Nanchatte Renai Capítulo 9‏

Clasificación: R-16

 Una furiosa fiesta de té


Pero por la falta de té, pasteles y un ambiente festivo, esto podría haber sido un evento agradable.

Por otra parte, habia una falta evidente en la mesa, así que era una clara mejora sobre lo que ella había pensado que sería. Incluso parecia que Risa fue sorprendida por la invitación. Después de todo, es difícil estar constantemente malhumorada con alguien que le acababa de pasar una taza de café que realmente necesitaba. Sería grosero.

Reina, por su parte, decidió renunciar a la maldad hasta que se sintiera menos mareada. Estaba segura de que las cosas siempre pueden empeorar, algo que se demuestra con Risa, que acababa de aparecer en su puerta después de esa insesperada llamada telefónica. Esto, naturalmente, planteó la cuestión de como Risa la había encontrado. Reina estaba bastante segura de que Ai no le había informado a su... novia... sobre donde vivía Reina.

"Tengo mis fuentes." Contesto Risa con delicadeza. Tal vez habría sido más difícil si Reina era fuera una chica normal, pero como la yankii estuvo involucrada en la industria del entretenimiento, no era imposible encontrar discretamente su paradero. Por supuesto, el hecho de que Reina vivia en una corta distancia de Ai había sido algo así como un duro golpe, pero Risa consiguio no dejar que sus emociones fluyan con ella antes de abordar la situación.

No es que ninguna de ellas se ocupaba de la situación en ese momento. Las cosas parecían estar en un punto muerto, las dos chicas optan por centrarse en el café, aunque por razones diferentes. Risa, por su parte, no esperaba ser tratada con algun tipo de cordialidad, dada su impresión un tanto sesgada de Reina desde la primera vez que se conocieron.

"¿Qué quieres?" Risa fue la primera en romper el silencio. Reina se quedó mirando la taza con la intención de no estar pensando en nada. Hubo silencio por un momento, su voz era irreal cuando ella contestó.

"Si dijera que quiero que la dejes, lo harias?"

Con eso, cualquier posibilidad de Risa pensando que Reina no podria ser tan mala persona casi se fue por el desagüe. Dejó la taza bruscamente y Risa miró a la chica más joven.

"¿Por qué habría de hacerlo? Tú eres la que esta en medio de nosotras!"

Reina entrecerró sus ojos mientras miraba hacia arriba. "Para tu información, Ai-chan me busca por su cuenta, sin duda yo no lo empecé." Mentirosa, le susurró su conciencia. Reina dejó la voz pequeña a un lado y continuó.

"Yo no sé por qué Ai-chan esta contigo, pero ustedes apenas se ven. Apenas se conocen entre sí. ¿Qué clase de relación es esa?" Reina envolvió sus manos alrededor de la taza, mirando a Risa por encima del borde de la misma mientras seguía a burlarse de su invitada.

"¿Sabes cuales son sus hábitos? ¿Sabes lo que le gusta, lo que ella odia?" Risa se ponia más pálido con cada pregunta, la tensión se empezaba a notar en sus hombros ya que empezaron a temblar. Reina siguió adelante, casi con malicia.

"Ella fue más allá de agarrar tu mano?" Reina sabía exactamente hasta dónde había ido Ai con Risa, que era más o menos igual a cero. "Ella te dio un beso en serio? Te toco? Ustedes han..."

Slap. La mano de Risa se movió antes de que pudiera procesar la acción, golpeo de lleno en la cara de Reina. Reina reflexivamente alzó una mano a la mejilla herida, sus ojos brillaron fuertemente. Ella no parecía particularmente sorprendido por el golpe.

Risa sin embargo, estaba respirando pesadamente. Ella estaba molesta. Todas las preguntas de Reina la había golpeado donde más le dolía. Los dos rivales se miraron, como desafiando una a la otra para hacer otro movimiento.

Reina lo hizo. Poco a poco movio su mano hacia abajo, ella no dijo nada al principio, sino inclino la cabeza hacia arriba en un ángulo para mostrarle su cuello a Risa. La intención de este movimiento no estaba claro al principio, pero entonces lo vio.

Marcas rojas, obviamente quedan por el calor de la pasión. El brillo triunfal en los ojos de Reina era más fuerte que cualquier otra cosa, habló mucho acerca de cómo había recibido esas marcas.

Risa de repente se encontró sintiendo un poco débil, su respiración viene superficialmente. Reina se inclinó hacia adelante de una manera casi amistosa, encontro un placer vengativo en atormentar a su invitada.

"Te podría mostrar más, pero desafortunadamente la mayoría de los otros están en lugares que no le puedo mostrar a alguien como vos." Palabras de púas, sin dejar preguntas de donde podrian estar las otras marcas. Después de haber sentido resentimiento hacia esta persona durante tanto tiempo, Reina ciertamente no fue detenida.

"Sólo date por vencida. Vete. No sabes de Ai, no como yo." Reina protesto humildemente, sus manos se apretaban sobre la mesa.

"¿Por qué ..." Risa susurró, con los ojos fijos en su regazo. "¿Cómo puede hacerme esto a mí?"

"Porque ella no te ama." Reina le dijo sin rodeos. La yankii se permitió un momento para sentir la ironía de esta afirmación, ya que no estaba seguro de si Ai la amaba. Solo estaba segura de una cosa, de la íntima conexión física que compartían.

"No te creo." Risa respondió, pero su voz era vacilante, incierta. Apretando los dientes, se puso en pie de repente. "¿Dónde está ella? Sé que está aquí."

Reina se puso de pie también. "Yo no la despertaria si fuera tú." Los ojos brillaban con malicia. "Nos quedamos despiertas la mayor parte de la noche."

Risa se estremeció ante la intervencion, pero la empujó a un lado. "Tengo que hablar con ella."

"¿Por qué no te rindes? Ella no puede amarte". Reina sostuvo. Su palabra era inestable, ya que todo lo que tenía con Ai era un instinto, pero Reina sabía que mientras Ai no se hubiera ocupado de todo ella tenia las manos contra la pared, ninguna de ellas podía seguir adelante. Era mucho más fácil si simplemente la dejaba ir.

A pesar de saber que Reina nunca se dio por vencido. Así que, en cierto modo, ella no se sorprendió cuando Risa tampoco se rindió. Las dos somos idiotas, pensó con desdén Reina a sí misma. Imbéciles.

"No me importa lo que digas. Sólo necesito saber por qué!" Risa empujo a Reina, y fue en dirección hacia el lugar lógico: el dormitorio. Empujando la puerta abierta antes de Reina pudiera detenerla, Risa entró y se quedó mirando.

Habia ropa que fueron arrojadas desordenadamente por el suelo, pero Risa no estaba mirando eso. Su atención se concentró en forma automática en la figura pacíficamente durmiendo acurrucada bajo las sábanas.

Reina la empujó más allá, cruzando la corta distancia para sentarse en la cama, acariciando suavemente el cabello desordenado de Ai como la chica cansada se movio bajo su tacto. Reina volvió su atención a Ai, que siempre tenía problemas para levantarse de la cama debido a su presión arterial baja.

"Nngh... Rei..." Ai se quejó infantilmente, excavando la cara en la almohada. "Cinco minutos... más..."

Dividida entre el deseo de dejar dormir a Ai, y despertarla (desde que se quedó boquiabierta una tercera, esta no fue la experiencia más cómoda en su vida), Reina sacudió a su amante ligeramente, y fue recompensado con un gruñido breve de Ai, de repente tiró de la camiseta de Reina con una fuerza sorprendente. Cogida por sorpresa, Reina cayó de frente, cara a cara con un Ai medio despierta pero ya amorosa.

Risa tembló impotente cuando su novia bastante consciente le dio un beso a Reina, que tras un momento de vacilación le devolvió el beso con gran entusiasmo (y con cierta intención sádica). El acto fue como un cuchillo en el corazón, y mas al saber que Reina y Ai compartieron una relación íntima antes de esto. Al verlo por sí misma fue todo muy claro, y todo más doloroso.

Sintiéndose traicionada, comprensiblemente, Risa se acerco indignada y tiró a Reina lejos de Ai. Reina parecía el gato que consiguió al canario; Sin embargo Ai, parpadeó confundida ante la presencia de Risa. Sus ojos se abrieron, y ella tardíamente sacó las sábanas para cubrirse mientras miraba de nuevo con aire de culpabilidad a su antigua novia.

Respiro profundamente, Risa se debatía entre darle una paliza de Ai o gritarle. O las dos cosas. Posiblemente ambas. Ai parecía que estaba a punto de huir, mientras que Reina sólo tenía una especie de mirada cinica en sus ojos. La yankii estaba en un punto donde estaba demasiado cansada por todo el asunto. Hasta el momento los acontecimientos de este día habían conspirado para que se tuviera que cuidar mucho por ahora.

"Tú ..." Risa hizo una pausa, luchando por conseguir sus pensamientos. Tenía la garganta dolorosamente apretada, cada músculo de su cuerpo estaba tenso por la ira. "Yo..."

Un monton de cosas pasaron por su mente. Cosas como "¿Cómo pudiste hacerme esto a mí" o "Qué tiene de bueno esa perra flaca?". O bien, para resumir simplemente, "por qué".

"Te comieron la lengua los ratones?" Reina preguntó sarcásticamente, cruzando los brazos y apoyada en la cabecera de su cama.

Eso paso. Antes de que pudiera pensar en ello, Risa se rompió. Las bofetadas no parecía estar a la magnitud de su rabia, así que no lo hizo. En cambio, agarró a Reina por el frente de su camisa y la golpeo con fuerza en la cara, envío a la niña más pequeña al suelo donde se golpeo la parte posterior de la cabeza contra una estantería.

Ai gritó sin decir una palabra y salió de la cama sin pensar, llendo al lado de Reina, en ese instante la chica más joven escupia maldiciones, algunas muy feas. Ai dirigio su preocupacion en que tenía que sostener Reina para que Risa no la atacara de nuevo.

Una aguda punzada golpeo a Risa de nuevo al ver la respuesta de Ai hacia la herida Reina. La cercanía era evidente, es evidente en la forma en que Ai miró a Reina como la menor era lo único que le importaba en el mundo, Ai estaba muy enamorada de la Reina. Si no como alguien hizo caso omiso de su propia desnudez àra saltar en defensa de otra persona?

Ai, por su parte, estaba susurrandole en voz baja a Reina, tratando de conseguir que se calmara. Los moretones ya se estaban empezando a mostrar en la piel pálida de Reina y Ai hizo una mueca de dolor simpático, sujetando a Reina protectoramente, incluso cuando la joven se tensó contra ella mientras miraba a la delincuente.

No puedo dejarlo así. La lesión de Reina estimulo a Ai, despejando la vacilación y tomando la decisión en cuestión de segundos, incluso sorprendiendose a sí misma en el cambio rapido en su mente. Acariciando suavemente la mejilla de Reina, Ai dijo.

"Reina, yo me encargo de esto. Espera afuera". Su tono de voz era suave, pero no había duda de la naturaleza decidida de las palabras. Reina se puso rígida en sus brazos, pero Ai no podía ver su expresión. Para compensar las preocupaciones de la menor, Ai besó la mejilla magullada y murmuró suavemente.

"Va a estar todo bien, te lo prometo."

"Va a estar todo bien, te lo prometo."

El tierno intercambio entre las dos sólo aumento la furia de Risa, pero se contuvo... apenas. Ella apretó los dientes cuando Reina se volvió y sacó las sábanas de la cama para cubrir a Ai, y colocar al mismo tiempo un rápido beso en los labios. Esta chica no tiene vergüenza?

Reina miró Risa antes de salir de la habitación, cerrando la puerta detrás de ella. La mitad de la tensión de la pieza parecía derretirse con su partida, pero aún había mas. Risa volvió su atención a Ai, que se había levantado.

"No tienes que desquitarte con ella." dijo Ai sin alterarse, pero evitó los ojos de Risa, eligiendo en su lugar mirar algún lugar alrededor de la barbilla de la chica.

Si ver a Ai tener intimidad con otra persona era la angustia, al verla defender a esa otra persona era similar a que Ai tomara el corazón de Risa y lo pisoteara en todas partes. Risa sintió ardor en sus ojos como el comienzo de las lágrimas, pero ella se las tragó de la indignación, optando por centrarse en su ira y el dolor en lugar de ceder a la tristeza.

"Nunca te guste." Era más una afirmación que una pregunta, y me dolió como el infierno afirmalo. Un sollozo se le escapó. Sus pulmones lo lanzaron dolorosamente. No iba a llorar, no ahora. No delante de esa criatura sin corazón que la había traicionado.

"No de la manera que querías." Ai evitó una respuesta directa. Entonces, casi tímidamente, añadió.

"Lo siento."

Una media docena de acusaciones y recriminaciones saltó a la punta de su lengua, pero Risa no podía decir todo de una vez. La acción se hizo cargo de las palabras, y ella empujó Ai contra la pared, sujetándola allí por los hombros. Ai no se resistió, sólo se aferro a las sábanas y miro hacia otro lado con aire de culpabilidad.

El silencio reinó durante los próximos momentos; mientras Risa luchaba para ordenar sus pensamientos, Ai era simplemente muda, silenciosamente aceptaria cualquier abuso que pudiera venir de su ex novia.

"¿Crees que..." Risa voz se quebró a mitad de camino, donde otro sollozo se le escapo.

"¿De verdad crees que un simple "lo siento" va a deshacer lo que has hecho?" Su voz era baja, acusatoria. Pesada con dolor. Ai cerró los ojos, los músculos de su mandíbula modularon.

"No."

Silenciosamente iba a aceptar cualquier castigo que puediera ocurrir, Ai se armó de valor mentalmente, ella se merecía esto, se merecía lo que Risa quisiera hacer con ella. 

El beso fue sorprendentemente suave, y Ai no hizo ningún movimiento para resistir. Tampoco lo respondio, y el beso había terminado casi tan pronto como empezó. Oyó suspirar a Risa, sintió que se aflojaba el apretón en su hombros. Ella abrió los ojos con cautela.

"¿De verdad..."  La voz de Risa era cansada, incluso desanimada. La ira parece haberse filtrado fuera de ella, dejando sólo el vacío en su lugar. Alzando los ojos para bloquear a Ai, Risa miró profundamente en los orbes luminosos un buen rato, como si buscara algo.

"Realmente amas a esa chica." Alli mismo fue la conclusión. Sólo un tonto podría perder la conexión que Ai tenía con Reina, y el beso que casi le había forzado a la niña mayor sólo había servido para confirmar lo que sentía antes.

Ai amaba a Reina. Se preocupaba tanto por ella que haría cualquier cosa por la chica. Excepto, por supuesto, estar en una relación seria con ella. Risa se preguntó por qué. Es evidente que algo había pasado entre los dos, algo de lo que ella no sabía nada.

Un temblor apenas perceptible recorrió a Ai por las palabras de Risa, como si ella estuviera asustada de ello. Cerró los ojos y las dudas familiares sonaron de nuevo en su mente, los pequeños demonios atormentandola cada vez que ella estuvo a punto de admitir sus sentimientos a Reina.

No es amor. Suave, acusatorio. Sólo la estás usando. Insinuante, insidioso. Duele estas muy cerca. Condenatorias, final. Ella se merece algo mejor.

"Yo no soy..." No es suficiente. Ai se atragantó, con lágrimas fluyendo silenciosamente por sus mejillas. Sentimientos oscuros saltaron, amenazando con romperse mientras empezaba a temblar.

La incertidumbre de Risa acabo tentativamente cuando la hermana mayor comenzó a llorar más fuerte. Se preguntaba qué había conseguido, y cuando iba a ser su turno para ponerle fin al asunto.

En el otro lado de la puerta, un puño cerrado, uñas sobre la palma de la mano. Con las rodillas dobladas puso su cabeza hacia abajo metiendose hasta su barbilla, Reina no se movió durante un largo momento.

Luego, lentamente, ella se echó a reír. Humilde, profundamente, con amargura. Su puño se mantuvo cerrado, y en medio de la risa temblorosa, algo rojo goteaba desde el interior de su palma, goteando sobre sus pies.

1 comentarios:

Seryni dijo...

D: Ai.... ¿por que? DASDAS Y REINA MALA disfrutando ver sufrir a Gaki....el Reinai es...tan...pasional *w* es perfecto...pero...pobre Gaki ¿y luego que sigue? chan chanchan!!!

Publicar un comentario

¿que te parecio el capitulo?