The Last Night (Cap.2)

Gracias a charmy por esto y disculpen la demora...
Clasificasion:R-0

The Last Night


Rika corrió y corrió, a través de la muchedumbre; corriendo con todas sus fuerzas, intentando romper la barrera de tristeza que la realidad le había colocado vilmente sobre sus hombros. La gente la miraba: -¿Qué hace esta chica? ¿Hacia dónde va?- era lo que lograba escuchar entre su esfuerzo por seguir adelante. Cuando sintió que sus pulmones le rogaban un descaso, se detuvo frente a un gran edificio. Alzó su rostro para ver que era el hospital. Sin pensarlo, entró.

Una enfermera entró en la habitación y le susurró algo al doctor, quién siguió escribiendo cosas en su cuaderno cuando ésta los dejó solos. Su celular comenzó a sonar, pero sin ver quién era –aunque ya lo imaginara- lo apagó.

-Señorita Ishikawa, lo lamento mucho. Ese último ataque que ha tenido fue bastante fatal.- se le acercó y puso la mano sobre su hombro.- Tiene dos opciones. Puede quedarse aquí internada, donde tendrá un cuidado que le permitirá aguantar como mínimo un mes más.-

-Y si no… ?- preguntó ya sabiendo la respuesta.

- Me temo que el próximo ataque terminaría con usted.

Miró hacia la ventana. Lloviznaba. Ahora todo le parecía valioso; hasta un débil llanto del cielo. ¿Estaría sollozando por ella? ¿Por el mundo? ¿Por Yossie? ¿O sería acaso él que habría dejado ese destino sobre sus hombros? Se veía oscuro y lejano. Tendría que verlo hasta el final por esa ventana… no, ella no quería eso. Si el sol iba a salir, lo vería desde la mejor manera posible.

-Doctor, gracias por todo. Pero no creo que pueda quedarme en el hospital.- Solo pensaba en Yossie; obviamente no sabía que decirle, pero tampoco iba a negarse el placer de verla por última vez si necesidad de una camilla. Le dio un abrazo al Doctor y siguió su camino.

-

Yossie miró desde la ventana hacia todos lados. Trató de buscar una sombra moviéndose, pero allí no había nada más que un estacionamiento. Salió corriendo del baño y hacia la puerta-

-¡Espere,la cuenta!- fue lo que escuchó detrás suyo que la hizo agarrar cualquier billete y dejarlo. No le importaba el dinero.

Salió hacia la calle y todo lo que veía eran autos moviéndose y personas caminando sobre su propio reloj, ninguna pensando en la que tenía al lado. No sabía que hacer; necesitaba apoyo de alguien. Pero antes llamó a Rika; no contestaba. Se inclinó hacia la pared y apoyó su cabeza. Tomó un taxi. Se sentó en el auto y mandó un mensaje de texto.

-

Miki salió del baño acomodándose la toalla en su cabello cuando un mensaje le llegó al celular. Era un mensaje de Yossie. Rápidamente se secó el pelo y comenzó a vestirse. Aya, que la miraba desde la cama suspiró y le dijo con recelo:

-¿Vas a ir a verla?-

Miki asintió con firmeza. Hace mucho que no tenía un tiempo a solas con Yossie, y sabía muy bien que su relación con Ayaya era muy liberal. Igualmente, la castaña le dio la espalda a Miki y se cubrió con las sábanas.

No le contestó el mensaje; siempre estaría para Yossie, no necesitaba aclarar que iría. Y al parecer, la rubia lo sabía; había dejado la puerta de su casa abierta. Cuando entró, se le tiró encima; pero no como esperaba Miki. Comenzó a contarle lo sucedido, mientras sus celos aumentaban. Nunca le había gustado Ishikawa con su animada personalidad y menos aún cuando comenzó a salir con la chica que le atraía. Es obvio que cuando se habla de Miki es atraer: siempre estuvo ligada a lo físico. No debía apegarse a nadie. Sin embargo, a veces sentía que con Hitomi era diferente.

Así que siguió un impulso repentino y acorraló a Yossie contra la pared.

-¡Seguro te está usando, eso es! Te miente, es una actuación para dejarte más fácilmente.- Ella lo negó; amaba a Rika, tanto como Rika a ella. – Pero no voy a dejar que te lastime más. ¡Yo soy más que ella!- Pronunció estas palabras bruscamente y se acercó más hacia el rostro de la rubia con una mirada fusiladora.

-

El taxi de Rika bajó en la casa de Yossie. Estaba segura de que si pronunciaba una palabra, rompería en llanto; pero no podía no decirle. Ya no. Tomó coraje,y subió las pequeñas escaleras hasta llegar a la puerta. Estaba a punto de buscar la llave escondida detrás de la maceta, cuando notó que estaba abierta.

La abrió. Abrió la puerta en el momento justo para ver a Miki acercándose con una mirada feroz hacia el rostro, hacia los labios de Hitomi.

0 comentarios:

Publicar un comentario

¿que te parecio el capitulo?