Concursante #02: Menos mal que te quiero

Notas del autor: Esta historia tiene clasificación R-16 pues casi al final de la historia nuestras protagonistas se unen en un beso, bueno además de la violencia explícita contra personas y algún animalillo por allí xD.
Menos mal que te quiero.

- Fecha: 14 de Febrero del presente año.
- Eri…

Sitio: Tokyo, Japón.
-Eri…
Misión: ……Imposible?

-ERIIIIIII!!!!
- Y es así como se ha tenido que llamar a la sociedad protectora de animales por el maltrato que ha sufrido por enésima vez durante las últimas horas una tortuguita de origen asiático.
- Eri te juro que si vuelves a hacer ruido aunque sea al respirar te dejaré los ojos lo más parecido a un panda.

Una Risa totalmente molesta había dejado caer un puño cerrado sobre la cabeza de la pobre tortuguita.

-Oye eso es discriminación.

Desde detrás de unas matas Jun aparecía con ropa que parecía sacado de una película de guerra.
- Mou, no sé en qué estaba pensando cuando les pedí ayud… Reina?

Risa no acababa de terminar su frase cuando una chica aparecía desde un árbol detrás de donde se encontraba Jun.

- SenpaiKakoi.

Lin levantaba el pulgar derecho en señal de aprobación, ella también venía con ropa de guerra arrastrándose por el césped, es más hasta había conseguido un par de granadas.
- Reina? Pero qué…
- BAKA, BAKA, BAAAAAAAAAAAKA.

Reina no lo podía creer el día anterior Makoto se había acercado a ella por la situación de Gaki y Ai que ya se estaba volviendo insostenible. La yanqui al finalizar la conversación le dijo a su senpai que ella ya tenía a Eri y que las demás le daban exactamente lo mismo, cual sería su sorpresa al encontrar al otro día una nota en lugar de sus queridos mininos que decía que los tenían secuestrados y que si no ayudaba a Gaki irían desapareciendo igual que en la canción de los 10 perritos. Maldita Ogawa-san, además de eso había dejado junto a la nota ropa adecuada para la situación, ropa que había repartido a todas las demás al parecer.

- SUGOI RAMBO!!!

Una fuerte explosión se sintió al otro lado del instituto, y una extrañada Ai miraba el humo que salía del patio trasero desde la ventana en donde ya casi terminaban sus clases de danza.

- T-T Reina eres muy mala, yo sólo estaba dando una opinión.

Una Koharu completamente negra y malograda aparecía desde debajo de unos escombros, mientras que una alterada Lin discutía con su senpai, mira que ocupar las pocas municiones en un aliado.

- O.O no será que Koharu es una espía encubierta?

- Ya basta, por qué todas están vestidas así y ERI por Dios respira que te estás quedando azul.

Eri que había tomado en forma literal eso de hacer ruido hasta en el respirar estaba a punto de sufrir una embolia cerebral.

- Gaki-san el amor es más fuerte que el poder de las clases sociales, por favor nunca pierdas el sentido de tu amor aunque en el camino puedas perderlo todo… cambio.

- Así se habla Jun y guau dónde conseguiste ese radio transmisor, si tienes otro te lo cambio por una granada.
- Hecho.

- Suficiente, no se quien les paso esa ropa aunque supongo que fue Makoto quien las sacó de la bodega de teatro, pero eso no es importante si no qué pretenden hacer vestidas así si yo sólo quería pedirles algún consejo.
- Oh bueno, ayudarte por supuesto.

Eri decía esto mientras intentaba colocarse una mascarilla contra gases tóxicos.

- Usso, por qué todas tienen algún utensilio de guerra además del traje.

Koharu gritaba para que todo Japón la escuchase.
- Ummm, para que veas que a pesar de que seas una espía encubierta me caes bien te presto esta bomba de gas lacrimógeno.
- Yatta…… espiga con cubierta????Ja venirme a mí con tus ofensivos improperios, no señor, esto no se va a quedar así.

Koharu saltaba sobre algunas rocas que mágicamente habían aparecido en el lugar.
- ALTO!!!! Cómo se les ocurre pelearse así, somos camaradas de guerra y tú Koharu como puedes traicionar así a la patria, debería darte vergüenza.

Mientras Eri decía esto una bandera china flameaba detrás de las Lin y Koharu.
- Por qué una bandera china?

Mitssi que todo el rato había estado presenciando la conversación, pero que no había sido tomada en cuenta como en la mayoría de las veces preguntó.

- Porque era la única bandera que tenía en casa contesto Jun quien era la que tomaba la bandera por detrás.
- Tienes razón Gomen Lin te juro que esto nunca más pasará.

Koharu abrazaba ahora a su camarada y entre tantas emociones empezaron a cantar el himno comunista, justo Eri y Jun se les unían cuando todas recibieron un generoso golpe de parte de la Yanqui que entre lágrimas les pidió que se callaran.

- Pero por qué, Reina te encuentras bien?.

Eri mostraba una cara de extremadísima preocupación y es que no todos los días veías a la Yanqui llorar.

- Lo siento es sólo que uno de los primeros gatos que tuve se llamaba MiaoTseTung y como….. La yanqui rompía en llantos, mientras Eri trataba de consolarla.

- Sugoi la profecía Maya!!!
- Lin no es el fin del mundo es sólo que Tanaka-san quiere mucho a sus gatos y al acordarse de ese a lo mejor le bajo la depre.

- USOOO!!!! Aika desde cuándo estás aquí.
- Ya, suficiente me rindo no sé qué hacer con todas ustedes. Si quieren vestir como idiotas háganlo después de todo estamos bajo un gobierno democrático, Jun deja esa bandera tranquila por favor. Sólo les pido UN consejo, fíjense UNO SÓLO.
- Me parece una buena idea y así nadie tendrá que pasar un mal rato como los 10 perritos.
- Qué perritos?
- No importa, vamos a lo concreto que tipo de consejo quieres.
- Que acaso no es obvio, necesito declararme a Ai el día de hoy y no sé cómo hacerlo.
- Claro si es que ninguna otra persona ya se le haya declarado.- Koharu recibió un golpe de parte de la Yanqui y Jun.

- Porque no se lo dices y ya, Reina lo hizo así conmigo.
- Que lindo, yo sabía que Tanaka-san no era una Yanqui por completo.

Jun estaba tan feliz con el descubrimiento que estuvo a punto de sacar la bandera.

- Bueno creo que directo sería la mejor palabra para describir la declaración de Reina, incluso violenta y un tanto ofensiva, me atrevo a decir que un tanto traumática también.
- Por qué como se lo dijiste-Preguntó Risa.
- De hecho conseguí un arma me apunté con ella la nuca y le grite ERI SI NO SALES CONMIGO ME MATO!!!.
- Gaki-san aquí tienes la última granada que me queda-Dijo Lin.
- CHOTTO, no voy a utilizar esa granada.
- Pues yo no te pienso prestar mi lacrimógena, esta es para conquistar a Sayu.
- Pero que, mou y tu Jun como es que sales con Lin, quien se le declaró a quien.
- Oh, fue más una confusión que una declaración. Verás yo estaba preparando los bocadillos que tanto le gustan a Lin en ese momento ella entró a la cocina levanté la vista con un bocadillo y dije DAISUKI, refiriéndome a que me gustaban los bocadillos pero ella no lo tomo así y se abalanzó a mi besándome. Creo que lo que sigue se llama resignación.

- Creo que resignación es la última palabra que se queda hoy. Muchas gracias chicas pero creo que eso ha sido todo por hoy.
- No y mis gatitos, digo y Ai-chan.

- No tengo el valor, nunca lo he tenido y nunca lo tendré, cada anochecer cada amanecer el barquero me saluda y no es que de enfermedad desfallezca, aunque de enfermedad sea el odio con que le amo…., pero es que aunque ella no lo sepa ha inventado todos los días mi nombre con su amor,ella no sabe que en esta espera, triste es ver cerrarse la alegría sin previo aviso de un brutal portazo, ni siquiera sabe lo sola que ha quedado mi muerte sin su vida. Yo… aunque ella me deje sola al final del día con su última sonrisa me siento acompañada como nunca. Ai-chan me dijo una vez que la felicidad con mayúscula no existía, si supiera… si supiera que una felicidad con minúsculas junto a ella es lo único que necesito en este mundo. Y yo, la pobre y tonta de yo con mi estúpido corazón que aguarda pese a todo, sueño cada noche con ella descubriéndome con sus manos blancas y libres valorando su sencillo coraje de quererme, pensando que de día somos dos pero que la noche nos corrije, aunque sea en sueños, aunque sea la única manera de entender el amor.

- Supongo que el miedo a menudo nos resume, por eso no podemos avanzar más allá de nuestros sueños.

Ai se encontraba en una esquina del patio con una Sayumi que lloraba emocionada después de escuchar las tiernas palabras de Risa, todas las demás estaban de igual manera que Sayu.

- Ai-chan yo… no quise decir eso, o sea si lo dije, pero no era a ti, bueno en realidad si lo era es que…

Risa no pudo decir más Ai-chan le robaba el beso más dulce del mundo.

- Te Amo Niigaki Risa, pero si de coraje se trata soy yo la que menos coraje posee, pues han sido cientos de Lunas que han salido sin tu compañía y todo por mi indecisión Gomen.

En ese momento las lágrimas contenidas durante todo el mini discurso de Risa salieron a flote.

- Ufff fue bueno llamar a Mishichigue- san para que viniera con Ai-chan… Jun que intentas hacer con esa bandera nuevamente.
- Qué? Mitssi cómo todavía estás aquí.
- Buuuaaaa LinLin siempre lo supo, le estafaron con las granadas sólo una funcionaba, que tragedia mañana será otro largo día de clases.

-Menos mal que todo terminó bien, no hallaba la hora de llegar a casa a darle de comer a esos gatos, reclamo Eri.
- De que gatos hablas Eri, que yo sepa no tienes… ERIIIII!!!
- GUAAA FINAL FELIZ!!!! Lin que es este pestillito que salió de la bomba?
- KOHARU BAKAAAAA!!!! Lloraron todas.


“…. para ti no es una novedad que el mundo y yo te queremos de veras
pero yo siempre un poquito más que el mundo”.

0 comentarios:

Publicar un comentario

¿que te parecio el capitulo?