Esta cosa llamada amor (Capitulo 13)

Michi se disculpa por la tardanza n_nU Gomen ~~~

Clasificación: R-16



CAPÍTULO 13




"Reina".

Me doy la vuelta y veo a Risa corriendo por el pasillo. Por una vez, Ai no estaba con ella. Eso me hizo preocupar un poco. ¿Habían peleado?

"¿Qué pasa?"

"No pasa nada. Sólo necesitaba pedirte un favor."

Ahora tengo curiosidad. ¿Por qué iba a necesitar mi ayuda? Si no es ayuda de pareja entonces ¿De qué es? Escucho y espero a que me diga.

"Sé que Ai no está tan emocionada con su cumpleaños, pero quiero hacer una fiesta para ella en mi casa. Me preguntaba si podrías ayudarme con esto"

"Sí, claro. ¿Qué necesitas que haga? "

"Necesito que compres adornos y patatas fritas. Ya tengo a Eri, Sayu, y Koharu haciendo otra cosa. Y yo mantendré a Ai ocupada ya que puedo hacerlo mejor que nadie."

Sonrío.

"Estoy segura de que puedes".

Se sonroja y me da un codazo.

"¡No así!"

Me río.

"Pero no te preocupes, puedo hacerlo. Aquí está mi número en caso de que necesites ponerte en contacto conmigo. "

Saco mi teléfono celular de mi mochila. Risa saca su celular y anota mi número. Me envuelve en un abrazo después. Eso fue inesperado. Débilmente, le devuelvo el abrazo.

"Gracias. Esto es muy importante y frenético para mí. Y es difícil mantener un secreto a Ai-chan, ella me conoce demasiado bien. Así que voy a necesitar toda la ayuda que pueda conseguir."

"No hay problema. ¿Cuándo es su cumpleaños? "

"El próximo martes. Te informaré todos los detalles más adelante."

"Ahí están. No estás tratando de robarme a mi chica, ¿cierto Tanaka? "Ai interrumpe.

Las dos saltamos. ¡Acaba de salir de la nada! Espero que no haya escuchado acerca de lo que estábamos planeando. Ai camina detrás de Risa y pone un brazo protector alrededor de su cintura. Pone una sonrisa juguetona y sacudo mi cabeza sonriendo. Creo que no oyó lo que decíamos.

"Nah… es toda tuya Ai." Le devuelvo la broma.

Risa sonríe y planta un beso en la mejilla de Ai. Se ven tan lindas juntas.

"¿De qué estaban hablando de todos modos?"

"¡Nada! Nos limitábamos a hablar sobre trabajo escolar que necesitaba ayuda." Risa dice nerviosa.

Ai enarca una ceja. Ella no se lo compró. Maldición eso podría ser un problema. ¡Rápido, tengo que pensar en otra cosa para cambiar el tema! Uh...

"¿Dónde están todas?"

Dejé escapar un grito de sorpresa y en un instante corrí hacia Risa y Ai, escondiéndome. Sayu se quedó donde estaba, sonriendo con su pequeña sonrisa traviesa. Froto mi adolorido trasero. Se rió al ver mi reacción.

"¿Acabas de..."

Asiente con la cabeza. Siento mis mejillas arder de vergüenza. Ai y Risa ríen haciendo que mis mejillas se sienten aún más calientes.

"Oye Reina, whoa ¿qué pasa con tu cara?" Koharu pregunta apuntando a mi enrojecida cara.

Miro a otro lado tratando de ocultar mi cara. Esto simplemente es tan incómodo y raro. Por detrás de Koharu podía ver a Eri dirigirse hacia nosotras.

"Hola chicas ¿qué pasa? ¿Por qué la cara de Reina está tan roja?" Me mira con curiosidad.

Antes de que pudiera decir algo suena la campana, me ahorro el tener que explicarlo todo. Por primera vez estoy realmente feliz por llegar a mi clase.

"¡Las veré más adelante, Adiós!" Digo rápidamente y me apuro para llegar a mi clase.

***

Estuve evitando y esquivando a Sayu todo el día después de eso, nunca se puede saber cuándo iba a volver a atacar. Todas lo encontraron gracioso, pero sí que me gustaría ver que pasaría si fueran ellas, ¡a ver si luego lo encontraban gracioso! Así fue más o menos mi día. Tengo un poco de tarea como siempre y otro proyecto para la próxima semana. Aparte de que mi día de clases fue aburrido. Decidí caminar a casa hoy. Tenía que pasar a unas tiendas de todos modos para conseguir las cosas para la fiesta sorpresa de Ai.

"¡Hey espera!"

Miré hacia atrás para ver a Eri corriendo por las escaleras. ¿Qué estaba haciendo aquí? Su casa estaba en la dirección opuesta a la mía. No iba a rechazarla, sin embargo. Disfruto de su compañía más que cualquiera de las otras.

"¿No vas a casa?"

Se frotó la parte posterior de su cuello y miró a su alrededor. Ese fue un mal tema para hablar. Puse un brazo en su muñeca para que me mirara de nuevo.

"Ven, vamos a mi casa entonces." Le sugiero.

Su sonrisa instantáneamente vuelve. Está de acuerdo y me sigue lejos de los terrenos de la escuela. Estamos tranquilas después de eso. No sabía qué decir. Tenía demasiado miedo de poder decir algo de lo que ella no quisiera hablar. Sabía que no quería estar en casa ahora mismo, pero no le iba a preguntar por qué. Realmente quería saber, pero no empujaré las cosas. Caminamos por la calle y damos una vuelta y entró en un pequeño callejón. Era un atajo que tomaba para llegar a casa casi todos los días.

"Ahí están."

En un instinto empujó a Eri detrás de mí y me volteo. Era el tipo que toco el trasero de Eri antes. Lo fulminó con la mirada. Tenía mucho descaro para aparecer de nuevo. Mi cuerpo se puso pesado y mi corazón latía a mil por hora. Algo me dijo que esto no estaba bien.

"¿Qué estás haciendo aquí? ¿Buscando otra paliza? "

Se ríe fría y terroríficamente. Una sonrisa petulante aparece en su desagradable cara, deseo tanto pegarle en la cara. Oí lloriquear débilmente a Eri y me agarró para confortarse. Tenía que sacarla de aquí. Estaba algo bien si intentaba hacerme daño a mí, pero él no iba a poner UN DEDO sobre ella.

"Estaba pensando al revés."

Pone sus dos manos que estaban detrás de su espalda delante de él y su sonrisa es aún más grande. ¡Mierda! ¡Tiene una palanca! Esto realmente no se ve bien. Si hubiese sabido que íbamos a jugar suciamente me habría traído mi navaja conmigo. Pero mis padres tuvieron que alejarla de mí cuando la encontraron, pero yo la tenía sólo en caso de que cosas como ÉSTA ocurrieran.

"¿Qué pasa? ¿Crees que no me puedes ganar?"

¡¿Puede ser más imbécil?! Mi cuerpo se calentó más y mis músculos estaban tan apretados que estaban comenzando a sufrir calambres. Quería golpearlo tan fuerte que perdiera el conocimiento. Miré a mí alrededor. No había nadie aquí observando. Esto rápidamente podía volverse muy malo. Eri apretó mi mano con más fuerza. Sabía lo que iba a suceder.

"Eri, quiero que salgas de aquí." Le susurro con severidad.

No quito mis ojos de este tipo. Sé que lo mejor es hacer eso. Giró la palanca en sus manos sonriendo de oreja a oreja. Sentí a Eri tirar de mi brazo.

"¡No te puedo dejar! ¡Saldrás herida!"

"Eri no discutas conmigo sólo vete. Puedo manejarlo. No te preocupes por mí."

Su apretón en mi mano se afloja. Está vacilando al principio, pero su apretón sobre mí desaparece gradualmente. No puede estar aquí para ver qué pasaría. Sé que es un hecho que no saldré de esta pelea ilesa, pero no le diré eso. Y segura como un diablo no la dejaré ver eso tampoco. Oigo sus pies golpeando el suelo mientras corre hacia el final del callejón. Ahora sólo es este hijo de perra y yo.

"Lo vas a lamentar. ¡Me has hecho quedar como un tonto delante de mis amigos! "

Me río. ¿Puede ser más estúpido? ¿Es por eso que volvió? ¿Para tratar recuperar algo de su orgullo? Los chicos siempre son tan estúpidos. Corre hacia mí blandiendo su arma. Tuve la suerte de esquivar este ataque, pero no tuve tanta suerte en el segundo golpe. Volvió a balancear una vez más su palanca y el arma golpeó mi estómago, quitándome el aire. Me incline por la falta de aire. Me muerdo el labio empujando todo mi dolor a un lado y lo derribó. La palanca salió volando de su mano. Tiré golpes violentamente, sin importar si le llegaban o fallaba. Sólo quería hacerle tanto daño que ni siquiera se le ocurriría venirme a buscar una vez más. Estaba lanzando un golpe tras otro mientras golpeo su rostro. De alguna manera consiguió liberar su brazo y me agarró por los hombros y me empujó al suelo. Mi cabeza golpeó el suelo con un sonoro crujido. Me sentí mareada, él tomó esta oportunidad para recuperar la palanca y se encuentra encima de mí. Apenas puedo ver, mi vista es borrosa, pero todavía puedo distinguir su risita estúpida.

"¿Alguna última palabra?"

Fijo la mirada en él. Yo no iba a rogar que se detuviera. No iba a darle esa satisfacción. Se encogió de hombros y levantó la palanca por encima de su cabeza. Por alguna extraña razón lo único que estaba en mi mente era Eri. Necesitaba saber si estaba bien. Esperé a que la palanca impactara contra mi cara. Cerré los ojos. No había nada que pudiera hacer.

"¡Eh, tú!"

Abrí los ojos, el tipo encima de mí se dio la vuelta y obtuvo un puñetazo en la cara, enviándolo al suelo de nuevo. Me froté los ojos para ver quién era el que me acababa de salvar. Yossie me miró. Me tendió una mano.

"¿Estás bien?"

Tomé su mano y me paré otra vez. El tipo gime y lo vuelvo a mirar. El golpe no fue suficiente para noquearlo. Él se vuelve a parar. Yossie lo vuelve a agarrar por la parte posterior de su camisa y lo arroja de cara hacia la pared. Su palanca estrepitosamente cae al piso. Eso se aseguraría de noquearlo. Voy y pateo la palanca tan lejos como puedo.

"¿Estás herida?"

Agarro mi estómago. Realmente duele y lo mismo ocurre con la parte trasera de mi cabeza, pero aparte de eso estaré bien. En la parte trasera de mi cabeza a través de todos estos acontecimientos horribles estoy pensando en Eri.

"Estaré bien. Gracias por ayudarme."

"¿Por qué te estaba persiguiendo de todos modos?"

"Es una larga historia."

Empiezo a caminar hasta el otro extremo del callejón. Yossie no pregunta más después de eso. Eso tenía que ser lo más inteligente, realmente no estaba de humor para responderlas. No cuando estaba sufriendo tanto. Cuando llegamos al final del callejón hubo un grito, no muy lejos. Mi cuerpo se puso rígido. Conocía esa voz.

"¡Eri! ¡Tenemos que salvarla!" Le grito a Yossie.

Olvido todo mi dolor y corro en la dirección de donde vino el grito. Yossie me siguió de cerca. Miro a mí alrededor frenéticamente para ver cualquier cosa que me diga dónde está Eri. ¡Tenía que salvarla! No podría vivir si no lo hacía. Había otro callejón vi y corrí a la entrada para ver si ella estaba allí.

"¡Cállate! ¡Eres tan llorona!" Un hombre gruñe.

El muy cabrón, envió a sus dos amigos para esperar en el otro extremo, por si acaso una de nosotras huía. Aunque eso no fue lo que me cabreó, lo que me cabreó fue que un tipo que mantenía quieta a Eri mientras el otro estaba tratando de rasgarle su camisa. La cara de Eri estaba cubierta de lágrimas y su falda estaba levantada hasta su cintura. Ella tenía unos cortes en sus piernas y estaba cubierta de suciedad. Ver lo que hicieron simplemente me volvió loca de furia. Corrí y golpeé al chico directo en la parte superior de su nariz. Sentí algo en su nariz haciendo “crack” cuando mi puño impactó contra su cara. Gritó tapándose la nariz. El otro tipo que la sostenía la soltó y trató de atacar de nuevo. Esquivé fácilmente su golpe, le di un puñetazo directo en el ojo y le di una patada en los cojones. Cayó después de eso. Los dos cerdos se levantaron y echaron a correr. ¡Eso debería enseñarles! Me arrodillé al lado de Eri. Estaba llorando histéricamente. Tiré hacia abajo la falda, la alisé y arreglé su pelo. Los primeros botones de su camiseta fueron arrancados. Quería hacer algo más que golpear a esos tipos. ¡Quería matarlos!

"Está bien Eri... todo terminó, estoy aquí ahora. No te herirán nunca más."

Se aferró a mí llorando, sin control. Por alguna razón... también estaba llorando. Podía sentir mis lágrimas lentamente caer por mis mejillas. Eran lágrimas silenciosas, por supuesto, no quería que Eri supiera cuán asustada estaba por ella. Estaba tan aterrorizada de perderla o de que algo malo le hubiera ocurrido. Tragué mi propio llanto para tratar de mantenerme fuerte para ella.

"Te llevaré a casa, espera." Me dice Yossie.

Saca su teléfono celular y comenzó a presionar los botones. No me importa a quién llame, con tal de que no fuera mi tío. No quería que él supiera sobre esto. Acaricié el pelo de Eri tratando de calmarla. Seguía llorando y su cuerpo estaba temblando demasiado en mis brazos. Tenía miedo de que terminara huyendo en cualquier momento. Me quedé con ella hasta que Yossie nos dijo que el coche estaba aquí.

"Vamos, nos tenemos que ir."

Traté de levantarme, pero Eri me tiró de nuevo hacia abajo y me apretó en su agarre. Ella estaba aterrorizada. Tenía que intentar calmarla. Tenía que hacer que se moviera. Si la dejaba permanecer así, quién sabía lo que podría ocurrirle. Era demasiado frágil.

"Eri está bien. Vamos a mi casa ahora. Estaremos a salvo allí." No me estaba soltando. "¿Eri?" Levanté su cabeza para mirarla fijamente a los ojos. "Puedes confiar en mí."

Su llanto se detiene, da un pequeño asentimiento y me deja ir. Me levanto, la ayudo a levantarse y salimos del callejón. Yossie abre la puerta trasera del coche y entramos. Ella se sienta primero. Eri entierra su cara en mi cuello y coloco un brazo protector sobre ella.

"¿Está bien?"

"Ella está bien Rika simplemente llévala a casa." Masculla Yossie.

Rika mira hacia delante y sale a la calle. Le doy las instrucciones para llegar a mi casa y estuvimos en silencio todo el recorrido. Mi cuerpo puede estar tremendamente adolorido, pero lo único que me preocupaba era Eri. Y me alegré de que estuviera bien.

4 comentarios:

Midoro (Admin) dijo...

OMG!

Pobre Reina... ese tipo era un idiota y maric*..
Además como se atreven de hacerle eso a Eri... Reina t apoyo deberias haberlos matado, eso haria yo JUM!
Justo te habian quitado tu navaja ¬¬
realmente leer esto me da una rabia... quiero puro que estos weo* se mueran >_<

sakitan dijo...

excelente buen fic bien definidos los personajes... y si reina los deverias de haber matado ¬_¬ maldito

Miyu17 dijo...

waaa... me gusto el cap ... Reina & Yossie debieron darle una paliza esa de las grandes a esos .... pobre Kame ...

Tami dijo...

wuaaaaaaaaaaa cumpleaños de ai (llna de emocion *0*)-- Esos desgraciados ó.ó es cierto reina debio matarlos jum!!!!!!!!! pobrecita eri T-T
y reina tan lindaaaa la defendio (llora de emocion >.<)ok ..dejo la exageracion
Muy buen cap! espero la continuacion

Publicar un comentario

¿que te parecio el capitulo?