Blancas Mentiras (Cap.9)

Blancas Mentiras, Capítulo 9
Traduccion por: Nicko
Clasificacion: R-18


El viaje en tren revolvió el estómago de Ai, el constante retumbe era una tortura. Ai gimió mientras apoyaba la cabeza en el hombro de Risa. Risa le acarició la cabeza, pasando sus dedos por su pelo. "Se acabará pronto, estamos cerca." Risa dijo amablemente. "Eso espero. No se cuánto más podré aguantar." Cerró los ojos, esperando que eso calmara a su dolorido estómago.

El tren fue ralentizando su paso, hasta que paró finalmente, con un silbido del vapor que salía del motor. En el momento en el que el retumbe paró, Ai se sintió mejor instantáneamente y se levantó. Salieron lentamente del tren. Ai respiró el frío aire de montaña.

"Ah, el aire está tan limpio aquí. Me encanta."

"Es genial, ¿verdad?"

Risa entrelazó los dedos con los de Ai, y caminaron colina arriba hacia el Onsen. Una señora mayor y baja les dio la bienvenida, amablemente tomó sus mochilas y las dirigió a su habitación. La habitación era grande, con un futón en el medio. La puerta de atrás estaba abierta, dejando ver las aguas termales.

"¡No puedo esperar a meterme dentro!" Ai ya estaba agarrando su albornoz y sus zapatillas. La señora mayor abrió la puerta, llevando una bandeja con dos tazas y una tetera. Hizo té delante de ellas, y les dio las tazas. Ai y Risa la dieron la gracias e hicieron una pequeña reverencia. La mujer salió de la habitación, hacienda una reverencia también, mientras pasaba por la puerta corredera.

Risa miró a Ai desnudarse. Ai, sintiendo su mirada, se ruborizó. "¿No te vas a quitar la ropa?"

"Mirarte es mucho más divertido." Risa sonrió maliciosamente.

Ai sonrió. "Bueno, si no te das prisa, te vas a perder toda la diversión."

Risa obedeció, quitándose la ropa despacio y dejándola a un lado. Cogieron un paño en el borde de las aguas, y se metieron dentro.

"¡Ah! ¡Está caliente!" Risa metió un dedo del pie en el agua, y lo sacó rápidamente. Ai, por su parte, se fue hundiendo despacio, quitándose el albornoz mientras tanto. Risa dudó, pero finalmente se unió a Ai. Se apoyaron contra una roca que estaba en el medio Onsen. Ai colocó su paño en sus ojos. El agua calentándola completamente. Un momento después, Ai sintió la mano de Risa moverse desde su rodilla hasta su muslo. Risa se movió despacio. El paño de Ai seguía en su sitio. "Ai, te quiero hacer el amor." Risa susurró, con los labios en la oreja de Ai. Su cuerpo tembló. Exhaló despacio, quitándose el paño.

Ai pudo su mano en la cabeza de Risa, acercándosela, y la besó. Risa se acercó más y se sentó a horcajadas encima de Ai. Movió los dedos, recorriendo los brazos de Ai. Su piel se estremeció por las caricias de Risa. Los dientes de Ai brillaron cuando Risa tocó el centro de su pecho derecho con las puntas de los dedos. Las manos de Ai bajaron, acercándose las caderas de Risa, enviando electricidad a una zona que ya estaba sensible. Gimió ligeramente cuando la mano de Risa se metió bajo el agua. Su cabeza cayó atrás, sus ojos cerrados mientras Risa metió sus dedos dentro. Risa mandó olas de placer al cuerpo de Ai con cada movimiento de su mano. La respiración de Ai se volvió rápida, sus músculos se tensaron cuando su clímax se acercó. Risa se acercó, su boca estaba cerca de la oreja de Ai. Podía oír la respiración estresada de Risa mientras aceleraba el ritmo.

Ai suprimió un gemido cuando el éxtasis llegó. Su cuerpo se relajó, y su respiración deceleró. Risa abrazó a Ai, dándola un último beso antes de sentarse a su lado.

"Gracias."

Risa sacudió la cabeza. "No hace falta que me des las gracias. Quería hacer esto porque te quiero."

"Yo también te quiero"

Ai respiró profundamente y exhaló despacio. Se sentía feliz, más feliz de lo que se había sentido en años. Quería saborear este momento para siempre.

0 comentarios:

Publicar un comentario

¿que te parecio el capitulo?