Seishun Collection Capitulo 18 Parte I

Clasificación: R-0

Confesión de amor Parte I: Sayu y Eric

Sayu abrió los ojos lentamente. Se había quedadodormida sobre el escritorio.
La habitación estaba desierta, estaba completamentesola.
Alguien llamo a la puerta y sintió temor, no queríaver a nadie. Se sentía avergonzada por lo que había hecho. Se comportó demanera tan tonta e infantil. Acabó haciendo lo que siempre decía que no setenia que hacer y lo peor es que ella resulto saliendo la más perjudicada.

Estaba cansada de tanto llorar y de tanta confusión.Realmente ¿Por qué nunca podía haber ni un momento de paz en su vida?

-Voy a entrar –le anunció la voz al otro lado de lapuerta. Se le hizo muy familiar.
La puerta se abrió y detrás del marco apareció unapersona inesperada.

-¿Cómo te encuentras? ¿Ya te sientes mejor?

-¿Jun-kun?

-Te traje un emparedado –le dijo el muchacho,extendiéndoselo.

-¿Tú?

-Es para ti.

La chica lo recibió con manos temblorosas y muysucias. Se había lavado un montón de veces pero la mugre y la sangre de suoponente mezclada con la suya no acababa de salir.

El chico se sentó en el banco junto a ella.
-Que desastre ¿no?

Sayu no respondió, estaba mirando el emparedado.Tenía hambre, pero por su garganta no pasaría nada. Estaba muy apretada por laangustia.
-Esa Tanaka Reina siempre termina saliéndose con lasuya.-comentó Jun con cara de fastidio-

Todos son muy ingenuos. Empezando porTakahashi-san.

-Ella ¿despertó?

-No lo sé.

-¿Ai-chan está con ella?

-No.

Sayu lo miró impresionada.

-La dejó en la enfermería con Gaki-san y Mitsui-san,apareció en la sala de recreación estudiantil y se puso a leer un libro.

-¿De verdad?

-Si, parecía triste y decepcionado.

Sayu bajó la cabeza.

-Consigo mismo -le aclaró el muchacho.

Lo miró interrogante.

-Eso me pareció. Después de todo no nos miro conodio ni nos dijo nada por un rato. Eric se durmió y cuando estábamos ahí reciénabrió la boca.

-¿Qué fue lo que dijo?
Jun permanecióen silencio un rato frunciendo un poco el ceño.

-No hablaba con mucha coherencia, es obvio que estámuy confundido, pero ¿Sabes algo?

Comúnmente no suelo sentir lastima por laspersonas, pero Takahashi-san ha sido la primera en años. Cuando lo conocí, elaño pasado, pensé que era el típico chico soso y cohibido, con problemas decarácter, no hablaba mucho. Todo el tiempo parecía triste y prefería estar soloque salir con nosotros. Lo que siempre he tenido claro es que es una muy buenapersona, pero ese no era motivo para hacer todo lo que el mundo quería, almenos no para mí. Pero con el tiempo lo fui conociendo mejor, con Kamei-sandescubrimos que estaba siendo sometido por Tanaka-san, me di cuenta que teniaun grave problema de autoestima porque ninguna persona dejaría que alguien lagolpeara de esa manera, ni siquiera si es la persona que uno ama. Takahashi-sanno es masoquista, no, estoy seguro de que algo sucedió entre esos 2, una heridaque ninguno de los dos ha podido superar. Aunque digamos que él lo olvidóprovisionalmente.

Sayu quien escuchó su opinión con atención, dijo contono reflexivo: -Yo también pienso eso. Algo debió ocurrir ahí, porque mira yo laodio, pero ese día que bailó con él lo miró con una cara que no le había vistonunca. Ni siquiera con su Gaki.

-A lo mejor deberíamos contarle toda la verdad.

-¿Qué?

-Que ella es quien lo golpeaba.

-¿Estás loco? Eso le dolería demasiado. Muchas vecesestuve apunto de hacerlo, pero pensé en lo triste que se pondría y mearrepentí. Él es alguien incapaz de ver la maldad en las personas.

-Precisamente. Deberíamos abrirle los ojos. Quizárecupera alguno de sus recuerdos y superaría su problema de amor nocorrespondido.

-¡Ni de broma! Si fuera así probablemente volveríaser como era antes ¡un esclavo de
esamaldita! ¡ya viste como se puso ahora!

-Entonces deberías ayudarlo tú.

-¿Yo?

-A que la olvide.

-¿De que estás hablando?

Los oscuros e intimidantes ojos del chico se posaronen los suyos.

-Eres la única que ha estado junto a él en todo estetiempo. Estoy seguro de que te tiene mucho aprecio ¿no lo dejó claro ese día ensu casa frente a todos? Quizás podrías conseguir que se enamorara de ti.

¿Qué estaba diciéndole así nada más ese hombre?

-Me parece mal por Kamei-san, pero en estos momentosme preocupa más Takahashi-san.
Eric… se le apretó el pecho al acordarse de él. Lohabía visto pero no habían tenido tiempo de hablar y luego el se desapareció.

-Ayuda a Takahashi-san, realmente lo necesita–concluyó poniéndose de pie- Bueno, voy a ver como siguen esos 2. Que disfrutestu almuerzo.

-¡Espera! ¿Puedo ir contigo?

Necesitaba verlos. Disculparse..hablar…explicarse…

-Si tú quieres ¿estás segura?

No, pero, ¿esto era lo más correcto, no?

-Hai, necesito hacerlo.

Abandonaron la oficina de Nakazawa sensei. Parasorpresa de Sayu la mujer fue muy buena con ella y la dejó quedarse ahí paraque nadie la molestara después del incidente. Incluso la felicitó por darle sumerecido a esa rufiana de una buena vez, sin dejar de recordarle que los golpesno eran lo más apropiado a pesar de comprender su reacción, y también reconocióque era una chica muy valiente. Por eso prometío hacer algo al respectocon la tal Tokunaga y su reportaje, loscuales se encargó de despreciar.

En cuanto salieron al pasillo se encontraron conmuchos alumnos, era el periodo del almuerzo así que estaba todo normal exceptoporque hoy todos se quedaban mirándola y cuchicheaban a sus espaldas.

-¿Qué están mirando? –les llamo la atención el altoe intimidante Jun al pasar junto a unaschicas de su curso que incluso la apuntaron.- ¿Qué acaso les gustaría hacer loque ella hizo? Tontas.
Sayu estaba impresionada. Jun, la persona más seriay despreocupada que conocía la defendió de cada una de las maliciosas risitasque escucharon.

-Arigatou, Jun-kun.

-¿Por qué me agradeces? Eres mi amiga.

-Jun..

El nunca solía hablar tanto y menos acerca de sussentimientos.

-Vamos –le extendió su mano con sus largos y finosdedos de príncipe. Estaban frente a las escaleras que daban al cuartito secretode Gaki.

Debía admitir que estaba un poco asustada, no,aterrada. Aquella mano amiga era todo lo que necesitaba en estos momentos.

-Hai –asintió sonriente y tomó su mano con decisión.

La “mano amiga” la dejó para abrir la puerta cuandollegaron al ultimo de los escalones. De pronto le temblaron las piernas.
Jun entró primero.

-Vamos, pasa.
Tenia que hacerlo tarde o temprano.
Entró tras de él. Eric y Ai estaban frente a uno de lostelevisores, jugando play station.
-Tenemos visita.

Los dos levantaron la vista y la miraron con la bocaabierta.

-¡Sayu!

Eric fue el primero en ponerse de pie, Ai le pusopausa al juego y lo imitó segundos después.

-Espero hayan comido algo –dijo Jun, escrutando susrostros.

Ambos negaron con la cabeza.

-No hay nada en la nevera –contestó Eric todavía sinquitarle la vista de encima a ella, esta se extrañó, su expresión era triste.

“¿Por qué me extraño?” Se preguntó. “Él esta así pormi culpa ¿no? Me vio cuando me puse así por culpa de Ai y Reina”

-Está bien. Gaki-san debe haberse comido todo. Iré acomprarles algo ¿está bien?
¡Jun-kun era tan amable!

-¡Muchas gracias Jun-chan! –agradeció Ai con una desus hermosas sonrisas que siempre le quitaban la respiración a Sayu.

-Eres el mejor –lo imitó Eric.

-Si, como digan, pero Michishige-san se quedará aquímientras tanto, necesita hablar con los dos.
Ambos chicos bajaron la mirada.

-Tu decides Michishige-san ¿Cuál primero?

Fue tomada por sorpresa, ¿tenia que elegir entre unode ellos? Pues claro, que boba era.
En ese caso, primero lo más difícil.

-¿Eric-kun?

-Ok, espero fuera –dijo Ai, con un tono que le parecióde alivio- Nos vemos.
Jun y Ai salieron, el último llevando su grueso libro.
Sayu tragó saliva y enfrentó a su primer amor deHaromoni@.

-Eric-kun yo-

-Estuviste fantástica –la interrumpió sonriente conun halago. Era tan amable.

-¿Tú…tú crees?

-¡Claro! Nunca pensé que serías capaz de dejarinconsciente a esa víbora. De hecho nunca pensé que alguien lo lograría.

Ella tampoco. Sonrío.

Golpearla no estuvo bien, pero la desahogo de unamanera inexplicable.

-Se lo merecía, te debe todas estas.-le enseñó susdedos.

Era verdad, en primer lugar por robarle el corazónal chico que le gustaba.

-En cambio, yo no se si hice bien o mal.

-¿Por qué?

-Vine aquí buscando pelea con Gaki por lo que dijoen ese diario, pero cuando levanté mi puño recordé lo que tú me dijiste, –laobservó directamente a los ojos- que con golpes no resolveré nada, además a unamigo no se le golpea.

-Así es –reconoció sintiéndose algo emocionada

-Probablemente debí haberte defendido con más vehemencia,pero así lo sentí. Además quedó bien claro que tu sabes defenderte sola.

Bueno, eso no se podía negar….

-Arigatou Sayu-chan.

-¿Por qué?

-Desde que tú apareciste ge aprendido muchas cosasvaliosas.

Era tan atento, gentil, lindo y…puro.

Negó con la cabeza.

-No tienes que agradecer Eric-kun, yo era la quedecía que no había que pelear y mira lo que hice hoy día. Tú fuiste mucho másconsecuente que yo.

-Es que Reina es una bruja, ella se lo merecía; Gakitambién, pero ya estoy harto de pelear con él.

Creo que los dos debemos teneruna buena platica.
Sayu asintió. Eric se comportaba de manera impresionantementemadura. Hasta sentía orgullo de él.

-Vi que me llamaste -le dijo cambiando el tema untanto avergonzado-. Lo siento mucho, no estaba en el país y se me quedó elcelular en casa.

¡Ah! Así que era eso ¡no era que no quisieradirigirle la palabra!
Pero esperen ¿no estaba en el país?

-Papá me llevo de sorpresa a Tailandia, estamoslanzando una nueva línea de ropa allá y quería que estuviera presente.
¡Claro! El era el heredero de Kamei Ltda.

-De verdad siento no haberte avisado, no me diotiempo. Ni siquiera Jun, ni Gaki-san lo sabían.
Sayu asintió expulsando el aire de tus pulmones. Sesentía aliviada, bueno un poco, aun no hablaban de lo más importante, pero aunasí hablando con él se había dado cuenta de algo: se sentía muy a gusto con él.Era un gran amigo.

-Sobre lo que ocurrió la otra noche yo…siento si meprecipite un poco, no quise forzarte ni nada, yo…lo siento mucho.

¿De que estaba hablando? ¡Él no la había forzado! Dehecho hasta lo disfrutó..fue increíble.
Pero ahora que lo pensaba, estaba mal sentirse asíya que ella quería a Ai-chan ¿no?

-No te disculpes, Eric-kun. Yo también me precipitéy sucedió.

El chico se encogió de hombros, con abatimiento.

-Estuvo mal ¿no es así? Porque tú…tú en verdadquieres a Ai-chan.
Se le apretó el pecho. Eric hablaba con taldecaimiento y tristeza que se le partía el corazón ¿de verdad no sentía nadapor él?

Aun así, no estaba arrepentida por el beso.Ella…dios mio, estaba increíblemente confundida.

-Deberías decírselo.

Alzó la vista, sorprendida.

-Si de verdad te gusta, deberías decírselo, Así comolo hice yo.
Sus miradas se encontraron y se sintió tentada dellorar. Ese día en la sala de su casa…aquella confesión…

Y ahora le decía que luchara por Ai-chan, que lo deellos fue un error.
¿Qué era este sentimiento? No entendía porque eratan bueno con ella. Cualquier otro chico reaccionaria furioso.

-Y supongo que yo debería olvidarme de ti…acerca denosotros…

-Eric-kun---

-Déjame terminar.-le pidió con tono firme, sin dejarde ser amable-. Si tú te confiesas a Ai-chan y él acepta tus sentimientosprometo dar lo mejor de mi para olvidarte.

-¿Qué estás diciendo?
-En cambio, si el decidiera rechazarte y prefiere seguirtras esa tonta, me enojare muchísimo y no lo sé, lo golpearé hasta que se decuenta de lo estúpido que es –agregó con tono sombrío. –pero si dice que si y luegono te valora me enojare aún mas y prometo que no me importara nada y lucharé nuevamente por ti.

Lo último lo dijo apuntándola con un dedo, mirándolacon ímpetu.

-¿No te parece que es un buen trato?

Ella no supo que decir.

-Habla con él ahora, los dejo solos.

-Eric yo, lo siento mucho. –le dijo tomándolo de lasmanos con rostro sufrido- De verdad.

-No tienes por que disculparte –separó sus manos delas de ella y caminó hacia la puerta con una sonrisa amable-. Uno no elige dequien se enamora. Yo solo me conformo con ser tu amigo y permanecer cerca deti.

Abrió la puerta.

-Nos vemos, que tengas suerte.

Eric…él no escucho sus explicaciones…aunque ¿Quéexplicaciones? No tenia ni idea de que decirle. No había mucho que explicar.Pero de verdad no quería que las cosas acabaran así. Lo quería mucho….comoamigo y…había algo más. No quería lastimarlo. Ella…

El sonido de la puerta cerrarse la hizo girarse,afligida.
Ai estaba de pie frente de ella. Tenía cara de pánico.


3 comentarios:

Seryni dijo...

JUN-SAMA!!! >w< iaaaa me moriii TwT buuu KAME-CHAN!!!!! ê_e Yo tambien golpeo a Ai si rechaza a Sayu ¬¬ por Reina

awwww Kame!!!1 lo ameeeee awww shiiiii

Anónimo dijo...

awww jun-kun kawaii!!!! en verdad parecia un principe defendiendo asi a sayu :D
eric!!!!! no no no no!!! no renuncie a sayumin!!!
aww ai!!! amo el renai!! this amor del bueno :3
dani!!!!! ame este capitulo <3

Danii Kaulitz dijo...

QUE?????????????????''
acaso eric se volvio pendejo?? o que??
como va a renunciar a Sayumin asi??
hello?
sayumi olvidate de Ai, el ama a Reina!!
haha y ya no quiero de mi Gaki sea tan mierdo!!
KameShige ahora mismo!!
Sayumi tonta...
si no es KameShige quiero GakiShige y punto!!!
pero Sayu con Ai Nooo!!
prefiero a Reina con Ai....
(y no me gusta ReinAi) hahaha en un caso extremo he decidido que quiero TanaKame awww TanaKame <3
bueno Sayumi vete a la mierdo si no te quedas con Eric-sama
y Jun ahh!! es todo un caballero, pero... que paso con Koha-pinku?? quien demonios es la novia de Jun???
ya quiero saberlo!!!!!

Publicar un comentario

¿que te parecio el capitulo?