La Sastreria de Yamaguchi [One-Shot]

Clasificación: R-0
By: Mikoto



La Sastrería de Yamaguchi


A veces me tiendo a sentir algo sola aquí en esta sastrería, pero hay que sacrificarse para seguir manteniendo el renombre de la sastrería que mi madre me dejo aquí en Yamaguchi, con el tiempo desarrollé unas finas habilidades en el arte de tejer y zurcir, tanto que todo el pueblo habla de ellas, A pesar de no salir por trabajar, mi mente no puede dejar de pensar en esa persona, esa persona que a pesar de conocer de mis grandes habilidades nunca viene a mí, pero tengo que concentrarme en el trabajo llevo mis tijeras en una mano, las tijeras de cocer de mi madre, las que solía usar, mientras más las afilas mejor cortan solía decir.
El vecindario es siempre pacífico, en esta época las parejas tienden a casarse más, la primavera, es como si juraran su amor en cada uno de los botones que empiezan a brotar, le he escuchado decir esas palabras a esa insensible persona que nunca viene a mí.
-Michishige-san ¿está ahí?- Escucho la voz de Eri
-Oh, Eri, adelante ¿a qué debo tu visita?- le pregunto con una sonrisa, quiero mucho a Eri, desde pequeña tengo el recuerdo de ella viniéndome a visitar mientras yo ayudaba a mi madre a tejer
-Quisiera pedirte un favor-
-El que quieras- le guiño el ojo y ella solo sonríe, con aquella sonrisa que te quita las penas
-¿Crees que puedas confeccionar un uchikake y un shiromoku?- Me pregunta, ambos son confecciones complejas, pero no hay problema, serán los mejores.
-No hay problema Eri, pero dime ¿para quienes son?- pregunto con mucha curiosidad
-Para mí… Me casare dentro de 4 meses ¿estarán para ese tiempo?-
-Sí, quizá estén antes y… ¿quién es el afortunado?- le pregunto con una sonrisa en el rostro
-Niigaki, hace poco nos hemos comprometido- baja la mirada y se sonroja al decir esto
Me siento algo anonadada sabia de los sentimientos de Eri hacia el hijo mayor de los Niigaki pero no sabía que eran correspondidos, ya que muchas veces la veía llorar porque el solía ser algo distante y habían muchas mujeres que lo pretendían y por qué no hacerlo es muy bien parecido con sus ojos avellana tienen a encantar a las damas.
-¡Sayumi-chan!- escucho una segunda voz entrar a la sastrería, una voz más grave.
-Jun-kun, buenos días- le sonrió pícaramente a lo que él se sonroja devolviéndome la sonrisa, se de sus sentimientos hacia mí y no puedo evitar jugar un poco con él, quizá suene cruel pero me causa gracia, es un chico de buen corazón, de un corazón que yo no puedo ensuciar.
-Buenos días Jun- le dice Eri
-Buenos días señorita Kamei- le responde- escuche que se casa, felicitaciones-
-Muchas gracias- sonríe Eri
-¿Quieres que tu uchikake sea de algún color en especial?- le pregunto, quiero que sea perfecto, aun que si ella lo usa, lo será.
-Eso lo dejo en tus manos, tienes un buen ojo para esas cosas-
-Es verdad, Sayumi-chan es muy buena, todo el pueblo sabe de tus confecciones- comenta Jun
-Muchas gracias a ambos- respondo, en eso una cuarta voz se nos une
-Por eso mismo pedimos que seas tú quien lo confeccione- dice esta cuarta voz
-Riku- dice Eri sonriendo a aquel joven de ojos avellana que se acerca a su lado para posar un brazo en la cintura de ella a lo que ella se sonroja, serán prometidos pero no creo que eso vaya a cambiar
-Quería venir a invitarla a la boda personalmente Michishige-san-
-Encantada estaré ahí-
-Me alegra oír eso, ahora si nos disculpan mi prometida y yo tenemos que ir a buscar alguien más, con su permiso- hace una pequeña reverencia y se retira con Eri, escucho un poco lo que dicen al irse y en medio de la conversación escucho el nombre de aquella insensible persona que nunca viene a mí.
-Sayumi ¿quieres que te ayude en algo?- me pregunta Jun, me había olvidado que aun estaba aquí
-Si, por favor entrega estos kimonos y yukatas, todos tienen las direcciones de sus nuevos dueños, tengo que ir a comprar tela nueva- Jun asiente, tenerlo aquí es como tener una mascota.
Sale de la sastrería espero unos minutos y salgo yo también dejando la renombrada sastrería cerrada.
Camino por las calles, saludando a las personas que me saluda, lo hago por educación en realidad conozco a pocas, sigo los pasos de Riku y Eri que caminan tranquilamente tomados de la mano, hacen una tierna pareja, no lo puedo negar.
Se detienen y puedo ver que están hablando con él, aquel insensible que nunca vienen a mí, no sé exactamente de qué hablan los tres, tan solo los veo reír y hablar amenamente. Intento acercarme un poco más sin que se den cuenta, pero es inútil sigo sin poder entender bien de que charlan tan amenamente, pero lo poco que entiendo son preparativos de boda, pasan unos cuantos minutos y se les une una cuarta persona, una mujer que viste un homongi celeste que le sienta bien, los cuatro charlan por un rato hasta que se separan.
Sigo a aquel insensible y a su acompañante, noto lo amigable que es con ella y como se sonroja cada vez que ella le arregla el cabello o le sonríe, mientras que él la mira con tanto cariño… no podía soportar mirarlos, entonces di la vuelta y salí de ahí.
Tengo que concentrarme en mi trabajo llevo mis tijeras en una mano
Mojé mis mejillas con lágrimas y arreglé el homongi frente a mí.

El vecindario parece inquieto hoy, al parecer hubo un crimen en la noche es lo poco que he escuchado de afuera, sigo concentrándome en mi trabajo hasta que escucho afuera la voz de Eri y Riku hablando de aquel crimen.
-¿Cómo se encuentra Aitarou?- le pregunta Eri a Riku
-Destrozado, sabes lo mucho que amaba a Reina-
-Ahora tiene que…- no logro escuchar lo último ya que empieza a haber bulla, desconozco la razón, pasan minutos y salgo de la sastrería.
Comienzo a caminar y lo veo frente al puente, esta algo deprimido se encuentra con una chica de obi turquesa, aquella chicha lo reconforta… ¿Así que ese es el tipo de chica que te gusta? No, no, tengo que concentrarme en mi trabajo llevo mis tijeras en una mano
Con mis ojos rojos, hinchados, comienzo a arreglar el obi.

El vecindario está cada vez más inquieto, al parece que hubo otro crimen. Sigo caminando haciendo las últimas compras para el uchikake de Eri y lo veo entrar a una tienda de accesorios para el pelo ¿quién es esa chica a su lado? La chicha era demasiado joven, él le compro una peineta lila ¿qué crees que estás haciendo?, Corro de aquel lugar.
Tengo que concentrarme en mi trabajo llevo mis tijeras en una mano
Es extraño… ¿eran mis tijeras de este color? Trabajo duro nuevamente hoy
Finalmente he terminado mi trabajo… ahora Si tú no vienes a mí, yo iré a ti

Me preparo para salir, Homongi celeste, obi turquesa y peineta lila que puse en mi cabello. Me he convertido en el tipo de chica que te gusta ¿Acaso no me veo hermosa?
Salgo en su búsqueda, lo encuentro de nuevo en aquel puente.
-Hola- lo saludo
-Hola ¿Nos conocemos?- porque actúa así como si le estuviera hablando a un extraño, corro lejos de ahí.
No importa, tengo que concentrarme en mi trabajo llevo mis tijeras en una mano
Las tijeras que ahora están pintadas de rojo, mientras más se las afila, mejor cortan…

Hoy el vecindario está caótico, un hombre ha sido asesinado, toda una familia de cuatro ha sido asesinada y no saben quién fue el culpable…
Eri vuelve a entrar a mi tienda.
-Vengo a ver cómo te va-
-Muy bien, en 2 semanas los termino, ¿puedes pasarme las tijeras?-
-Claro- se dirige hasta una mesita en la esquina de la sastrería y me las trae.
- Las tijeras están hechas de dos hojas-le comento-Ellas llevan a cabo su tarea juntas, rozándose una contra la otra al igual que una pareja casada que se lleva bien, Eso es lo que mi madre solía decir-
-que bonitas palabras-
-¿Verdad que si?- sigo cortando, me he dado cuenta que… estas tijeras necesitan más filo.

5 comentarios:

sakitan dijo...

ohhh genial me facino este fic XD muy bueno

Gato dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Gato dijo...

No se si se puede arreglar lo de la imagen 8D??
yo me olvide avisar que era Mikoto y que es un one-shot y__y

Anónimo dijo...

OMG! Esto es tan...
GENIAL! (L)
La manera en la que está redactado... Lo de las tijeras me encantó, muy buen detalle.
Quiero ver cómo sigue esto.

Miki IV dijo...

Whoa!
Sayu + Tijeras = <3
y agregale una pizca de obsesión sin olvidar la tendencia psicópata y es <3^n
xDDDDDDDDDDDDDD
Un poco bizarro y desastabilizante, pero me gustó por esas razones.
Genialosa historia!
Gracias por compartirla.

Publicar un comentario

¿que te parecio el capitulo?