Seishun Collection Capitulo 19 parte I

Clasificación: R-16


Maldito y Bendito amor Parte I

-¡Gomene Onee-chan!-exclamó Airi aferrándose a su torso- ¡Gomene Gomene Gomene Gomene!
-Está bien, ya entendí –replicó ya cansada de repetir la misma cosa- Vete a clase mejor será.
Ya había tenido suficiente con ayer. Desde que se habían reunido para volver juntas a casa no dejaba de disculparse.
En un principio, Sayu estaba muy dolida por todo el asunto ¡y no era para menos! Ahora toda la escuela creía que ella era una mujerzuela oportunista. Pero no era difícil darse cuenta que no era culpa de Airi. Ella sólo contó la verdad.
-Fue Sugaya-san. Se sienta junto a mí y me lo preguntó. Ya que desde que regresó Takahashi-san a la escuela es de lo único que hablan las chicas, pensé que por eso me preguntaba. Y entonces yo se le dije.
¿Qué importaba ahora? Además, Nakazawa sensei dijo que haría al respecto con la gente de ese diario.
Se despidieron de Airi y cruzaron el campo de batalla, pero no fue tan horrible como había imaginado, después de todo nadie la miraba con desprecio e incluso uno que otro de los chicos a los cuales no recordaba jamás haberles dirigido la palabra,  la saludaba.
-¡¿Tú eres Michishige-san, la que golpeó a Tanaka?! ¡Es un honor conocerte!
Ese incluso le hizo una reverencia.
-¿Tú eres amiga de Michishige-sama? ¡Déjame darte la mano por favor!
Por más extraño que parezca, hasta Koharu resultó felicitada.
-Tanaka es una bruja maldita.
-¡Así es! A nadie de la escuela le gusta, pero ya sabes, su familia tiene tanto poder y esos gorilas que la seguían daban miedo.
-¡Eres nuestra ídola!
-¡Todos sabemos que lo que dijo de usted en el periódico es mentira! ¡Es ella la que siempre maltrataba a Takahashi!
-¡Es cierto! Ahora lo trata bien sólo por qué es popular.
Sayu estaba maravillada ¡¿de verdad existían ese tipo de chicos en la academia?! ¿y por qué venia a descubrirlo recién hasta ahora?
Los jóvenes las escoltaron caballerosamente a los casilleros de los zapatos sin dejar de decirle cumplidos y brindándoles su apoyo, eran rodeadas aproximadamente por un grupo de unos 20.
-Nee Michishige-san ¿tienes novio? –la interrogó uno que dijo que se llamaba Morizawa y era de primer año.
Sayu soltó una carcajada ¿no me digan que ahora se habían enamorado de ella?
-¿Te gustaría salir conmigo?
-¡NO! –el de al lado lo empujó con violencia- ¡conmigo!
-¿Qué hay de ti Kusumi-san?
No pudo hacer más que continuar riéndose ¿ahora tenia un club de fans como Ai-chan?
Estiró la mano para quitar sus zapatos del casillero y retrocedió abruptamente cuando unas 20 cartas cayeron de el.
-¡Por favor acepta mis sentimientos, Michishige-san!
-¡Estoy completamente enamorado de ti!
-¡Ten una cita conmigo, por favor!
Morizawa la tomo de las manos: -¡te amo, sempai!
Esperen un momento, ¿Qué era todo esto? Mejor era salir de ahí.
-¡Vamos Koharu-chan!
Se colocó las zapatillas como pudo y llevando a su amiga de la mano corrieron  esquivando al grupo de chicos.
Gritaron sus nombres pero Sayu no obedeció. Acababan de darle miedo.
Corrieron escaleras arriba entre el alumnado y llegaron hasta la sala. Cuando entraron, algunos compañeros las recibieron con cuchicheos y otros la saludaron con simpatía.
-Shige pinku creí que la clase de educación física era mas tarde –le comentó su exhausta amiga al dejarse caer en su banco, respirando agitada.
-Go…Gomenasai –Sayu la imitó jadeando.
-Dime una cosa –pronunció de pronto una voz femenina muy cerca de ellas- ¿debería agradecerte por conseguir que nuestra clase se volviera aún mas popular, Michishige?
Levantó la vista agotadísima. Kasai, la presumida y operada presidenta de la clase le estaba dirigiendo la palabra.
-La verdad es que Tanaka me cae mal –explicó con un tonito despectivo y presumido-. A nombre de toda la clase te felicito por darle su merecido.
Sayu se quedo con la boca abierta cuando la vio sonreírle complacida, cosa que nunca había hecho antes.
Entonces ¡no había sido un error tan grave golpear a esa tonta después de todo! Gracias a eso gente inesperada parecía respetarla.
-Uff –Eric entró al aula quejándose y fue a sentarse a su pupitre- Hay un montón de enanos de primero con cartas de amor para no se quien, apenas pude entrar.
Sayu procuró hacerse la desentendida:-¿Qué haces aquí tan temprano Eric-kun?
La primera clase de la mañana fue Química con la profesora Yaguchi. Era una lección que se dictaba en el laboratorio y siempre acostumbraban hacer experimentos en grupo por lo que Sayu siempre se pasaba un buen rato con Eric y Koharu, sin embargo, aquel día…
-¿Voy por el acido? –se ofreció Koharu tomando el vaso precipitado.
-Si, por favor, sería grandioso.
-Nee, Sayu-chan –comenzó a decir el muchacho en cuanto la más joven se alejó-. ¿No te parece que Koharu-chan está un poco rara?
Tanto para que uno de los hombres más despistados del planeta se diera cuenta.
-Si y mucho. Ha estado así desde hace días.
-¿Hablas en serio? ¿Le habrá sucedido algo malo?
Sayu soltó un suspiro. Últimamente su vida estaba infestada de líos amorosos.
-No me ha dicho nada, pero creo que discutió con Jun-kun.
-¿Qué? ¿Con Jun? – la cuestionó extrañado.
-Recuerdas ese día en que nosotros…ya sabes, pasó eso.
Eric desvió la mirada algo avergonzado:-Claro.
-Luego de que apareciera Aika, Koharu llegó corriendo y me cogió del brazo desesperada ¿recuerdas?
-Sí.
-Me llevó afuera y se puso a llorar desconsoladamente.
La tortuga se espantó.
-¡¿Llorar?! ¡¿Koharu-Chan?!
-Chsst, ¡no lo grites!
-Pe…perdón, pero nunca he visto a Koharu-chan llorar ni me lo imagino, tú sabes, es Koharu-chan.
-Eso mismo pensé yo. Lo más extraño de todo es que no ha querido decirme porque estaba llorando aquel día. De hecho, la llame varias veces a su casa después de eso, misteriosamente nunca estaba y su supuesta criada tenía un ridícula voz extrañamente parecida a la suya. Además, desde que regresamos al colegio no ha dicho nada respecto al tema. Lo peor de todo es que aparte de actuar de lo más extraño, no está comiendo casi nada y eso me preocupa.
-¿Y tú crees que todo eso es porque discutió con Jun?
-No encuentro otra explicación. ¿A ti él no te ha dicho nada?
Eric expresó incredulidad en su rostro para luego hacerlo con sus palabras.
-¿Jun? ¿Decirme algo?
Era cierto que el chino no solía hablar mucho de si mismo, pero Eric era su mejor amigo. Creía que con él tendría más confianza.
-¿Nada?
-Nada. Jun nunca habla de ese tipo de cosas, y menos de chicas.
¿Entonces era así con todos? Incluso con su mejor amigo.
-Pero ¿crees que a Koharu le guste mucho él? Quiero decir, gustar gustar.
-¡Claro que sí! ¿Qué no te has dado cuenta?
-Mmmm…no.
Sayu entornó los ojos.
-A Koharu siempre le ha gustado Jun, siempre se comporta de manera muy feliz cuando está con él.
-¿En serio? Pero Koharu-chan siempre está feliz.
Los hombres podían ser verdaderamente lentos a veces, se dijo. En especial este hombre-tortuga.
-Sí, pero más feliz que de costumbre. En todo caso Eric, hay algo que me gustaría preguntarte acerca de Jun.
-Dime.
-Dijiste que nunca hablaba de mujeres, pero ¿alguna vez te mencionó si tenía una novia?
Por la mirada de estupefacción con que con la miro, Sayu estuvo segura de que no.
-¿Jun? ¡¿Una novia?! Nunca le he conocido ninguna.
Decidió contarle de esa vez que lo llamó a su teléfono celular y contestó su “novia”.
-Estaba pensando que a lo mejor podría haberse tratado de su hermana haciendo una broma, pero…
-¿Hermana? Que yo sepa no tiene hermanas.
-Lo sabía. ¿Y primas? ¿Quién más vive con él?
-Supongo que tendrá primas, pero no viven con él. Yo sólo conozco a su madre y a su padre.
¡Entonces tenía una novia a escondidas!
Bueno…a escondidas para sus amigos.
-¿De verdad esa mujer te dijo que era su novia?
Dijo que sí con la cabeza.
-Y estaba pensando que Koharu se le pudo haber confesado y la rechazó. Y debido a eso ella esté así.
-¡Claro! Tiene sentido ¿Y que te dijo, Jun?
-¿Jun?
-Claro, le preguntaste ¿no es así?
¿Ella preguntarle a Jun? No eran tan íntimos.
-Por supuesto que no, Eric-kun. Jun y yo no nos llevamos tan bien como para preguntarle algo así, no podría.
¿Preguntarle a si tenia novia? Ya lo veía mirándola con su cara de tres metros dándole a entender que era una tonta entrometida. ¡No podía preguntarle así nada más!
-Pero tú eres su amigo, pregúntale si tiene novia y que sucedió esa noche en el parque de diversiones con Koharu-chan.
-¿Qué? Esas son demasiadas preguntas para Jun, con suerte me contesta cuando lo saludo.
-¿Eh? ¡Pero eres su amigo!
-Tú también.
-¡Pero tú lo conoces de más tiem…
¡CRASH!
Un fuerte estruendo en el laboratorio llamó la atención de toda la clase. Al parecer uno de los alumnos había dejado caer uno de los implementos.
-¡Cuidado Kusumi! –gritó la rubia y pequeña Yaguchi-sensei -¿En que estabas pensando? ¿Qué hubiera pasado si esto le caía a alguien en los ojos? ¡Despierta!
La chica se disculpó y corrió a buscar una escoba.
Eric y Sayu intercambiaron miradas de preocupación. Tenían que descubrir que era lo que había sucedido en realidad.

-Entonces ¿vamos a la base? –les preguntó Eric cuando sonó timbre que anunciaba el termino de la clase.
-Yo me quedo aquí –se excusó Koharu con una leve sonrisa-. Tengo que repasar para la siguiente clase.
-¿Qué acabas de decir?
-Ve tú Eric-kun –le dijo Sayu. Ella tampoco tenía ganas de ir y encontrarse con el tarado de Gaki.
-¿Ah? ¿Tú tampoco Sayu-chan?
-Me quedo haciéndole compañía a Koharu-chan. Tu ve y has eso que te pedí ¿si?
-Bueno.-aceptó con tono desapasionado-. Nos vemos chicas.
¡Perfecto! Ahora bastaba esperar que esa tortuga hiciera bien su trabajo y averiguara que fue lo que realmente ocurrió aquella noche entres esos dos.
Miró al lado. Koharu tenia abierto su libro de ejercicios de matemática, pero no estaba estudiando. Dibujaba conejitos en el borde de la hoja con el rostro más concentrado que le hubiera visto.
Estaba sufriendo mucho ¿no?
Tomó su bolso e iba a disponerse a sacar su libro de ejercicios también, ya que seguramente si vendría la profesora Matsuura, por ello aprovecharía de repasar un poco de verdad, no como su amiga.
-¡Fuera de aquí inmediatamente!
Abrió el cuadernillo.
-¡Largo banda de buenos para nada! ¡Salgan inmediatamente de aquí!
Una pequeña sonrisa se dibujo en su rostro, ahí estaba Nakazawa sensei regañando a gente en el pasillo.
-¡Así me gusta y no vuelvan!
La puerta corrediza se abrió de golpe.
-¡Michishige, ven inmediatamente a mi despacho!
¿Michishige a su despacho? ¿y por qué? ¿Qué le había hecho la pobre Michi..¡esperen! ¡Esa era ella!
Levantó la vista con temor.
-¿Qué no escuchaste? ¡A mi despacho! ¡Inmediatamente!
¿Pero que había hecho un ser puro y angelical como ella?
De cualquier forma, la acompañó afligida hasta su oficina.
-Habían unos pesados montando guardia fuera de tu salón, decían que estaban esperándote ¿ahora tienes fan club?
-¿yo?
La mujer soltó una risotada.
-Tú siempre viviendo en las nubes.
Llegaron hasta la oficina y entraron. Sayumi se estaba preparando mentalmente para la prueba de cultura general cuando se quedó helada.
-Como podrás darte cuenta, cité a varias personas aquí el día de hoy.
Se quedó boquiabierta. Gaki, Reina, más 3 chicas y dos chiquillos a los cuales  jamás había visto estaban parados en fila uno al lado del otro, enfrente del escritorio de la profesora, al cual esta camino y tomo colocación, pidiéndole q se quedara de pie a su lado.
-A Niigaki y a la princesita Tanaka ya los conoces, no se si al restos. De todas maneras, ¡preséntense!
El muchacho que parecía el mayor de todos dio un paso al frente. Tenía el cabello liso, muy corto y un rostro amigable. Hizo una reverencia.
-Mi nombre es Shimizu Sakito, soy alumno de primero y estoy a cargo del periódico escolar. Mucho gusto.
¿Periódico escolar? Eso quería decir que…
-Mi nombre es Arihara Kanna, soy la vicepresidenta  y editora del periódico –se presentó la chica de cabello oscuro y ojos perspicaces a su lado, imitando la reverencia.
-Mi nombre es Sugaya Risako,-la siguió una palida y nerviosa chica de rostro bondadoso- s…soy periodista.
-Yo soy Tsugunaga Momoshiro, fotógrafo del diario, es un gusto conocerte –se presentó el niño que parecía mas  pequeño con una energía que descolocó un tanto a Sayu.
Ignorando eso, era decir que Nakazawa sensei los citó a todos ellos ahí…¿por ella?
-Tokunaga –dijo la profesora para llamar la atención de la más alta del grupo y la única que no se había presentado.
¿Tokunaga? ¿Esa no era la que había escrito el artículo?
-Tokunaga Chinami –se presentó la chica con la cabeza gacha al igual que su mirada, al parecer tenia demasiada vergüenza para dar la cara- Soy la que escribió el reportaje.
-Muy bien, ahora que ya conoces a todos los involucrados me gustaría que ellos te explicasen por qué los cité a todos aquí.
El joven presidente miró a Sayu con seriedad: -En nombre de la directiva y de los cerca de 15 alumnos que conformamos el periódico, me gustaría disculparme  con Michishige-san –hizo otra exagerada reverencia- Chinami-san jamás nos dijo que lo que había escrito era mentira.
-¡No es mentira! –chilló la famosa Chinami alzando el rostro enmarcado por las lagrimas- ¡Yo no escribí ninguna mentira! ¡Todo lo que salió en ese reportaje lo reporteamos Risako y yo, cada una de las palabras de ese articulo las escribí en base a lo que dijeron los entrevistados ¡tienen que creernos!
-Ok, te creemos, no hace falta tanto teatro. Lo que dices significa que la culpa entonces es de los entrevistados que elegiste –los duros ojos de la directora se fijaron en Gaki y Reina que estaban a un costado del resto. El primero la miraba con odio y la segunda fingía estar ocupada mirando sus pies sin poder ocultar su incomodidad.
-Yo no inventé nada, todo lo que dije ahí es la pura verdad. –aclaró el rebelde chico con tono desafiante; dándole una mirada de reproche a Sayu, agregó:- Pregúntele a esta si estaba o no obligando a Ai para que se sacara la ropa.
-¡Yo no obligué a nadie! –gritó de inmediato en su defensa- Él…¡él estuvo de acuerdo!
Reina alzó la cabeza súbitamente y la observó con asombro, igual que Gaki y los jóvenes alumnos.
Al percatarse de la repercusión que habían alcanzado sus declaraciones Sayu se apresuro a aclarar todo: -Pe…¡pero no era para lo que ustedes creen! –se puso colorada – Ese día él no trajo su paraguas y estaba todo mojado, entonces me preocupé porque podía pescar un resfriado o algo peor, ya saben, como cualquier persona normal.
-Está bien, Michishige la cosa es que ocurrió, ¿no?
-Así es, pero yo nunca intentaría abusar de él ¡es mi amigo!
-¡Ja! –expresó Gaki con burla- ¿amigo? ¡Lo único que siempre has querido es acostarte con él!
-¡Niigaki!
¿Cómo se atrevía a lanzar un disparate de esos así como así? Ella…
-¿Quién te has creído que eres para venir a hacer ese tipo de acusaciones a mi oficina? ¡Este es un lugar decente y debes respetarlo, insolente! ¡¿no ves que está lleno de mocosos?!
La profesora respiró profundo y se volvió hacia otro de sus alumnos:-¡Tanaka!
Esta no se dio por aludida. Sayu no se había dado cuenta antes pero toda su atención estaba dirigida a su persona. Sus oscuros ojos la escudriñaban llenos de resentimiento.
-¡Tanaka, te estoy hablando!
-¿Qué demonios quiere? –preguntó sombríamente, lo cual la profesora interpretó como indiferencia.
-Ahh, así que estás volviendo a creerte el papel de reina el día de hoy. Creía que la paliza que te dio Michishige había  conseguido bajarte los humos.
Sayu no se resistió y sonrió con ganas ¡Nakazawa sensei era la mejor!
Obviamente Reina pensaba todo lo contrario porque puso cara de estar bebiendo jugo de limón concentrado.
-¿Qué quiere? Le dije –repitió cruzándose de brazos en actitud reñidora- Estoy perdiendo mi recreo ¿sabe?
-Si a mi me da la gana pierdes la jornada entera ¡mocosa insolente!
Ella se limitó a responder soltando un bufido de fastidio.
-¡Contesta! ¿Según tu lo que dijiste también es la supuesta verdad?
-¡Pues claro que si!
A Sayu le ardió la sangre en las venas y sintió deseos de estrangularla por ser una maldita cínica
-¿Ah si? –Nakazawa rio con incredulidad ¿También que ayudaste a Takahashi ese día? ¿O quizás debería decir Takahashi sempai, Tanaka?
¡Ahí lo tenia! ¡En su cara de descarada!
-Yo…-de pronto bajó la mirada y jugó juntando la punta de sus zapatos- Si lo hice.
-¿Entonces dices que Takahashi y tú tienen una estrecha relación? Una de muy buenos amigos.
Reina permaneció muda.
-Digo, ya que tú lo ayudaste y todo eso.
-Cla…claro, es decir, antes éramos más unidos. Nosotros…ya no…tenemos nada.
-¿Terminaron?
-Así es–habló con los dientes apretados, como haciendo un esfuerzo.
-Vaya, ahora resulta que fueron novios.
A Gaki casi se le salieron los ojos de sus cuencas.
-¿Qué cree que está diciendo? -alzó la cabeza, alarmada- ¡Por supuesto que no! ¡Me refería a que terminamos nuestra amistad! ¡Para siempre!
Si su plan era parecer la mejor amiga de Ai no le estaba resultando nada. Podía ser muy buena actriz y una falsa de primera, pero el odio por él se le salía por los poros y quedaba bien claro en ciertos de sus comentarios. Ahora si que le sería imposible tratar de engañarlos en el estado de alteración que estaba demostrando. Además, Nakazawa sensei era bastante más lista que ese ingenuo de Gaki-san como para creerle así nada más.
-Pues deberías expresarte con más claridad o la gente podría confundirse. Igual que cuando leyeron ese diario y te vieron referirte en tan buenos términos del chico del que siempre abusaste ¡Eres muy cínica y muy canalla!
-¿Abusar? –repitió Gaki, preocupado.
-N…¡no es cierto! –se defendió con cierta desesperación en su mirada- ¡Yo jamás he abusado de el!
-¡Por favor! ¿A quien intentas engañar? ¡Rápido! Discúlpate con Michishige y desaparece de mi vista antes de que colmes más mi paciencia.
-¿Yo? ¿Disculpar? –dirigió una mirada de asco a su enemiga- ¿con esta?
-Claro que sí, por decir calumnias de ella en el periódico.
-Yo no dije ninguna calumnia ¡Únicamente dije la verdad y no pienso dirigirle la palabra a esta mosquita muerta! -gritó temblando de furia e impotencia.
-Tanaka ¿crees acaso que los profesores y los mas de 500 alumnos de esta institución somos retrasados mentales? Bueno, puede que Niigaki sea el único que no, pero ¡Todos sabemos la clase de persona que eres tú y tu familia! La única razón por la que no están tras las rejas es porque nadie tiene la suficiente valentía para enfrentarlos y darles lo que se merecen, pero no nos vayamos del asunto principal, ¡discúlpate si no quieres que cite a tu cuidadora a una reunión donde se va a enterar de tus hobbies escolares!
Los furiosos ojos de Reina de pronto se transformaron en los de un gatito aterrado.
-¡Si! No creas que no se cuales son tus limitantes. De hecho, deberías saber que ya hablé con ella. Parece que te conoce muy bien, porque hace poco me llamó para pedirme que cualquier problema que tuviera contigo le avisara personalmente. Me pareció que dijo que eran ordenes de su querido patrón.
Si Sayu recordaba bien, el padre de Reina le había dado la impresión de ser un hombre muy violento. Eso explicaba su expresión de terror al escuchar la amenaza de la directora.
-¡Vamos Tanaka, muévete! ¡Y luego vendrás tú, Niigaki!
-¡¿Ah?!
-¡Nada de “¡¿ah?!”! ¡Si no lo haces hablare con tu padre!
Gaki se cruzó de brazos con expresión indignada.
-¡Adelante Tanaka! No tengo todo el día y Michishige tampoco.
Sayu vio a la chica que más detestaba en el mundo tragar saliva repetidas veces mientras parecía debatirse consigo misma durante varios segundos. Finalmente, luego de que apretara sus puños, avanzó un paso, se plantó frente a ella e inclinó su espalada en un ángulo de 90 grados.
-Dis…disculpa.
Fue tan extraño y estúpidamente simple que de pronto Sayu sintió las ganas echarse a reír y saltar como loca alrededor de ella. Al fin estaba recibiendo su merecido por todas las veces que se había salido con la suya y se había burlado de ella.
¿Tanaka Reina se estaba rindiendo a sus pies? ¡Esto merecía hasta foto!
-¿Qué fue lo que dijiste Tanaka? Habla más fuerte para que podamos oírte bien.
-Dis…-su garganta se contrajo y su voz se volvió más ronca- disculpa.
-¡Más fuerte! Todavía no te oigo.
-¡Disculpa!
-¡MÁS!
-¡DISCULPA! –vociferó con toda la fuerza de sus pulmones.
-Muy bien –dijo Nakazawa sensei aplaudiendo complacida –Así me gusta, ahora lárgate.
Reina se irguió un poco, sin levantar la cabeza completamente y salio de la habitación veloz como una rayo y dando un portazo.
Los del periódico y Gaki tenían cara de estar conmocionados mientras que Sayu y la profesora sonreían complacidas.
-¡Ahora tú, Niigaki!
-¡¿Qué acaso está demente?! ¡Nunca!
-¡Si no lo haces te quedas aquí hasta el final de la jornada!
Sayu le sonrió con actitud ganadora. Después de Tanaka Reina él era su segundo peor enemigo.
¡Y no podía haber mejor profesora que Nakazawa sensei!
-Disculpa –pronunció el muchacho con los dientes muy apretados, y el ceño fruncido.
Nakazawa sensei entornó los ojos.
-¿Quieres que haga lo mismo que hice con Tanaka? Pídele perdón de una vez fuerte y claro ¡como un hombre!
-Está bien ¡DISCULPA! –bramó excesivamente fuerte, dejando a todos cubriéndose los oídos. Momento seguido dejó del despacho dándole una patada a la puerta.
-Muy bien, ahora tú Tokunaga. ¡Y sin llantos!
Unos 5 minutos después abandonó el lugar con una sonrisa de oreja a oreja. Se apresuró a volver a su salón porque se moría de ganas de relatarles lo sucedido a Koharu y a Eric lo antes posible.
Tocaron el timbre justo en el instante en que atravesaba el umbral. Koharu estaba donde mismo la había dejado, durmiendo sobre el banco y no vio señales de la presencia de su amigo.
3 minutos después entro al salón la profesora Matsuura quien casi se chocó en la puerta con Eric.
-Ten más cuidado, Kamei.
-¡Sumimasen! Fue sin querer.
Sayu lo recibió esperanzada ¡Esperaba que hubiera averiguado todo!
-¿Cómo te fue? –le susurró lo mas bajo que pudo.
-Mmm…más o menos.
- ¿Por qué?
-Silencio allá atrás. Vamos a comenzar la clase. Antes de partir quería pedirle disculpas por no poder dar mis clases el otro día, creo que todos conocen el motivo.
A pesar de haber sufrido una perdida de un ser querido tan cercano, la profesora Matsuura les habló con su calmado semblante y animo habituales lo cual era realmente admirable.
-Profesora –Kasai levantó la mano para dirigirse a ella-. A nombre de nuestro clase nos gustaría darle el sentido pésame.
-Muchísimas Gracias –agradeció la profesora con una sonrisa cordial- Muy bien, vamos a comenzar. Por favor abran sus libros en la pagina 23.

Lamentablemente Sayu debió aguantarse hasta que acabara la clase para enterarse de lo sucedido.
Dejaron a Koharu en el aula y ella y Eric salieron a conversar al patio.
-¿Se enfadó?
Su amigo asintió con pesar.
-Dijo que esas cosas no eran de mi incumbencia y no existía la necesidad de hablar de ellas. Además me pregunto porque le decía todo esto así tan de repente. Tuve que confesar.
-¡¿Le dijiste?!
-No tienes idea el miedo que da Jun cuando esta enfadado.
-Pero ¿qué fue lo que le dijiste?
-Que tú lo habías llamado y había contestado una mujer.
-¿Y qué te dijo?
-Nada.
-¿Nada? ¿Y le dijiste de Koharu?
-Si, le dije que estábamos muy preocupados por ella pero ni se inmutó. ¿Sabes que es lo peor? Dijo que no tenía nada que ver con eso y se marchó como si le diera igual.
-¿De veras?
Aquella era una gran desilusión.
-Así es y después de todo lo que me costó poder hablar con él y hacer que Ai bajará su juego de baile.
Lo interrogó con la mirada.
-Uno del nintendo wii que estaba jugando, pero déjame decirte algo ¡el también estaba rarísimo!
-¿Raro? ¿En que sentido? ¿Estaba deprimido? O ¿enojado?
-No, no, no, al contrario. Estaba feliz como una lombriz.
-¿Nani?
-Cuando llegue estaba cantando, bailando y hasta saltando mientras Jun leía una novela. Le pedí que le bajara el volumen a los parlantes pero no quería, incluso me llamo aburrido ¡a mí!
-¿Estás seguro de que hablamos del mismo Ai-chan?
Eric afirmó con la cabeza: -Fue bastante raro.
Después de estas desalentadoras y extravagantes noticias, ella le relató lo ocurrido en el despacho de Nakazawa sensei.
-¿Gaki-san estaba ahí? Con razón no estaba arriba ¿dices que se disculpó?
Tuvo el agrado de confirmarlo: -También nuestra querida Reina.
-¡Wow! ¡Como me gustaría haber estado ahí para reírme en su cara! ¡En la cara de ambos!
Sonó el timbre y ambos subieron corriendo para tomar sus pertenencias. Ahora tocaba la clase menos favorita en el mundo para Michishige Sayumi, Educación Física.
Fue hasta los camarines de mujeres junto a su aun distraída mejor amiga y cuando se estaban cambiando, para sorpresa de ella y todas sus compañeras, una menuda chica ingreso de muy mal humor.
Reina pertenecía al curso paralelo de Sayu, y las clases de Educación Física las tenían con su clase, sin embargo, ella nunca nunca nunca nunca la había visto asistir a esa clase antes.
-Por lo que me contaste antes, es probable que Nakazawa-san la obligara –fue la respuesta que le dio Eric cuando ya estaban los dos cambiados de ropa hablándose a través de la reja entre la cancha de atletismo y la de beisbol.
Podía ser una opción, pero esta era la primera vez que tendrían una clase juntas justamente después de que esta fuera obligada a disculparse con ella.
-Oye, no me digas que tienes miedo, Sayu. Es mucho más baja que tú. Además mírale esas piernas de pollo. Cuando nos hablaba el año pasado recuerdo que una vez oí que dijo que odiaba esta clase, así que estoy seguro que es pésima igual que tú.
Para ser sincera no se veía muy fuerte que digamos, pero ¡¿pésima igual que ella?! ¡Eso fue muy maleducado!
La tortuga se salvó del coscorrón sólo porque estaba la reja de por medio.
Pero luego de comenzada la clase y para total sorpresa de Sayu, Eric tenia toda la razón.
La profesora las hizo correr y Reina llegó ultima, incluso después que ella.
Esto era raro porque nadie llegaba después que ella.
-¿Qué es lo que te sucede, Tanaka? ¡Arriba ese animo! Al menos hazlo porque hace mucho tiempo que no te dignabas a hacernos una visita.
Pero ni la llamada de atención la hizo cambiar de actitud.
Seguía pareciéndole tan raro que una chica que siempre lucia tan energética y tan segura de si misma fuera por ahí con esa actitud derrotada.
Verla así daba hasta pena.
-Ey, Tanaka –la profesora insistía- ¿No eras el famoso terror de Haromoni@?
De la boca de Reina no salieron más que jadeos mientras la mujer llenaba con equis los espacios junto a su nombre. Tenía cara de estar pasándola mal, sin embargo, hacía oídos sordos a todo cuanto le decían y a todo cuanto sucedía a su alrededor.
-Oye Michishige, te prohíbo volver a darle su merecido a esta niña. El año pasado no era así –comentó antes de dar por terminada la clase.
Muchas se rieron con el comentario, pero ella se sintió incomoda.
Cuando caminaban en dirección a los camarines se quedó un poco rezagada esperando a Koharu que siempre le pesaba el trasero para levantarse luego de los abdominales, se fijó en la yankii que iba por delante con el cuerpo encogido y arrastrando los pies.
Verla de esa manera  la hacia parecer tan pequeña e indefensa.
Tan…insignificante.


5 comentarios:

Seryni dijo...

WTF? ¬¬ Jun baka deberían colgarlo de cabeza sobre un pozo sin fin (como el de los 300) como trata así a Koharu dasdasdasdasdas DANYELA MÁTALO PONLO EN COMA, ROMPELE UNA PIERNA NO SE ALGO!!! D:< debe sufrir XD

y Reina dasdas COOOOL!! lero lerooo aun que siento feo por ella buu ¬3¬

dasdasdasdasdsa Ame el cap!! wiiii

kari de kamei dijo...

i love eric!!!!!!!!
a no vdd XD
jajaja

neeeeee esa nakazawa si da miedo Xd espero no ser como nakazawa en un futuro XD

quiero leer mas t.t

Danii Kaulitz dijo...

Nakazawa-Sama te amooo hehe
Jun ¬¬ Fuck You hehehehe y como que a Eric le da miedo Jun hahahahahahaha
Auch!! pobre Reina T_T me da lastima por ella xd
haha pero debe traerse algo entre manos ella no dejara que la humillen asi!!
agggg Gaki wtf??? Eres tan... Grosero... ¬¬ pero aun asi te amoo!!
hahaha DISCULPA!!
Sakito, Momoshiro, ehh?? que lindos todos pequeñitos xd
Pobresitas Risako y Chinami T_T aggg todo por culpa de Reina!!!!
TE ODIO JUN ¬¬... mandalo al hospital a que pierda la memoria a ver si se enamora de Koharu xd

Sayu Please olvidate de Ai, que al parcer Reina lo quiere hehe enamorate de la Tortuga!!! o de Gaki xq yo lo amo hehehe

ame este capitulo!!
como todos <3
pero y quien demonios es la novia de Jun??
jumm por ahi se la invento para sacarse de encima a Koharu hehehe
Dani-sama sigue pronto onegai

Miki IV dijo...

ohhhhhhh Sayu reivindicada!! yay!!!
Morí con Sakito y Momoshiro xD Nice name choices!!
Tengo mucha curiosidad por lo que se traen Jun y Koha o_Ó
Y ya quiero saber que va a pasar con el triangulo Ai-Sayu-Eri!
Gracias por este epi y ganbatte con el siguiente :)

Neko Mioko dijo...

Oww pobre Koharu-chan ;____; por que tanto misterio con Jun asdasdasd exijo saber quien es esa dichosa novia ¬_____¬ ... ame las apariciones sorpresa de las Berryz xD Sakito y Momoshiro *A* xDD
Me alegra que por fin Reina esta recibiendo su merecido :D (nadie puede abusar de Ai-kyun y salirse con la suya D:<)me pregunto hasta cuando el tonto de Gaki se dara cuenta de la verdad =W= como siempre genialoso cap Eri-nyan *_______*

Publicar un comentario

¿que te parecio el capitulo?