Run, baby,run (one-shot)

Lovely: Un one shot nuevo que hice hace dos días, le prometí a Gab que lo postearía y aquí esta (está de más decir que está dedicado para ella x3!). Espero que lo lean y comenten, muchas gracias :3

Run, baby, run - One shot
Clasificacion:R-0

Caprichosas, decididas, insensatas. Así somos nosotras.
Me enamoré en el verano de mis 16 años.

-¡Wow! Miren eso… -Todas estábamos observando al equipo femenino de fútbol de la escuela.
-Se le transparenta la ropa interior. –Dijo Reina sorprendida.
-Es celeste cielo, ¿no? –Acotó LinLin.
-Nah, no me gustan las chicas así. –Dijo Reina, dándose vuelta.
-¿Porque muestra el corpiño? –Le pregunté, aún con la vista en el campo.
-Pelo negro, juega fútbol…
-A Ai le gustan esas. –LinLin bromeó, golpeando mi brazo.
-Cállate, ¿qué dices? –Y nos fuimos alejando del lugar, caminando y haciendo escándalo. Reina miró una vez más hacia atrás hacia Sayumi, quien se sonrojó y siguió jugando (con su ropa interior visible… unhg).

------

En la clase siguiente, ella repartió las hojas de la canción que debíamos aprender.
-Toma, se te calló. –Tiernamente levantó mi hoja de papel.
-G-gracias. –Le contesté nerviosa.
Se llamaba Kamei Eri y era de mi clase.
-¿Porqué una canción de Okinawa? –LinLin dijo, leyendo la canción que venía en el papel.
-Está en otro dialecto. –Dijo Reina intentando leerla.
Todos estamos contentos por que nos vamos de campamento por primera vez, y luego se viene el festival donde cantaremos esa canción.

Reina, con su actitud y peinado, logró atraer a la mitad del curso. Hasta tenía club de fans. Yo podría hacer el club de fans de Eri ¿no? La describiría… así: Es la número 14 en la lista de la clase, su pelo es suave y lacio, largo y pelirrojo. Vive en el barrio Midori. Su cumpleaños es… Bueno, no lo sé… Mide aproximadamente 1,60… No sé mucho más de ella. Es preciosa, cuando sonríe.

Kyaaa.

-Ayer tomé un helado con Sayumi. –Reina interrumpió mi sueño.
-¿Eh? ¿Se te declaró? –Tapó su boca con las manos lentamente.
-Me dio un beso. –Susurró.
-¿EEEH? –Me pregunto cómo hará… -¿No era que no era de tu tipo? –Le pregunté, recordando cuando vimos el fútbol.
-Pero es que me gustó… No puedes evitar enamorarte de alguien. –Dijo, con la mirada algo perdida. Eso dijo, y al día siguiente, volvieron a casa tomadas de la mano. Increíble…

-----

-Muy pronto nos vamos de campamento, así que por favor ensayen mucho la canción. –Dijo la delegada.
-Bah, es muy complicada. Si al menos supiera lo que dice… -Dejé la hoja en mi mesa y Eri se acercó.
-Perdón. –Suspiro. –Yo elegí la canción. Todos se quejan de que es difícil.
-Ah, no, para nada. –Me acomodé mejor en la silla.
-Si hay algo que no puedas leer, pregúntame. –Me sonrió.
-¿Eh? ¿Lo escribiste tu misma? –La miré sorprendida.
-Sí. –Me dijo tranquila. La caligrafía tiene muchos detalles, mirándola bien…
-Acá. –Señaló una oración en la hoja.
-¿Eh?
-Esa es mi parte favorita. “No deseo nada, mientras navego por ese mar sin estrellas, mientras dure la noche… Quizás me convierta en estrella y pueda escuchar la voz de mi amado, bajo el firmamento…”
-Quiere escuchar a su amado. ¿No es… romántico? –Pregunté.
-Hm… Quizás esta canción sea demasiado femenina, ¿no crees?
-¡No! Es hermosa. -Le dije, mostrándole orgullo.
-Si quieres… te la grabo.

Al día siguiente llegó con el CD, me lo dio y lo puse en mi reproductor. Desde ese día, no escucho nada más.
-No sé cómo decirlo… Hm, es como si en las noches, quisiera oír la voz de Eri gritando. –Le comenté a Reina, risueña.
-Aish, ¡pervertida! Quieres hacer gritar a Eri. –Me dijo, con tono de niñita inocente. Para mi desgracia, Eri se encontraba pasando por nuestros bancos. Se sonrojó, algo ofendida y siguió caminando. Reina se tapó la cara y yo simplemente suspiré. Tonta…

------

-Eri. –Gritó Reina. –Perdona por lo de recién. Ai no dijo nada, fue cosa mía ¿eh? –Escuché decir a Reina mientras bajaba las escaleras acercándose a Kamei, quien no le contestaba. –No te habrás enojado por esa tontería, ¿no? –Eri se detuvo.
-Te estás disculpando por Ai, pero no porque estés arrepentida de lo que dijiste, ¿verdad? –Gritó enfadada. –Eres de lo peor. ¿Cómo puedes burlarte de una chica así? –Dijo, histéricamente.
-Bah… No seas creída, no me estoy burlando de ti. –Dijo Reina, mientras le daba la espalda y se marchaba.
-Al demonio, tarada. –Dijo bajito Eri. –Te odio… -Dijo prácticamente en un suspiro.

-----

-Parece como rezar. Somos como monjes. –Reina se quejó sosteniendo la letra de la canción en la mano mientras la practicábamos. Yo miraba fijamente a Eri… Y me preguntaba si me rechazaría en el intercambio de las velas. ¿Qué es? Una vieja tradición de campamento. Se debe intercambiar la vela prendida con la persona que te gusta y mantenerla prendida hasta que la hoguera se consuma. Así, esas dos personas, se convertirán en novios para siempre… O eso dicen.

-Qué estupidez. –Refunfuñó LinLin.
-¿Y qué pasa si se apagan? –Pregunté.
-No sé. –Dijo Reina comiendo una barra de cereal.
-Te conviene tener una larga para que no se consuma. –Comentó LinLin.
-Lo de ser novios para siempre… -Dije.
-Qué aburrido, ¿huh? –Me dijo LinLin. –Habría que apagarla antes. –Bromeó.
-Y… -Reina nos contempló pensativa. -¿Qué pasa si intercambias la vela con una chica, y luego con otra, y luego con otra? –Por su expresión, no era broma.
-Te mueres. –Le dije en broma. Las tres reímos, y LinLin la paró de antemano.
-Pero… ¿No estás saliendo con Sayumi?
-Cortamos. –Dijo Reina, como si no le importara.
-¿Y porqué? –Pregunté asombrada.
-Eso me pregunto yo. –Dijo, tirando el papel de lo que antes comía. –Un día se nos hizo algo tarde, cruzamos el parque cuando ya estaba oscuro…
-¡Chancha! –Interrumpió LinLin.
-Escucha todo. –Dijo Reina, golpeándole la cabeza. –Y de pronto, ella tomó mi mano… y la colocó en su pecho. –LinLin abrió la boca y yo los ojos. –“¿Qué haces?” le pregunté, y de la nada golpeó mi mano, me llamó “Idiota” y salió corriendo. Desde entonces no ha sabido de ella. –Terminó de contar Reina con expresiones graciosas. –Eso me demuestra que en realidad… No estaba enamorada. –Reflexionó unos segundos de silencio después.
-Mejor así. ¡Vayamos a una Goukon! –Gritó LinLin, divertida.

-----

-Entonces… ¿Quién quieren que lleve la antorcha? Si nadie vota a alguien más, quedaría Eri. –Sonreí ante la idea de que Eri la lleve, es un gran honor para ella. Sin dudas, se vería preciosa. -¿Alguien propone a otra persona? –Preguntaba sin cesar la delegada.
-Ejem. –Una chica se paró y levantó su mano. –Quiero proponer a Reina. –Dijo, sonrojada. Los comentarios que se escuchaban sobre que Reina sea elegida eran positivos. Un momento… Eri compite contra Reina, no podrá ganar. Si no la hubiera propuesto, grrr. Pobre Eri… encima algo que escogió ella. No te preocupes Eri, no perderás contra Reina porque… eres la más hermosa de toda la clase. Ah, su cara triste…
-Los que voten a Reina alcen su mano por favor. –Pidió la delegada. La levantaron más de 15 personas… Huh.
-Ahora, los que voten a Eri. –Nadie levantó su mano. -¿Nadie? Eso significaría que todos votan a Reina. –Tuve un impulso y levanté mi mano, sonrojada. No puedo creer que nadie más la vote. No es ninguna cosa simple porque… yo creo que Eri es la mejor. Alguien más, ¡levante su mano! No puedes perder Eri, porque para mí… Eres la número uno.

Eri me miró y sonrió con tristeza, obviamente ganó Reina. Siento como si me hubiera declarado en la clase, con lo que dibujaron en el pizarrón “Ai-chan & Eri-chan”. Seguro que con esto metí la pata.

-Ai-chan… -Me doy vuelta y Eri estaba ahí, llamándome con una sonrisa. Se sentó y me indicó que me sentara junto a ella. Unos segundos de silencio fueron rotos por algo que salió de mi boca, sin pensarlo dos veces.
-Ya me sé toda la canción.
-¿En serio? –Me dijo, casi sin creerlo.
-Si, la escuché mucho y me gusta. –Le comenté, animada. –Nunca había escuchado canciones románticas.
-¿Eh? ¿Romántica? ¿Crees que es una canción de amor? –Me preguntó sonriente. –Supongo. Hice la traducción libremente… Así que es más una canción que viene de mí. –Se contestó.
-Lo mejor es que cada uno lo interprete. –Aclaré nerviosa.
-A su manera. Sí… -Me miro. –Ai-chan… Estás enamorada ¿cierto?
-¿Eh? –Me ruboricé. –No… No… Sí… No… -Dije indecisa. Rió. –Y tú… ¿Qué clase de canción crees que es? –Le pregunté, aún sonrojada. Puso una cara algo triste y desvió su mirada.
-Yo también creo que es una canción de amor. –Contestó, sonrojada.


¡¡¡¡¡GENIAL!!!! Lo conseguí. Primer acercamiento~

-Mamá. –Mi madre que tomaba el té, lentamente se volteó a verme. –Me voy a cortar el pelo. –Mi mamá me acercó los 1000 yenes de siempre. –Eh, quería ir a otra que no es la de siempre…
-¿Y esa cuánto sale, eh? –Me preguntó astuta.
-4000 yenes… -Dije lentamente, para suavizar el golpe.
-¡Qué caro! ¿Por qué no le llevas una foto al peluquero de siempre? –Tomó un sorbo de su té.
-¡No sabe nada! La última vez me dejo el pelo horrible, mamá. –Dije, aterrada, acariciando mi cabello.
-¡No se hable más! No irás, las de secundaria que van a peluquerías terminan siendo unas cualquiera, basta. –Rendida, me fui a mi habitación y de pronto…

-Chh. –Me llamó alguien. Mi hermana estaba apoyada en la puerta de mi habitación con una expresión macabra.
-Miki… -Dije, acercándome.
-¿Pudiste conquistar a la chica? –Me dijo sin mirarme, haciéndose la interesante. Me sonrojé. -¿Quieres conquistarla? –Me miro maliciosamente.
-Si, eso es lo que quiero. –Le dije segura. Rápidamente, en sus dedos aparecieron los billetes faltantes para mi corte de pelo. Sonreí.
-Mi bella, angelical hermana. –Dije, melosamente.
-Ha, no es tan fácil, hermanita. Una semana de masajes. –Asentí, derrotada.
Estoy decidida.
-Eri-chan… ¿Tienes ganas de tomar algo después de clases? Yo… yo te invito. –Titubeé un poco pero pude decírselo.
-Es que… hoy no puedo… Hoy tengo club. –Miró mi cabello. Ah, adiós a mi confianza… Suspiré. –Pero… ¡pero! Mañana pasado sí que puedo. –Me sonrió tiernamente y, felizmente, asentí.


-Entonces ella pide de fresa, seguro, y yo de moras o de alguna fruta, ¿verdad? Y luego le diré que se siente de la parte de la ventana, es la que más le gusta por lo que observé… -Murmuré, bajito, mientras sostenía la canción en mis manos.
-¿Qué tanto murmuras? –Reina preguntó indiferente.
-Pff, nada. –Le contesté tranquila. –Esta es una canción de boda…
-¿Qué? ¿No habla de un amor no correspondido? –Reina me miró sorprendida, tomando su hoja.
-¿Cómo? –Indague, desconcertada.
-Habla de un deseo que no se cumple, de una flauta que no se oye. ¿Eso no es un amor no correspondido? –Explico mientras leía la letra de nuevo.
-Puede ser… Y entonces… ¿Lo del barco y el mar y el amor? –Pregunté decepcionada.
-Es sólo poesía, se lamenta porque no escucha lo que quisiera. –Reina dejó el papel en su mesa.
-Ah sí…
-Ajam.
-Un corazón roto… Pero aún así, la letra es tan linda…
-Habla de amor. Aunque sea no correspondido. –Me aclaró seriamente Reina.
-¿Eh? –Eri se acercó.
-¿No la entendías, eh? –Le preguntó Reina.
-Claro que la entendía. –Afirmó Eri. –Es de amor.
-¿Ah sí? –Reina volvió a tomar la hoja, señalándole algo. –Aquí, cuando dice que quizás se convierta en estrella y pueda escuchar la voz de su amado… ¿Ves?
-Pero, lo que dice es… que se convertirá en estrella. ¡Dice que quizás esa noche pase a formar parte del firmamento! –Decía Eri con los ojos brillantes.
-Te equivocas. –Reina se paró firme. –Cuando dice lo de convertirse en estrella es porque es no correspondido. Se dice que nos convertimos en estrellas cuando morimos. –Eri se quedó quieta mirando a Reina. –Lo cierto es que eres… imaginativa y romántica. –Reina, se sentó y se puso a leer apuntes.
-Es cierto. –Dije sonriente. Eri me contestó el gesto y se fue hacia su pupitre. Por alguna razón, tengo un mal presentimiento.

-----

Se escuchó en el aula hablar a Gaki, la mejor amiga de Eri.
-Usa este color, así no se confundirá. –Le dijo Risa, mostrándole a Eri una vela rosada.
-Ok, ok. –Dijo, de mala gana, Eri.
-Ah, ojalá la persona A viniera a buscarme a mí. Tienes mucha suerte, Eri. –Gaki decía algo triste.
-Toma. –Le di el helado a Eri, no fue de fresa, sonrió y comenzó a comerlo. Se veía muy tierna.
-Gracias.
-¿Entramos a sentarnos? –Le pregunté, feliz.
-Ehm… Prefiero pasear. –Se paró y sacó algo de su maleta. –El dinero… del helado. –Y me lo entregó.
-No, no hace falta.
-Si hace. Ten. –Y me tomó la mano y puso el dinero ahí.
-Bueno… -Le contesté recibiéndolo lo mejor que pude. Si la hubiera invitado, hubiera sido más especial…
-¡Una cita, una cita! –Reina y LinLin se asomaron desde la cancha donde estaban jugando al basketball. Eri se quedó mirando a Reina y rápidamente avanzó. Reina me guiñó el ojo y siguió jugando. Miré la mano libre de Eri y comencé a acercar, lentamente, mi mano. Cuando por fin hice contacto.
.-¡Gya! –Su helado cayó al suelo. –Ah, me asusté.
-Uhn. –Negué nerviosa con la cabeza. –Perdón.
-Lo siento… -Me dijo suavemente.

-----

-¿Eh? ¿Qué es eso Reina? –Yo estaba acostada sobre mi pupitre por la incertidumbre de lo ocurrido ayer. –Otro regalo de cumpleaños, ¿no?
-Síp. Ya van 4. –Dijo Reina abriendo el paquete.
-Aaaah. ¡Qué suerte! –Dijo LinLin. -¿Porqué siempre a ti eh?
-Porque nací con suerte. –Dijo Reina, con tono de ganadora. Un impulso…
-Si tienes tanta suerte, ¿por qué no tienes padre? –Salió cruelmente de mi boca esa frase. LinLin abrió sus ojos como platos y Reina simplemente me miró. Al comprender la gravedad de mi acción, me fui del aula. Mañana era el día del campamento y las cosas no podían estar peor.
Soy… una terrible persona.

-----

Ya en el micro, sentada mirando la ventana, tenía ganas de llorar. Perdí a mi mejor amiga, me rompieron el corazón…Soy una imbécil.
-Odio madrugar. ¿Tu no? –Me dijo Reina felizmente, sentándose a mi lado.
-S…Sí. –Titubeé. Luego de unos segundos… -Perdón. –Le dije, avergonzada.
-¿Recuerdas tu gorra rosada? Que me prestaste… Un día iba caminando y se voló. Nunca la encontré. –Me contó tranquila. La tomé del cuello.
-Grr, era mi favorita. –Le dije, haciéndole cosquillas.
-A cambio de lo que me hiciste. –Sacó la lengua.
-Maldita… -Le sonreí y la solté.
-Ai-chaaaan. –Cantó. –Trajiste bebido ¿cierto?
-¡Yo sí! –Gritó LinLin asomándose. Bajamos del autobús luego de un rato de viaje y mientras dejaba las valijas, Reina se detuvo a hablar con Eri…

-¿Están enojadas Ai y tu? –Preguntó Reina, tranquilamente.
-No. –Le contestó Eri sin siquiera mirarla.
-Deberían arreglarlo. –Sugerió Reina, buscando la mirada de Kamei.
-Déjame en paz. –Le respondió, evitándola.
-Bueno. –Y Reina se acercó y tomó mi valija, adelantándose. Soy de lo peor…
Aunque nadie es malo por naturaleza.

-¡Aaaaah! –Eri, quien venía detrás de mí en la montaña, gritó y tomé su mano sin mirarla.
-¿Estas bien? -Pregunté, con recelo.
-Sí. –Me contestó, viendo si estaba lastimada.
-Deberías ir atrás de Reina, ella te ayudará con el camino difícil. –Le sugerí, y seguí caminando.
-Ai-chan… ¿tu tienes las velas, huh? –Reina preguntó, sentándose a mi lado.
-Sí. –Suspiré. –Reina… Nuestra amistad no se romperá por esto. Es mucho más fuerte. –Le aclaré.
-No sé de qué me hablas. –Tomó la vela y se paró, mirándome.
-Ya entenderás.

----

Es sólo una chica… Sólo… una… chica. Cantamos la canción, a cual todos aprendimos muy bien. En un anochecer de verano, se enciende la llama del amor.

-“Intercambia tu vela conmigo” me dijo. –Presumía una chica, yo observaba a todos sin dar un paso, con mi vela encendida en la mano.
-Ah… -Eri se encontró a mi lado.
-Los de la clase… cantaron bien ¿no? –Le pregunté mirando al suelo.
-Sí, muy. –Contestó algo triste.
-No te preocupes por mí. –Le dije. –No es algo tan importante… -De verdad soy una imbécil, no sé a dónde tuve la cabeza. Pero… -¿Porqué apagaste tu vela, Eri? No hay dudas sobre la persona que te gusta. –Eri me miro, triste y desconcertada. -¡Ve ya mismo! ¡Ve y díselo! ¡Yo te olvidaré cuando egresemos! No es nada malo… Hasta entonces saldré con 100 personas más, aunque hayas sido siempre… la primera. –Eri cubrió su boca con una mano y comenzaron a brotarle las lágrimas. –Acercarme tu vela. Te la prenderé con la mía. –Dicho y hecho, la cara de Eri era de sorpresa. –Corre, antes de que se consuma la vela. –Le dije, sonriendo.
-Mu-muchas gracias! –Gritó, y salió corriendo en busca de su amada. Mientras la veía alejarse… Y mientras se alejaba de mí, se acercaba a Reina...

“Escucho atenta por si llega el sonido de una voz… que cante una dulce canción de amor. No deseo nada, mientras navego en un mar sin estrellas. No deseo nada. Mientras dure la noche, quizás me convierta en estrella y pueda escuchar la voz de mi amado cantar”.

Me enamoré en el verano de mis 16 años.

-Y decías que esta canción… tenía que ver con el matrimonio, juju. –Reina se burlaba de mí.
-Ha, cállate. –Le dije, escondiendo mi cara en mi gorra.
Reina no intercambió su vela con nadie. No sé cómo… Se le rompió y no pudo hacerlo. Dice que se sentó encima pero claramente se nota que lo hizo con sus manos.

-Idiota. –Le susurré.
-Me gusta el lado de la ventana. –Comentó ignorándome. Mire hacia Eri, quien volteó y me sonrió vagamente.
-Yo no deseo nada. Pero me gustaría convertirme en una estrella del cielo. –Reina me observó sorprendida.
-¿Qué dices? De seguro te sirve para conquistar, Casanova. –Reí. –Ai-chaaaan. ¿Trajiste bebidas?
-¡Yo sí! –Gritó LinLin.

Ella apagó su vela, yo se la encendí y ella la rompió.

Caprichosas, decididas, insensatas. Así somos nosotras.

Pero no hay duda de que nos volveremos a enamorar.

2 comentarios:

Gab98 (Admin) dijo...

Yo ya te habia comentado de este fic en el foro de Jose, y lo repito muchas gracias por dedicarmelo, es de los mejores que he leido tuyos , realmente bueno y vas mejorando taki, gambatte!!!

Anónimo dijo...

emm estaba buscando una parte del one-shot run baby run del manga Érase una ves nosotros (tomo 5) y emm me tope con esto O_O no es de agua fiestas pero esto es plajio a la obra de Yuuki obata... y no es solo la idea... tambien es casi una copia textual O.o la diferencias son los personajes y que en ves de ser contada por chicos ( Takeguchi y yano) es contada por chicas :| bueno esto lo dejo solo para que lo sepas =D si quieres puedes borrarlo luego (tanto mi comectario como la fic xD) y emm etto era eso nada mas u.u espero que no te enojes ni nada (porfabor no lo hagas *-*) ya que como parece decir que lo creo ella... me da cosita que le saquen el credito a la autora original >//< bueno sayonara!! (plis plis no te enojes y lee rapido este coment asi no pierdes lectoras n_n)

Publicar un comentario

¿que te parecio el capitulo?