Brown Eyes (pte.1)

Primera parte del two shot que hice para Kari por su cumpleaños! espero que te guste.

Clasificasion R-0

Eri Kamei

Ese es su nombre…

Una chica de 2° año, con amable temperamento, elegancia al decir las cosas, facilidad para hacer amigos, la mejor alumna del aula…y por que no, de toda la universidad.

Tímida en algunas ocasiones, pero siempre sonriente ante los demás.

Su mirada soñadora con un brillo hinoptizante, sus labios delgados pero visiblemente suaves , su cuerpo esbelto adornado de exquisitas curvas , y ese cabello que tiernamente marcan su rostro…son algunas de las razones por las cuales disfruto pasar mis tardes en este lugar…

La biblioteca.

Kamei puede ser realmente extraña, dicen los demás, una chica tremendamente popular, con calificaciones perfectas y un grupo social al que cualquiera envidiaría…pasaba sus horas libres en este lugar prácticamente abandonado.

2:30, esa era la hora de su llegada, jamás fallaba.

Sonreí detrás de mi cuaderno al verla entrar por la puerta.

Kamei saludo cordialmente al conserje que en ese momento limpiaba los pasillos. Trague saliva al ver que paso a paso se acercaba a donde yo me encontraba.

-Buenas tardes- su dulce voz me hizo estremecer.

-bue…buenas tardes- apenas dije.

Kamei sonrió y tomo una ficha de la mesa. La vi caminar hacia el pupitre al final del pasillo. Dejo caer su bolso al suelo y con paso alegre divago por los estantes llenos de libros.

Con timidez cerré mi cuaderno y me levante.

Este era mi trabajo, cuidar la biblioteca por las tardes…Aunque realmente no había nada que cuidar…solo una mosca…y Kamei, se atrevían a entrar a este lugar.

Siempre era así , su afición por los libros era una cosa que no podía pasar por desapercibida, mucho menos aquella boba sonrisa que se dibujaba en su rostro al leerlos.

Asome mi cabeza entre los estantes, del otro lado Kamei tocaba su barbilla con el dedo índice.

-¿Cuál estará bien?- se pregunto a si misma.

Me detuve observando sus labios…dios son tan hermosos…rosados y pequeños…tan…¿besables?

Kamei estiro su brazo y saco un libro.

Me quede congelada cuando me encontré con sus ojos.

-ah…- rápidamente tome el libro mas cercano y lo moví frenéticamente- tengo que enlistar esto…-explique y Kamei me sonrió a cambio.

Voy a morir…sonrió para mi…

-¿es pesado trabajar en este lugar?-pregunto del otro lado, hojeando el libro en sus manos.

-No , no realmente- conteste en un trance , el flequillo se acomodaba en su frente de una forma curiosa.-…no suele venir mucha gente.

-…entiendo- contesto – eso es muy malo en verdad- me miro de nuevo- estos libros son impresionantes…aprendes tanto de ellos…

-lo son- sonreí con nerviosismo. ¿Qué era esto?, estaba entablando una conversación con Kamei Eri!!

-¿hay alguno que me recomiendes?- mi cuerpo se tenso.

-ah…mmm…si hay uno…justo allá- señale el estante detrás de Kamei. Deje el libro que tome en su lugar y avance rápidamente a donde había señalado. Kamei me mira con atención, mis hombros se endurecen…-Ahí –dije con cuidado y de puntitas intente alcanzarlo.

¿Por qué tengo que ser tan pequeña?

-¿necesitas ayuda?- pregunto sonriente. Esto es vergonzoso, se supone que yo debo hacer esa pregunta aquí.

-No-conteste tercamente y de nuevo intente alcanzarlo. Logre sostener la punta con mis dedos pero de pronto se resbalo y cayo en mi cabeza.-Itai!! – con mis manos trate de disipar el dolor pulsante, pero parecía imposible.

-¿estas bien?- asentí rápidamente apunto de llorar, esto realmente dolía…-creo que tendrás un moretón en algunos segundos- no me había percatado de la cercanía que había entre las dos hasta que su cálido aliento choco en mi frente. Trague saliva y di dos pasos hacia atrás.

-Estaré bien- asegure acomodando mis gafas, que en el momento del golpe se habían caído hasta por debajo de mi nariz.

-entonces… ¿de que es este libro?-pregunto con curiosidad.

-oh…bueno- extendí mi brazo para que tomara el libro y por unos segundos sus dedos rosaron los míos.

-¿el arte de amar?- pregunto con una sonrisa.

-si bueno…amar es un concepto general…es lo que este libro intenta decirnos…nos enseña a amar lo que nos rodea…no solo a una persona- esto ultimo apenas lo susurre perdiéndome de nuevo en aquellos ojos cafés.

-amar a lo que nos rodea…-repitió en un susurro.

-si…amar las cosas…y no solo por el valor literal…si no los sentimientos que hay en ellos…encontrar la respuesta a por que los amamos…o por quien los amamos…

-interesante…gracias esto me ayudara mucho.

-no hay de que…

-eres una persona interesante Takahashi-san

Abri los ojos en shock.

-¿co…como….como supiste mi nombre?- será acaso que ella…al igual que yo…

-lo llevas en tu gafete- contesto divertida.

-ow….-vaya, ahora debo parecer mas idiota.

-entonces leeré este- anuncio caminando de vuelta a su mesa.

-claro...

Kamei Eri…era una mujer maravillosa.

-----------------------------------

-Eri…llevo horas buscándote.

Cerré la puerta detrás de mí. Esa era Niigaki Risa, una chica muy guapa, con dotes deportivos insuperables, no por nada era la campeona de atletismo a nivel nacional.

Pero también había algo en ella que realmente admiraba…que solo ella había podido cautivar el corazón de mi tortuga preferida.

-Gaki-san sonrió con alegría- he estado leyendo un libro…

-eso no es novedad- bromeo Niigaki al abrazarla suavemente.

-bueno tampoco soy devoradora de libros como para que lo digas así…

-no, aun no llegas a ese nivel- Kamei sonrió- pero estas así de hacerlo- hizo un ademan con sus manos y a cambio de ello recibió un golpe en su hombro.

Tenia que admitirlo, ellas dos se veían muy bien juntas…era lo que Kamei merecía…alguien como Niigaki.

-vamos a casa- dijo Kamei colgando su bolso al hombro.

-¿tu madre cocinara algo esta vez?...no quiero volver a probar tu espagueti…

-¡bien que te lo comiste!- reclamo indignada

-era cortesía- se excuso.

-bueno bueno ya…no me hagas quedar mal enfrente de los demás- dijo en voz baja dedicándome una sonrisa. Ahhh pensé que no notaban mi presencia ahí.- gracias por el libro Takahashi san.

-no hay de que- negué con la cabeza.

-¡hasta luego!

-deja de gritar…se supone que es una biblioteca- reprendió Niigaki.

-oh…Gaki san siempre molestándome…

Sonreí admirada. Esta era una de las pocas veces que veía a Kamei actuar así…como una niña. Parecía estar seria la mayoría del tiempo, pero cuando Niigaki estaba ahí, todo era diferente, como si quisiera ser protegida de alguna manera…te envidio tanto Niigaki.

-hasta luego- me despedí discretamente y las vi salir del colegio.

-----

Al día siguiente…

-¡Takahashi san!

-oh…ohayo Kamei san – conteste sorprendida, aun no eran las 2:30. ¿Qué hacia aquí?

-debes estar preguntándote que hago aquí tan temprano - es impresionante…todo en ella. Asentí lentamente, perdida en su rostro, hoy lucia más bella que nunca.

-lo que sucede es que quiero hablar contigo del libro que me recomendaste- brinco de manera graciosa y me tomo de la mano…esperen…ME TOMO DE LA MANO!- ven ven aquí- señalo la mesa mas cercana y coloco el libro sobre ella.- ¡lo he entendido!...¡he comprendido que todo lo que tengo es una basura!

-¿ah?...Kamei san…ese no es el mensaje que el libro quiere dejar…

-es que no me dejaste terminar- sonrió socarronamente y un leve rubor cubrió mis mejillas. Ahhh esos ojos cafés…-todo es basura menos esto…- metió la mano bajo su suéter y saco un collar de fantasia.- no vale mas de un dólar….pero entendí el significado de las cosas…cuando mi padre me regalo esto me enoje tanto…era mi cumpleaños y pensé que lo había olvidado pues solo me regalo esto…pero entonces comprendí que no lo había olvidado…mi papa sabia que amaba los corazones…y el me regalo esto…no pensando si era caro o no…si no en el significado para mi…mi padre no es muy cercano a mi desde que se separo de mi mama…unas cuantas llamadas es lo que recibo de el…pero esos minutos en que escucho en su voz…parecen siglos para mi.

Mire con atención a Kamei…ella estaba hablando de su vida personal conmigo y no parecía incomodarle…esto…¿Qué era esto?

-cada vez que mi padre envía dinero…o me compra algún regalo costoso…no llena mi vacio…pero esto si…-señala nuevamente el corazón en su cuello- se que el también me quiere…lo puedo sentir cada vez que aprieto este collar en mis manos…

-estoy segura que lo hace Kamei san…

-y todo te lo debo a ti Takahashi san.

-¿a…mi?

-claro, tu me recomendaste esto…es como si supieras que algo me molestaba…como si realmente me conocieras y supieras como ayudarme…

Han sido tres años desde la primera vez que la vi. Su cabello castaño por encima de los hombros era mi única distracción por las tardes. Yo siempre he sido la chica de la biblioteca…quien desde lo lejos observaba con cariño. Compartír aunque fuera dos palabras con ella eran suficientes para hacerme suspirar todo el día.

Cada movimiento que hacia al caminar, al cepillar su cabello detrás de su oreja, al hablar con los demás, la forma en que sus ojos sonreían…

Flash back***

-Eri…

-déjame...quiero estar sola…

-no te dejare así…

-estoy bien Gaki san…déjame sola…

-no puedes seguir asi…

-por favor- le miro suplicante. Una lagrima mas cayó por su mejilla. Niigaki apretó sus dientes antes de salir de la biblioteca.

Contuve mi respiración detrás del estante.

Esa era una tarde más que pasaba mi tiempo en la universidad.

No era algo que me molestara mucho, pues mi vida era algo aburrida y sumamente ordinaria. Ir a casa no era algo que deseara hacer con urgencia.

No tenia muchos amigos…lo de ser sociable definitivamente no era lo mío.

Mas bien pienso que era parte de la diversión de los demás…pero nuevamente eso no me molestaba mucho…de alguna manera era útil para alguien.

Pero Kamei era diferente…jamás se burlaba de mi forma de ser o de hablar…su sonrisa amable al llegar a la biblioteca me daba fuerzas para superar toda posible critica o broma de mis compañeros.

Entonces llego el día en que me di cuenta que realmente estaba enamorada de ella.

Escuche sus pasos apresurados hacia la biblioteca. Por extraño que parezca al darme cuenta que se trataba de Kamei, corrí detrás de un estante y guarde silencio. Jamás entendí por que hice eso. Creo que mis nervios por estar sola con ella eran muy grandes.

La escuche sollozar y mi corazón palpito con fuerza.

-kamei san…-susurre queriendo ir ahí y abrazarla con cariño.

Fue entonces cuando comprendí que había algo más que admiración por ella. Mis ojos se humedecieron al verla sufrir de esa manera…quería saberlo todo…todo lo que pudiera incomodarle…para así buscar la forma de hacerla sonreír…

Apreté mis puños y suspire profundamente, decidida a ir con ella cuando la voz de Niigaki interrumpió mis intenciones.

Era verdad…Kamei no estaba sola…la tenia a ella…y era algo que debía ser así…

----

-¿Takahashi san?

-¿uh?- estaba desconcertada…y parece que Kamei también lo estaba.

-¿te sientes bien?...pareces distraída…oh…quizás mi conversación te aburrió…lo siento…

-¡NO!-grite asustándola- digo no…no eso jamás…no me aburres Kamei san…es solo que…me quede pensando…

-¿Qué pensabas?- sus ojos curiosos brillaron con simpatía.

-que me alegra…que de alguna manera sea útil para ti…

-Takahashi san…¿Cómo es que nunca hablamos antes?...creo que nos podemos llevar muy bien...

-¿tu…tu crees?- eso…es lo mas hermoso que pudieron haberme dicho en mi aburrida vida. Estoy segura que mis anteojos están ahumados por el calor que mi cuerpo siente en este momento.

-claro…eres agradable.

Creo poder morir en paz desde ahora.

-¡por dios!- grito Kamei al mirar su reloj- es tarde…hoy no podre quedarme mas tiempo…deberes en mi casa- sonrió lindamente.

-entiendo…

-me encanto hablar contigo Takahashi san…nos vemos mañana ¿si? .

-claro…nos vemos…Kamei san.

***

-¡Demonios!-corrí tanto como pude. ¿Es así que se supone que debemos creer en los pronósticos del clima?...¿un día soleado?, BAH!. ¿Una tormenta en abril?...eso si que era extraño, pero no tenía tiempo de ver las rarezas de mi mundo.

Apure el paso, mi autobús se estaba lleno.

-¡espere!- grite desesperada al ver que no parecía detenerse. No mire por donde pisaba y mi pie se atoro en un pozo haciéndome caer de improviso. Mis anteojos salieron disparados así como mis libros. –¡ahhhh!- grite al ver que la sombra de mi autobús había desaparecido. Esto era una de las cosas por las que mi vida apestaba. Decepcionada apoye mi cabeza contra el suelo…si un automóvil pasaba sobre mi me haría un gran favor.

-¿Takahashi san?- escuche a lo lejos…claro seguramente ya estoy muerta…!¿Takahashi san?¡

Esa voz…

Sonreí como tonta, con la lluvia golpeando mi rostro. Era una forma digna de morir, si me preguntan.

Unas manos tocaron mi rostro. Debo estar en el cielo…la silueta de un ángel acariciaba mi frente.

-¿eres mi ángel?- pregunte sosamente.

-¿ángel?...por dios no, levántate Takahashi san…

-¿uh?...

Con dificultad aquella persona me levanto y paso mi brazo derecho sobre sus hombros.

Pronto el contraste del aire a la calidez de este momento me hizo sentir agradables escalofríos.

-ven siéntate…- me explico llevándome a lo que parece ser un sofá.

No veía absolutamente nada mas que imágenes borrosas y siluetas de lo que parece ser una casa…una casa de un EXTRAÑO!

Me levante con apuro e intente salir, pero mis pies se enredaron con la alfombra y caí de lleno al suelo.

-Itai!!- grite con fuerza.

-¿Takahashi san!, ¿estas bien?

Nuevamente aquel angel…

Me sentó como pudo y paso la suave tela por mi rostro.

Eso se sentía como una toalla.

-¿Qué paso ahí?...¿¿por que estabas en el suelo en plena calle??

Negué confundida…mi desesperación creció al no saber con quien demonios hablaba. ¿Aun seguía viva?

Paso de nuevo la toalla ahora por mi cuello y mi respiración se corto. Sentí sus manos despojar mi suéter de rayas y tirarlo hacia a un lado.

Ahora sus manos divagaban hasta llegar a mis pantalones pero rápidamente las detuve. Solte un suspiro ahogado.

-¿Dónde estoy?... ¿quien eres?

-Oh! Disculpa…lo olvide- dijo y la sentí alejarse. Pronto mi vista se aclaro al colocar mis anteojos.- olvide dártelos…¿ahora si?

-Ka…Kamei san!

-la misma- dijo con una sonrisa, la cual rápidamente se torno en un ceño fruncido.- casi me matas del susto…pensé que estabas…muerta…

-yo pensé lo mismo- dije incoherentemente. Pronto enlace los hechos…la casa de Kamei…sus manos...y mi ropa desaliñada. Mi rostro se calentó tanto que podría explotar en este momento. Por instinto cubrí mi cuerpo con mis brazos. La tela de mi camiseta blanca se transparentaba ahora que estaba mojada.

Kamei también se sonrojo al notarlo.

-Debes quitártelo- dijo suavemente.- no querrás resfriarte…

-podre sobrevivir- conteste con nerviosismo y ella negó con terquedad.

-iré por ropa seca…pero antes ve y date un baño…

-yo no se…

-¡ahora!- ordeno y me levante tan rápido como pude.- justo ahí- señalo la puerta al subir las escaleras- en un momento te llevare la ropa.

-claro…

Esto era raro…la expresión de Kamei…debo estar alucinando…pero ella estaba…¿nerviosa?

Tropecé levemente al subir las escaleras, pero pude sostenerme.

Dios siento mi muerte tan cerca

***

-muchas gracias por todo Kamei san…por la ropa y…- señale el juego deportivo que me había entregado.

-descuida…lo bueno es que están bien.

-gracias a ti- insistí con un rubor en mis mejillas.

-¿quieres quedarte a cenar?-invito con timidez. Es tan linda…

-me encantaría…pero debo volver a casa…mis papas deben estar preocupados.

-lo entiendo- ¿acaso esta triste?...¿triste por que no me quedo con ella?...creo que me golpee mas duro de lo que pensé…-entonces te veré mañana.

-si…-sonreí antes de caminar hacia la puerta.

-Takahashi san…

-¿si?-me di media vuelta y la vi dudar un poco.

-tus ojos son muy lindos…deberías intentar no llevar esas enormes gafas- informo con una sonrisa vacilante.

-oh…-trague saliva. ¿Mis ojos eran lindos?

-enserio…

-lo tomare en cuenta- dije en respuesta.

-que tengas buenas noches Takahashi san…

-igualmente Kamei San

…..

Del otro lado de la puerta Eri se recargo contra la pared. Su respiración acelerada la dejaba apenas continuar. ¿Qué pasaba con ella?, la imagen de su nueva amiga mojada por la lluvia, su flequillo pegado al rostro, la ropa ajustada perfectamente al delgado pero curveado cuerpo de la chica le hacían temblar las piernas.

Ella era realmente linda… ¿Por qué nunca lo vio?...

-Takahashi san…

2 comentarios:

kari de kamei dijo...

GABYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYY
GRACIAS!!!!!!!!
ENVERDAD MUXAS GRACIAS!!!!!!

aunq no t guste el gakikame pusiste algo de ello
waaa kamei y ai son tan geniales
me encanto la verdad
espero leer la segunda parte
y animo sigue escribiendo fics q no t pase lo mismo q ami onegai



ARIGATOOO!!
t kiero muxop!

パオラ dijo...

MÁS!!

Publicar un comentario

¿que te parecio el capitulo?