Tomodachi wa Tomodachi Nanda (Cap.4)

Clasificasion:R-0

-Tadaima!- Sali de mis zapatillas y camine con paso perezoso a la sala. –Otosan!- grite sorprendida a la persona en el sofa. Mi padre sonrio y extendio sus brazos, dandome la invitacion para abrazarlo. Me apresure y lo hice. Desde que mis padres se divorciaron era extraño verlo en casa, y las veces que los veiamos eran pocas, esto debido a su sofocante trabajo.

-¿Cómo esta mi princesa?- mi padre acaricio mi cabeza cuando me solte del abrazo.

-papa…ya no soy una niña- hice un puchero que le hizo sonreir aun mas.

-para mi siempre seras mi princesa…aun y tengas canas…o se te caigan los dientes.

-eso es asqueroso…no quiero imaginarlo de moemento

-Oh, hija, ¿Qué tal la escuela?- mi madre entro a la sala con una bandeja en sus brazos. ¿habia hecho un pastel? , eso era extraño…

-por tu expresion supongo que lo has olvidado- dijo mi papa sin dejar de sonreir.-¿olvidado?...¿de que hablaba…?

-es su cumpleaños, baka!- Erika lanzo un cojin a mi rostro y solto una risita. Su cumpleaños…¿¿¿su cumpleaños???, no puedo creerlo…olvide el cumpleaños de mi padre…

-huele bien…

-es de mango, tu favorito- dijo mi mama dejando el pastel en la mesa frente a nosotros. Erika se acerco y dejo unos platos y cubiertos en el mismo lugar.

-papa….yo…

-no pasa nada mi niña…es normal que lo olvidaras…casi no nos vemos…- a pesar de tener aquella singular sonrisa en su rostro, sentia su remordimiento.

-no es tu culpa- lo abrace –es por que quieres darnos lo mejor.

-asi es…ahora todos a cantar las mañanitas a su padre.
-----------------------------------------------------------------------
-¿en el club de baloncesto?, eso es muy bueno hija…aunque…podrias lastimarte…tienes un cuerpo fragil…

-papa, ya te dije no soy una niña…ademas todo el tiempo me golpeo o me caigo…creo que estoy acostumbrada…

-ademas su capitana la cuidara mucho- Erika me guiño el ojo y no pude evitar sonrojarme.
-eh?...como esta eso?-pregunto mi padre

-na..nadaa , Erika, ¿quieres mas pastel?- pregunte con sarcasmo cortando un pedazo mas del pastel.

-no gracias…estoy satisfecha.

-¿y que hay de Risako?, ¿entro al mismo club que tu, hija?- Mi mama pregunto con normalidad y la imagen de mi amiga volvio como un balde de agua fria.

-¡Rii!- dije y corria mi cuarto. Avance a la mesa junto a mi cama y tome el telefono. Pase mis dedos por los botones del telefono y espere a que diera tono.

-Casa de los Sugaya

-oh…buenas señora sugaya , habla Miyabi.

-ohh, hola Miya-chan

-de casualida…¿esta Risako ?

-oh, ella esta ahora dormida…llego algo estresada…¿no sabes que le sucedió en el colegio?

-no…bueno, la vere mañana…gracias.

-de nada, cuidate.

-bye- colgue el telefono y me deje caer en la cama con el rostro hacia el techo.-Rii-chan…¿Cómo estaras?...

-ahí estas- salte al escuchar una voz proviniente de mi ventana.

-¡¿Tu?!- señale a la chica que habia visto el dia de ayer.

-si soy yo, y tu sigues siendo tu- la chica entro por completo a mi habitacion y acomodo su chamarra que se habia arrugado al saltar a mi casa.

-entonces…no fue un sueño-murmure sorprendida.
-por supuesto que no- la chica avanzo hacia mi peinador y jugo con las cosas que encontro a la mano.

-¿Qué es lo que quieres?- me puse de pie y la mire con interes. La chica tomo uno de mis perfumes y lo destapo para olerlo.

-me han enviado a buscarte, ya te lo habia dicho…oye esto huele muy bien.

-¿Quién te ha enviado?-ignore su ultimo comentario y me pare frente a ella.

-eso es algo que no me corresponde decirte- la chica estiro su mano y tomo una cajita con polvo dentro.

-¿entonces a quien le debo preguntar?- la pelinegra imito su accion con el perfume, e inhalo un poco mas de lo debido a la caja, y una tos convulsiva la ataco de repente.- ¿quieres dejar de jugar con mis cosas?-pregunte arrebatandole la caja- es maquillaje, no se inhala, ¿entiendes?

-Qué extraño es esto…ustedes.

-puedes dejar de decir eso…no lo entiendo…¿Qué se supone que eres tu?

-realmente ya no lo se…- la chica me miro con dureza- de pronto aparecieron ustedes…
Ok, oficialmente aquella chica era extraña.

-da igual, no tengo tiempo de explicarlo- agrego al notar mi expresión-…tienes que venir conmigo.

-nooo, ahora no…la primera vez te hice caso…

-corrección…me ignoraste, y esos animales vinieron por ti.

-¿esas cosas…son de tu planeta?- pregunte asqueada.

-¿de que hablas?, no soy extraterrestre…este es mi planeta…ustedes no están invadiendo

-ok ok…no discutiré contigo. –Me di por vencida y me tire en la cama.

-¡levántate!, te dije que tienes que venir conmigo…

-tengo pereza…

-ok, no me dejas otra opción- de pronto unos brazos rodearon mi cintura y me elevaron de la cama.

-¡Hey! , ¡Acostumbras a robarte a la gente!- grite tratando de soltarme

-solo a las infantiles como tu- La pelinegra tomo vuelo y salto por la ventana.

-¡¡¡¡wah!!!!!- grite por el repentino salto. Me aferre a sus brazos cuando sentí el aire contra mi rostro. Lo último que recorde fue un duro golpe en la espalda.- Itai!!

-no puede ser… no funciono…- La extraña chica examino sus brazos mientras fruncía el cejo.

-¿¿estas loca??, ¿¿te crees la mujer maravilla??

-¡¡shh!!, no me dejas concentrarme…

-¡¡no me chistees!!...¡grandísima baka!

-¡no me digas asi!

-¿¿y como quieres que te diga si no se tu nombre??- Me levante con dificultad y la mire con reproche. -¿entonces?- cruce mis brazos y espere su respuesta.

-Suzuki…mi nombre es Airi Suzuki…será mejor que te lo grabes.

-ok, lo que digas…ahora…¿Cómo es posible que tengas tanta fuerza?...eres solo una niña…

-de donde vengo esto no es nada…en este lugar mis fuerzas han reducido…

-¿miyabi?

La nombrada levanto su cabeza a la ventana de su habitación.

-genial…esa es mi hermana…¿como le explicare que llegue hasta aca?

-no hay tiempo de explicaciones…vámonos.- Airi me jalo de la manga del suéter y me encamino a una pared.

-¿y ahora?-pregunte con impaciencia.

Sin decirme algo más que dedicarme una arrogante sonrisa, empujo de mi espalda y caí en el pavimento. Pensé levantarme y golpearla pero Airi no se encontraba conmigo.

-¿Airi…?

“Ella esta aquí”

Abri ampliamente mis ojos al escuchar aquella voz en mi cabeza.

“Es una de ellos”

“Matala”

-…uh…

“Matala”

Retrocedí unos pasos, buscando inútilmente una pared que me llevara de regreso a mi mundo, pero no había nada más ahí. Observe bien el lugar, estaba en el campo a unos minutos de mi escuela.

“Matala”

Algo parecido a un gruñido detrás de un árbol me hizo detenerme.

“Matala”

Ok, estuvo bien de observar el lugar, me dije antes de correr con todas mis fuerzas. Mi cuerpo se sentía mucho más ligero, como si flotara. Aquella cosa me seguía con hambre feroz y no podía hacer más que correr sin rumbo fijo.

“el colegio, miyabi, el colegio” pensé antes de doblar a la derecha. El amplio edificio me esperaba a unas cuantas cuadras. Respire hondo y brinque la barda. Me sorprendí por la habilidad con lo que lo había hecho, sin embargo no me detuve a contemplar mi logro. Aquel animal se quedo quieto tratando de romper la reja que nos separaba. Aproveche aquellos segundos para subir por las escaleras, buscando a alguien que pudiera ayudarme, pero todo lucia vacio y nostálgico.

Las bancas en los salones estaban desordenadas y empolvadas. Los pizarrones rayados con grafiti así como algunas ventanas rotas.

-¿Qué paso aquí?- me pregunte asustada-¿Dónde están todos?...

Un ruido estridente en el aula de 1° me alarmo y busque algún lugar para esconderme. Unos de los lockers detrás de la puerta estaba abierto así que me metí ahí y lo cerré. Controle mi respiración llevando la mano a mi boca.

Nuevamente aquel gruñido erizo los vellos de mi piel.
Rece en silencio, pidiendo que todo esto fuera una pesadilla y pronto despertara.

Una de las ventanas se destrozo cuando alguien lanzo una piedra. Ahogue un grito y apreté mas mi mano contra la boca. El animal se giro y corrió a donde habían caído los vidrios, eso era en el aula de a lado.

-sal, rápido- me susurro alguien del otro lado del locker. Asentí rápidamente y abrí la puerta con cuidado.- no tenemos mucho tiempo...aquellas cosas son estúpidas…no te pueden ver, solo te escuchan…

-gracias a dios…yo…- me calle al ver a la persona que me había salvado. -¿Saki-san?

4 comentarios:

Kameririn dijo...

WTF?! ¡¿SAKI?! ¡¿QUE HACE AHI?! ¡SUGOI!

Asi que la "tipa sospechosa" resultó ser Airin!! yay!! Para ponerle un poco de sabor a las cosas, pero y Rii-chan? ;____;

Que se reconcilie pronto con Miyabi!!

Anónimo dijo...

O.O ¿osea como esta eso?¿Saki es de un universo paralelo que solo Miyabi conoce?
mmm le preguntare a Jaime Mausan a ver si me explica algo XD
naaa
Este fic esta super sep sep me encanta

conti xfa

Mariezell dijo...

Oh! airi era la chica misteriosa!!
y saki q hacia alli?? wtf!
por fa pon la conti... me enamore de este fic!

Anónimo dijo...

Continuaa! llevo años esperando el otro capitulo ;w; esta demaciado genial!♥

Publicar un comentario

¿que te parecio el capitulo?