Namida no Iro (Capitulo 1 Parte 1)


Clasificación:R-0

Eran las doce del mediodía cuando a Ai Takahashi le llegó un mensaje al móvil. Dejando su PSP a un lado saco el celular de su bolsillo y leyó en mensaje.

“Me gustaría verte hoy”

Era de Saki Nakajima. Ai sonrió para sí misma y le contestó: “A mí también me encantaría verte. ¿Nos vemos en el Ramenya del que Yuko no para de hablar, el que se llamaba Natsu No Yoru?”

Segundos después, le llegó la respuesta: “¿No es demasiado caro? Nakazawa-senpai es una mujer con mucha clase”

Ai rió y sacudió su cabeza mientras escribía: “Tranquila. Pago yo.”

Esta vez, Saki se tomó más de un minuto en responder: “De acuerdo. Nos vemos allí a las tres.”

Ai volvió la vista al reloj del salón: las agujas marcaban las doce y cuarto del mediodía. Se apresuró hacia su cuarto para cambiarse de ropa mientras tecleaba su respuesta: “Ok. Nos vemos allí” y pulsó la tecla de enviar.

Abrió el armario y escogió lo primero que encontró; al ser una simple comida con una compañera de trabajo, no tenía porqué arreglarse demasiado. Además, teniendo en cuenta lo nerviosa que estaba Saki el otro día en su presencia, sabía que arreglarse mucho sólo crearía una atmosfera incómoda a su alrededor.

Ai se alegraba de poder conversar con su futura compañera de rodaje; nunca hubo mucha comunicación entre ellas, por no decir que no se habían dirigido la palabra en más de una ocasión. Tal vez es que nunca habían tenido la oportunidad de hablar con tranquilidad; todo a su alrededor siempre había sido estrés, rodajes y enormes conciertos con millones de fans y mucha gente sobre un escenario. Desde que Saki Nakajima fue elegida en las audiciones de H!P Kids hasta hoy, Ai y ella no habían compartido nada más que un “Hola”, y si era un buen día, tal vez un “¿Qué tal?”. Ya iba siendo hora de que eso cambiara. Ahora que Ai era la líder de Hello! Project, tenía que hacerse cargo de todos los miembros de la compañía, y no iba a ser una tarea fácil.
Después de cambiarse de ropa, Ai volvió al salón y miró el reloj: era la una menos cuarto. Se encogió de hombros y cogió su PSP: todavía podía jugar un poco al Final Fantasy antes de irse.

---

Cuando llegó a donde habían quedado, Saki ya estaba allí, esperándola frente a la puerta. Llegaba diez minutos tarde y durante todo el camino de ida no se le había ocurrido ni una excusa decente que contarle: no podía echarle la culpa a los medios de transporte, porque sabía de sobra que éstos, en una ciudad tan grande como ésa, nunca se retrasaban, y si lo hacían, al de un minuto llegaría otro. Tampoco podía echarle la culpa al tráfico, porque ni ella tenía coche ni el tráfico era muy espeso. Lo único que podía decirle a Saki era la verdad: se había entretenido un rato jugando con su PSP.

A medida que se iba acercando a la joven, fue fijándose en la ropa que vestía aquel día. Realmente se veía muy mona vestida en tonos marrones. Llevaba un jersey marrón de lana con dibujos de magdalenas en él, en el que ponía “A cupcake a day keeps the homework away”, y a pesar de que Ai no lo entendía muy bien, le hizo sonreír por el simple hecho de estar escrito en inglés.

Saki volvió la vista y alzó sus cejas al ver a su senpai. Ai caminó hacia ella, con una mano en su nuca, un tanto avergonzada por haber hecho esperar a su kouhai. Definitivamente esta no era la imagen que una senpai debía dar; tal vez sería la imagen que alguien como Eri Kamei podría permitirse tener, porque ya es conocida su fama de impuntual, pero tratándose de Ai Takahashi, la líder de Morning Musume y actual líder de Hello! Project, era algo inconcebible.

- Siento llegar tarde; me entretuve de camino aquí – se explicó-. Espero que no llevaras mucho tiempo aquí.
- No se preocupe; prácticamente acabo de llegar – mintió, obviamente; no quería ser maleducada con su senpai.
- ¿Vamos a dentro? – preguntó la mayor, señalando el local con su dedo pulgar. Saki asintió y abrieron la puerta para entrar.

Lo primero que notaron al adentrarse en el establecimiento era la rareza de la decoración: no había mesas ni sillas; solo un mostrador al fondo de la sala donde se encontraba una mujer mayor. Ai pensó que se trataría de algún tipo de restaurante de servicio a domicilio o de llevarse la comida para comerla en algún otro sitio. Se acercó al mostrador y, con la mayor amabilidad posible, se dirigió a la señora mayor.

- Etto, nos gustaría dos ramens para llevar.

La señora que estaba tras el mostrador se quedó mirándola con el ceño fruncido, sin entender del todo lo que Ai acababa de decir. Segundos después se echó a reír, y su risa resonó en la vacía habitación, sonando como la carcajada maligna de cualquier antagonista de una película de Disney. A Saki esto la asustó un poco, y se ocultó detrás de Ai. Una vez la señora se hubo calmado, sacudiendo su cabeza respondió a la joven.

- Me temo que te has equivocado de sitio – respondió, tratando de contenerse la risa.
- Pero una amiga mía siempre decía que aquí se servía un ramen estupendo – dijo Ai, extrañada por la idea de que eso no fuera un restaurante. La señora asintió y procedió a explicarle:
- Aquí preparamos ramen, sí, pero es sólo para los usuarios del balneario. Lo ofrecemos como un servicio extra para aquellos que se quedan bañándose hasta tarde.

Ai se quedó de piedra ante esta afirmación. Ahora todo encajaba. La verdad es que sí había pensado que Natsu No Yoru era un nombre muy raro para un restaurante de Ramen. La mayor se sintió enormemente avergonzada por la manera en la que estaba actuando frente a Saki. Siempre había querido aparentar ser una mujer segura, madura y que no comete errores, y en lo que llevaban juntas, ya había cometido dos errores: llegar tarde y confundir un balneario con un restaurante de ramen. Volvió la vista a su acompañante, que todavía seguía escondida detrás de su espalda.
- ¿Y si nos damos un baño? - preguntó Ai. Saki la miró y se sonrojó a más no poder. Ai, al notarlo, se retractó-. Si no quieres, no tienes por qué. Podemos ir a otro sitio y comer algo mientras--
- Estaría bien, senpai. No me importaría darme un baño con usted – la interrumpió Saki, más sonrojada que antes si era posible. Ai sonrió y le revolvió el pelo.
- De acuerdo. Bañémonos entonces – le guiñó un ojo y dicho esto, se volvió a la señora y comenzaron a hablar sobre tarifas.

La señora, al ver que eran amigas de Nakazawa-san, que parece ser que era una clienta habitual, les dejó la sala de baño que ella usaba normalmente. Les dio unas cuantas toallas y la llave de la sala.

Saki no pudo evitar ponerse nerviosa a medida que iban hacia la sala. Se había bañado millones de veces con sus compañeras de grupo, e incluso con alguna que otra chica de Berryz, pero nunca con alguien de Morning Musume, y la verdad, tenía algo de curiosidad por saber qué se sentía al estar con alguna de ellas en una bañera.

Tanto Ai como Saki se quedaron impresionadas con la belleza de la sala; resultó ser más grande de lo esperado. Tenía una enorme bañera de unos diez metros de largo y cinco de ancho, y en una de las esquinas se encontraba una pequeña fuente hecha de cañas de bambú que recreaba una especie de cascada, cuya agua caía dentro de la bañera.

Cerca de la puerta estaba un pequeño armario metálico. Ai lo abrió y encontró unas perchas en él.
- Tendremos que dejar la ropa aquí – supuso Ai, dejando las toallas sobre un pequeño taburete que había cerca del armario.

Saki asintió y comenzó a quitarse la ropa tímidamente. Ai, un tanto impactada por la rápida reacción de su compañera, comenzó a desvestirse también. Mientras se desvestía, se dio cuenta de que no había sido muy discreta en cuanto a la ropa que había elegido: llevaba una camiseta de una obra de teatro que Morning Musume había hecho, una muñequera en la que ponía “Ai Takahashi”, unos pantalones en los que se veían claramente las iniciales “MM”, y en sus zapatos All Star, escrito en rotulador negro por Reina Tanaka, se podía leer claramente “Ai Takahashi is the coolest one”. Se paró a pensarlo durante unos segundos; realmente no tenía ninguna camiseta, zapato o pantalón en el que no se ver nada relacionado con Hello! Project. Definitivamente, una buena compra no le vendría nada mal.

Para cuando se hubo desvestido del todo, Saki ya se había duchado y metido en la bañera. Sus mejillas tenían un cierto tono rosado. Ai se dirigió a la ducha y se duchó brevemente. Después, se acercó a la bañera y metió el dedo índice de la mano para comprobar si estaba lo suficientemente caliente. Asintió con satisfacción; la temperatura del agua era ideal. Con decisión, se adentró en la bañera, dejando que el agua la cubriera hasta la altura del cuello.

- Ah ¡qué bien se está aquí! Hacía tanto que no venía a un lugar como éste… - comentó Ai, acomodándose en la bañera y poniéndose en una postura relajada. Saki le sonrió tímidamente y jugó con el agua, pasando sus dedos lentamente por la superficie, como si estuviera acariciando a algún animal peludo. Ai se quedó observando cada movimiento que hacía; ahora entendía por qué Saki pertenecía a ºC-ute y no a Berryz Koubou; esa chica era realmente “cute”.

- Takahashi-senpai – murmuró Saki, llamando la atención de la mayor, que parecía haberse sumergido de lleno en sus pensamientos.
- ¿Qué pasa, Nakajima-chan? – preguntó Ai, sonriendo abiertamente a su compañera.
- Me alegra mucho que tú seas la que hace el papel de profesora en el dorama – dijo, sonriendo a su senpai-. Me habría puesto muy nerviosa si hubiera tenido que actuar con Kamei-senpai o Michishige-senpai.
Ai rió ante lo que había dicho su acompañande.
- Pero si siempre estás nerviosa cuando estás conmigo – comentó Ai.
- Sí, pero… - murmuró Saki, sonrojándose y volviendo la vista abajo-. Takahashi-senpai me hace sentir más segura.
- ¿En serio? – preguntó Ai, gratamente sorprendida por lo que Saki acababa de decir. Su compañera asintió en respuesta. Ai sonrió y se llevó las manos a su cabello-. Eso es muy kawaii. Por favor, n ome llames Takahashi-senpai; llámame Ai-chan.
- De acuerdo, Takahashi-sen… quiero decir, Ai-chan – dijo ella, sonriente-. Y tú no me llames Nakajima-chan, llámame Nakki.
- Eso está hecho, Nakki – dijo ella, guiñándole un ojo, haciendo así que Saki se sonrojara un poco. Ai se acomodó en la bañera y lanzó un suspiro-. Ah… ¿No crees que estamos metiéndonos en un lío?
- ¿Un lío? – repitió Saki, intentando entender lo que su senpai quería decir.
- Sí, un lío. En este país no hay muchos doramas de temática lésbica, y nosotras, al ser idols y tan juntas, siempre se ha sospechado que hay algo más que amistad entre nosotras… - explicó Ai, con los ojos cerrados-. Este dorama tal vez haga que estos rumores se intensifiquen, y eso podría crear bastante polémica.
- Pero no hay nada malo en salir con una mujer ¿ne? – preguntó Saki, un tanto asustada.
- No, no hay nada malo en ello, pero parece que no está tan bien visto en la sociedad – suspiró Ai.
- ¡Pero existen mangas de temática Yuri y Yaoi! – replicó Saki.
- Sí, pero también existen mangas de temática lolicon, y eso no quiere decir que esté bien visto que un adulto tenga relaciones sexuales con una menor de edad – respondió Ai, muy seriamente. Saki asintió, vencida por la respuesta de su senpai-. Sé a dónde quieres llegar, pero no podemos hacer nada para evitar que la sociedad piense lo que piensa, y créeme que yo soy la primera que desea que en esta sociedad se acepte a uno como es.
- Entonces, si las relaciones lésbicas no están bien vistas ¿por qué hacemos un dorama Yuri? – preguntó Saki.
- Seguramente sea para conseguir más ventas. Puro fan-service – contestó Ai, un tanto indignada por la idea de Tsunku-. La gente a la que le guste la temática Yuri, comenzaría a interesarse por Hello! Project, y compraría los discos de Morning Musume y ºC-ute, porque en él aparecen las actrices principales del dorama. Y los fans de H!P, al ver que hay un dorama en el que existe posibilidad de ver a sus idols favoritas besándose, seguramente consuman más productos de Hello! Project, asistan a los eventos de Hand-shake del dorama, y cosas así.
- Parece que no te guste mucho la idea – comentó Saki, cabizbaja.
- Sí y no – contestó Ai-. Me gusta poder actuar con mis compañeras de trabajo, y así tener oportunidad de conoceros mejor. No me gusta, sin embargo, la idea de que se nos empiece a investigar más por aparecer en un dorama de índole Yuri, para intentar averiguar si realmente hay relaciones entre las Idols. Bastante nos tenemos que ocultar hoy en día para no ser descubiertas, como para añadir más tensión al asunto.
- Entiendo – murmuró Saki, asintiendo. Ai se dio cuenta de que tal vez había sido demasiada información para una chica tan joven como Saki. La mayoría de miembros de Hello! Project vivían mejor sin saber lo perversa que podía llegar a ser la gente que asistía a sus conciertos, y Saki parecía pertenecer a este grupo. Pero, ahora que iba a empezar a pasar más tiempo con la actual líder de Hello! Project, tal vez no era mal momento para empezar a aprender cosas sobre el mundo que le rodea. Sí, Ai iba a ser como su senpai en ese sentido.
- Bueno ¿cómo llevas el guión? – preguntó Ai, tratando de cambiar de tema.
- Bastante bien; mis líneas son fáciles de aprender – contestó Saki, mostrando en cierta forma lo orgullosa que estaba de sí misma por ser capaz de memorizar sus líneas. Después, su tono de seguridad se desvaneció un poco. Se rascó la parte de atrás de su cabeza y miró hacia abajo-. Etto… Takahashi-senpai, estuve leyendo el guión, y vi que en el capitulo 20 tú y yo… - Saki se sonrojó y cubrió su cara con sus manos, y, tartamudeando, continuó-… tú y yo nos b-b-besamos.
En esta ocasión, Ai también se sonrojó un poco. La idea de tener que besar a Saki no le resultaba desagradable, pero tampoco le hacía mucha gracia; nunca le gustó tener que besar a alguien por exigencias del guión. A su parecer, ésa era la única cosa mala que tenía el actuar. Pero esa no era la razón por la que se sonrojó; lo que la hizo ruborizarse fue el hecho de que sus labios fueran a tocar los de ella. ¿Estaría preparada para besar a alguien tan joven? Ai tragó saliva y se dispuso a responderle.
- Sí, tengo constancia de que existe una escena en la que nos besamos – dijo Ai, todavía un tanto sonrojada-. Pero bueno, somos actrices ¿no? Tendremos que acostumbrarnos a este tipo de cosas.
- Ése no es el problema, Takahashi-senpai – contestó Saki, sacudiendo lentamente su cabeza. Se quedó en silencio durante unos segundos y miró a los ojos a su senpai-. La cosa es que tú serás mi primer beso.
- ¿En serio? – preguntó Ai, boquiabierta. No se esperaba que Saki, siendo ella una chica tan guapa y tan querida entre sus compañeras, todavía no hubiera besado a nadie. Y la verdad, ser su primer beso, era una gran responsabilidad.
- Sí, en serio, senpai – contestó Saki, asintiendo.
- Pero ¿nunca te has enamorado? – preguntó Ai, frunciendo el ceño.
- Enamorarme… no sé exactamente qué se siente cuando una está enamorada, creo que soy demasiado joven – dijo Saki, un tanto sonrojada-. Pero sí que me he sentido atraída por mis compañeras de grupo… algunas veces. Hubo una temporada en la que no podía dejar de pensar en Maimi, y alguna que otra vez me he quedado embobada mirando a Erika… pero no sé si es enamorarse o no.
- Entiendo; eres muy joven para saber qué se siente al estar enamorada, pero tranquila, lo sabrás cuando lo sientas de verdad – contestó Ai, guiñándole un ojo. Saki asintió levemente y sonrió. Miró sus manos, que empezaban a quedarse rugosas por el agua, y después miró a Ai, que tenía sus ojos clavados en ella.
- ¿Tú te has enamorado, senpai? – le preguntó, un tanto sonrojada. Ai suspiró y soltó una pequeña carcajada.
- ¿Enamorarme? Bueno… creo que sí – respondió, sonriente-. He pasado por unas cuantas relaciones, y me he enamorado unas cuantas veces – explicó, clavando sus ojos en la pequeña cascada de la esquina-. Pasé una larga temporada enamorada de Makoto hasta que se graduó. Después de eso, tuve una relación muy rara con Miki, que estaba entre el amor y el odio; no se podría decir que estaba enamorada de ella. La siguiente con la que salí fue Reina, pero yo sabía que ella estaba enamorada de Eri, así que tuvimos que cortar. Tampoco diría que me había enamorado de Reina; lo nuestro fue muy rápido y pasajero – volvió la vista a Saki, que la observaba impresionada, escuchando con atención cada palabra que su senpai decía sobre su vida y tratando de procesarla lo más rápido posible-. Y, después de romper con Reina, apareció Risa. Al principio no estaba muy enamorada de ella, pero ella se moría por mí, y con el tiempo, yo también me fui enamorando. Ahora estamos saliendo, y espero que la cosa siga así por mucho tiempo.
- Parece que en Morning Musume hay muchas relaciones – comentó Saki, un tanto sorprendida.
- Pues sí, la verdad es que sí – rió Ai-. Siempre ha habido relaciones en Morning Musume, creo que desde los comienzos del grupo – explicó-. Ahora mismo, Risa y yo estamos saliendo, Reina y Eri por fin están juntas, Aika y Koharu creo que empezaron a salir y por ahí se comenta que Junjun y Sayumi se gustan. Vamos, que salvo Linlin, todas tenemos pareja – Saki parecía estar procesando la información que recibía, y a Ai le hacía gracia la cara pensativa que tenía Saki en ese momento-. Parece que fuera la primera vez que lo hubieras oído hablar sobre relaciones en Hello! Project. ¿En ºC-ute no hay relaciones o qué?
- Sí las hay, senpai, pero no tantas como en Morning Musume – contestó Saki, sonriendo un poco-. Maimi y Erika llevan una larga temporada saliendo, al igual que Airi y Kanna, aunque siempre he creído que Maimi tiene más química con Airi, y Kanna haría mejor pareja con Erika… En cuanto a Chisato, Mai y a mí, ahora mismo estamos solteras. Chisato y Mai ya han tenido alguna relación anterior, pero yo todavía nada – suspiró y se acomodó en la bañera.
- ¿No has pensado en cambiar de aires? No sé, como intentar algo con alguien de Berryz Koubou, tal vez te vendría bien – aconsejó Ai.
- ¿Berryz Koubou? ¿Estás loca? – rió Saki-. Las relaciones que tienen son una locura total. Parece que cambian de novia cada semana. No me extrañaría en absoluto que alguna de ellas saliera con una persiana.

Ambas se echaron a reír ante la descabellada idea, y es que lo que decía Saki era realmente cierto; las relaciones entre los miembros de Berryz Koubou eran tan cortas como la duración de sus singles. Ninguna de las dos sabía la razón exacta, pero parecía ser que las integrantes de Berryz Koubou disfrutaban de la brevedad de sus relaciones, por eso al terminarlas nunca se guardaban rencor alguno.

- Igualmente… - murmuró Ai-. Ser tu primer beso es una responsabilidad. Intentaré hacerlo lo mejor que pueda – dicho esto, le guiñó un ojo. Saki se sonrojó y miró hacia la cascada.
- Takahashi-senpai ¿con quién fue tu primer beso? – preguntó Saki. Ai se paró a pensarlo unos segundos, lo cual le indicó que Ai había besado a muchas personas.
- Fue con Nakazawa-san – contestó Ai. Saki se quedó de piedra por la respuesta-. Sí, es impactante, lo sé, yo tampoco me lo creo cuando lo pienso. Fue después del rodaje de uno de los Hello! Morning, en el que Nakazawa-san era la presentadora. En aquella época, yo prácticamente acababa de entrar en Morning Musume, y era un poco tímida. Parece ser que eso le encantaba a Nakazawa-san, y por eso, un día, después del rodaje, me besó – explicó.
- ¿Y qué pasó después de eso? – preguntó Saki.
- Nada. Nos miramos, ella sonrió y se fue. No volvimos a hablar de ello, como si eso nunca hubiera ocurrido – respondió Ai, dejando a Saki anonadada ante la historia que su senpai le había contado.
- Es muy extraño – comentó. Ai asintió y sonrió.
- Sin duda lo es – rió-. Aún hoy no le encuentro explicación.

Su piel empezaba a quedarse rugosa, así que decidieron que iba siendo momento de salir. Se dieron una ducha en silencio y se vistieron. Haber tenido una conversación con su senpai había calmado los nervios que sentía Saki al hablar con ella, y ahora veía mejor la idea de que Ai fuera su primer beso; Ai era una mujer experimentada, ya había dado muchos besos anteriormente a gente muy diferente, así que no tendría por qué preocuparse. Si lo pensaba, podría ser incluso lindo.
Sin duda, le iba a gustar rodar con Ai Takahashi. No podía esperar a que llegara mañana para rodar junto a su senpai.

3 comentarios:

kuri dijo...

o.O ai es una mujeriega xD
estubo interesante el capitulo

kari de kamei dijo...

dios ai o.o x q a andado con todasya kasi le falta linlin

Anónimo dijo...

woooooww!! eres genial escribiendo... me gusto mucho!!
hahahaha Ai se ha metido con todas!!
Q chikas!!

Publicar un comentario

¿que te parecio el capitulo?