Sangatsu Kokonoka (cap.4)

Capitulo 4 de este lindo fic *.*
Clasificacion:R-0
Llegamos a casa, y en el camino de 15 minutos, no dijiste ni una sola palabra. Será el cansancio, ¿verdad? Siempre tienes mucho que decirme, y más los días que hacemos algo juntas. Le di su pijama, el mismo que ella dejó aquí (como muchas cosas que ha dejado, prácticamente vive aquí) y preparé su cama mientras ella iba al baño. ¿Por qué estará así? Es raro, muy raro, que no haya dicho nada. Quizás se siente mal, o peleó con alguien. Me senté en la cama que estaba en la misma habitación que la mía, y ella entró.

-Risa. –Dije, y la mire.

-Hn? –Dijo, mientras doblaba su ropa y la guardaba en su bolso.

-¿Te pasa algo? –Pregunté, mientras me paraba yendo hacia mi cama porque ella se acercaba a la suya.

-No. Me siento algo… rara, sí, rara. –Dijo, como si ni ella supiera qué le pasa. Mientras yo la oía me acercaba a mi cama, hasta que me paró, tomándome de la mano. –Ai… Perdona pero… No puedes dormir a mi lado, sólo por hoy? –Dijo, algo avergonzada. Bajé mi rostro para que no vea mi desesperación, Niigaki… esto parece a propósito. Contrólate, contrólate. Subí la cabeza y sonreí lo mejor que pude.

-Está bien. –Sonrió contenta y me hizo sentar en su cama.

-Gracias, Ai. –Dijo, muy tierna y me dio un beso en el cachete. Quiere matarme ¿Verdad?

-De nada. –Le respondí, como si no fuera la gran cosa. Se acostó y puso mis brazos alrededor de su cintura. La abracé… Y simplemente me dormí. Es que fue un largo día de Marzo, y aunque tengo casi un instinto animal por Gaki… Sólo podía dormir.


De pronto, mis ojos comenzaron a sentir calor y se iluminaron. Había amanecido, el sol entraba por la ventana de la habitación. Miré a Risa, quien todavía dormía sonriente, y silenciosamente me levanté y fui al baño. Me puse mi ropa de entre casa y fui a la cocina a preparar el desayuno para la bella durmiente, porque yo solo tomo café o jugo. Lo terminé, y lo puse en una bandeja. Fui hacia el cuarto, donde ella seguía acostada, con la mano en la cabeza, como si le doliera.

-Buen día? –Dije, bajito por si acaso.

-Hn? –Se sacó el brazo de la cama, y levantó su cabeza un poco para mirarme. –Oh, buen día! ¿Qué es eso? –Se incorporó, y me senté a su lado. Le acomodé la bandeja en frente y le sonreí.

-Ai! –Gritó, enojada. –Te dije que no quería… Que hagas esto, así… Yo… -Decía con culpa, algo entrecortada. –Quiero hacerme valer sola a veces… Dependiendo siempre de ti… -Me miró. Sonrió como si no hubiera remedio, y bostezó. Un tierno y largo bostezo. –Aún, me siento avergonzada a tu lado. –Soltó segura. Se paró, y fue al baño. Me quedé helada con su bandeja encima, y los rayos de luz siguen pegando contra mis ojos.

1 comentarios:

paola dijo...

:( por que tan corta....es un fic demasiado bueno...!!!

Publicar un comentario

¿que te parecio el capitulo?