los dedos sobre el corte. Detuvo la hemorragia y la mayor parte de la sangre se siente seca y con costras. Pero eso no le impide preocuparse por mí. Yuka pasó por mis pies y salió por la puerta. Eso parece ser lo mejor. Así que, sin decir una palabra más, sigo a Yuka y cierro la puerta detrás de mí antes de que Eri pudiera decir cualquier otra cosa. Sin embargo, debería ponerle hielo encima. El dolor está empezando a matarme.

***

Cuando Eri se terminó de cambiar, de alguna forma hizo que me pusiera hielo en el moretón. Después de eso nos sentamos en el sofá para ver televisión. Todavía tenía el hielo en el estómago. Si quería algo de beber ella insistía en conseguirlo para mí. No quería que me moviera ya que tenía ese gran moretón. Traté de hacer las cosas por mí misma, pero Eri me volvía a sentar y traía lo que necesitaba. Así que me quedé en el sofá, viendo los adelantos de los programas. Ahora mismo está en la cocina para cocinarme algo de comer. Se veía linda mientras trabajaba con la estufa. Tan concentrada en lo que sea que estuviera haciendo. Observarla cocinar, era mucho más interesante que la televisión.

"¿Puedo quitarme el hielo ahora? Me está congelando." Me quejo.

Me estremecí ya que una gota de agua fría cayó. Ya ni siquiera podía sentir el dolor en el estómago. Todo estaba completamente entumecido. Ni siquiera sé por qué estoy preguntándole. Podía llegar y quitar la maldita cosa si así lo quería.

"La comida está preparada." Anuncia.

Me levanto y tiro el hielo directo a la basura. Me alegro de deshacerme de esa cosa. Tomo asiento al lado de Eri y miro la comida que ha hecho. Se ve muy buena. Ella sabe cómo cocinar más cosas que yo. Agarro mis palillos y cavo para tomar un bocado. Está muy bueno. ¡Ella también cocina mil veces mejor que yo!

"¿Está bueno?"

Asiento con la cabeza.

"Algún día tienes que volver a cocinar para mí."

Me sonríe y vuelve a comer. Me gusta verla así, feliz y sin preocupaciones. Oírla reír o ver su sonrisa me hace sentir feliz. Me alegro de que dejara a un lado los acontecimientos horribles que pasaron hoy. Lo mejor era dejarlo en el pasado de todos modos. Comimos en silencio durante toda la comida, pero fue una especie de silencio cómodo.

***

Mi tío, como supuse, accedió a que Eri se quedara a dormir. No hizo ninguna pregunta de por qué quería que Eri pasara la noche aquí. Sólo dijo que sí y eso fue todo. Eso es lo que me sorprendió. Me tomó un minuto darme cuenta de que no estaba mintiendo o simplemente tratando de hacer un caos en mi cabeza. Eri estaba tan feliz que le dio un abrazo como muestra de agradecimiento. Él sólo nos dijo que no hiciéramos nada de ruido. Eso fue lo único que pidió. Fácilmente estuvimos de acuerdo. Se dirigió directamente a la cama después. Debía de estar muy cansado por el trabajo. Eri y yo nos levantamos, miramos la televisión por un rato y hablamos. Sin embargo, nunca traje a la conversación las preguntas respecto a su hogar. Las dos nos cansamos alrededor de las diez. Eri fue la primera en dormirse. Tenía la cabeza apoyada en mi hombro. Decidí que era probablemente una buena idea ir a la cama también. Estaba muy agotada por lo que sucedió después de la escuela. No quería despertar a Eri, así que la levanté y caminé a mi habitación. Estaba un poco pesada, pero después de toda la lucha me las arreglé para dejarla en mi habitación. La puse con cuidado en mi cama y me cambié antes de unirme a ella. Mi cama era un poco pequeña, por lo que era difícil encontrar un espacio para mí, así no tendría que dormir encima de ella. Terminé teniendo que poner una de mis piernas sobre las suyas. Dejé escapar un profundo suspiro y sentí que mi cuerpo se relajaba. No pensé que estaría así de cansada. Debe haber sido todo el estrés por el que pasé, en cuestión de segundos. Cerré los ojos sintiendo que el sueño me dominaba.

"¿Reina?"

Abrí un ojo, con pereza. Eri me miró alarmada. Pensé que estaba dormida. Miró a su alrededor asustada. Debe haber tenido un mal sueño.

"¿Sí?"

"¿Puedes... abrazarme?"

Puse un brazo sobre su cintura. Ella se acercó más, por lo que estábamos cara a cara. Luego puso su cara en mi cuello y su mano envolvió mi mano desocupada. Inmediatamente se volvió a dormir. Tenerla tan cerca hizo que me colocara rígida. Mi cuerpo se estremecía cada vez que su ligero aliento tocaba mi cuello. No debería sentirme así. Es sólo Eri, no es la gran cosa. Pero tenerla cerca de mí ya no me hacía sentir tan cansada. Iba a tener grandes dificultades para dormir esta noche.

5 comentarios:

Midoro (Admin) dijo...

NYA~~~~~~~~~~!
Que tierno este capitulo, Eri fue muy atenta con Reina t el final fue igualmente tierno. Cuando Eririn dijo abrazame fue tan omg que hermoso quiero mas mas mas >.<

パオラ dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
パオラ dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
LiLith dijo...

TakaGaki TanaKamei SayuKoha FTW~~ ^_^

kari de kamei dijo...

kawaiiiiiiiiiiiiiiiiiii
ay mi vida!!!!! esa parea es tan linda y eri ni se diga

Publicar un comentario

¿que te parecio el capitulo?