Seishun Collection Capitulo 14

Clasificación: R-0
Capitulo 14: Cambios
-¿Aló? ¿Se encontrará Koharu-chan en casa?
-Salió.
-Oh, que lastima ¿le podría decir que la llamó Michishige Sayumi y que me gustaría que me devolviera el llamado?
-Hai.
Y se colgó el teléfono.
Hace tres días que Sayu intentaba hablar con Koharu acerca de lo que  sucedió esa noche, pero nada. Nunca estaba o se encontraba ocupada.
Sayu sabía que Koharu era un poco vaga, por no decir muy, así que esto de que se la pasara saliendo y haciendo miles de cosas le parecía muy extraño.
“A lo mejor salió con Jun” pensó, al fin y al cabo siempre estaban juntos, y si no lo estaban quizás él sabía que había ocurrido, después de todo, ese dia en el parque de diversiones estaba con ella.
Buscó el número de Jun en su celular y marcó.
Se le hacia un poco raro llamar a Jun, principalmente porque era la primera vez que lo hacia, pero era su amigo también ¿no? Para todo existía una primera vez.
Después de esperar un rato en que  nadie contestaba, y cuando se había decidido a cortar y volver a llamar, contestaron. Era una mujer.
-¿Diga?
Sayu se quedó para adentro. Su voz se oía demasiado joven para tratarse de su madre.
-A…alo, disculpe. ¿Éste es el teléfono de Li Jun?
-Si es, pero el esta durmiendo ahora ¿Quieres dejarle algún recado?
-Disculpe ¿con quien hablo?
No pudo controlar su curiosidad.
-Su novia ¿Por qué?
En ese momento Sayu no fue capaz de seguir hablando y cortó rápidamente.
¡¿Novia?! ¡Era la primera vez que escuchaba que Jun tenia una novia
Pobre Koharu-chan, probablemente se había enterado acerca de esto ese dia en el parque de diversiones  y debía tener el corazón roto.
Pero si no quería contestar el teléfono ¿Qué podía hacer ella para ayudarla?
Buscó en sus contactos del directorio de su celular. Ahí estaba el nombre de Eric quien no la había llamado ni contestado sus llamadas, por lo que desde ese dia tan extraño no sabia nada de el y tampoco había escuchado su voz. Obviamente esto le dolía, ese dia se habían besado y ahora el no daba ni señales de vida. Lo peor de todo es que el teléfono no estaba apagado, así que se descartaba la idea de que se le hubiera descargado.
No, la cosa estaba clara, el chico no quería  atender sus llamadas.
Siguió pasando sus contactos hasta llegar a la letra T…Ai-chan…
Marcó.
-¡Sayu-chan! –le contesto una alegre voz por el otro lado de la línea.
-Ho..hola Ai-chan ¿Cómo estas?
¿Todavía le gustaba cierto? Aunque  en estos 3 últimos días no había quitarse a Eric y sus dulces labios de la cabeza.
-Muy bien, en lecciones de violín.
-¿Lecciones de violín?
-Si, ahora estoy tomando clases y justo me topaste a la mitad de una.
-¡Oh! Lo siento, no quería molestarte.
-No te preocupes, ¿puedo llamarte después?
-Cla...claro que sí.
-Hablamos, Bye bye.
-Bye bye.
Y colgó. El corazón de Sayu volvía a latirle muy fuerte. A pesar de haber estado pensando en Eric todos estos días, el solo escuchar la alegre y tierna voz de Ai-chan consiguió revivir todos esos sentimientos de anhelo que le hacían sentir maripositas en el estomago. Además, se oía tan alegre, no parecía estar mas afectado  por sus enredos amorosos y compromisos rotos con la Reina de la escuela.
Con lo que dijo ese día en el almuerzo lo más probable era que ya se hubiera dado cuenta del tipo de chica que era y que no valía la pena fijarse en alguien tan inhumana como ella. Eso estaba muy bien, pero Ahora que tenía que esperar a que Ai-chan la llamara no tenia nada que hacer. Como aun estaban en su semana libre y no había salido a ninguna parte, había aprovechado de hacer la limpieza de su cuarto y ayudar en la de la casa, además de repasar  todas las materias para regresar preparada a clase el lunes.
Y ahora se le había acabado la entretención ¿Qué pasaba con sus amigos? Era domingo ¿Qué no pensaban invitarla a salir?
No –se dijo dando un suspiro. Si igual no eran tan cercanos para andar saliendo todas las semanas, además todos  tenían sus líos amorosos, incluida ella.
A lo mejor ese tonto de Eric tenia algo con la tal Aika antes y por eso ella se pusoo así y se fue corriendo, y él como hombre arrepentido la salió persiguiendo para darle una explicación y ¡Mou! ¡Que tonterías! Sin duda debía hacer algo para distraerse.
Miró sobre su escritorio y vio su libro de matemáticas. Las matemáticas eran la única cosa en la que se consideraba buena y cuando se sentía confundida o como en este caso, aburrida, no poseía nada más que le quitara el estrés tanto como ponerse a hacer algunas ecuaciones de segundo grado.
Sayu tomó el lápiz, haciendo esto posiblemente se ganaría otra alabanza de Matsuura Sensei.
Alcanzó a hacer alrededor de 20 ejercicios cuando sonó el timbre teléfono.
-¿Moshi Moshi? ¿Ai-chan?
-Él mismo ¿Cómo estás?
-Aquí, estoy resolviendo ejercicios de matemática.
-¡Vaya! ¡Qué responsable!
-No realmente, pero dime ¿ya acabaste con tus lecciones de violín?
-Desde luego, por eso te llamaba.
-¿Y qué tal estuvieron? No sabía que las estabas tomando.
-De hecho, las comencé ayer. Ese día, después de que ustedes se marcharon, yo y mi hermana tuvimos una conversacion acerca de varios temas pendientes. Se dio cuenta de que me sentía un tanto perdido y me propuso que hiciera alguna actividad. Me dijo que cuando era pequeño practicaba violín y me gustaba mucho, de inmediato me interesé y ¿sabes que? Estoy tomando clases con la misma profesora que tuve cuando era pequeño. -rió tierno- Es un señora muy amable y es genial.
-Oh~ que fantástica noticia
-Si, aunque es algo bastante difícil.
-Ha ha, me imagino.
-Pero dime ¿había un motivo especial por el cuál quisieras hablar conmigo? Te oías un tanto agitada.
-Bueno yo…es sobre Koharu-chan.
Y le contó a grandes rasgos acerca de lo que había acontecido en el parque de diversiones aquella noche, omitiendo por supuesto su beso con Eric, además de relatarle que había llamado a Jun y le había contestado su “novia”.
-¿Novia? ¿Jun-chan?
-Así mismo me quedé yo.
-Que extraño, él nunca comentó nada acerca de que tuviera una.
-Si, de hecho yo pensé que le gustaba Koharu.
-¿Y por qué no le preguntas a Eric-kun? Ellos parecen ser muy cercanos.
-Ahm…ah…es que~
-¿Es que…?
-No me contesta.
-¿No? Que cosa mas extraña.
-Yo también lo creo así. Pero entonces  ya ves tú eres el único del grupo con el que puedo contar. Estoy preocupada por ella.
-Te entiendo.
¡Claro que lo hacía, si Ai-chan siempre ha sido tan atento y preocupado! ¡Siempre tan confiable y comprensivo!
-Pero ¿mañana no irán todos a clases?
-Eso espero.
-Hahaha bueno, pero si van podríamos interrogarlos.
-¿Podríamos?
-Por supuesto ¿Qué no quieres mi ayuda?
-¡No! Quiero decir ¡si! No es eso, es que yo pensé que después de todo lo que sucedió a lo mejor no querías volver más a la escuela.
-Ah~ eso. Digamos que si barajé esa posibilidad, pero estuve pensándolo mejor y sería una estupidez perder a ms amigos por eso. Ustedes me han ayudado mucho  y a pesar de sentirme un poco desilusionado, somos amigos al fin. ¡Ah! No lo decía por ti, Sayu-chan. Tú siempre has sido muy buena conmigo, es por eso es  que tampoco me gustaría irme y alejarme de ti. Eres muy especial para mí.
La mano con la que sujetaba el celular le tembló y se la sujeto para no dejarlo caer.
-¿Lo dices en serio?
-Muchas veces pensé que mi vida era desgraciada ya que no puedo recordar nada. Ustedes me lo han dicho, pero técnicamente no se quien soy ni de donde vengo. –suspiró- Aquello me frustró mucho, estaba desesperado tratando de recolectar las piezas y enfadado con ustedes porque intuía que no me decían toda la verdad.
-Ah yo…
-Está bien, después comprendí que era porque de verdad se preocupaban por mí. Ustedes y Arturo-san siempre me cuidaron y ayudaron a que me sintiera mejor. Siempre dijeron que no me fijara en Reina…
Sayu tragó saliva.
-Pero algo acerca de ella me atraía mucho, no sé que era, pero no podía pensar en nada más que en ella. Aquello me cegó, de verdad sólo me dejaba llevar por qué bueno, es muy bonita, pero principalmente por que al parecer a mi yo del pasado le gustaba mucho. Pero ese día…-la voz del muchacho se apagó de pronto-. Me di cuenta de que ella no era una buena chica. Es violenta, inconsciente y me odia, ¿para que seguir dándole vueltas al asunto?
Así que esa era la razón por la que había cancelado el compromiso.
-Ese día cuando me dijeron que tenia que casarme con ella, tú estabas presente. Tu, que te has convertido en mi mejor  amiga y confidente. Cuando estaba ahí me di cuenta que no podía dejarme llevar por las hormonas y usar de una buena vez esta cabeza accidentada que dios me dio. Esa chica no me quiere y va a ser infeliz junto a mí. No iba a ser justo para ninguno de los dos.  Si la hubiera aceptado no habría hecho lo correcto.

Entonces él si tenía sentimientos hacia ella, pero la había rechazado por que ella no, ¿cierto?
-Por lo que me contaron ella fue mi amiga de infancia, incluso pareciera que mi gata la reconoce. Por lo tanto ¿Por qué no como antiguos amigos que se supone fuimos no podía hacerle un favor?
Porque era una maldita, pero…
-Ai-chan…
-Ahora ella podrá casarse con quien quiera y yo también.
Eso era verdad, pero si a un hombre le ofrecieran casarse con la chica que le gusta ¿Por qué rechazarla?  Eso denotaba lo noble que era el chico de sus sueños.
-Y te preguntarás que tienes que ver tú en esta decisión.
¡POR SUPUESTO!
-Te quiero Sayu. Has sido la responsable de que mi vida no sea tan tormentosa. No se que haría sin ti.
Sus ojos se sintieron vidriosos de pronto y en poco rato las lágrimas comenzaron a brotar.
- Creo que me dejé llevar un poco y te abrumé con mis problemas, pero lo único que quería decirte es que te quiero mucho y  que te agradezco mucho por todo.
-Yo..¡yo también te quiero mucho Ai-chan!
Te…amo..
-Gracias, etto…Sayu-chan…¿estás llorando?
-¡No! No, claro que no…yo sólo me emocioné un poco.
-Nee, lamento mucho haberme puesto un poco melodramático, pero me sentí tan feliz de que me llamaras. Te he extrañado mucho.
-¡Yo también!
-Pero no me atreví a hacerlo antes porque tenía vergüenza.
-¿Vergüenza?
-Por ese día que lloré en el auto. Gaki-san se habría reído de mí.
-¡Oh! ¡No! ¿Cómo crees?
-Por supuesto que lo haría.
-¡Si lo hace lo golpeo!
Ai rió bajito: -De todas formas dejémoslo como nuestro secreto.
-¡Hai!
La puerta de la habitación de la chica se abrió de golpe.
-Onee-chan deja de hablar con tu novio ¡Hace años que la cena esta lista!
Sayu se apresuró a cubrir el auricular del teléfono.
-¡No es mi novio, baka!
-Da igual, apresúrate o Mamá se enfadara.
-Hai, vete rápido –volvió a llevarse el aparato a la oreja-. Disculpa Ai-chan, ¿sigues ahí?
-Hai –dijo en medio de risitas-. Nee, no sabía que fuéramos novios.
Sayu se puso colorada de solo imaginárselo mientras Ai se echaba a reír al otro lado de la línea.
-Te quedaste muda. Hahaha ¿Te imaginas tú y yo novios? ¡Sería gracioso!
¿Gracioso? ¿Qué acaso eran humoristas? ¿Por qué gracioso?
-¿No te parece interesante? –le lanzó para tantear el terreno.
-¿Ah? –se notó que lo tomó por sorpresa.
-Hahaha es una broma Ai-chan, tranquilo.
-¡Ahhh! HAHAHAHAHA
Definitivamente el terreno no estaba nada bien.
-Parece que debes ir a cenar, o eso creí escuchar.
-Si, pero que esperen. Hoy es mi ultimo dia libre.
-No sea tan mala Señorita Michishige, yo tambien tengo que cenar ¿Sabias que nos pasamos casi una hora hablando?
-¡Oh! ¿te va a salir muy cara la cuenta?
-No te preocupes, quería hablar contigo, además por donde vivo parece que el dinero no me falta.
-Es verdad hahaha.
-Entonces nos vemos mañana ¿si? Ahí vemos que hacemos con lo de Jun y Koharu.
-¡Hai!
-Que tengas dulces sueños.
Despues de esta conversación con su príncipe seguro que los tendría.
-Cuidate Sayu, nos vemos. Byebye.
-Byebye.
El chico colgó y Sayu se lanzó hacia atrás sobre su cama.
Takahashi Ai era realmente sobrehumano.

Bajó a cenar con la cabeza en las nubes y parece que el cuerpo también.
-¿Sayumi, desde cuando te gusta el aguacate?
-¡Woa! –se apresuro a sacar ese desagradable ingrediente de su plato.
-Nee nee Airi, parece que nuestra Sayu se nos está enamorando.
-¿Nani?
-Si y mucho.
-Suelta el buche, ¿cual de los tres?
-¿3?
-¿Takahashi-sama, Kamei-sama o Jun-sama?
Sayu dejo escapar la bebida por su boca mojando a Airi.
-¡Onee-chan! –reclamó la pequeña haciendo un gracioso puchero.
¿Jun? ¿Desde cuando estaba Jun entre sus pretendientes?
-A mi me gustan los 3, así que seria fantástico si pudieras involucrarte con los 3 a la vez.
-¡Mama! ¿Qué clases de enseñanzas crees que les estas dando a tus hijas?
-O  a lo mejor es el demonio de Tasmania.
-¿Demonio de qué?
-Ese delincuente, el hijo del director.
-¡¿GAKI-SAN?! –la cara de Sayu se desfiguró con repulsión-. ¡Ése sería el último, no, ni siquiera estaría en mi lista de hombres con los que me involucraría!
-Así me gusta, es un vándalo, aunque es el mas rico de los 4.
-¿Y cómo es que tú sabes eso?
-Tengo que saber cual es el mejor partido para mi hija.
-¡Tú solo piensas en dinero!
Airi comenzó a reír contagiando al resto de la mesa.
En ese momento Sayu se sintió feliz de haber aceptado venir a vivir  a Tokyo. Muchas veces lo había pasado mal, pero eso ni se comparaba a las veces en que se había reído y divertido junto a sus amigos. Antes de partir de Ube no tenía amigos, al menos ninguno  bueno.
De pequeña se la pasaba enferma: los chicos no podían jugar con ella por su salud y las chicas no le dirigían la palabra porque los adultos siempre la consentían en demasía diciéndole que era muy hermosa y frágil. Incluso muchos compañeritos  quisieron ser sus “esposos” pero terminaban aburriéndose de ella porque era muy débil y no podía ni correr ni agitarse. Al final ninguno logró perdurar mucho a su lado.
En ese tiempo, sus únicos amigos de verdad que tuvo fueron los chanchitos de tierra. Ellos siempre la escuchaban y la dejaban jugar con ellos. Recordaba haber pasado las más divertidas tardes de su niñez construyéndoles mini parque de diversiones para que jugaran.
Pero con el paso del tiempo creció, dejó de jugar con insectos y comenzó a pesar en chicos. En ese sentido podría pensarse que era afortunada ya que por su apariencia muchos se acercaban a ella, pero la triste verdad era que no había ninguno de ellos que  tuviera un real interés en su persona, Un buen ejemplo de esto que todos la buscaban para tener citas, pero ninguno para tener una amiga.
Las otras chicas seguían envidiándola y las que se acercaban terminaban siendo acechadas y como cualquiera haría, se alejaban de ella.
Ser bonita podía ser una bendición, pero la mayoría del tiempo era mas bien una maldición.
Fue por eso que Sayu estaba tan emocionada de venir a Tokio. Aquí empezaría de cero y al tratarse de una ciudad tan grande, de seguro había mucha gente más bonita que ella.
Por eso mismo también que sintió deseos de proteger a Ai-chan cuando lo vio siendo maltratado. De alguna forma, no tan agresiva claro, él era como ella.
Gracias a que se acercó a él, era que ahora se sentía tan feliz ya que tenía muchos amigos y ninguno de ellos la discriminaba por ser como era.
No obstante, después de vivir todo esta estos dramas, tenía que admitir que igual le gustaba ser bonita, pero ella siempre supo que una bonita apariencia te la da solo una enorme belleza interior.
Así que ya no sentía más remordimientos ni dolor…estaba completamente en los mejores años de su vida e iba aprovecharlos.
Aun cuando  en estos momentos era capaz de sentir  tanta felicidad y dicha, Sayu apenas sospechaba lo que le tocaría vivir de aquí en adelante en esta nueva y excitante ciudad. Además de conocer increíbles personas, estaba en camino de descubrir un sentimiento mucho más profundo y a la vez doloroso, el incontrolable y maldito amor.


2 comentarios:

Patii_irori dijo...

Quiero seguir leyendo ;_; quiero ve que pasa y noooo no quiero TakaShige quiero que quede con eric ;_; y como que jun tiene novia? :O no puede ser posible:( pobre kohaa :( porque eric no contesta el cel ;_; morire ;_; no tardes tanto en actualizar danii onegai ;_;

Neko Mioko dijo...

Al fin me puse al dia con el bendito fic del bien!!!! *O*

Eri-nyaaaan!! aaah demasiadas cosas han pasado en los ultimos caps me quede pegada leyendo~~ OAO aww amo a Ai-kyun ;w; tan bueno y noble! <3<3<3<3 por fin renuncio a Reina~~~ y como que Jun con novia ¬_____¬ pobre Koharu ;A; como pudiste dejarlo asi quiero saber que hay entre Aika y Eric D: *apoya el KameShige* por que no le contesta a Sayuuu TAT y aunque el personaje de Reina no me cae bien tengo curiosidad que sera de ella ahora que Ai-kyun no quizo comprometerse u__u el futuro es incierto para todos, como puedes!! >__<

Bueno, de nuevo me tendras de lectora regular asi que es tu obligacion actualizar pronto *A*!!!

Publicar un comentario

¿que te parecio el capitulo?