Esta cosa llamada amor (Cap 19)


Clasificasion: R-0 Traducido por: Sara-chan

Me fui justo después de la escuela. No me dirigí a mi casillero y tampoco les dije adiós a las demás. Solo tenía una cosa en la mente, visitar a Eri. No iba a permitir que nada se interpusiera en mi camino de aclarar bien las cosas con Eri. Camino lo más rápido que puedo recorrer la cuadra, para llegar a su casa. Tengo que encontrarla antes de que se vaya a hacer otra cosa. Me sorprende todavía saber donde vive. Solo he estado frente a su casa una vez, pero la encuentro casi sin dificultad. Subo los escalones y llamo a su puerta. Realmente espero que ella conteste. No quiero ver la cara de su papá o su mamá cuando se abra la puerta. Pero quien abre la puerta es alguien completamente diferente a quien tenía en mente. Una pequeña niña entorno a los siete abre la puerta. Llegue a la casa correcta? Estoy segura que lo hice. No recuerdo que Eri mencionara que tenía una hermana, pero por otra parte nunca me ha dicho nada sobre su vida y evita decirme cosas sobre su casa. La pequeña niña inclina su cabeza y me mira.
“Um.. eh… esta Eri?”
Luego hace algo completamente raro. Empieza a mover sus dedos extrañamente y en todo tipo de formas de manera muy rápida. La miro perpleja ¡¿ Qué está haciendo?! Tal vez solo está jugando conmigo. Si está tratando de agarrarme con la guardia baja, ella lo está logrando. Se detiene y se vuelve hacia mí para ver si entiendo. Y no tengo idea de nada. Preguntare de nuevo.
“Esta Eri en casa?”
Ella hace otra vez ese loco movimiento de manos. Ya no es tierno. Realmente está empezando a molestarme. ¡¿Por qué simplemente no abre su boca y me lo dice?! Otra vez me mira y no entiendo NADA de lo que acaba de hacer. ¿De qué trata todo esto? A continuación, un hombre adulto se acerca a ella y pone sus dos manos sobre sus hombros. Debe ser el padre de Eri. Me enderezo y lo miro.
“Lo siento por eso. Ella normalmente no abre la puerta” El se disculpa, suena agradable.
“Está bien. Supongo que es muy tímida para hablar”
Él niega con la cabeza.
“No es eso. Ella es muda, NO PUEDE hablar”
QUÈ?! Mierda. Ahora me siento estúpida por haber estado tan enojada con ella hace un rato. Entonces todas las extrañas señales con la mano eran lenguaje de señas? Lástima que no las entendiera. El se ve un poco triste cuando habla de eso. Me puedo imaginar. Estoy segura que es molestada mucho en el colegio. Pobre chica.

“Eri no está aquí. Está en el trabajo. Comenzó el día de hoy”

“Trabajo? Puede decirme donde se encuentra? Es importante lo que tengo que hablar con ella”
“No podrás llegar a pie. Es bastante lejos.”
Maldita sea. Este es el fin de mi plan. Pongo mis manos dentro de los bolsillos de mi abrigo.

“Ok, gracias”

Me doy la vuelta para irme. Este es el fin de todo.

“Espera, te puedo llevar”

Me vuelvo hacia atrás. Al final del pasillo un chico mayor viene a la puerta y me mira. ¿Quién es él? Tiene rasgos similares a los de Eri. Debe ser su hermano. Se ve que tiene alrededor de veinte. El padre de Eri lo mira.

“Esta seguro? Es un poco largo. Y yo podría tener que utilizar toda la ayuda posible alrededor de la casa. Tu madre necesita mucha ayuda” Pregunta

El chico asiente con la cabeza.

“Estoy seguro. No tomara mucho tiempo papá”

“Ok, pero apresúrate a volver”

Justo en ese momento se siente una profunda y fuerte tos de pecho desde una de las habitaciones del pasillo. No suena como un tipo agradable de tos. Esta suena como si doliera. ¿Quién es esa persona? El hermano de Eri sale por la puerta y me dice que lo siga a su coche. Fue la mamá de Eri quien hiso esa tos tan mala? Me subo al auto y vuelvo a pensar acerca de Eri y de cómo empezare mi conversación con ella. Estoy nerviosa. Se siente como si tuviera mariposas aleteando alrededor de todo mi estomago. Espero que el viaje sea suficientemente largo para que pueda pensar la manera decente de explicarle todo.


El viaje al trabajo de Eri dura, conduciendo, cuarenta minutos. También es una manera de salir al aire libre. No es en la ciudad, más bien parece ser el campo. Aquí hay kilómetros de campo vacio y de la nada aparecen un par de casas. Vi unos cuantos caballos y vacas que pastan en el camino. Es completamente diferente a la ciudad. Es tranquilo y hay un olor muy malo a caca de caballo. Cierro mi ventana pero aun así todavía puedo olerlo, asique apreto mi nariz hasta que pase. Aun estoy sorprendida de que Eri consiguiera trabajo. Ella lo consiguió para apartarse aun mas de mi? O ella necesita el dinero? El auto se detiene y miro hacia delante. Nos detenemos frente a una granja. Un viejo hombre sale de la casa y se acerca a nosotros.

“Aquí es donde ella viene casi todos los días, después de la escuela. Trata de no visitarla siempre que la distraerá de su trabajo” Me dice su hermano.

Salgo del auto y me inclino (Notas de traducción: lo de inclinarse se refiere a una reverencia)

“Gracias”

El sonríe levemente y saca de nuevo el auto al estrecho camino de tierra. Miro hacia atrás al viejo hombre que se encuentra a unos cuantos centímetros de distancia. Le parece molestar mi presencia.
“Esta.. uh.. Eri aquí?”

El se queja y asiente con la cabeza. Luego apunta detrás de la casa

“Está en el granero”

“Gracias”

Camino lo más rápido que puedo a la parte de atrás. Soy cuidadosa de no pisar la caca de caballo o d vaca. Este lugar realmente APESTA. No sé como Eri puede ser capaz de trabajar aquí. Odio los lugares como este. Son sucios y estropean mi ropa. Si encuentro una mancha en mis zapatos me pondré furiosa. Sigo caminando hasta que diviso un gran granero rojo en la parte de atrás. Es el único granero aquí asique se reduce mi búsqueda. Me apresuro a la puerta y la empujo con todas mis fuerzas. Hay caballos, vacas y ovejas en los establos. Todos están haciendo ruido o descansando. Me apretó la nariz por el hedor. Nunca trabajaría aquí, no importa lo mucho que necesite el dinero. En el momento que llego al final del establo, escucho a alguien chillando y riendo tontamente.

“Hey… espera tu turno”

Suena como Eri y está riendo. A medida que me acercaba al ruido mi estomago ardía. Llegue con la idea, que había pensado en el viaje hacia acá, de cómo iba a ser la conversación, pero de alguna forma toda mi confianza se había esfumado. Llegue al último establo y mire dentro de la puerta que estaba abierta. Eri esta en cuclillas y está sosteniendo en sus brazos a un cerdo bebé, ella lo está alimentando desde una botella. Hay un montón de otros hambrientos cerdos bebés encima de una pila de heno, en espera de ser alimentados. Ella se ve tan tierna sosteniendo al cerdo. Yo se que siempre es una persona bondadosa y amable y esto lo hace notar mas. Me noto sonriendo. Estaba tan ocupada observándola alimentar al cerdo que no me di cuenta que otro cerdo caminaba hacia mi y se sentaba en mi pie y empezaba a chillar para que yo lo alimentara. Eri lo mira y luego se da cuenta de mi presencia. Bueno, esto no es lo que yo tenía en mente para hacerle saber que estoy aquí. Ella tiene cara de enojo, pero luego se convierte, mas en una cara de tristeza. Pone al cerdo en el suelo y recoge otro para alimentarlo.

“Qué es lo que quieres”

De pronto olvido todo mi plan para esta conversación. Demonios. Tomo al lechón y camino hacia el fondo del establo. Lo pongo con los otros cerdos bebes en la pila de heno. Me agacho para mirar a Eri, pero ella no me mira. Esto va a ser difícil. No puedo decir si está enojada o solo dolida.

“No deberías estar en algún otro lugar besando a Sayu?” Ella se queja

Me estremezco. Ouch, eso duele. Junto mis manos y empiezo a jugar con mis dedos. En este momento no conozco ninguna otra forma de responderle de vuelta.

“No es lo que piensas”

Si, es una cosa común para decir, pero de repente es todo lo que puedo decir. Eri levanta la cabeza y me dedica una fría mirada. Vuelvo a mirar mis dedos.

“Es todo lo que puedes decir?” Gruñe.

Quiero decir que sí, porque en este momento eso es lo que siento. Todo el estrés y la presión están limitando mi capacidad de pensar en algo decente y lo suficientemente bueno para decirle. Pero sé que si digo eso nunca querrá volver a verme mientras viva. Así que muevo mi cabeza, eso es una mentira. Ok, suficiente de este pensamiento lógico. Voy a decir lo que siento. Nunca saldrán las cosas mal si es con sentimiento, ¿cierto?

“Esa noche en la fiesta… yo no bese a Sayu. Ella me beso. Sé que puede ser difícil de creer, pero es verdad. "

Por fin tengo el coraje de levantar la cabeza y mirarla a los ojos. Ella ya no parece tan enojada. Pone en el suelo al cerdo que está en sus manos. Tengo toda su atención y no sé qué esperar. Puesto que no me impide hablar voy a seguir.

"No me gusta Sayu, Eri. Sólo somos amigos y eso es todo. No tengo sentimientos hacia ella en absoluto. "

Realmente espero que me crea. Puedo aceptar que otros no me crean o me llamen mentirosa, pero me molesta si ella lo hace.

“Esa es la razón por la que recorriste todo el camino hasta aquí? Solo para aclarar las cosas sobre la fiesta de Ai y entonces ese sería el fin de todo?”

¿Qué más quiere de mi?! Le dije lo que quería saber! No puedo pensar en nada más que decir. Mi cerebro parece que no puede decir nada. Entonces empiezo a pensar en lo que Risa me dijo hoy en el almuerzo. De cómo termino junto a Ai y de que si ella no hubiera dicho algo ellas nunca hubieran estado juntas. Me golpeo mi frente al recordar la última parte. Soy una idiota. Es ahora o nunca. No puedo dejar pasar esta oportunidad atreves de mis dedos. Entonces me salto las palabras y hago algo que siento que es más natural y explicara todo en un solo segundo. Me levanto tomando a Eri por sus brazos, y la beso. La beso con más pasión de que cuando lo hice en la tienda de cerámica. Se tensa durante unos segundos, pero la siento relajarse y cuando pienso que no me va a alejar y a empezar a correr, la dejo ir y descanso mis brazos en su cintura. Ella incluso me besa de nuevo, pero no es un beso húmedo. Todavía tengo marcado el ritmo. Lo termino cuando es fuerte la necesidad de aire. Ella me mira con sorpresa. Ahora sé que decir.

"Eres Todo lo que quiero Eri. No quiero a nadie más. Quiero estar contigo. Sólo quiero que me beses y me abraces, y lo más importante, quiero que digas que sí a salir conmigo.”

Hablo con todo mi corazón en cada palabra. Esperando convencerla. Su cara se pone roja y en un primer momento no sabe que decir. Abre la boca para decir algo, pero no sale nada. Ella intenta de nuevo, pero pasa lo mismo. Asi que en vez de eso ella asiente con la cabeza. Y yo me siento como si hubiera ganado la lotería! Mi sonrisa es tan amplia que se me ven los dientes. La abrazo con fuerza no queriéndola dejar ir.

“Vamos, marchémonos” le digo

“No puedo. Tengo que trabajar la hora completa o de lo contrario no me pagaran”

Oh… No es un fastidio?

“Entonces te ayudare” le digo
“E…estás segura? Algunas de las cosas que tengo que hacer son sucias y apestan"

Mientras ella esté aquí yo también estaré aquí. Asiento con la cabeza.

"No es gran cosa. Vamos, deja que te ayude. "

“Ok, vamos, tengo que cargar los troncos en el camión.” Ella sostiene mi mano con la de suya.

Caminamos lejos del establo, salimos del granero y vamos al camión que está estacionado al lado del granero. Hay un montón de grandes y pesados troncos junto a él. Rayos, esto va a ser difícil. Eri toma un tronco del extremo y yo saco un del otro lado. Esto tomara tiempo.

***

“¿He mencionado que odio este lugar? Si bueno… lo hago! Lo odio mucho. Después de ayudar a Eri cargar el camión con los enormes troncos, teníamos otro trabajo por hacer. Tuvimos que dejar salir a los caballos en el campo para que pudieran correr por un rato y comer. Nosotras lo estábamos haciendo muy bien y cuando todos estuvieran dentro terminaríamos todo. La hora de Eri había terminado. Así que empezamos a irnos. El hermano de Eri estaba ahí para recogernos y en el camino hacia el coche, me tropecé con un bache y bueno… caí a la tierra con fuerza. Eso fue vergonzoso. Eri se reía mientras me ayudaba a poner de pie y conseguí ensuciar toda mi ropa! Estaba tan enojada. Pero a pesar de todo eso… estar a su lado me divirtió mucho. Me gusta pasar tiempo con ella. Realmente algún tiempo quiero hacer esto de nuevo. El hermano de Eri fue lo suficientemente amable para conducirme hacia mi casa. Y le di un abrazo de despedida a Eri antes de irme. No quería darle un beso en frente de su hermano seria un poco raro.

"Nos vemos mañana en la escuela." Le digo

Ella asiente con la cabeza. Entro en el edificio departamentos. Me quedé con esa sonrisa estúpida en la cara todo el tiempo que camine por las escaleras. Me sentía completamente diferente por dentro. Me sentí… feliz.

“Allí estas. Me preguntaba dónde estabas” Mi tío me dice desde el salón. Paso a su lado y él se estremece.
“Eres TU la que apesta tanto?”
“Estaba en una granja ayudando a una amiga”
El se encoge
“Ve a tomar una ducha hueles muy mal”
Me rio y me dirijo al baño
“Hice la comida! Hay un poco en la mesa si todavía quieres algo”. Grita. Justo en el momento que yo cerraba la puerta.
“Gracias” le digo
Estoy muy contenta de que las cosas se aclararan entre Eri y yo. Me siento mucho mejor. También me siento como una colegiala la cual se siente muy atraída por alguien. Digo esto porque me parece que no puedo alejar la tentación de reír. Reír como tonta puede estropear mi imagen. Pero no puedo controlarlo. No puedo esperar a verla mañana en la escuela!

3 comentarios:

sakitan dijo...

genial muy bueno sigue no trades en poner el sig cap ^_^

eusagi dijo...

esta muy bueno espero ocn ansias el siguiente capitulo :)

Anónimo dijo...

me gusta me gusta me gusta suban el siguiente por fa

Publicar un comentario

¿que te parecio el capitulo?