Sonata Artica [Primer Capitulo]

Espero que les guste este fic, acabo de terminar este capitulo y entregue todo.
Disfrutenlo!

Clasificación: R-0



Capitulo 1:



“Doble Personalidad

En los caminos más desolados de nuestro decadente planeta, una pequeña, Qian Lin, se encuentra sumida bajo un caos de pensamientos devastadores, que son complementadas con imágenes mentales totalmente hostiles de un incoherente y absurdo estilo de vida, el cual la conllevó a comportamientos psicóticos de agresividad ante el deseo de terminar con todo lo que ella estuviera amando.
El deseo la dominó y manipuló, creando en su ser indiferente y lacerante, una doblé personalidad. Una de ellas es la tierna joven de 13 años de edad que posee el enceguecedor deseo volver a ver a todo ser querido por ella, pero su otra personalidad, la cual actuó sin consideración y cruelmente desasiéndose de todo aquel que la quería, familia y amigos.
Ella no actúa bajo su verdadera esencia, al contrario, se rige primordialmente por su escalofriante espíritu demoníaco, o mejor dicho, por su personalidad creada por ella misma para su propia protección incondicional ante su hostil entorno.
____________________________________________________________________

Despertar de esta horrible pesadilla, eso deseo, como también quiero obtener un millón de cosas, alcanzar las estrellas, estar con mi madre y conocer quien me hace esta vida un infierno. Pero ninguna se puede cumplir. – Una profunda mirada que emanaba desde sus pequeños ojos de una tonalidad algo escalofriantemente oscura. Todo aquel que estuviera cerca de ella tendría un exorbitante temor por esta pequeña, pero esta joven que tan solo se encontraba a unos pocos metros de ella no presentaba desasosiego ante la presencia de Linlin.

- Disculpa – Una resonante voz emitida por las cuerdas vocales de la pequeñita llegaron a oídos de la joven.

- ¿Quién eres? -

- Me llamo Aika, Aika Mitsui y tengo 11 años de edad – Con un exorbitante fervor en su voz, pareciera que esta pequeña quisiera acercarse al bello corazón de Linlin, pero ella no sabia que se hallaba de tras de la retraída personalidad de la chica de ojos desorbitados.

- M…me llamo… LiLinlin – Su voz era quebradiza y demostraba tartamudeo en ella.
Aika se acerco al lugar en el cual Linlin estaba sentada, era el suelo lleno de basura a su alrededor, esto se debía a que nuestras protagonistas se encontraban en las calles despobladas de la flamante ciudad de Kyoto. Aquí solo vivía la gente con los mayores problemas económicos, Aika era una de ellas, eso se podía saber con solo ver su harapienta forma de vestir, llevaba puesta un vestido completo de agujeros era de un color morado, se encontraba sin zapatos y sus pies estaban llenos de tierra, sus delgadas piernas se encontraban llena de arañazos, al igual que su descuidado rostro. Pero Linlin no se encontraba en el mismo estado, ella talvez estaba sentada en las calles del barrio más decadente de Tokio, aún así, la joven se encontraba vestida de la forma más elegante y hermosa, eso era lo que despertó una extraña noción en Aika. Sus afables ojos no estaban familiarizados con ver tanta elegancia en alguna persona.

- ¿Por qué estas aquí? – Pregunto la curiosa Aika.
Nada fue emitido por Linlin, solamente un gesto se vio de ella y fue como dio vuelta su cabeza para mirar a los centellantes ojos de su acompañante. Esa mirada provoco una explosión de emociones en Aika, ella no se podía explicar que era lo que sentía, era una aleación de temor con un sentimiento de ausencia y una profunda estimación ante Linlin.

El silencio parecía inmortal, solo se escuchaban el viento suspirar y el crujido de los árboles que se encontraban ubicados a los alrededores de el barrio. Todo esto trajo una gran interrogante domo todos los pensamientos de Linlin… ¿Por qué ella se encuentra aquí tan solitaria?.
Un estrepitoso alarido que pronunciaba el nombre de la harapienta joven atesto todo el lugar, se trataba de un hombre ubicado en la plazoleta a pocos metros de donde se encontraban las pequeñas. Linlin lo miraba con extrañeza, nunca había visto ha alguien como él, se trataba de un alcoholizado, eso se denotaba por su peculiar andar que lo traía directamente hacia donde las niñas. Linlin se encontraba en un estado de shock, en cambio Aika comenzó a huir del lugar pero sin antes tomar la muñeca de la joven en un estado de inconciencia, se dirigía hacia lo que aparentemente era un callejón, él hombre aún seguía tras su rastro pero Aika era más sagaz que el “extraño”. Abrió una puerta de hierro oxidada y eso las dejo dentro de una habitación con una larga escalera en espiral.

- Ya estamos bien – La intrépida pequeña le dijo a su acompañante que aún se encontraba en un estado traumático.
Su oyente no pronuncio ninguna palabra sólo reacciono ante el hermoso sonido proveniente del final de las escaleras. Aquella preciosa melodía de piano traía una cascada de recuerdos, memorias a la pequeña Linlin, era una melodía que ella conocía muy bien, le conllevaba a ver imágenes mentales de lo que estaba oculto en su mente, lo que ella quiso dejar sellado y opto por nunca más revocar aquellos días que solo aparecían en sus peores pesadillas, ósea olvido toda su niñez, algo que hizo muy bien debido a que tan solo sabia su nombre y nada más de su oscuro pasado.

Linlin con un veloz accionar, corrió a las escaleras, subiendo peldaño por peldaño la melodía se hacia más fuerte y se transformaba en eco en sus oídos. Cada pisada que daba provocaba que el peldaño crujiera, eso denotaba que la madera estaba deteriorada. Cuando al fin llego a su meta, el final de la larga escalera en espiral, se encontró con una puerta de madera con un hermoso tallado en ella, en el cual se apreciaban hermosas olas, cuando al fin logro darse el suficiente valor para abrir la puerta la hermosa melodía seso, la habitación que se deslumbre tras abrir la puerta era enorme y totalmente blanca, en el centro de ella se encontraba un gran piano de tono negro y en el una mujer sentada que daba la espalda a la puerta.

- Linlin no hagas nada - Una inquietada Aika aparece por la gran puerta para evitar que algo malo sucediera.

- No te preocupes Aika - La intérprete de la maravillosa pieza de piano dijo a viva voz, una voz fascinante e hipnotizante.

La pequeña Linlin miraba con suma extrañeza a la intérprete, quien le sostenía la penetrante mirada de Linlin. Esta mujer presentaba una gran físico atrayente para cualquiera que la viera andar por las calles, además de ser una gran músico. La mayor se acerco a la pequeña que aún miraba con perplejidad.

- Me llamo Aya, Aya Matsuura. ¿Quién eres pequeña? – Estiro su mano para acariciar el hombro de Linlin, quien se asusto ante el acto que la mayor hizo.

- No te preocupes - Su rostro radiaba serenidad, y Linlin podía sentir esta emoción de apacibilidad. La verdad era la misma emoción que recibía de la antes interpretada pieza de piano.

- Linlin, me llamo Linlin – La joven asustadiza dijo a la mayor mirándola directamente a los ojos.
La mayor asistió con gesto de amabilidad, cambiando su mirada para la sosegada Aika, quien las miraba con muy determinación. Pero su mirada se desvió cuando Aya quebró su silencio interpelándola.

- ¿Ha sido él nuevamente?- Diciéndolo con la voz más disciplinada que logró emanar de sus cuerdas vocales, la cual al igual broto con tono de regaño.

La pequeña sólo pudo asentir ante la pregunta que diariamente recibía de Aya-san. Ella era como su hermana mayor, quien velaba por el cuidado de Aika, ya que sabía por todo lo que la pequeñita Aika tuvo que vivir, un vida que hasta al momento es tan corta pero que ha pasado por los problemas mas sombríos y decadentes de la humanidad. Su madre se encontraba muerta, y lo mas horrendo de esto se encontraba en que esta mujer tan preocupada por cuidar a su hija murió por ello, por proteger a su pequeña hija de las garras de un hombre que se hacia llamar su padre, quien aún seguía vivo tras cometer el caótico y espeluznante crimen. En los recuerdos de la pequeña aún se encontraban aquellas imágenes grabadas tan nítidamente en su subconsciente del día más deplorable que vivió, era traumático revocar las imágenes de su padre azotando a su madre contra el mueble de cocina hasta dejarla inconciente, escuchar el eco de los gritos frenéticos de su amada madre.

De la nada un sonido proveniente del umbral de la puerta perpleja a las tres chicas en la habitación.

- ¡Padre! – Su voz emitía gran temor.

- Cállate, cabra de mierda – Se demostraba que el hombre esta totalmente emborrachado, además su voz era profunda. El hombre comenzó a caminar lentamente hacia la pequeña que estaba totalmente quieta en su lugar. De repente Aya se interpuso en su camino para evitar que él hombre se acercara a la niña. Este la derribo contra el majestuoso piano provocando que la interprete azotara su cabeza contra la madera firme de el instrumento, él alcoholizado hombre se acerco a la mujer semi-inconciente para proporcionar con su puño más golpes en el bello rostro de Aya-san. Estas imágenes se parecían al horrendo recuerdo de la joven Aika.

Todas estas imágenes antes los ojos de tonalidad avellana de Linlin provocaban que la joven comenzara a enfurecerse. Sus bellos ojos cambiaron completamente, ya no era la joven que Aika había visto sentada en los pisos del deplorable barrio. Sus ojos comenzaron a tomar un colorido rojizo, un rojo tan colorido como el de la sangre que brotaba de las heridas producidas por el hombre en el rostro de Aya. Pero no cambio sólo el color de los ojos de la pequeña, también su personalidad muto por completo, sin lugar a dudas no se trataba de la misma Linlin cohibida que Aika había visto.

4 comentarios:

Seryni dijo...

Mitico!! me encanto, ToT tu forma de describir las cosas es tan....es tan hermosa, ojala pudiera describir de ese modo

Esperare el proximo cap
ojala y no tarde

Kameririn dijo...

Chan! que fuerte!! Linlin bipolar me da algo de miedo x_x

Pero esta muy interesante. Felicitaciones! ^^ tu escritura está mejorando cada vez más y tiene un aire asi como bien profundo. Me gusta! es muy intrigante!

sakitan dijo...

genial buen fic quede asi O.O al leer quiero mas onegai... quier leer como linli le ronpe su ma... a ese tipo del papa de aika¬¬

Miki IV dijo...

Oh!! Oh!!! Midoro!!! Está genialosa tu historia!!! Me gusta el ambiente oscuro que la rodea.
Y LinLin en modo berserker *O*!!! Simplemente genialosa!!!
Ganbatte, Midoro!!

Conti!!! Conti!!! Conti!!! x3

Publicar un comentario

¿que te parecio el capitulo?