Kimi Ga Ireba~Cuando estas aqui (Cap.4)

Perdonen la demora, ya estoy trabajando duro en todos mis fics XD
Clasificasion:R-0

Di una última mordida a mi alimento y aleje el plato a una distancia considerable. Eri, Reina y Jun seguían hablando del hecho de que Ai aun no volvía de su repentino escape al baño. Vamos eso solo demuestra que es una cobarde y se siente pésima por lo que me hizo y no la culpo

-Iré a buscarla- Reina se levanto de su asiento y camino con dirección al tocador de mujeres. Jun la siguió de inmediato.

-te acompaño Reina-chan.

Solté un bufido por todo el escándalo que hacían y tome la bandeja para tirar los desechos en el bote de la basura. Vacié el contenido y deje la bandeja a un lado. Eri seguía en el mismo lugar, perdida en un mar de pensamientos. Me acerque silenciosamente y pique a su costado.

-waa-Eri me miro asustada. Solo pude responder con una sonrisa.

-¿Por qué tan seria?-pregunte sentándome a un lado de ella.

-mmm…es Ai-chan.

¿Su repentino y extraño carácter serio es causado por ella?-¿Qué sucede con ella?

-no se que le pudo haber pasado….

Yo si, eso se llama cargo de conciencia…-quizás solo se sintió mal…no creo que sea algo del otro mundo, además Reina y Jun ya fueron por ella, así que tranquila ¿si?- Eri asintió no convencida del todo, pero su característico modo desenfadado y casi extraño volvió en un segundo.

-tienes razón

-yo siempre la tengo-bromee dándole un codazo.

-ya es fin de semana-Eri estiro sus brazos como si de un gato se tratase. Sonreí divertida por lo infantil que podía ser Kamei. -¿Qué haremos esta tarde?

-bueno…la verdad es que pensaba…visitar a mi mama.

-ahh…ya veo…

-te prometo que mañana saldremos a donde quieras-dije rápidamente. No me gustaba desanimar de esa manera a Eri. El timbre toco y nos informaba que era hora de volver a clase.

-no hay problema-me dedico una sonrisa y me tomo de la mano para regresar a nuestro salón.
-----------

-Hola-dije una vez que llegue a la tumba de mi madre. Deje mi bolso a un lado y lo abrí sacando unos cuantos artículos de ella. Entre ellos una brocha y unas tijeras. Sacudí la tierra sobre el cemento, descubriendo muy bien la cita que decía la confusión y el delirio ,solo se forja con el miedo”, seguido de la fecha 17 de marzo del 1997, justo hace 13 años cuando apenas cumplía mi tercer aniversario.

Jamás entendí aquella frase, pero según mi papa, a mi madre le gustaba repetírselo en las adversidades. Mi padre pensó que ella necesitaría aquellas palabras en su despedida de este mundo.

Tome las tijeras y corte las espinas del ramo de flores que llevaba en brazos. Lo coloque sobre la maseta incrustada a un lado de la tumba. Me senté sobre mis piernas y cerré mis ojos.

El no haberla “conocido” muy bien ayudo a sobrepasar el dolor de una muerte. Pero al venir aquí es como si ella lo estuviera, se que es ilógico por que ahora solo quedan sus restos, pero siento como si en el viento ella me hablara.

Rece un poco y luego me levante dispuesta a irme.

-hasta luego mama- dije y guarde mis cosas en el bolso. Lo acomode en mi hombro y camine hacia el poniente. Me agache un momento y toque una pequeña flor que se asomaba sobre la tierra fértil. Tenia apenas unos cuantos pétalos. Sonreí y seguí caminando.

Sollozos.

Me quede quieta. Busque el origen de tal sonido. Agudice mi oído y seguí por un camino entre matorrales. Detrás de ellos una chica permanecía con su cabeza apoyada en la piedra firme de la tumba.

Con mi antebrazo aleje las ramas y me acerque un poco más.

-los extraño…-mire con atención a la chica frente a mi. Su voz me parecía familiar y si que lo era.

Pensé en irme y dejarla sola pero el ruido provocado al soltar las ramas hizo que la chica se girara hacia mi dirección. El momento incomodo se agravo con el silencio del lugar.

Con un sorbido y una rápida reacción al limpiar su rostro, Takahashi Ai me hizo frente, extrañada de mi presencia en tal lugar.

-¿Risa?

Quise golpearme a mi misma por ser tan tonta, ¿Por qué siempre debo involúcrame con esta chica?.

-mhup-murmure encogiendo mis hombros. Viendo que ya no había vuelta atrás me acerque a donde Ai estaba.- ¿Qué haces aquí?-pregunte mientras cruzaba mis brazos con indiferencia.

-nada…en realidad ya me iba.-se levanto pero en el momento que lo hizo perdió el equilibrio. Me apure a sostenerla y nuestras cabezas chocaron con un sonoro golpe.

Apreté mis ojos por el dolor agudo en la frente. Escuche un quejido de la mayor y una vez que paso la molesta sensación ablande mi semblante.

-…-Ai me miro en silencio con el rostro sonrojado. Supuse que se debía al golpe que acababa de recibir por parte mío, pero al darme cuenta de la colocación de mis manos comprendí que se debía a otro factor. Rápidamente aleje mis manos de su cintura y me aleje unos pasos.

Troné mis dedos ante un incomprensible nerviosismo al parecer mutuo. Ai forzaba su mandíbula como si quisiera pronunciar algo, pero una vez que estaba por lograrlo se echaba para atrás. En ese caso ella es la mayor, y debería tomar las riendas en esto que…a todo esto ¿que sucede aquí?, vamos solo se tropezó y yo la ayude jaja…no es como si la hubiera violado jaja…jajajaja

-jajajajajajajajajaja

-….-

-baka!!

-¿¿¿¿¿eh????-Ai dilato sus ojos de manera exagerada y por ese gesto reí aun más.

-¡¡¡tu no!!!, yo jajajaja

-¿te golpeaste muy duro verdad?-La preocupación en Ai era sin duda de lo mas kawaii que haya visto en mi vida.

-puede ser, pero en todo caso no creo que sea yo la que mas peligro corra en este momento-murmure con seriedad.

-¿a que te refieres?-señale detrás de ella.

-estas sentada en la tumba de un muertito-Ai salto al otro extremo.

-gomene okaasan, otosan, nii-chan-Ai hizo una reverencia con sus manos y me quede en silencio.
¿Dijo mama, papa y hermanito…? , ¿es una broma?...me acerque un poco mas para leer los nombres en el cemento y mi cuerpo tembló. Ai seguía reclamándose así misma por ser tan “descuidada” y yo me sentía como una completa idiota.

Ahora lo comprendía todo…su comportamiento, ¿Quién quisiera seguir viviendo si prácticamente lo ha perdido todo?, la fecha era reciente de no más de 5 días de haber sucedido y ella seguía entera…era…admirable.

-Ai-finalmente dije y Takahashi dejo sus lamentos para mirarme con atención.-lo siento…mucho.
-daijoubu-sencillamente dijo. Sacudió sus pantalones y colgó su mochila en el hombro. –es tarde…volveré a casa.

-ha…hai…

Ai asintió y paso de mi.

-e…espera!

Ai se detuvo y espero a que hablara.

-yo…iré a ver a Eri…te acompaño.-Escuche un leve ok y seguí caminando. Apresure mis pasos y camine a su costado.

Silencio.

Parecer ser normal entre nosotras, y ahora me siento mas torpe de lo que me sentí en el cementerio. ¿Qué debería decir?, ¿Por qué es tan difícil Niigaki?, seguimos por este sendero solitario donde solo dos almas asisten.

-¿Cómo fue?-pregunta estúpida, ¡¡baka!!!, ahora solo empeoraras las cosas…

-¿uh?

-naada-agregue rápidamente pero el hoyo ya estaba muy profundo.

-¿te refieres a…

-si…

-accidente-simplemente dijo y desvió su mirada.

-ya veo…

-a todo esto… ¿Qué hacías en ese lugar?-me pregunto deteniéndose para hacerme frente.

-¿yo?...hago guardias en ese lugar, vigilo que los delincuentes no rayen las tumbas y eso.

-¿¿enserio??

-no, la verdad no, pero si se necesita a alguien ahí-aclare y se formo una sonrisa en su rostro, yay.

-¿entonces?

-buscaba que lugar pedir para cuando muera…

-¿¿¿eh???, ¿enserio?

-no, pero tampoco estaría mal.

-eso es…aterrador.-Ai me miro incrédula y con cierto temblor en su voz al pensarlo.

-¿Por qué?, algún día todos moriremos…pienso que las personas deberían ser mas organizadas y preparar su muerte lo mas digno posible.

-creo que las personas vienen a esta vida a vivirla, no a pensar en como morir, eso solo acorta a la misma.

-puede ser-conteste sin darle importancia.

-¿ya me dirás que hacías ahí?

-mi madre.

-oh…

-descuida, no la conocí, o si lo hice ni la recuerdo.-dije fríamente, pero era la verdad, no tenia caso tratar de ponerlo de una forma mas “linda”.

-ya veo…

-tu… ¿te quedaras con Eri?-pregunte recordando el hecho de que Ai vivía en casa de su prima.

-por el momento…no tengo a nadie mas-llegamos a la cuadra de la casa de los Kamei. –tampoco quiero abusar de su hospitalidad.

Interesante, poco a poco aquella mala imagen de niña mimada ha cambiado por la de una mas madura. Creo que otra vez, he juzgado mal…

-¿una patrulla?-la pregunta de Ai me hizo regresar al presente, era verdad era una patrulla, y no una común y corriente…era la del comandante.

Ai corrió hacia la casa de Eri y la seguí sin comprender que sucedía. Abrió la puerta y corrió a
sala y justo en ese lugar se encontraba reunida la ya nombrada familia.

-¿Papa?-pregunte al ver al comandante con el padre de Eri.

-Risa, que bueno que llegaron.-me preocupo el tono con el que lo dijo, y mas al notar que su mirada estaba fija en Ai.

*************************

3 comentarios:

Miyu 17 dijo...

ohh x Dios que buen capitulo ...Gab kiero el prox jeje xD ! yaaa jeje xD !!!! gambatte nee xD !!!!

Lovely ♥ dijo...

OMG QUIERO YA EL PROXIMO. YA!!! *loca* ok, no xD
takagakiiiii </3 ♥♥♥ *.*

Kameririn dijo...

NOO!! ¡¿QUE PASÓ?! KYAAAA!!

esto se pone mejor cada vez!! >o<

Amé el capitulo, muy bien escrito.

Me gusta mucho como has escrito la relación de Gaki y Ai-chan, muy profunda.

Publicar un comentario

¿que te parecio el capitulo?