Tomodachi Wa, Tomodachi nanda (Cap.1)

Finalmente he vuelto a escribir hahaha, quienes piden fic de SYO Y KGI, buenas noticias, ya estan, es solo de checarlo bien y colocarlos oki?.


Este es el primer capitulo ya de esta historia, espero que les guste y bueno dejen sus comentarios plis.
ah y no se olviden de checar la introduccion que coloque hace unos dias
Clasificasion:R-0



Los estudiantes del instituto Nokoa parloteaban al bajar por las escaleras. El primer día de inicio de clases había culminado satisfactoriamente y se encontraban ansiosos de regresar a casa. En el aula del grupo 11B una chica de cabello negro azabache miraba distraídamente por la ventana hasta que el clima bochornoso le recordó que era tarde y debería estar camino a casa.

Miyabi POV

-Apúrate miyabi-El sudor resbalaba por mi frente, con mi antebrazo limpie la humedad de mi cara y seguí con mi labor.

-si me ayudaras un poco hubiera terminado hace horas-dije escurriendo el trapeador.

-soy una chica ocupada, ¿sabes?-fruncí el cejo

-mandar mensajes por celular no es algo que haría una persona ocupada…mas bien una ociosa, además… ¿con quien hablas tanto?

-oh…la curiosidad te corroe-dijo jugando con el adorno de su celular. Negué soltando un bufido y seguí limpiando el piso.

-mejor déjalo así, ¿quieres?, no es que me interese mucho.


-oh vamos, alguien esta enojada aquí- Risako salto del escritorio en donde hace unos segundos permanecía sentada.

-¡si lo estoy!, ¡acabas de ensuciar el piso!-mire hacia el techo y me pregunte por que mi mejor amiga tenia que ser tan desconsiderada con una niña indefensa como yo…

-ups…gomene miya-chan-dijo con una voz molesta.

-olvídalo y ayúdame con esto-dije entregándole un trapeador. Risako enarco una ceja y lo tomo resignada.

-que conste que solo lo hago por que soy una buena amiga-Sonreí y seguí limpiando el piso. Unos minutos después caminábamos con dirección a casa, Risako ha sido mi vecina desde que tengo memoria y por ende la persona que mejor conozco en mi barrio. Solemos ir a todos lados juntas que cualquiera juraría que somos hermanas, cosas que no me desagrada en lo absoluto. Después de más de 12 años de amistad consideraría a Risako más que una mejor amiga.

-listo, ahora vámonos-Risako dejo los utensilios en el armario del salón y emprendió camino por el pasillo. Apurada la imite y corrí a dejar los materiales que utilice para limpiar, en el armario que ya había mencionado.

-Espera Rii-chan-cerré la puerta corrediza y Salí corriendo hasta que un ruido estridente resonó en mi cabeza. Musite un quejido y la vista se me nublo en cuestión de segundos. Lleve mi mano a la frente y gemí por la contusión recién obtenida.

-Fijate ¿quieres?- Forcé mis ojos para aclarar de nuevo mi percepción de las cosas pero la niebla en mis pupilas tardaba en desaparecer. Escuche unos pasos marcados junto a mi y que siguieron con su camino a la derecha. Como un cachorro recién nacido trate de ponerme de pie y agudice mis oídos para seguir la silueta de esa persona. A lo lejos una chica de cabello negro semi ondulado, con lo que al parecer era el uniforme del instituto, caminaba a paso seguro arrastrado con cada golpe sus zapatillas.

-¡Miya!, ¿Qué te sucede?- Risako me envolvió en un abrazo y me ayudo a levantarme. Dando pasos inestables logre sostenerme de sus hombros. Pareciera como si un enorme martillo hubiera golpeado mi cabeza y ahora un par de pajarillos daban vuelta sobre mí.

-¿Qué…?-la confusión me impedía emitir una palabra coherente y Risako comenzaba a salir de sus casillas.

-te llevare a la enfermería- ¡No!, lo que sea menos la enfermería. Ese es de aquellos lugares que procuro no visitar, el otro son los baños públicos...

-tranquila- Risako ignoraba de mis explicaciones y me jalaba por el pasillo. Como gato a punto de ser bañado me agarre de las paredes y me detuve abruptamente. –Solo me caí…alguien choco conmigo…-me solte gentilmente y di una vuelta a medias para que me mirara-estoy completa…no me sucedió nada.

La vi apretar sus puños. Sonreí amablemente y seguí caminando a su lado, recogiendo a la vez mis libros esparcidos en el suelo.

-deberías dejar de ser tan distraída-me reprendió al encontrar mi mirada.

-lo hare, lo prometo
------------------------------------------------------------------------------

-Estoy en casa- con desanimo latente di un paso al interior del recinto. A pesar de haber jurado y perjurado a mi amiga que nada había ocurrido, el dolor en el dorso de mi cabeza contaba otra historia. Salí de mis zapatillas y subir por las escaleras. A medio camino escuche las cacerolas chocando entre si y a mi madre apurándose a la sala.

-bienvenida a casa-hice un gesto con mi mano y seguí hacia arriba.- cámbiate y dile a tu hermana que baje a comer.

Abrí la puerta de mi habitación y tire la mochila en la cama. Me cambie de prisa con una ropa holgada. En casa me agradaba utilizar ese tipo de ropa, sentirme libre en mi propio espacio, con esto cualquiera podría decir que el don de la moda jamás me acompañaría.

Antes de salir recogí mi cabello en una coleta mal hecha y metí mis pies en las pantuflas peludas que me había regalado mi mama de cumpleaños.

-Erika, baja a comer, ya esta la comida-dije dando dos golpes a su puerta. Ni siquiera espere a escuchar su respuesta y me senté en una de las sillas del comedor.

-wow ¿estas bien? Mira esa cara… ¿Un mal día?-pregunto mi madre sirviéndome en un plato.

Apoye el mentón en la palma de mi mano observando mi alimento.

-digamos que fue un dolor de cabeza-con desgano pase el tenedor del guisado a mi boca.

-¿todo bien?- es curioso como las madres siempre detectan si te sucede algo…es como si fueran adivinas, ¡nada se les escapa!.

-normal-encogí mis hombros y seguí degustando la cena.

-huele exquisito- Erika murmuro al entrar al comedor. Estaba tan encimada en mi tarea de masticar la carne que omití el hecho importante de que teníamos visita.- ¿pueden acompañarnos
Maimi y Saki a cenar mama?

Un pedazo de carne se atoro en mi garganta al escuchar el nombre de la segunda. Levante mi rostro a la mayor quien me sonreía con su palma en lo alto.

-Hola Miyabi-chan-dijo dulcemente y mi mandíbula cayo literalmente al suelo.

-claro hija, siéntense antes de que se enfríen-indico mi mama y las amigas de mi hermana se sentaron junto a mi. Tarde un par de segundos antes de recordar mi posible aspecto y lo que ellas podrían pensar de mi así que me levante a una velocidad increíble y subí a mi habitación.
------------------------------------------------------------------------------------
Día dos.

Empiezo a encontrarle utilidad a esto de escribir un diario… el día de ayer no pudo ser peor hasta que lo pensé y si resulto mucho peor.

Las amigas de mi hermana…Saki-san mi amor platónico desde que entre a primer año…esa chica a la que siempre soñé decirle que me gustaba me había conocido en una etapa que jamás me hubiera gustado que lo hiciera…¿Por qué la suerte no esta de mi lado?

Y como simple detalle, hoy es la convocatoria para las nuevas integrantes del equipo de baloncesto donde definitivamente estará nuestro capitán.

Que día me espera…
----------------------------------------------------------------------------------
-¡pasala!
-¡Chisato cubre tu línea!, ¡levanta el rostro, no permitas que te la arrebaten!
-¡Yurina los brazos a los lados, no des espacios!

-se apasionan-bromeo Risako a mi lado. Mirábamos desde las gradas el entrenamiento de las chicas antes de las nuevas selecciones. Mis manos sudaban como locas y mis labios estaban a punto de sangrar de tanto morderlos. Las chicas junto a mi parecían estar en la misma situación.

-ok, es todo por hoy, las nuevas hagan una fila.- Miami corrio a las gradas y tomo unas hojas con algunos nombres escritos en ellas. Risako me pego con su codo y bajamos a formarnos.

Poco a poco cada una fuimos llamadas a pasar adelante. Risako fue nombrada antes de mi, levante mis pulgares y le sonrei abiertamente. Tomo el balon y corrio a la canasta.

Este es el momento en el que pareciera que toda la atencion recae sobre tu persona , como si un enorme reflector te señalara en el centro del escenario. Saki me sonreia del otro extremo, seguia mi turno de hacer la prueba.

Risako regreso a mi lado y me entrego el balon en las manos.
Lo bote un par de veces para acostumbrarme a el. Levante una vez mas la vista y las chicas me esperaban. Di unos pasos adelante y comence a tomar vuelo. ¿Qué tan dificil puede ser meter el balon ahí?

Justo cuando tomaba inpulso para estirar mis brazos y lanzar el balon, la silueta de una chica en la entrada del gimnacio me hizo perder el equilibrio. Mi tobillo se doblo y cai al suelo.

¿Qué habia sucedido? . Mi cuerpo se congelo de repente y lo unico que recordaba ahora era el dolor en mis rodillas.

-¿Natsuyaki-san, estas bien?
Asenti y levante mis manos.

-perfectamente-dije apoyandome para levantarme. Mire nuevamente a donde la chica habia estado pero no se encontraba ya en ese lugar. –que demonios…

-¿quieres volver a intentarlo?-pregunto Saki

-si no es mucha molestia-dije avergonzada por lo sucedido.

-continua-asenti y volvi a tomar impulso. Todo era tan sencillo como esto…

Continuara XD....

5 comentarios:

パオラ dijo...

wow...!!! lo adore...pro fin alguien piensa en Berryz...!!!!! hahaha ya me imagine a Miyabi atragantandose con la comida y a Saki tan sonriente..!!!


CONTI PRONTO..!!!

Midoro dijo...

MiyaSaki RULZ!

Esta muy hermoso este primer capitul... quiero saber quien es la joven qeu distrajo a Miyabi.... la intriga me amta... Gaby quiero continuación pronto xD... de verdad ame esta hsitoria y ya era hora de las Berryz y C-ute.

Kameririn dijo...

kyaaaa!! quien es?! quien es?!
Me muero por saber >o<

Ñaa amé el fic!! se ve muy interesante!!

Eres la mejor Gab!!!

Michi.Pinku! dijo...

Y quién es la chica misteriosa? OWÓ??
Michi quiere más MiyaSaki y YajiUme >o<!!
esperando capítulos :3

Anónimo dijo...

Seryni

Wiiii mme encato...x que siempre nos dejan con intriga? LOL ...wa esperare el prox cap

! Ahhhh conti conti

Publicar un comentario

¿que te parecio el capitulo?