Y yo, que decía nunca Capítulo 11

Clasificación: R-0
- Los delfines???

                La niña mostraba sus blanquecinos dientes mientras miraba a la mayor. Junto a ella iba una anciana, otra niña  y una chica, a la que Ai-chan calculó una edad parecida a la de ella.

- Si los delfin…. Itai…. Nande nande… riho-chan porque siempre me pegas, a cierto las lob.
- URUSEI!!!!!!!!!!

                Ai-chan estaba muy confundida, primero esa chica que de la nada le preguntó como le quedaba la ropa y que finalmente ella le termino arreglando. Y ahora esta niña que le había dado un abrazo también de la nada.

- Disculpa la impertinencia de mi nieta.
- Si ella ya es así, y no puede cambiarse ¬¬.
- Mou Riho-chan porque tanto agravio, yo solo intentaba ayudar a Takahashi-san, se veía que estaba triste U.U.

                Ai-chan quedó con los ojos abiertos completamente. Quién era esa niña? Y cómo sabía su nombre?, pero antes de que articulara alguna palabra la chica mayor le preguntó a la más pequeña.

- La conoces?
- Sólo de nombre.
- Pero cómo? Ai-chan no recordaba la cara de la niña, además que de que recién llevaba un par de días en esa ciudad y un solo día en el instituto.
- Eres nueva verdad, esta mañana te presentaste en la oficina de la directora y te presentaste como Takahashi Ai , ibas con una amiga también …..mmmmm…. Kamei-san creo.
- Sugoi. Exclamó Ai-chan.
- Como mi One-san, también iba a presentarse porque es nueva, te vi.
- Y si ella fue a la oficina de la directora, como es que yo no la recuerdo. Preguntó Sayu.
- Es que en el momento en que Takahashi-san salía de la oficina, tú te metiste por enésima vez al tocador para recordarte de que eres la más Kawaii del mundo ¬¬
- Chotto, a que se debe esa falta de respeto.
- Ustedes comenzaron U.U, para empezar Riho-chan no me deja comer ningún Candy… ni una gomita, nada. Oba-chan prepara puras tartas para enfermos, o sea nada de dulce, y tú mi querida one-san saltas cada 5 minutos con tus agravios. Lo lamento mucho estimada familia pero si las circunstancias perduran por mucho más tiempo, me tendré que ver en la obligación de…. Cambiar de familia U.U

Ojos sorprendidos miraban como una chica corría a través de las calles con una bolsa en una de sus manos. La madre de koharu había pagado las cosas que traía puesta su hija, sin embargo nunca pensó que ésta, a penas deshacerse de las prendas y esperar a que la dependienta las pusiera en una bolsa, saldría corriendo a toda velocidad detrás de donde se supone ella había visto que había partido Takahashi-san.    

- vas a dejar que ne-san se marche así como así
- la verdad no tengo ninguna intensión  de  correr tras tu hermana, te parece seguir con las compras.

Donde podía estar, ella estaba segura de que la había visto partir por ese lado. Tenía que encontrarla, además quería conocer mejor a la chica, quizás hasta podría invitarla a que salieran juntas de compras.

- Mou dond….. allí está!!!. Koharu dobló una esquina y entonces la vio, por alguna razón se encontraba detenida, sin embargo ella no sabía cuanto tiempo se mantendría así y entre tanta carrera empezaba a sentir sus piernas flaquear.
- solo tengo esta bolsa con las cosas que compre…. Yoshi…. solo tengo crédito para un buen tiro.

- QUEEEE, todas menos Ai-chan gritaron al unísono.
- Kanon-chan definitivamente se te soltó un tornillo. Soltó Riho.
- Sabes que por tu situación de salud, no puedes consumir nada que contenga azúcar. Replico Yui-san.
- Por mi parte, yo jam ……………… 
- TT_TT fallé.

La bolsa, de donde caían varias prendas de vestir, había llegado de pleno a la cara de Sayumi. 

- que tiro O.O… senpai , desde ahora creeré en cada uno de tus pasos, por favor se mi sensei. Kanon-chan decía esto mientras se arrodillaba a los pies de la que había aventado la bolsa.
- Mi querida discípula U.U
- Chottoo. -Una furiosa Sayu había tomado del cuello a la recién llegada.- pero si tú, tú eres la chica de la mañana.
- Mañana ¿?? Nos conocemos?????
- Tú pensé que lo de la mañana podía tomarse como algo momentáneo, pero veo que estás loca de remate, cómo se te ocurre lanzarme esa bolsa a la cara.
- Falla de cálculos es todo.
- Que cálculos ni que nada, a no pero esto no se queda así, acaso sabes quién soy tu so….
- Tu eres ….. eres la chica… bueno, eres una chica U.U
-Michishigue-san por favor suelte a la joven que se está poniendo azul. Decía preocupada Yui-san.
- Pues por mi que se ponga de todos colores, no la suelto hasta que me pida disculpas.

//////////////////////////////////////

En un pequeño restaurant, se veía un grupo de tres chicas una de ella se encontraba con una mirada de terror puesto que la chica de uno de sus lados tenía la cara de querer matar a la de su otro lado. Una anciana y dos niñas se encontraban también en la mesa una de las niñas intentaba suplicantemente que una de las chicas le enseñara la técnica a la que esta última había catalogado como “Koha-boomerang” . La otra no paraba de esconder la azucarera y los dulces que habían traído a la mesa.

- Cortesía de la casa. Decía una joven.
- Mttsy, cuanto tiempo, no sabía que trabajabas aquí. Koharu devoraba de tres o más los dulces sobre la mesa.
- Jajaja de una persona tan volada como tú, no esperaría menos. Bueno, cualquier cosa solo tienen que llamarme. La chica se alejaba a la siguiente mesa para atender nuevos pedidos.
- Así que te llamas Koharu-san y estabas tratando de alcanzar a Takahashi-san. Decía con calma Yui-san.
- Así es, lo que pasa es que Takahashi-san es un genio para elegir la ropa, de seguro algún día será una gran diseñadora o algo por el estilo.
- Y por eso tienes que andar hiriendo a la gente que se te cruza por el camino. ¬¬ Decía Sayu.
- Lo lamento mucho Michishigue-san, no volverá a ocurrir.
- Mou yo quiero que ocurra de nuevo, sino no seré capaz de mejorar la técnica TT_TT.
- Etto…. Emmmm… Ai-chan no podía articular una sola palabra, no sabía si sentirse feliz por los comentarios de la más alta o sentir pena y unirse a la chica a la que le había llegado la bolsa.
- Sin embargo si es verdad que Takahashi es una genio en vestir a la gente podría invitarte a salir conmigo de compras, siempre me cuesta mucho vestirme. Sayu colocaba su mirada más complaciente a la chica del medio.
- Chotto yo la quería invitar primero, por eso venía corriendo tras ella.
- Etto… sumimasen… pero tengo que irme. Les agradezco a todas pero ya es muy tarde. Emm….
- Takahashi tiene razón, ya es tarde y mañana a todas les espera un largo día en el instituto. Dijo Yui-san.
- Pssss y pensar que tengo que encontrarme de nuevo con la chillona esta, capaz que mañana le de por lanzarme algún cuaderno o algo. ¬¬
- O.O si le lanzas algo me podrías avisar????
- Disculpa Mitsui-san verdad. Sobraron todos estos dulces. Riho había hecho de su falda una improvisada bolsa y había puesto en ella todos los dulces que Koharu no se había devorado.
- Bueno, bueno creo que es hora de que cada una vuelva a su hogar, verdad Takahashi-san.
- Hai, Yui-san.

La tarde avanzaba lenta en las calles junto con toda su gente gris de tanto trabajo, pero Ai-chan que en un principio había salido tan gris como los durmientes en las calles, ya reflejaba un nuevo color. Y hasta se había olvidado del problema con Niigaki. -Si me hecho a morir no conseguiré nada, si quiero lograr algo debo de perseverar- algo en Takahashi había cambiado con ese grupo extraño de chicas, pero sobre todo con Yui-san, ella de alguna forma le hacia recordar a su madre.



0 comentarios:

Publicar un comentario

¿que te parecio el capitulo?