Anata No Naisho [New Fic]

Clasifiación: R-o


PRÓLOGO:

Ya ha pasado un tiempo desde que ocurrió, y ella todavía me pregunta por su padre. Mi respuesta es siempre la misma: papá está de viaje de negocios. Qué gran mentira, pero al fin y al cabo, mi vida ha sido una gran mentira. Siempre había creído que mi padre era un buen hombre que cuidaba de sus hijas y se encargaba de todo, pero de pronto, la imagen que tenía de mi padre ha sido destruida.

Mi padre fue condenado a prisión hace dos meses por un asunto relacionado con la pederastia. La jueza dijo que nunca había visto un caso tan claro como éste. Su ordenador estaba lleno de fotos y videos de niñas pequeñas desnudas. El hombre al que siempre había admirado no era el mismo de siempre, y seguramente, después de esto, creo que yo no volveré a ser la misma.

Me preguntaba cómo estaría ella cuando se diera cuenta de que su padre no se había ido de viaje de negocios.

- ¡Hikaru!

Sacudí levemente mi cabeza para sacar esos pensamientos de mi mente y miré a mi alredor para encontrar a mi hermana pequeña.

- Vaya, Kanon, has llegado. Okaeri! – dije, acercándome a ella para darle un abrazo- ¿Qué tal ha ido la sesión de fotos?

- Ha sido genial – respondió ella de una manera poco entusiasta – Es que… no esperaba encontrarte aquí a esta hora. ¿No deberías estar trabajando?

Me dí cuenta de que Kanon todavía no sabía nada sobre ello. Caminé hacia la cocina y ella me siguió de cerca. Saqué una cerveza de la nevera y me senté en una silla. Realmente no sabía cómo explicarle a mi hermana pequeña por qué había dejado mi trabajo como camarera de un restaurante de ramen. No era fácil contarle a una menor de edad cómo mi jefe había intentado ‘hacer cosas’ conmigo.

- Bueno, hoy no he tenido un buen día. He tenido que dimitir. Las condiciones de trabajo no eran muy buenas y el jefe era muy mala persona – le expliqué mientras abría la botella y bebía un sorbo. Ella asintió lentamente su cabeza y se sentó sobre la encimera.

- Así que, ¿estás en el paro otra vez? – preguntó. Suspiré y asentí mientras me llevaba una de mis manos a la frente – No te preocupes, Hikaru, papá se encargará de mandarnos dinero desde Alemania.

- Sí, claro, es verdad – dije, tratando de sonar convincente, pero no podía – De todas formas, intentaré encontrar un trabajo.

- Creo… - murmuró Kanon en voz baja. Cuando la miré, noté que tenía su barbilla posada sobre su mano, manteniendo una pose pensativa mientras miraba al techo – Creo que oí a unos miembros del staff hablando sobre alguien que había sido despedido. Creo que trabajaba como agente de seguridad o algo así.

- Suena bien – dije, de alguna forma emocionada con la idea de trabajar en la misma compañía que mi hermana-. ¿Tienes alguna idea de sobre qué iba el trabajo?

- No estoy segura; no estaba prestándoles mucha atención, pero creo que consistía en ver lo que las cámaras de seguridad estaban grabando. Pero igualmente, no sé si lo que dijeron es cierto o no – dijo. Me miró y sonrió - ¿Qué? ¿Estás pensando en coger ese trabajo?

- Tal vez. ¿Qué pasa? ¿No quieres que tu hermana trabaje contigo? – sonreí.

- No, no es eso, pero, ¡sería raro! Me sentiría como si estuviera bajo una constante vigilancia – rió, y su risa me hizo echar una pequeña carcajada.

- En fin, mañana iré contigo allí y preguntaré si hay algún trabajo para mí – dije mientras bebía un poco de cerveza. Kanon se levantó y cogió la mano que tenía libre.

- Hikaru, yo sé que puedes conseguir un trabajo mejor. Quiero decir, mírate, eres guapa e inteligente, ¡podrías conseguir el trabajo que quisieras! – dijo mientras apretaba suavemente mi mano. Sonreí y puse mi otra mano sobre su mejilla.

- Ser inteligente y guapa no es suficiente para conseguir un trabajo en este país.

- ¡Eso no es verdad! Yo soy guapa e inteligente y tengo un trabajo – dijo mientras hinchaba sus mofletes. Me reí.

- Pero eso es porque tú tienes talento, Kanon – dije mientras sacudía mi cabeza y sonreía-. En fin, se está haciendo de noche, será mejor que empecemos a pensar sobre qué cenar. Vete a darte un baño.

- Vale, ¡pero luego seguimos hablando! – dijo mientras caminaba hacia el baño y se quitaba la camiseta.

Trabajar para Hello! Project ¿eh?

---
- Felicidades, Fukuda Hikaru, el trabajo es todo tuyo – dijo Hamasaki-san mientras se levantaba y me daba un fuerte apretón de manos-. ¡Espero que te guste trabajar con nosotros!

- ¿Cuándo podría empezar? – pregunté, sonriente y algo impaciente por empezar mi nuevo trabajo.

- Bueno ¿qué te parece ahora mismo? – dijo, y seguidamente se rió por la cara que había puesto-. Ey, no me mires así. Realmente necesitamos que alguien se encargue de la vigilancia, y lo necesitamos lo antes posible.

- Vale, entonces empezaré a trabajar ahora. ¿Le importaría enseñarme dónde está mi lugar de trabajo? – dije mientras señalaba la puerta de su despacho.

- ¡Por supuesto que no me importa! Por favor, venga conmigo – dijo mientras ponía su brazo alrededor de mis hombros-. ¿Alguna vez te han dicho que te pareces mucho a Aya Matsuura?

- Sí, creo que mi hermana me lo ha dicho bastantes veces – suspiré y sonreí.

Hamasaki-san me enseñó dónde estaba la sala y cómo funcionaban las cosas por allí. Mi trabajo consistía en ver lo que grababan las cámaras de seguridad, y si encontraba algo rematadamente sospechoso, tenía que presionar el botón rojo para informar a los agentes de seguridad.

- Bueno, aquí te dejo. Buena suerte en tu primer día de trabajo – se dio la vuelta y abrió la puerta.- Pero recuerda, Hikaru, todo lo que veas en los monitores es altamente confidencial. Nadie debe saber sobre ello.

Después de decir esto, salió de la habitación. Me senté frente al escritorio y eché un vistazo a lo que me rodeaba. Encontré una nevera pequeña llena de refrescos bajo el escritorio. Había un montón de cajas de cartón apiladas a un lado que contenían antiguas grabaciones. Volví la vista a las pantallas y me encontré a una chica saludando a la cámara. Sonreí; era Kanon.

Estaba en la sala de baile con el resto de los miembros de Hello! Project Eggs. Puso un papel frente a la cámara y levantó uno de sus pulgares. Al principio no podía leer con claridad lo que había escrito, pero después, cuando lo pude ver, solté una carcajada. En el cartel ponía: “¡Mucha suerte, Hikaru-chan!”

Segundos más tarde, alguien la llamó y tuvo que marchar. Sonreí y miré atentamente lo que pasaba en las otras habitaciones. No había nada interesante que ver: la secretaria de Tsunku-san se estaba hurgando la nariz, y el resto de las habitaciones parecían estar vacías, incluso el despacho de Tsunku. Había una sala que llamó mi atención: el vestuario.

- ¿Por qué tienen una cámara allí? – me pregunté a mí misma mientras echaba un vistazo a lo que estaba pasando por allí. La sala estaba vacía. Me encogí de hombros y miré qué se estaba cociendo en la sala de baile. Mi hermana y el resto de Hello! Pro Eggs estaban ensayando con los miembros de Morning Musume.

Kanon me había hablado sobre eso. Dentro de unos días tenían un concierto muy importante, así que tenía que asistir a muchos ensayos. Siempre me decía que bailar junto a Morning Musume era bastante estresante, porque eran más maduras y podían bailar mucho mejor que ella, y eso siempre la hizo sentir insegura.

Cuando terminaron de bailar, el resto de miembros se sentaron y observaron como Koharu cantaba una canción que supuse que era “Happy Sunday”.

De pronto me di cuenta de que la líder de Morning Musume, Ai Takahashi, salía de la sala cogida de la mano de Risa Niigaki. Las busqué rápidamente en las otras pantallas para saber a dónde iban y las encontré corriendo en un pasillo y entrando en otra habitación. Ai cerró la puerta tras ella y decidí que ya no había nada más interesante que ver allí.

Cuando volví la vista a la pantalla que proyectaba las imágenes del estudio de baile, vi que Koharu hacía rato que había terminado de cantar y ahora Reina y Aika estaban cantando. Reina parecía tener algunos problemas con los pasos, y Eri trató de ayudarla. Claramente estaban bailando Meguru Koi No Kisetsu de ºC-ute. La instructora de baile se acercó a Reina mientras movía sus brazos de manera exagerada, por lo cual supuse que le estaba gritando, y a Reina no parecía hacerle mucha gracia.

Noté que algo se movía en otra pantalla. Tsunku había entrado en su oficina acompañado de la capitán de Berryz Koubou, Shimizu Saki. Se sentó en la silla que estaba en frente del escritorio de Tsunku y empezaron a hablar. Como no podía escuchar nada, puse mi atención en otra pantalla.

Me quedé con la boca abierta. Ai Takahashi y Risa Niigaki. En el vestuario.
Besándose.

4 comentarios:

Seryni dijo...

Sugoi!!!!!!!!

quiero leer mas sisisisi
onegai n.n
esta bueno

Gab98 dijo...

woaaah!!!! muy original, me gusta!!! muy variados los personajes, pero sabes que es lo que mas me gusto????


la ultima parte XD jojojo lol!!!


actualiza pronto , no seas como Gaby XD!!

Tami_Ai dijo...

jajaj Sii no seas como gabi jaja xD LOL
esta muy bueno jojojo takagaki al ataque !!!!
muy genial la variacion de personajes me gusto ..
mas capitulos por favor *---*

パオラ dijo...

Woww me gustaa!!! sippp!!! contii!!

Publicar un comentario

¿que te parecio el capitulo?