Anata No Naisho - Capítulo Dos

Clasificación: R-16

Nota de autora: Hay una parte del capitulo que me ha parecido un tanto desagradable, así que, para evitar problemas con Gabi-san, lo puse como "Recomendado para mayores de 16". ¡Aunque sé que lo leeréis igualmente, pillines!

Capítulo Dos


A la mañana siguiente me levanté antes que Yuko. Necesitaba volver a casa cuanto antes para ducharme y cambiarme de ropa. Me vestí y me apresuré a la puerta del dormitorio. Volví la vista hacia Yuko y suspiré. Un montón de imágenes de la pasada noche volvieron a mi mente y me sentí… sucia. Me acerqué a ella y dejé un beso en su mejilla.

- Lo siento… - susurré.

Decidí dejarle una nota. Cogí un pequeño cuaderno y un bolígrafo de mi bolso y escribí: “Siento mucho que no pueda tomar ese Morning Coffee contigo”. Puse la nota sobre la mesilla de noche y abandoné la casa.

Unas horas más tarde, cuando llegué al edificio donde trabajaba, lo primero que encontré fue una Kanon que no tenía muy buena cara. Me acerqué a ella y sonreí.

- ¡Hey! ¿Qué es esa…?
- ¿Dónde estabas ayer por la noche, Hikaru? – me interrumpió, cruzándose de brazos.
- ¿Qué?
- Llamé a casa y no cogiste el teléfono – se explicó-. ¿Dónde estabas?
- Estaba en casa, es solo que no escuché el teléfono – dije, mirando en otra dirección. Otra imagen de Nakazawa Yuko desnuda volvió a mi mente, y sacudí mi cabeza para hacerla desaparecer. Eso era algo que nunca debía contarle, bajo ninguna circunstancia.
- Eso no es verdad y lo sabes – puso su mano en mi barbilla e hizo que la mirara a la cara-. Llamé a nuestro vecino y me dijo que te habías ido de casa más o menos a las ocho y media.
“Oh, vaya, ese maldito vecino debería seriamente dejar de espiarme y de controlar cada cosa que hago” pensé.
- Te he dicho que no deberías hablar con ese hombre, Kanon. Es muy raro. No deberías mantener contacto con él – le dije-. Pero bueno ¿cómo demonios conseguiste su número de teléfono?
- Me dio su número de teléfono un día. Pero bueno, eso no es lo que importa ahora. ¿Dónde estabas ayer por la noche?
- Yo… - suspire-. Me invitaron a una fiesta. Eso es.
- ¡Ah, eso es genial! ¿Ves? No era tan difícil – sonrió-. ¿Quién organizaba la fiesta?
- La organizaba Nakazawa-san – murmuré.
- ¡¿Qué?! ¡No puedo creer que fueras invitada a esa fiesta mientras a nosotras, las chicas de Hello! Pro Eggs, no nos invitaron! Quiero decir, ¡tú no eres un miembro de Hello! Project! ¿Por qué demonios te invitó a ti y no a mí?
- Hey, hey, tranquilízate, no es mi culpa que me invitaran a una fiesta.
- ¡Es solo que no puedo entenderlo! Siempre he querido que Nakazawa-san me invitara a su casa. He estado trabajando duro para conseguirlo, y ahora llegas tú, y, sin ninguna razón, te invita a TI a su fiesta – exclamó, mientras caminaba en círculos, alzando sus brazos.
- Eres muy joven para ese tipo de fiestas, Kanon.
- ¿Qué demonios? ¡Berryz Koubou y ºC-ute estaban allí también, y las dos sabemos que mentalmente somos de la misma edad!
- ¡Al menos ellas no empiezan a gritar como idiotas porque no las invitan a una maldita fiesta! – grité. Y después de eso, la sala quedó en silencio. Todo la gente que estaba a nuestro alrededor estaba mirándonos, preguntándose sobre qué estábamos discutiendo.
- ¿Sabes qué? – preguntó-. Deberías irte a Alemania por Papá. Aquí sólo estás creando problemas a la gente que quieres – suspiró-. Tengo que irme. Nos vemos luego.

Se dio media vuelta y caminó en otra dirección. Observé como se marchaba mientras unas lágrimas caían por mis mejillas.  No podía creerme lo que me acababa de decír.

- Ara, ara, ¿qué ha sido eso? – preguntó alguien mientras ponía su mano en mi hombro. Me di media vuelta para ver quien era y me quedé de piedra.
- I-Ishikawa-san – murmuré-. Siento que hayas tenido que ver esto. Ella…
- No te preocupes. Está bien – sonrió-. No llores, todo va a ir bien.
- Lo dudo – murmuré mientras secaba mis lágrimas.
- Hikki, sé que no es el mejor momento para hablar de esto, pero ¿te acuerdas de lo que hablamos ayer?
- ¿Honestamente? No, no recuerdo nada – contesté mientras me encogía de hombros.
- Ya sabes… eso sobre… la violación en los vestuarios – susurró-. Sólo quería recordarte que tienes que mirar los vídeos de seguridad.
- Ah, sí, es verdad. Me había olvidado por completo, lo siento – dije mientras me rascaba la parte de atrás de mi cabeza.
- Te lo diré otra vez, no te preocupes – sonrió-. Oh, tengo que irme ahora. Te veré después del trabajo – se acercó a mí y dejó un beso en mi mejilla-. Y no te preocupes por tu hermana.

Dicho esto, se fue en la misma dirección que Kanon. Suspiré; era hora de trabajar.

----------------

Estaba a punto de empezar a ver el último video de seguridad de los vestuarios cuando alguien llamó a la puerta.
- ¡Entre! – dije, sin quitar ojo de las pantallas por si acaso era mi jefe.
- Buenas tardes, Hikaru! – exclamó mientras abría la puerta.
- Hola, Yuko… espera ¡¿has dicho buenas “tardes”?! – pregunté, impactada.
- Sí, ya son las cuatro y media. Pensé que estarías hambrienta, así que te traje esto – me explicó mientras me daba una bolsa de papel. Era comida del Burger King.
- Oh, ¡muchísimas gracias! Esta mañana olvidé preparar un bentou, y como no puedo salir para coger comida, pensé que iba a morir de hambre – dije. Ella sonrió y se sentó sobre las cajas de cartón.
- ¿Qué estás haciendo? – preguntó.
- Estoy hacienda lo que me dijisteis que hiciera, y todavía no he encontrado nada sospechoso – dije mientras sacaba la comida de la bolsa-. Todavía tengo que ver uno más, pero creo que no voy a encontrar nada extraño en éste.
- Vale, veamos el vídeo entonces – dijo mientras cogía el mando a distancia de mi escritorio y presionaba el botón play. El vestuario estaba vacío, así que avanzó el vídeo hasta que notó que algo se movía-. ¿Quiénes son esas tres?
Miré la pantalla y tragué la comida que tenía en la boca.
- Creo que esa chica de allí es Momoko – dije mientras señalaba a la chica que aparecía en la pantalla-. La chica alta debe ser Yurina, y no sé quién es la otra, pero en fin, no importa, pasa esta parte.
- No, ¡esto es interesante! Siempre he pensado que había algo sospechoso en esas dos – dijo mientras sujetaba con fuerza el mando a distancia-. ¡Hey, hey! ¡Ya sé quién es la otra! ¿Acaso no la ves? ¡Es Maasa!
- Wow, wow, ¡qué historia más inesperada! Maasa, Momoko y Yurina en los vestuarios, probablemente hablando sobre tonterías. ¡Ve y consigue el copyright de esa historia antes de que alguien te la robe! – dije irónicamente mientras me concentraba simplemente en comer.
- Cállate, Love Machine! – exclamó, sonriente-. ¿Puedes darme una patata?
- Claro – le pasé las patatas y miré a las pantallas de las cámaras de seguridad. No había nada incesante para ver. Unas chicas de Hello! Project estaban descansando en la sala de baile, Tsunku estaba andando en círculos en su oficina mientras movía sus brazos y su secretaria ni siquiera estaba en su escritorio. Pensé en Kanon otra vez y pensé que ella seguiría enfadada conmigo. Eso hizo que un escalofrío recorriera mi cuerpo.
- ¡Ah! ¡Hikaru, Hikaru, Hikaru, mira eso! – exclamó mientras sacudía mi brazo y señalaba la pantalla. Miré la pantalla y vi a Momoko y a Maasa besándose.
- ¿Qué? No veo nada raro – dije, encogiéndome de hombros y bebiendo un poco de mi refresco.
- ¿En serio? Entonces ¡mira esto! – presionó el botón de rebobinar y volvió a pulsar el play. Observé cómo Momoko se acercaba a Yurina y la besaba. Luego, Maasa la apartó y también besó a Yurina. Y después, para colmo, Momoko besó a Maasa,
- Vale, debo admitir que es lo más raro que he visto en mi vida – dije y continué comiendo.
- Rika me ha dicho que discutiste con tu hermana – me dijo de pronto. Eso me pillo de improvisto.
- Sí, se enfadó porque tú nunca la invitas a tus fiestas – suspiré y dejé la hamburguesa sobre mi escritorio.
- No la invité porque es demasiado joven para ir a mis fiestas. No querría que ella o alguien de su edad viese a adultas emborrachándose – dijo, cruzándose de brazos-. Me estoy empezando a cansar de este tipo de situaciones. Justo el otro día, la madre de Maeda Yuuka me preguntó por qué no invité a su hija a la fiesta de ayer. Quiero decir ¡su madre! ¡Debería saber que este tipo de fiestas no son para niñas!
- Bueno, en realidad puedo entenderla. La gente siempre os ve como mujeres que actúan de una manera muy mona, así que no pueden imaginaros bebiendo o haciendo ese tipo de cosas – le expliqué, y ella asintió.

Ella pulsó el botón de avanzar y avanzó hasta el final. No encontramos nada sospechoso en absoluto, salvo el triángulo amoroso de Momoko, Maasa y Yurina. Suspiré y di una palmada a mi estómago mientras comía el último trozo de mi hamburguesa.

- Así que, éste era el último vídeo ¿verdad? – preguntó Yuko. Asentí mi cabeza y ella se levantó de donde se estaba sentando. Sacó el vídeo del reproductor y me lo dio. Estaba a punto de poner el vídeo en su caja correspondiente cuando me di cuenta de algo.
- Yuko… - murmuré-. Aquí falta un vídeo.
Se acercó a mí y examinó la caja de cartón.
- Es verdad. Falta uno – dijo-. ¿Dónde podría estar?
- ¿Crees que el anterior guardia de seguridad lo tiene? Me refiero, si fue él quien lo hizo, tal vez…
- Espera, espera, todavía no sabemos si Sugaya-san fue quien lo hizo, pero tal vez la cinta de vídeo que falta fue tomada como prueba para un juicio o algo así y por eso no está aquí – explicó, y asentí.
- Me estaba preguntando… ¿tiene ese tal Sugaya-san algo que ver con Sugaya Risako? – pregunté.
- Creo que sí; recuerdo que Fujimoto dijo que era el tío de Sugaya Risako – respondió, y volvió a sentarse sobre las cajas de cartón-. Y por cierto, creo que deberíamos hablar.
- ¿Sobre qué?
- Sobre lo que pasó ayer – dijo, acercándose a mí para coger mi mano-. Hikaru… Nunca me he sentido de esta manera con nadie. Quiero decir, siempre me he dicho a mí misma que me casaría con un hombre agradable algún día, ¡incluso mi manager me dijo que lo hiciera! Pero no encontraba a nadie. Y ahora sé qué es lo que quiero, y lo que quiero eres tú – sonrió y dejó un pequeño beso en mi mano-. Sé que eres bastante más joven que yo, pero me gustas, Hikaru.
Suspiré y me levanté de mi asiento, cubriendo mi rostro con mis manos.
- ¿Qué ocurre? – preguntó, levantándose y acercándose así.
- No estoy preparada para hacer esto – balbuceé mientras unas lágrimas caían por mi rostro. Normalmente no lloraba, pero parecía que ese día no podía evitar llorar a cada rato. Seguramente lo de Kanon me había afectado demasiado-. Quiero decir, ¡te conozco desde ayer! Y has cambiado mi vida en un maldito día. Necesito… Necesito tiempo para pensarlo – aparté las manos de mi rostro y la mire. Estaba cabizbaja, mirando sus manos – Lo siento mucho, Yuko. Me encantaría decirte “Claro que sí, estemos juntas y tengamos un Happy Summer Wedding”, pero es que no puedo.
- No pasa nada… - susurró, mientras me daba un pañuelo. Sequé mis lágrimas y la abracé, cubriendo mi rostro en su pecho.
- Lo siento mucho – murmuré. Ella se quedó quieta al principio, pero luego correspondió al abrazo y acarició gentilmente mi cabello.
- No pasa nada, no llores – me besó la frente y se alejó un poco para secar mis lágrimas con la punta de sus dedos.
- Si hay algo que pueda hacer por ti… - dije. Ella se encogió de brazos y puso su dedo índice sobre sus labios
- Bueno… me gustaría… - se sonrojó un poco. Eso era algo raro en Yuko, pero me pareció muy lindo-… un último beso.
- Será un placer – sonreí.
Ella puso sus manos en mis mejillas y se acercó a mí. Puse mis brazos alrededor de su cintura y presioné mis labios contra los suyos. Nos llevó un tiempo separarnos para tomar aire. Nos miramos a los ojos y le di otro beso, éste más corto que el anterior. Cuando me separé de ella, me sonrió y cogió mi mano.
-Hagamos una cosa… - dijo-. Como bien sabes, me graduaré la semana que viene. Cuando vuelta del concierto, iremos a un café y hablaremos sobre nuestros sentimientos mientras tomamos un café, ¿de acuerdo?
- Sí, eso estaría muy bien – murmuré.

De pronto, el teléfono de Yuko comenzó a sonar. Lo sacó de su bolsillo y contestó. Volví la vista a las pantallas y vi que todas estaban en el estudio de baile, preparándose para ensayar el concierto por última vez. La instructora de baile estaba hablando por teléfono y moviendo sus brazos como una loca. Volví la vista a Yuko y sonreí.
- Sí, lo siento, lo siento. Voy hacia allí ahora mismo. Otra vez, lo siento. Tranquilízate, voy en un segundo – colgó el teléfono y me miró-. Lo siento, tengo que irme. ¡Nos vemos luego!
- ¡Espera! Antes de irte ¿podrías hacerme un favor?

-------------------------------
Cuando volví a la sala de seguridad después de excusarme al baño, me di cuenta de que la cámara de la oficina de Tsunku no estaba funcionando. Presioné el botón rojo para decirles los guardias de seguridad que fueran allí y lo comprobaran, pero nadie respondió. Decidí ir a informar a Hamasaki-san sobre lo ocurrido.
        
Fui a la oficina de Hamasaki, pero, para mi sorpresa, estaba vacía. Me encogí de hombros y suspiré; tenía que mirar qué le pasaba a la cámara yo misma. Mientras caminaba a su oficina, escuché unos gritos. Corrí hacia donde provenían los gritos y me encontré a mí misma frente a la puerta de la oficina de Tsunku.

- ¡NO TE ACERQUES A Mí! – gritó una chica desde el interior de la sala.
- ¡Vamos, sabes que nos lo pasaremos muy bien! – dijo un hombre. Su voz me resultaba familiar. Escuché unos ruidos raros después de esto. Abrí la puerta y lo que encontré en su interior hizo que me congelara por un segundo.

Era Hamasaki-san. Tenía los pantalones bajados y estaba intentando besar a Arihara Kanna, a la cual tenía agarrada por los brazos. Ella me miró y me dedicó una triste mirada. Esto me hizo enfurecer y apreté mis puños. Cogí un enorme libro que tenía la secretaria de Tsunku en su estantería y le golpeé la cabeza por detrás. El golpe hizo que cayera al suelo. Le tomé el pulso; estaba inconsciente. Volví la vista a Kanna. Estaba llorando y temblando mucho. Se acercó a mí y me abrazó, cubriendo su cara en mi pecho. Tuve un pequeño sentimiento de Déjà vu.
- Ha terminado, Arihara-san – murmuré mientras acariciaba su espalda suavemente. Algo que estaba encima del escritorio de Tsunku llamó mi atención. Era el vídeo que faltaba de las grabaciones de los vestuarions. Lo cogí y volví la vista a Kanna-. Ahora deberíamos irnos -le dí la mano y la guié hacia la sala de seguridad. Cuando llegamos allí Kanna todavía estaba llorando-. Por favor, siéntate – le dije, señalándo la silla que había frente a mi escritorio. Ella asintió lentamente y se sentó-. ¿Quieres algo de beber? – pregunté, abriendo la pequeña nevera.
- Me gustaría beber un poco de agua – contestó débilmente. Tosió un poco y volvió la vista a sus zapatos. Le di una botella de agua y me senté sobre las cajas de cartón. Ella bebió un sorbo de su bebida y secó sus lágrimas.
- Sé que tal vez no soy la persona más indicada para preguntarte sobre esto, pero ¿qué ha pasado? – pregunté, poniendo mi mano sobre su rodilla. Ella miró mi mano y luego me miró a mí. Suspiró y se levantó de su asiento. Caminó alrededor de la sala y finalmente, se decidió a hablar.
- Hace unos meses, una revista publicó unas fotos mías con un amigo de otra compañía… Hashimoto – dijo-. Yo… no estaba saliendo con él. Él era sólo un amigo, pero Tsunku-san no me creyó – bebió otro sorbo de su bebida y continuó-. Le dije que no me gustaba. Siempre me han gustado las mujeres, y él lo sabe. Bueno, ahora… en realidad hay muchas chicas que me gustan.
- ¿Qué quieres decir con eso? – pregunté. La manera en la que lo había dicho me pareció muy sospechosa.
- Estoy… saliendo con siete chicas al mismo tiempo – mis ojos se abrieron como platos al oír eso-. Sé lo que estás pensando, pero no es tan fácil como parece – suspiró-. Al principio sólo estaba saliendo con Erika, pero, luego Airi me confesó sus sentimientos y yo no sabía qué hacer porque también me gustaba Airi. Empecé a salir también con ella. Y luego, otras muchas chicas me pidieron para salir; Mami, Saki, Chisato, Shimizu-san, Risako… No sabía qué hacer, así que empecé a salir con todas ellas al mismo tiempo.
- Eres muy rara – sentencié mientras sacaba una soda de la nevera-. ¿No podías, acaso, decir “no, ya estoy saliendo con alguien”?
- ¡No es tan fácil! ¡Esas chicas tenían sentimientos hacia mí y… yo no sabía que hacer! Si les hubiera dicho que ya estaba saliendo con Erika, me habrían odiado.
- No, Kanna, te habrían odiado al principio, pero luego te habrían entendido.
- ¡SUFICIENTE! ¡CÁLLATE! Esto no es lo importante en este montento – gritó de pronto.
- Lo siento, continua – dije.
- Bueno… esta mañana Tsunku se enteró de que estaba saliendo con siete chicas a la vez porque la líder de Berryz le había dicho que estaba saliendo conmigo, y creo que Maimi y alguien más también se lo ha contado. Se puso realmente furioso sin razón. Quiero decir, ¿por qué se preocupa por mi vida? ¡No puede despedirme por estar saliendo con siete chicas!
- ¿¡Te ha despedido!? – grité.
- No, no es así. Me dijo que me despediría si no le hiciera un favor, si sabes a lo que me refiero… - dijo, haciendo unos gestos con sus manos.
- No, no lo entiendo – dije, rascándome la parte de atrás de mi cabeza. Ella se golpeó la frente con su mano.
- ¡Me dijo que me acostara con Hamasaki-san! – exclamó.
- ¡Ese imbécil! – exclamé, indignada. Puse una mano sobre mi barbilla y suspiré-. ¿Qué vas a hacer ahora?
- Primero voy a romper con todas mis novias… y luego pensaré qué haré en mi futuro.
- Esa es una buena idea, sin duda.
- Bueno, debería irme. Tengo que continuar ensayando – dijo-. Por favor, no le digas a nadie lo que has visto.
- No lo haría, no te preocupes. Si alguien descubriera que he pegado a mi jefe con un libro para hacer que se quedara inconsciente, me despedirían – Kanna parecía satisfecha con mi respuesta y asintió mientras caminaba hacia la puerta.
- Ha sido muy agradable hablar contigo. Es solo que… lo siento, pero olvidé tu nombre.
- Mi nombre es Fukuda Hikaru – le dije.
- Entonces, gracias, Fukuda Hikaru – me sonrió y me dio su tarjeta de visita-. Llámame si me necesitas.
- Lo haré – sonreí, mientras ponía la tarjeta de visita en mi pantalón. Ella me guiñó un ojo y salió de la sala.

Me pregunté a mí misma si Arihara Kanna estaba intentando ligar conmigo.

1 comentarios:

kuri dijo...

ya me empezo a interezr mas este fic
estubo genial eso del triangulo amoroso
de yurina con maasa y momo espero no acabe en trio
eso se escucho muy pervertido de mi parte x.x
o.O kanna como k anda con 7 se pasa

Publicar un comentario

¿que te parecio el capitulo?