Shouganai Yume Oibito (Capitulo 14 alterno Love )

Bueno gracias a los comentarios, vi que si tuvo resultado esto asi que lo publicare XD realmente no era fuerte pero wow que respuesta de parte de ustedes jaja gracias...esto es lo que no se vio en el capi pasado.

Clasificacion: R-18

Los ojos de Ai se abrieron como dos enormes platos. La incredulidad de la chica la hizo permanecer en shock durante unos largos segundos. Risa comenzaba a desesperarse y tumbo a la chica en la cama. Ai estaba totalmente quieta pero Risa no parecía importarle. Comenzó a desabrochar sus jeans y Ai exhalo fuertemente.

-¡Espera!-Tomo sus manos y las mantuvo quietas.-creo que vamos…algo rápido…-Risa enarco una ceja y se soltó del agarre de su novia.

-¿Por qué no solo dices que no quieres hacerlo conmigo?-Se quito de la cintura de la chica y se sentó a un lado con los brazos cruzados.

-No digas eso-intervino de inmediato una Ai sumamente avergonzada por las palabras que utilizo Niigaki.-claro que quiero pero…

-¿entonces que Ai Takahashi?...

-primero hablaremos tu y yo…algo pasa aquí y lo sabes.-Ai se unió a Risa y tomo su mano.-primero que nada… ¿estas bien?-la sincera preocupación en los ojos de Ai vencieron a su novia, quien negó lentamente.

-no…pero que importa…

-Mucho, para mi es muy importante.-dio un apretón a su mano y Risa sonrió fugazmente.

-no quiero perder mas tiempo…temo que…temo que un día decidas dejarme o…te alejen de mi…

-Eso no pasara-Ai acaricio la mejilla de su novia y Risa miro hacia otro lado.-oye déjame mirarte- Tomo su barbilla e hizo que Risa le dedicara toda su atención.-no pasara…mientras el-dijo señalando su corazón-siga latiendo…solo vivirá por ti…

Los ojos de Risa se humedecieron con las tiernas palabras de su chica que no perdió más tiempo y se colgó de su cuello para besarla lentamente. Ahora aclarado todo Ai se abrazo fuertemente de la espalda de Niigaki. Sus manos vagaron por toda la suave superficie hasta que un obstáculo distorsiono su toque. Con sus dedos novatos desato el broche del sostén y lo soltó lentamente. Risa dejo de besar a su novia y se separo un poco de ella. Para encontrarse con el deseo y pasión dibujado en el rostro de Ai. Lentamente tomo de los tirantes y los dejos caer para el deleite de la mayor. Fue solo una fracción de segundos para que sus labios volvieran a unirse.

Mordisqueando la carnosa piel Ai ayudo a Risa a quitarse los molestos jeans que en ese momento les estorbaban. Con una patada graciosa se deshizo de ellos y volvió a dedicarle toda su atención a Ai. Empujándola suavemente por los hombros la mayor quedo recostada, chocando con las confortables sabanas. En un ágil movimiento los pantalones de Ai llegaron por debajo de sus rodillas.

La mano de Risa rozo la suave tela sobre el punto máximo de la chica, quien entre quejidos la jalo hacia ella para besarla impacientemente, mientras tanto la mano de Ai viajo a un pecho de Niigaki. Amasándolo suavemente se escucho entre el beso un gruñido de Risa. Continúo con esa acción por un momento y luego paso al otro. Tratándolos casi con amor, exploro cada rincón de el provocando sonoros gemidos de su amante.

Ai marco un camino de besos desde el cuello, pasando por la línea de la clavícula y terminando en la oreja de Risa.

-eres hermosa-declaro mientras tomaba con sus dientes el delicado lóbulo de su novia.

Risa gimió nuevamente al sentir un último apretón en sus pechos. La mano de Ai bajo hasta su estomago, formando círculos con sus dedos. Risa suspiro fuertemente y se agarro del cabello de Ai, enterrando sus dedos en el sudoroso territorio.

Ai quito cuidadosamente a tela que le alejaba de su destino. La sintió temblar sobre ella por lo que de inmediato la abrazo por la cintura, chocando sus puntos, haciéndolas gemir al unisonó.

-no es justo-declaro Risa con la voz entrecortada-aun conservas tu ropa.- Era verdad Ai aun permanecía en ropa interior pero eso cambio poco tiempo después. Ai le sonrío sonrojada y ella misma retiro lo que le quedaba de prendas.

Risa observo detenidamente a la anatomía frente a ella, estudiando cada centímetro posible, imaginando que se sentiría su cuerpo contra el suyo.

Ai la hizo volver en si cuando tomo de su mano y la guio hasta su pecho. Risa se congelo por un momento pero al notar la confianza que su novia le otorgaba decidió satisfacerle sus necesidades.

Justo como ella lo recibió hace unos momentos, Risa amaso circularmente los tornados montes de Ai mientras observaba sus reacciones. Ai echaba la cabeza hacia atrás contra la almohada, cerrando sus ojos con fuerza con evidente excitación. Las mejillas de Risa se calentaron con rapidez al imaginar lo que le podría provocar a su pareja. Los brazos de Ai se amarraron de la cintura de Risa chocando nuevamente sus cuerpos, enervando como 2 rompecabezas. Entre gemidos y suspiros comenzaron a frotarse entre si, saboreando del sudor que caía de sus frentes.
………………………………………………………………………………………………………………………

OPV Reina

-¿Podrías decirme que planeas con todo esto?- señale una bolsa de golosinas que Eri compro. Me sonrió juguetonamente y me tomo de la mano.

Habíamos vuelto a su casa pues según ella tenía algo que mostrarme, y así fue. Me llevo hasta la parte trasera de la casa. La mire sin comprender y me volvió a sonreír. Me soltó de la mano y fue por una pequeña escalera junto a la pared. La acomodo y subió.

-Sígueme-me indico y obedecí. Trepe por las barras de la escalera hasta llegar a la parte superior donde Eri me ayudo a subir. Era una especie de terraza pequeña, parecía que nunca nadie sube a este lugar, sin embargo no esta sucio por acá. Al final de esto se encuentra una caja de cartón con una manta y una almohada. Eri tomo la manta y la extendió el suelo. Se sentó y dio palmaditas en la superficie de tela. Entendí que me llamaba y rápidamente me uní a ella.

-esto que vez aquí es mi escondite- su reluciente sonrisa me demostraba orgullo en ella. Como si esto realmente fuera importante para ella. –cuando estoy triste…o enojada vengo aquí…nadie sabe de esto…mas que tu. Mis padres nunca han subido acá.-La mire con asombro, como alguien podía esconder algo como esto por tanto tiempo.-Cuando me anunciaron su separación encontré esto…pude estar sola por unas horas hasta que el hambre me obligo a bajar. Aquí se pueden observar tranquilamente las estrellas…y el clima es refrescante, perfecto para estar relajada.

-Me gusta-admití-mucho…gracias por compartirme esto-la abrace fuertemente y deje un beso en su mejilla. Eri me sonrió dulcemente y me entrego la bolsa de golosinas.

-esto será nuestro alimento, así que no tendremos que bajar en un buen rato.

-¿quieres decir que solo comeremos esto?-pregunte divertida.

-podrás sobrevivir Tanaka- tomo un dulce y lo mordió.- ¡Kyaaa delicioso!, prueba uno.-Me entrego la bolsa y tome uno con envoltura roja. Era de fresa

con relleno cremoso. Era verdad estaban deliciosos. Comimos unos mas mientras mirábamos el cielo despejado, cuando se me ocurrió una estupenda idea.

-entonces…nadie sube acá ¿ne Eri?-Pregunte jugando con un dulce. Mi novia asintió lentamente. Y me quito el dulce de la mano para arrancarle la envoltura.-Tengo una mejor utilidad para estos caramelos.- Antes de que Eri llevara el dulce a su boca me acerque a ella y se lo arrebate.

-Hey!

-Recuéstate- indique vaciando la bolsa a un lado de mi.

-¿eh?, ¿para que?

-confía en mí-Eri obedeció con molestia fingida en su rostro. Coloque el dulce sobre la nariz de Eri.

-woah… ¿Qué haces?-Acerque mi rostro y con la boca tome del caramelo provocando una risita en mi chica.

-estoy comiendo y esta delicioso, pero por lo que veo hay mucho dulce…tendré que utilizar mas superficie para colocarlos.

-¿a que te refieres?-sonreí juguetonamente y coloque un nuevo dulce en su cuello. Me recosté hasta quedar a su lado, pero con la altura suficiente para repetir la acción con el dulce anterior. Lamí con cuidado el dulce colocado en su cuello, rozando mi traviesa lengua contra la piel, consiguiendo un ligero suspiro de Eri. Tome un dulce mas pero antes comencé a desabrochar la camisa de Eri, solo un poco para descubrir la parte superior de su pecho. Justo ahí coloque un dulce más. Relamiendo mis labios con anticipación capture la golosina, aprovechando mi estancia en ese lugar para lamer el saborizante impregnado en su piel. Vi como el pecho de Eri se elevo, por su respiración agitada. Desabroche 2 botones más y coloque otra golosina. Esta de chocolate, mi favorito. La posición de este último era algo difícil de conseguir ya que dos montes de gloria le rodeaban. El sostén rosa de Eri venia y se alejaba con cada exhalación al sentir mi aliento chocando contra su sensible zona. Sonreí maliciosamente jugando con el tirante de la prenda.

-Reina…-Levante mi mirada hacia el rostro de Eri. Su expresión era sin duda impresionante. Con sus ojos entre cerrados y un relamido de sus labios me tomo del cuello y me jalo hacia ella uniéndonos en un beso intenso. Me senté a horcajadas sobre su cintura para mayor comodidad. Su lengua cepillo contra la mía, en una danza perezosa. Mordí el labio inferior de Eri, aprovechando ese inter para tomar un poco de aire. Solté un quejido cuando las manos de Eri se colocaron en mi trasero. Amasándolos suavemente. La mire con interés y deseo fusionado.

Me volvía loca y lo sabía, no podía aguantarlo más y ella parece disfrutarlo.

Quite por completo su camisa obteniendo mas espacio para colocar las golosinas. Mordisquee sus manos, brazos, hombros, todo lo que mi boca pudiera besar.

Tome los brazos de Eri y los eleve sobre su cabeza. Bese su cuello y escuche un doloroso suspiro contra mi oído. Mi cuerpo estremeció y siguió deseoso de más contacto. Tome la varilla del sostén y lo coloque encima de los pequeños pero lindos bultos de mi Eri.

Mantiene sus ojos cerrados, esperando a que siga y lo hago. Baje mi rostro hasta mordisquear la suave masa de piel. Dejando ligeras marcas rojas en ellos. Recordándole que fui la primera en explorar su cuerpo de esa manera. Mantengo sus brazos elevados, pero siento como se retuerce debajo de mí. No te soltare Eri.

Tomo uno de sus puntos, atrapándolo con mis dientes. Eri grito fuertemente por lo que me apure a taparle su boca.

-shh Eri…nos descubrirán-dije colocando mi dedo sobre sus labios. Una vez tranquilizada seguí con la atención.

Después de un patrón de lamidas y mordiscos volví a los labios de mi amada. Eri me recibió como una verdadera reina (curioso no XD) con los brazos alrededor de mi espalda, apretándome contra ella. Besando mi cuello, y mi clavícula, mi rostro en general.

Desabroche por completo el sostén de Eri y lo tire a un lado. La abrace y disfrute de la sensación de su cuerpo rozando el mío. Eri no se quedo atrás y tomo del dobladillo de mi playera, elevándola sobre mi cabeza, tirándola lejos de nosotras. Sus manos se posaron en mi sostén e hicieron lo mismo. Rápidamente permanecíamos solo en pantalones.

Estire mi mano hacia la bolsa de golosinas y marque un camino desde por encima de su ombligo hasta un poco mas abajo donde no daré mucho detalle. Para eso desabroche el botón de sus jeans, bajándolos solo un poco. Comencé a tomar los dulces con mis dientes, permaneciendo unos 5 segundos en cada uno, saboreándolo lentamente.

Eri volvió a retorcerse, moviendo sus piernas descontroladamente por lo que las sostuve fuerte con el peso de mi cuerpo. Baje más y más hasta llegar a mi último dulce. Lo tome con la punta de mi lengua y Eri volvió a soltar un grito.

-Reinaaa…

Sabia que esto estaba siendo demasiada tortura para Eri pero no había ninguna prisa.

-Te quiero-dije en su oído antes de introducir mi mano dentro de sus jeans. Eri apretó sus piernas y cerro sus ojos, enterrando su rostro en mi cuello. Comencé con un ritmo apacigüe que pronto se volvió intenso. Eri muy apenas podía respirar y sus uñas rasgaban contra mi espalda. Bese con delicadeza su rostro, tratando de relajarla. Mi mano siguió con su tarea.

…………………………………………………………………………………………………………..
OPV Ai

Abrí pesadamente mis ojos. El reloj junto a la mesita marcaba las 7:00. ¡Demonios es demasiado tarde!. Trate de levantarme pero algo se oprimía contra mi. Mire hacia abajo y recordé la noche anterior. Sonreí con sonrojo al ver a Risa recostada en mi pecho. Con su respiración tranquila. Un mechón caía por su mejilla por lo que lo retire con delicadeza. Risa se movió bajo las sabanas, abrazándome fuertemente por la cintura.

-Hey dormilona…despierta-di un pequeño golpe en su frente y entreabrió un ojo.

-¿Qué hora es?-en tono ronco de su voz me hizo delirar. Quería abrazarla, tomarla de nuevo y…pero ya es muy tarde.

-las 7:00.

-¿¿Qué??-Risa me soltó y se levanto apurada. Comenzó a buscar su ropa en el suelo. Me tiro a la cama mis prendas y rápidamente me la coloque. Risa se acerco al espejo y arreglo un poco ese alborotado cabello. La mire con una sonrisa en mi rostro. Esta mujer en todas sus facetas me parece hermosa.

Y finalmente logre disfrutarla en la más intima. Aproveche su descuido y la abrace por la cintura detrás de ella. Enterrando mi rostro en su cuello. Inhalando su aroma. Risa miro mi reflejo y sonrío ampliamente. Llevo su mano a mi mejilla izquierda y la dejo ahí por un momento.

-Te amo- giro su rostro para darme un largo y suave beso. Al terminar juntamos nuestras frentes y sonreímos como dos tontas.

Pero las cosas bellas suelen durar tan poco…

-¡Se nos hace tarde!-Risa se soltó de mi agarre y termino de arreglarse. La mire con diversión y tome todas mis cosas para irnos de regreso al colegio.

……………………………………………………………………………………………………………..
OPV Eri

Baje con dificultad por las escaleras. Pareciera que soy un caballo recién nacido quien no puede controlar sus piernas. Reina bajo unos segundos después. L tendí mi mano y la tomo con gusto. Apreté ligeramente y la jale para abrazarla.

-gracias…-dije con sonrojo. Reina negó lentamente y me dio un beso en la mejilla.

-no hay de que…pero me debes una noche de “dulzura”…-golpee el hombro de Reina sumamente avergonzada. Aunque claro que con gusto lo haría por ella.

-Jamás veré este lugar de la misma manera-admití mientras caminábamos hacia la calle.

-por primera vez tuviste una buena idea Kame-chaaan-Reina uso un tono infantil en esta oración y la mire con enojo fingido.-esos dulces son los mejores que he probado en mi vida…creo que me hare diabética…

-entonces podríamos ser diabéticas mutuamente-bromee

-me encantaría-dejo un ultimo beso antes de pedir un taxi.

……………………………………………………………………………………………………………………

0 comentarios:

Publicar un comentario

¿que te parecio el capitulo?