Sueño de amor


R-18

Prólogo
Cuando estoy de camino al trabajo en el tren me gusta mirar por la ventana y ver el paisaje, es un momento donde puedo ver hermosos lugares y al mismo tiempo puedo estar conmigo misma sumida en mis pensamientos.
A veces reflexiono, otras veces me sumerjo en mi imaginación que me lleva a otros mundos o situaciones, generalmente repaso mi vida y cuento las cosas como si se las contara a alguien que no me conociera:
Me llamo Ai Takahashi, estoy a punto de cumplir 26 años el mes que viene, y en lo que llevo de mi vida casi no he hecho nada, pero no pierdo las esperanzas.
Generalmente pienso que soy diferente a los demás, pero la verdad es que soy diferente justo igual que todos los demás. Mis primeros años de vida era como un robot, que reaccionaba a su entorno pero no reflexionaba, no pensaba, solo hacía las cosas por hacerlas y por eso me metía en problemas a veces, otra consecuencia de ello es que realmente casi no recuerdo nada ni siquiera de cuando tenía 6 o 10 años de edad. Creo que empecé a vivir realmente cuando me enamoré por primera vez a los 17 años, eso digo por que desde entonces tengo los recuerdos más claros…es algo raro.
Lamentablemente es así, recuerdo más las cosas a partir de que me enamoré…. ¿que recuerdos tengo exactamente de eso? Bueno recuerdo cuando estaba en la preparatoria, como yo era malísima para hablar con personas desconocidas y hacer amigos, fue ella quien dio el primer paso, yo me encontraba paseando en el jardín del colegio cuando Rika Ishikawa con su característica personalidad amistosa, sociable y platicadora, me vio vagando por ahí…ella se me acercó y me preguntó mi nombre…luego me pidió que fuéramos amigas. La verdad yo solo le dije que sí para no estar sola por ahí vagando aburrida y también por no ser descortés…jamás me hubiese imaginado que lentamente, poco a poco sin que me diera cuenta Rika sembraría en mí esa semilla del amor que rápidamente fue creciendo en mi corazón tan fuerte y grande como un roble.
Rika era tan popular con los chicos que durante un semestre le conocí dos novios, al principio no me daba importancia pero conforme ella me gustaba más, mis celos me atormentaban.  Rika por su lado me tenía muy confundida, a veces venía y me abrazaba, siempre estaba conmigo incluso un día me dijo que tenía celos pues me vio hablando con otra compañera haciendo algunas bromas como decir “ah buen punto!” a todo lo que me dijeran, hasta antes de esa ocasión, solamente lo había dicho a Rika, pues con ella me sentía libre de jugar y decir lo que quisiera. Pero conforme me fui enamorando mi carácter cambió, ahora era más alegre y más abierta.
Un chico de nuestro salón, cuya expresión en la cara era ilegible, pues siempre era serio, vulgar y solo reía con sus amigos cuando hablaban de cosas sucias. Por alguna razón Rika se fijó en ese tipejo….ah~….aún recuerdo durante las clases de invierno,  cuando Rika le hacía las tareas a ese tonto pues era tan tonto o más bien despreocupado que no le importaba sacar malas calificaciones, pero Rika siempre lo rescataba….incluso cuando al hombre le daba frío ella le daba su chaleco para que no tuviera frío….desde mi asiento solo podía pensar que un tipo como ese no podría llamarse hombre, es él quien debería cuidar de ella y no al revés, cuando recuerdo levantándome de mi silla para, a su vez, yo darle mi suéter a Rika sin importar que yo pasara el más crudo frío, cada vez que recuerdo eso no puedo evitar sentirme estúpida. Para cuando mi amor por ella era inmenso, ella era todo mi mundo y yo me había declarado y la acompañaba a casa todos los días. Aún recuerdo  cuando, después de clases, esperábamos que todos se fueran, Rika y yo nos íbamos al final …y ese tipo esperándola a ella, siempre iba a abrazarla y besarla mientras yo guardaba mis cosas, un día me sorprendió, pensé que ese individuo había descubierto mi secreto amor hacía Rika, pues cuando terminó de besuquearla la abrazó y mientras ella me daba la espalda yo podía ver el rostro del hombre, repentinamente el abrió los ojos, me miró y me sonrió de una manera burlona…pude ver en sus ojos el mensaje de “ella es mía y tu has perdido” conociéndolo seguramente con esa mirada me habrá dicho todas las groserías habidas y por haber….sin duda eran tiempos amargos.
Después de mucho tiempo que ella sabía mi amor hacia ella y que ella me había dicho que yo le gustaba, y que por primera vez en la vida odiaba a un compañero de la escuela. Ella se consiguió otro novio, esta vez era un hombre con casi 7 años mayor, él ya trabajaba, la iba a vistar al colegio en su enorme camioneta negra, después de clases él esperaba afuera del colegio y esos días en las que yo la acompañaba a casa habían terminado y solo me quedaba regresar sola y con el corazón partido.
Mi amor por Rika Ishikawa se rompío el día en que le reclamé el porqué no me amaba…ella dijo “Yo no tengo la culpa de que tu me ames”. En ese momento me paré en secó y ella siguió caminado a paso veloz….mis dudas habían sido respondidas. Otros acontecimientos sucedieron después como, cuando salíamos antes de clases el ahora novio de Rika ..por alguna extraña razón el sabía cuando salíamos a comprar un helado y nos tomábamos de las manos, el sabía cuando la abrazaba en el colegio, un día él interfirió en el ordenador de Rika y guardó todas nuestras conversaciones en el chat donde yo le decía cuando la amaba.  Un día cuando llegué al colegio:
Ai: Hola Rika, buen día ¿Cómo estás?
Rika: Mal….tengo miedo
Ai: ¿es tu novio otra vez espiándonos verdad?  No tengo idea como hace para saber todas esas cosas.
Rika: el nos está espiándo
Ai: Pero Rika ¿cómo puedes estar con una persona así de retorcida?
Rika: Aichan, es que yo lo amo enserio…. *bajando su cabeza*
Ai: *sintiendo una puñalada en el corazón* supongo que no se puede hacer nada…
Rika: Eso no es todo *Sacando un sobre amarillo tamaño carta muy relleno* Tienes que ver esto
Ai: *tomando el paquete* Aquí deben de haber cerca de 50 horas es enorme!!
Rika: mira el contenido *poniendo una expresión preocupante*
Ai: pe..pero…. son nuestras conversaciones del chat! A…aquí viene …. Todo lo que te he dicho…mi secreto…
Rika: El me ha dicho que si no me dejas en paz, el mostrará esta información a nuestros padres.
Ai: es imposible! Nuestros padres si se enteran….. no puedo ni pensarlo
Rika: Ellos me echarán de casa, seguramente mi padre me golpeará *empieza a agitarse*
Ai: tranquila Rika-chan, todo estará bien, dile a tu novio que quiero hablar con él después de clases…
Ese mismo día entregué al amor de mi vida en bandeja de plata a ese tipo. Después de eso….bueno….fueron 2 años y medio de depresión.
Mi primera novia formal la tuve años después…como a los 21 años, yo ya me encontraba en la universidad, estudiaba ingeniería….a pesar de lo sucedido hice las pases con el novio de Rika y ambas decidimos entrar juntas a la universidad pero ya tenía mis sentimientos más controlados. A finales de mi primer año en la universidad conocí a una Senpai…aunque era un año más avanzada …yo era mayor que ella por solo un mes….se llama Makoto….ella fue quien me seguía a todos lados, incluso me preguntó dónde vivía y si tenía novio….yo no quería estar con nadie así que mentí, le dije que tenía un novio de otra escuela….pero ella no se rindió y me conquistó meses despues….pero para no hacerles el cuento largo…al final ella solo quería pasar un rato conmigo, ella viajó a otro país por motivos de estudios durante un mes y fue por chat que me cortó una semana después de su partida…..luego me enteré que en ese país ella había conocido a una chica de Corea y bueno….al parecer la coreana era mejor que yo…nuevamente mi corazón se rompió…bueno no tanto pues Makoto generalmente no tenía tiempo para mí, nos veíamos un día cada dos semanas, y solo por una o dos horas…..en ese momento me sentía sola y rechazada…incluso me dejó plantada más de una vez cuando la invitaba al cine …. Ella me prometía estar ahí …y cuando acudía al lugar de encuentro y tras esperar casi una hora, siempre recibía un mensaje de ella diciendo que no podría llegar…terminaba regresándome a casa decepcionada….no duramos ni un año juntas. Para terminar de rematar mi desgracia no pude terminar mi carrera de ingeniería…era demasiado para mi en ese entonces.
Esa es toda la vida amorosa de mi, Ai Takahashi a mis casi 26 años…. Cualquier chica de mi edad ya hubiese tenido un montón de parejas, aventuras, amigas e incluso ya estarían casándose o teniendo hijos, siendo exitosas en su profesión o algo así….pero no es mi caso.



Remontándonos a mi vida actual….estoy estudiando mi segunda carrera profesional de administración…también estudio música por mi cuenta…mi sueño es llegar a tener una empresa musical, donde pueda producir las nuevas voces del mañana. No es que me haya despertado de un día para el otro pensando en hacer tal cosa, debo aclarar que antes de que mi vida fuera destrozada por el maldito veneno llamado amor, participé en varios grupos musicales de la escuela, mis profesores decían que tengo una voz con futuro  y un buen oído para la música pues…aunque nunca pude tocar bien un instrumento, tenía la habilidad de poder escribir las notas musicales  de una canción con solo escucharlos, sin mencionar que mi gusto por la música siempre ha sido muy abierta, desde música clásica de Beethoven, Tchaikovski, Mozart, hasta el reggae, el rock, el metal, el pop, la folklórica, jazz, soul, blues, disco, tecno y en muchos géneros más tenía canciones que me encantaban. También me gusta mucho la moda y vestir mis propias combinaciones, incluso pude conocer a diseñadores en las exposiciones de moda a las que no podía faltar de asistir, pero decidí que eso solo era un pasatiempo, mi pasión está en la música.
Desde hace 2 años dejé mi querido Fukui, tuve que viajar a Tokio para asistir a la universidad que me abriría las puertas a mi sueño, pero era algo difícil:
De Lunes a Viernes mi día comenzaba a las 6 de la mañana para asistir a trabajar, pues necesito pagarme la costosa colegiatura, era un trabajo que me mantenía ocupada de 7 de la mañana a las 4 de la tarde prácticamente como una recadera en una distinguida oficina llena de malhumorados ejecutivos, todo el tiempo mandándome a sacar copias, escaneos, hacerles el café, correr fuera del edificio para comprar material de papelería, recogiendo los almuerzos o incluso recogiendo sus sacos de la tintorería, rara vez podía darme un respiro, esos señores estresados siempre me daban ordenes con ese tono esquivo , pero realmente necesito ese trabajo, aunque con ese sueldo no puedo cubrir todos mis gastos, así que después de eso voy a mi otro trabajo de 6 de la tarde a las 2 de la madrugada en un grandísimo centro comercial donde se vende pura ropa, zapatos, etc…aunque no soy vendedora…más bien soy la chica que recibe la mercancía en la bodega, camiones repletos  de enormes cajas llegan y se van todos los días y me toca transportar esas enormes cajas…un trabajo agotador.
Los Sábados y Domingos estudio mi carrera de administración de tiempo completo de 7 de la mañana a  las 9 de la noche. Cuando llego a casa me dedico a estudiar música por un curso pagado que tomo por internet, voy terminando cerca de la media noche.  Cuando puedo me doy tiempo de hacer la limpieza de la casa, cocinar, lavar ropa, etc. Mi agenda es tan apretada!
Hoy es un día como cualquier otro desde que conseguí mis empleos y empecé mi carrera de administración hace 1 año atrás.
Es el maldito Lunes que todos detestamos, después de mi trabajo en la oficina, comí rápidamente en la cafetería y me dispuse a en caminarme a la estación del tren que me llevaría a mi segundo trabajo. El tren llega puntual como siempre. Mientras tomo el viaje de 30 minutos veo el atardecer por la ventana, los rayos cálidos y rojos del sol mojan la superficie de cada cerro en el horizonte, me encantan estos paisajes.
Una vez que el tren llega a su destino, bajo tranquilamente, pues a esa hora los trabajadores y estudiantes ya habían llegado a sus hogares y por lo tanto el tren iba con escasas personas, aunque es algo trivial, es algo que me pone de un muy buen humor. Después de mi corta caminata hacia el centro comercial, entro por la puerta trasera de servicio, como siempre me encuentro a mi muy querida amiga Sayumi, ella es una chica muy bonita, siempre lleva una sonrisa en su rostro y un carisma que me contagia, al lado de ella está Reina, casi no charlamos por que su labor como contadora la mantiene muy ocupada y concentrada en sus cuentas, pero cuando hablamos en el almuerzo nos reímos un montón ella tiene ese carácter fuerte, su acento tan notorio y a la vez tan rudo de su tierra natal la hace una chica interesante, pero si la conoces más en el fondo es una persona muy bromista y femenina.
Tras saludarlas brevemente pues ellas comienzan sus labores antes que yo, me dirijo al cuarto del personal, abro mi gabinete personal, saco mi uniforme un overol de un color feo arenoso, pesado y queme hacía sentir más calor de lo que ya hacía en la bodega, pero lo dejé de odiar cuando me di cuenta que protegía mi piel al cargar las cajas pesadas,  saqué una liga para hacer una coleta alta en mi largo cabello y me pongo los guantes de protección, a comparación de Reina y Sayu quienes trabajaban en la oficina, yo era la única que debía de llevar este uniforme y estar todo el tiempo en la bodega, solo en el descanso puedo entrar a comer con ellas.
Hoy por ser Lunes ya me esperaba una gran carga, y como si lo invocara un enorme tráiler llegó echando reversa, al pararse por completo, el encargado abre las enormes puertas donde se veía un mundo de cajas de todos los tamaños. Mis compañeros experimentados y …por supuesto hombres hacían su trabajo eficazmente, pero yo con mi pequeña estatura y mis brazos donde apenas puedes ver con lupa un musculito, era obvio que me costaría más trabajo, de pronto envidio a mi compañero que solo toma asiento y maneja aquella grúa, pero era parte de mi contrato ser tratada como uno más, sin preferencias….aunque ellos de vez en cuando cargan las cajas realmente grandes por mi.
Cargamos, apilamos y acomodamos cajas que venían de fuera y las que teníamos que mandar a cada tienda del centro comercial durante las próximas 3 horas, entre mis dos compañeros y yo, pronto llegó mi parte favorita, el descanso. Rápidamente bajo la parte alta de mi overol solo dejando la parte de abajo, me quito los guantes y corro hacía la oficina, ahí como todos los días Reina y Sayu me estarán esperando en la mesa de descanso con un gran obento de la tienda de conveniencia, ellas sabiendo de mi arduo trabajo, siempre se toman la molestia de comprar mi cena cuando ellas van a comprar el suyo, se ha vuelto una costumbre tanto que cada lunes les dejo el dinero para mis obentos de toda la semana.
Sayu: Aichan! Mira te compramos tu favorito, pollo empanizado, arroz y verduras!
Aichan: Muchas gracias como siempre! Más tarde te doy el dinero de la semana, esta vez déjenme invitarles las bebidas –dije dirigiéndome a la máquina expendedora de bebidas-
Reina: a mi tráeme una bebida…
Aichan: déjame adivinar…un redbull! Y para Sayu un té negro frío!
Reina: jaja vaya! Nos conoces tan bien Aichan!
Sayumi: es como si tuvieras poderes mentales –haciendo poses raros-
Aichan: jajaja como creen! Es que disfruto tanto de este descanso que recuerdo muy bien sus gustos.
Reina: ne! Ne! Ne! –dijo como si se le acabara de ocurrir una gran idea- hablando de gustos,  hay que ir a ver la película nueva este Sábado, “Infierno en la calle del Destripador, el regreso del Carnicero”!!! –dijo toda emocionada-
Sayumi: que horror!! Con solo escuchar el nombre me da escalofríos!! –dijo casi casi ocultándose debajo e la mesa-
Aichan: Sayumi solo es una película, con maquillaje, la sangre y todo es falso!
Reina: Si Sayu, no es para tanto…creo que hasta es divertido!
Sayumi: Bueno… siempre salgo asustada pero debo admitir que me gustan un poco esas películas, iré contigo!! –dijo finalmente con una sonrisa- además Reina me protegerá!!
Reina: jajaja claro Sayu, yo te protegeré del Carnicero!! ¿Qué me dices tu Aichan? Vendrás con nosotras?
Aichan: Me temo que no, este Sábado tendremos una exposición de evaluación en la universidad así que saldremos más tarde de lo habitual.
Sayumi: Que mal…
Reina: Ya será para la próxima!
Aichan: claro, cuenten conmigo para la próxima! –volteando hacia Sayumi quien la mira seriamente- ¿sucede algo? Tengo un grano de arroz en la mejilla? –tocándose la cara
Sayumi: No! Es que….es admirable cuanto trabajas tu sola en tus dos empleos y la universidad…no tienes ni un solo día libre!
Reina: es verdad, incluso en los días feriados siempre estás poniéndote al corriente en tus estudios.
Aichan: Si, la universidad es muy demandante y los trabajos absorbentes, pero algún día tendré lo que tanto sueño y entonces todo tendrá un rumbo fijo.
Reina: Así se habla Aichan!
Sayumi:  Eres inteligente, talentosa y trabajadora, una persona con esas aptitudes desde luego obtiene el éxito! Ganbatte!
Aichan: Hai! Ganbarimasu!  -comiendo el último bocado del obentou- Bueno chicas, ya es hora de regresar a trabajar!
Sayumi: Demos lo mejor de nosotras!!! –levantándose estrepitosamente mirando a lo alto-
Reina: jajaja Aichan, la has inspirado!
Tras reír por los últimos comentarios hechos, me acomodé mi uniforme y me dirigí a mis últimas labores de la noche . Pronto dieron las 2 de la madrugada y todo ya estaba ordenado para iniciar el martes con nueva mercancía y espacio para la que llegaría al día siguiente. Después de un día tan activo estaba feliz de regresar a casa, Sayumi y Reina ya se habían ido desde la media noche asi que las 3 personas y el vigilante éramos los únicos en el lugar, tras decir “otsukaresama” a mis compañeros, me dirigí a mi gabinete a cambiar mis ropas, todo era tan silencioso y quieto que daba un poco de miedo, salí por la puerta trasera y me encaminé a la estación más cercana donde tomaría la última corrida del tren que me llevaría a casa.  Mientras esperaba la llegada de mi transporte, me senté en esa amplia banca, unas pocas luces iluminaban el lugar, solo podía ver un vagabundo por ahí dormido a los lejos, el sonido de las hojas movidas por el viento nocturno y las hermosas estrellas, aunque era un lugar quieto y apacible, a esas horas de la noche nunca estaba relajada, más bien alerta ya que uno nunca sabe cuando saldrá un vándalo, para mi fortuna llegó el tren, lo abordé y me dirigí a casa sumida en mis pensamientos como siempre , ver que yo era la única en el vagón me hizo sentir sola y un poco deprimida, el cansancio estaba cobrándome la cuenta.
Al llegar a mi destino, casi casi volé de camino a mi departamento, al llegar a las escaleras que me llevarían al tercer piso me calmó un poco, y pude llegar a mi casa sana y salva! No importa cuantas veces haga este trayecto, nunca pierdo ese sentido de alerta y miedo de que alguien me vaya a salir por la espalda y robe mis pertenencias, mi lema es nunca confiarme, pues el día en que me confíe sucederán las cosas y me agarrará desapercibida, ese tipo de cosas son las que pienso siempre.
Abrí la puerta de mi departamento y me encontré con el mismo agujero negro de todos los días, encendí las luces, me quité los zapatos en la recepción y me senté en el sillón para mirar un poco la televisión y ganar energías para meterme a la ducha. Una vez hecho las dos cosas en un soplo  preparé todo para el día siguiente y en punto de las 3:30 AM cerré mis ojos en mi acogedora cama.
Sentí como si hubiese dormido solo una hora pero la alarma de las 6 AM sonó escandalosamente, un poco aturdida estiré el brazo y apague el maldito aparato que irrumpía mi maravilloso descanso. Un día como el anterior estaba a punto de iniciar….
Pasaron los días, las semanas y los meses, y llegó una temporada que había estado esperando, el invierno….la verdad tengo poca tolerancia con el clima frío, soy más bien de climas cálidos, pero el ambiente de que está a punto de ser navidad y año nuevo, los adornos en la calle, y ese aire de festividad que se respira en la ciudad me encanta! Cada vez que regreso de madrugada a casa, el siempre oscuro y tenebroso camino solitario se vuelve uno con luces de navidad, y grandes decoraciones adornando los edificios y hogares.  El frío en Tokio es crudo, pero trato de apaciguarlo comprándome prendas calientitas y muy bonitas, me hace querer salir a mostrar mis prendas preferidas, bonitos ponchos esponjosos y blancos, abrigos imitación de leopardo o tigre, sombreros estilo rusos, botas acolchonadas, bufandas con figuritas, me encanta usar todo eso!! La gente frecuentemente voltea a ver lo mejor de mis prendas y eso me hace olvidar el frío y la soledad.
Pero esa magia se rompe cuando entro al tren y escucho a las jóvenes parejas decir cosas como “tengo frío abrázame” o colegialas decir “me gusta cuando hace frío por que puedo abrazar más a mi novio” cosas como esas que me hacen sentir frío a pesar de mi espesa vestidura.
Mientras veía por la ventana del tren, vi pequeños copos de nieve caer, todos dejaron salir un sonido de asombro que me hizo sonreír.
El Sábado llegó a su fin, mañana sería un día festivo y como se trata de la escuela, entonces definitivamente si tendría mi día libre! Si hubiese caído cuando trabajo tendría que ir de todas formas, así que me siento afortunada que haya caído el fin de semana. La verdad no recuerdo cuando fue la última vez que tuve un día libre….seguro fue en Febrero y ya estamos en Diciembre! Gracias a todos los Dioses! Ya era de noche y me dirigí esta vez a la parada del autobús, sorprendentemente a comparación de los últimos años, esta vez había nevado mucho, una gruesa capa blanca cubría todo lo que mis ojos captaban a mi alrededor, era difícil caminar y el frío es intenso y penetrante.
Esperé cerca de 15 minutos y el autobús iba atrasado, seguramente por la nieve, para colmo el aire comenzaba a azotar y los copos de nieve se iban acomodando en mi suéter marrón a pesar de estar en un lugar techado.  Me impacienté al  no sentir mi nariz del frío, traté de distraerme viendo mi aliento blanco salir entre los poros de mi bufanda que cubrían mi boca, desde hacía unos minutos que un señor también se unió a la espera del autobús mirando impaciente su reloj cada dos por tres, hasta que después de media hora llegó nuestro transporte, el conductor se disculpó por la tardanza explicando que la nevada casi le costó estrellarse con otro auto, el tráfico era intenso a pesar de la hora…el señor enfrente de mi aseguró que se debe a las compras de último minuto para navidad.
Estaba tan perdida en mis asuntos que no me no me percaté que mi día libre se debía a la navidad… desde que dejé mi casa, la navidad no es algo que festeje.
Cuando llegué a mi departamento ya muy tarde cerca de la media noche, me sacudí la nieve, me quité mis botas esponjosas y traté de entrar en calor con un pequeño calefactor que saqué del armario hace unos días.
-Debería de comprar uno nuevo, este calefactor viejo casi no calienta ya….-dije para mi misma-
Así que mejor decidí tomar un baño, me lavé y luego llené la tina con agua calientita….se sentía tan bien que sin darme cuenta me quedé dormida…
No se cuanto tiempo pasó pero el agua ya fría de la tina me despertó súbitamente. Algo temblorosa salí del agua y me envolví en la toalla, me sequé y como si mi vida dependiera de ello me vestí para entrar en calor. Salí del baño y al mirar el reloj de mi teléfono me di cuenta que ya eran las 7 de la mañana…. Decidí que era muy temprano  para ser día libre, además como cada invierno mi habitación estaba muy frío y tras secarme un poco el cabello me metí de un clavado a mi cama, ocultándome debajo de las cobijas a continuar mi descanso un poco más.
El sonido de mi celular me levantó, y con los ojos semi cerrados vi que habían 3 mensajes, eran de Sayumi, Reina y otra compañera de mi otro trabajo, me deseaban feliz navidad, sonreí al leer los mensajes tan agradables, y luego miré el reloj…ya era cerca de medio día, rápidamente respondí los mensajes y un escalofríos salvaje recorrió mi cuerpo….así que no tuve el valor de salir de mi cama calientita y cerré los ojos por un momento más… “solo un ratito” me dije..
Por mi misma me levante una hora más tarde, el solo hecho de dormir tanto me ponía de buen humor, aunque tal vez dormí mucho que siento mi cuerpo pesado y sin energía, además por el frío sentía mi garganta algo rasposa, seguramente por la tarde se me pasaría. Me la lavé la cara y bajé aún en pijama a la cocina, me preparé algo rápido y me fui a comer a la sala para ver la televisión, aunque no hablaban más que de asuntos navideños.
OPV Risa
No tiene más de dos meses que me mudé a Tokio por motivos de trabajo,  mis padres estaban como locos cuando les dije que me mudaba, pero no es tan malo, viniendo de Yokohama una ciudad tan grande como Tokio es pan comido. Siempre he sido una chica de ciudad aunque detestaba ese estilo de vida que los chicos de mi edad solían llevar, como ir a antros cada noche, fumar, beber, para luego irse a un hotel y acostarse con cualquier desconocido…pff de solo pensarlo me da ñañaras.
Todos estos años me dediqué mucho a mi carrera para salir con honores (y no tener que pasar por el crudo ritual de exponer la tesis). Así que los últimos años como estudiante me la pasé como nerd, aunque si salía con mis amigas igual de dedicadas que yo, solíamos ir a caminar al parque, al cine, ir a tomar un té, al parque de atracciones, actividades sanas, eso me encantaba!  Cuando se trataba de ir a un bar a festejar algo, mis acompañantes respetaban mi preferencia por no beber  alcohol ni fumar, ellas no me forzaban a hacerlo, desde entonces supe que eran amigas confiables.
Al terminar mi carrera fue el triste adiós, pero aún nos comunicamos por celular, mis buenas notas mi gusto por el lenguaje coreano e inglés y más logros de la universidad me abrieron las puertas a una compañía muy grande, pronto ascendí de puesto y pues… veme aquí! He sido promovida a la sucursal de Tokio.
Conseguí rentar un departamento en un bonito edificio cerca de la estación del tren, aunque tenga que subir las escaleras al segundo edificio, no es nada, creo que me hará bien a mi salud. Aunque ya llevo aquí más de un mes, no he hecho amigos, aún no entro al trabajo pues me dieron de licencia dos meses para instalarme y hacer lo correspondiente de mi traslado, pero eso lo hago por el servicio de la compañía por internet, así que no tengo que salir mucho, hasta la tienda de conveniencia está muy cerca….esto es malo, creo que debería salir a conocer el barrio alguno de estos días, de lo contrario me perderé.
Es navidad, le he enviado postales a mis familiares y amigas en el buzón que está frente al edificio, como mi ciudad natal, adelantando mis felicitaciones para año nuevo, aunque parece un día normal frío, de alguna manera percibo que algo lindo está a punto de suceder en los hogares de esta ciudad. Ah~ pensar eso me hace sentir algo solita, empiezo a extrañar a mis padres, a mi hermana menor y a mis amigas…
Risa: Ah! Olvidé depositar la postal de mi hermana –miré en la mesa de la sala la postal debajo del diario-
Corrí escaleras abajo y en un flash dejé la postal en el buzón, pronto oí pasos detrás de mi, por instinto volteé y me topé con la mirada de una de mis vecinas que venía saliendo del edificio.
Risa: Ah!... Ohayou Gozaimasu .. –dije algo tímida-
Ai: Ohayou… -dijo con una voz rasposa que me intimidó- ..ah~…si que hace frío verdad?
Risa: si, sin duda es navidad…ah! Feliz Navidad!!
Ai: jaja Feliz Navidad –dijo divertida al ver mi muy notoria expresión en mi rostro al darme cuenta que no la había felicitado, luego se aclaró la garganta- ¿Eres nueva en el edificio? Nunca te había visto por aquí
Risa: Hai, no tiene mucho que me mudé, me estoy instalando apenas…casi no salgo…así que he pasado desapercibida creo.
Ai: Vaya, entonces bienvenida, si necesitas algo puedes encontrarme en el tercer piso, puerta 8…aunque no creo que te pueda ayudar mucho, casi no estoy en casa.
Risa: gracias ….
Ai: ah…lo siento, me llamo Ai Takahashi
Risa: gracias Takahashi-san, yo me llamo Risa Niigaki.
Ai: es un placer, por cierto…parecemos casi de la misma edad, puedes decirme solo Ai.
Risa: Entonces a mi puedes decirme Gakisan, así me dicen mis conocidos.
Ai: Entonces Gakisan, nos vemos pronto! Que tengas un buen día.
Risa: Igualmente Ai, cuídate – y entonces mientras la despedía con la mano, ella siguió su camino y yo regresé a mi departamento-
Pasaron horas, y yo por fin terminé de sacar todo de las cajas de mudanza, con paciencia desdoblé las cajas y las llevé al puesto de basura, oficialmente este será mi hogar de ahora en adelante, aunque esté algo vacío. Dije orgullosa al ver el departamento ordenado por mi misma…aunque debo admitir que muchas de las cosas las puse en lugares familiares como en casa de mis padres, tal vez así no me sentiría tan extraña. Encendí la televisión y me dispuse a ver los canales locales, los reporteros iban de un lado para el otro en el centro de Tokio, habían artistas haciendo shows en un escenario improvisado, adornos, y mucha gente caminando por ahí, también se venían puestos de comida por doquier, sin duda era un ambiente muy agradable…
Risa: Creo que debería salir un rato a ver… -me vestí, me puse un bonito abrigo y mis botas peluditas, me puse la bufanda y salí de casa sin rumbo fijo.
La estación del tren estaba algo repleto así que tuve que esperar la siguiente parada y milagrosamente cabía un alma en esa lata de sardinas, me metí como pude y agradecí a Kamisama que me rodearan chicas y no hombres pervertidos. El tren de Tokio tiene buena velocidad por lo que llegamos en escasos minutos.
El centro de la ciudad estaba atestada, no importa si iba sola, era muy entretenido, ví cantar a unos personajes canciones navideñas, algunos de ellos eran comediantes,  chicas vestidas como de cosplay navideño,  muy kawaii! Después de un rato fui al puesto de crepes y me comí uno de banana con kiwi delicioso, caminé por ahí viendo los aparadores, cuando me llamó la atención uno donde habían figuras navideñas que se movían, estaba tan entretenida viendo a ese pino navideño bailarín que me tomó algo de tiempo darme cuenta que Ai estaba dentro de ese puesto, al parecer viendo detenidamente los adornos, esperé un momento afuera mientras terminaba mi crepé y antes de poder entrar a saludarla, ella salió con unas bolsas en mano.
Ai: Gakisan! Que sorpresa verte por aquí!
Risa: Hola Ai, estaba viendo los aparadores y te vi así que decidí esperarte aquí afuera.
Ai: Gracias que amable…¿Dónde compraste ese crepé? – dijo con una cara de antojo mientras no despegaba la vista de mi postre-
Risa: en un pequeño puesto cerca de aquí, Si quieres uno te puedo llevar!
Ai: Hai! –dijo con una expresión como de niña pequeña, se veía tan dulce-
Nos encaminamos al lugar y luego estuvimos viendo los shows durante un buen rato mientras comíamos, el sol ya comenzaba a ocultarse y el frío se hacía más intenso, en realidad a mi no me molestaba pero desde hacía rato noté que Ai juntaba sus manos para mantener el calor y de vez en cuando aclaraba su garganta que al parecer la venía molestando desde que la saludé por la mañana.
Risa: Creo que viene siendo hora de que nos vayamos al departamento, seguramente empezará a nevar en la noche.
Ai: Tienes razón, vayamos a la estación entonces
Para evitar la hora pico del tren, nos fuimos a una buena hora, en el camino pude ver a una Ai silenciosa, mirando el piso mientras su cuerpo se movía al compás del  movimiento del tren. La dejé de mirar y pude ver por la ventana cómo el cielo se tornaba completamente oscuro.
POV Ai
Mientras íbamos en el tren, una sensación de pesar inundó mi cuerpo, mis energías se habían agotado, pero estaba feliz por que pude compartir este día con alguien agradable, fue muy divertido, aunque mañana iba a enfrentar la cruel realidad de un Lunes atestado de trabajo. Cerré los ojos por un momento en completo silencio, una vez los abrí y volteé a ver a Gakisan mirando atenta del otro lado dela ventana…. Antes de volver a cerrar los ojos pensé “ Así me veo cuando vengo sumida en mis pensamientos en el tren”.
Unos suaves golpecitos en mi hombro me despertaron, era Gakisan: “Ya estamos por llegar” me dijo suavemente y entonces me desperté algo avergonzada por haberme quedado dormida de ese modo. El tren llegó y ambas dejamos la estación.
Risa: “Lo que me gusta de esta ruta es que todo nos queda cerca del departamento” –dijo para romper el silencio.
Ai: si, creo que es la mejor parte para chicas perezosas como nosotros- le dije sonriendo y ella río.
Cuando pasamos por la tienda de conveniencia, recordé que no tenía nada para cenar.
Ai: Tengo que comprar algunas cosas antes de llegar a casa. No tienes por qué esperarme.-cuando dije eso ella cambió su expresión a una más seria, tal vez soné un poco descortés-
Risa: Esta bien Ai, me gustó mucho pasar este día contigo!
Ai: También yo, es la primera vez que me divierto en muuucho tiempo-entonces saqué mi teléfono- que te parece si intercambiamos números.
Risa: me parece excelente- la expresión seria desapareció y sacó apresurada su celular-
Una vez que intercambiamos números, nos despedimos….no se cuando será la próxima vez que la vea, vivimos en el mismo edificio, pero mi horario es muy difícil. Mientras compraba algunas sopas instantáneas, y tenía una lucha mental si elegir el sabor camarón o carne de res, mi celular sonó, era un mensaje de Gakisa;
De: Gakisan
“Enserio me la pasé increíble
v(>‿‿ <。)
No puedo esperar más por salir otra vez contigo↑↑
No es fácil conseguir amigos en Tokio (^´*)
Gracias por todo Ai!
Oyasuminasai♦♦  (○´U`○)

Sonreí al ver tantas figuritas graciosas, “ella sin duda es una buena chica” –pensé mientras la encargada me cobraba los productos.
Al salir de la tienda me di cuenta que ya estaba nevando, así que me apresuré a llegar al departamento, pero mi falta de energía me hizo caminar a la velocidad de  una tortuga. Por alguna razón subir las escaleras me cansó más de lo normal, al llegar al tercer piso mi corazón latía como si hubiera corrido un kilómetro, y mi respiración era acelerada, traté de cubrirme con la bufanda ya que el aire frío golpeaba mi ya irritada garganta.
Ai: La vejez me absorveeee~ -dije divertida a pesar de mi voz ronca, y entonces entré a casa.
POV Risa
Al llegar a casa lo primero que hice fue prepararme algo de cenar, como todo era muy silencioso y aburrido, me levanté de la mesa cargando mi plato y di algunas vueltas por la sala, luego me paré frente a la ventana y me quedé absorta al caer danzante de los copos de nieve.
Risa: me pregunto si ya llegó a casa….-en ese momento pude ver como Ai cruzaba la calle con sus bolsas en mano, ella iba extrañamente lento….al parecer ya venía cansada-
Risa: ha de tener un trabajo muy duro –y entonces ella se adentró al edificio y no la pude ver más, tampoco ella había respondido mi mensaje-
Sin tomarle mucha importancia, acabé de comer, vi televisión durante unos 15 minutos y luego me fui a bañar, mientras me relajaba sumergida en la tina de baño, mi teléfono sonó arriba de mi toalla doblada, me sequé una mano y revisé el celular, era Ai:
De: Ai
“Espero no haberte despertado
Te iba a llamar, pero mi voz se puso
Como el de un hombre de 60 años jajaja ↓↓
(^^*)
El frío no es mi fuerte (┳◇┳)
También me la pasé genial ↑↑↑
Me gustaría que saliéramos alguna vez pronto
Oyasumin~
Rapidamente contesté:
“Aún no me dormía, estoy tomando un baño↑
Debes de cuidar tu salud Ai
Cúbrete bien y metete pronto a la cama
Descansa, ok? ♦”
Al enviar el mensaje me di cuenta que soné como una madre cuidado a su hija, reí en mis adentros. Al salir del baño me puse mi pijama y entré a la cama, “mañana sería otro día sin hacer mucho, después de todo no trabajaré hasta dentro de unos días”, y con esos pensamientos me quedé dormida.

Los rayos del sol matutino se colaban entre las cortinas de mi habitación, después de muchos días por fin salió el sol aunque sea por un rato, al abrir las cortinas me percaté del hermoso escenario blanco. Así que me vestí para tomar el aire frío matutino y absorber un poco de los delicados rayos del sol.
Al bajar las escaleras, repentinamente me acordé de Ai, probablemente ella salió a trabajar antes de que saliera el sol, caminé por las cercanías y vi a los niños jugar con la nieve, fui a la tienda de conveniencia por un café caliente y me senté en un banquito de un pequeño parque ahí cerca donde los niños jugaban a guerra de bolas de nieve, era muy divertido eso, así que tomé una foto  del momento, creo que me puedo adaptar a este lugar…
Sin más que hacer le mandé un mensaje a Ai para saludarla y decirle sobre las cosas graciosas que hacían los niños, sobretodo que me hubiese gustado estar con ella en vez de aquí sola…ok, eso me hizo sentir que soy una perezosa sin nada que hacer más que aburrirse.
Esperaba recibir respuestas, pero no la hubo, seguro estará muy ocupada. Caminé por un rato hasta llegar a la estación del tren…al parecer la costumbre me trajo hasta aquí sin me que diera cuenta, así que pensé “que rayos, ya que estoy aquí”, y me subí al tren que me llevaría al centro.
Compré otro crepé en el mismo puesto de ayer, pero esta vez fue de fresas con banana y muuucho chocolate, me encanta! Caminé y caminé, luego pasé por la tienda donde me encontré a Ai, debió de haber pasado una hora desde que le mandé el primer mensaje así que  entonces decidí mandarle un nuevo mensaje donde decía que estaba comiendo el crepé del mismo sabor que pidió ella ayer…una vez más no hubo respuestas.
Impaciente y aburrida tomé un autobús y decidí caminar por las afueras del enorme edificio en donde trabajaría, era más grande que el de mi tierra natal, casi me voy de espaldas al tratar de ver la cima. Me hubiese gustado entrar pero aún no contaba con mi identificación de trabajadora, así que no me dejarían entrar.  Sin más, realicé mi viaje de regreso al departamento.
Pasé por la tienda de conveniencia y compré cosas para la cocina:
Risa: veamos carne de res, verduras… -caminado por los aparadores- creo que compraré curri y lo cocinará esta tarde…
Unas tarjetas de festividades me llamaron la atención cerca de la caja, en uno había un bonito Santa Claus, si lo habrías sonaba “Merry Christmas” y la roja nariz del muñeco brillaba, era tan genial que decidí comprarlo para Ai, aunque ya había pasado navidad ayer, simplemente esta postal es muy divertida!
Mientras la cajera revisaba mis artículos, saqué mi celular en busca de mensajes de Ai…no había nada. Algo desilusionada abandoné la tienda para irme a guardar a mi escondite, pero mientras subía las escaleras recordé la postal que había comprado para Ai, y decidí deslizarla por debajo de la puerta, así ella lo encontraría al llegar a casa en la madrugada. Cuando me disponía a incorporarme para seguir mi camino, escuché alguien tosiendo adentro del lugar.
Risa: Que raro…¿me habré equivocado de puerta?
Pero confirmé el número y entonces toqué la puerta pero nadie atendió. El sonido de alguien tosiendo se volvió a escuchar, recargue mi mano en la perilla y acerqué mi oído a la puerta, me recargué tanto que la perilla giró y la puerta se abrió.
Risa: Ai…deberías de cerrar la puerta con llave –pensé en voz alta- Ai ¿estás ahí? Dije mientras poco a poco me adentraba a la casa, “espero no se moleste que entré sin su permiso, pero es que no contestaba”-dije pensando alguna excusa.
Lentamente me quité los zapatos y entré a la casa…miré a mi alrededor, realmente estaba curiosa de cómo era el departamento de Ai, todo muy ordenado pero al mismo tiempo sin color.  Sentí un escalofrío  - “Vaya si que la casa de Ai se le filtra mucho el frío”…pensé.
Todo estaba en orden hasta que volteé a la cocina y vi algunas cajas de medicina tiradas por todas partes, al parecer cayeron de la alacena que se encontraba completamente abierta, entonces supe que Ai tal vez no había ido a trabajar por que enfermó, así que corrí a buscar su habitación.
Cuando de pronto me acerqué a una puerta semi abierta de donde provenían ruidos….tímidamente la llamé sin mirar adentro
Risa: “¿Ai…estás ahí?”
Ai: ¿Gakisan…? –dijo con una voz taponeada y casi susurrante-
Risa: ¿Estás bien?...disculpa si pasé sin tu permiso…es solo que pasé por aquí y te escuche …..la puerta se abrió.. y yo…
Ai: viniste a verme…
Risa: si…quería saber si estabas bien… -dije mientras me recargaba en la pared aún afuera de la habitación de Ai-
Ai: gracias… -y empezó a toser mucho, lo que me hizo dar un pequeño salto-
Risa: ¿Estás bien? …¿Puedo pasar?
Ai: ah…. Este…. Adelante… -tal vez dudó un poco por el desorden que tenía adentro además de que estaba completamente en pijamas-
Risa: ..con permiso… -dije y asomé primero mi cabeza y luego el resto de mi cuerpo.
Ai se encontraba sentada en su cama, mirando al piso y con un bonche de pañuelos en la mano, sus rostro estaba todo rojo…al parecer no sabía ni que hora era, ya que al tomar su celular que estaba tirado a un lado de la cama, abrió estrepitosamente sus ojos, luego empezó a picar los botones y una débil pero cálida sonrisa se formó en su rostro.
Ai: me mandaste mensajes… -dijo sin despegar la vista del aparato-
Risa: si…estaba aburrida hace unas horas….y me acorde de ti.
Ai : gracias Gakisan  -dijo mirándome con esos ojos llenos de bondad.
Risa: jeje no es nada…pero mira nada más, estás hecha un lío – dije mientras me acercaba a ella y posaba una de mis manos en su frente- Estás hirviendo!! … ¿ya tomaste algo?
Ai: No…fui a buscar algo pero mis medicinas acaban de vencer…. Luego me empecé a marear y decidí quedarme en mi cama –dijo algo avergonzada-
Risa: ya veo, bueno…descansa un poco, yo me ocuparé de ti –dije mientras levantaba sus cobijas en señal de que se metiera en la cama—
Ai: ehh? … no quiero ser una carga…yo puedo … -entonces un ataque de tos la interrumpió-
Risa: ves? Tu no te preocupes, no eres una carga y no es ninguna molestia, además no tengo absolutamente nada que hacer, y que mejor que ayudar a una amiga en apuros- le dije sonriendo y ella pareció calmarse y se metió en la cama-
Ai: vales oro Gakisan… -dijo acostándose por completo-
Ai estaba a punto de quedarse dormida cuando el móvil sonó, lo que la hizo despertarse súbitamente, pero el teléfono estaba fuera de su alcance.
Risa: Si me permites yo contesto –tras esperar su aprobación, atendí- ¿Diga? … ah Takahashi-san está enferma al parecer no podrá asistir el día de hoy y probablemente mañana tampoco….si, claro….muchas gracias” – y colgué.
Ai: Debió ser de la oficina…¿Qué dijeron? –puso una cara de preocupación.
Risa: Bueno preguntaron por ti, les dije que estabas enferma y tu jefe dijo que no había problema, hay una chica que te sustituirá estos días, desea que te mejores pronto…
Ai: menos mal…. Debo agradecerle a mi compañera apenas la vea...- luego me pidió que marcara al número de una tal Sayumi para reportarla como enferma-
Después de dar aviso a sus empleos me quedé pensando en cómo ayudar a Ai quien ahora se encontraba tendida en la cama con los ojos cerrados, por un momento mi mente se puso en blanco y me acerqué a ella….la vi ahí tan vulnerable, con su rostro sonrojado y respirando dificultosamente por la fiebre y entonces sentí unas ganas urgentes de protegerla. A pesar de estar en ese estado, se veía realmente bonita: “aaaaaah!! ¿Qué estoy pensandooo!!!” Me dije a mi misma en mis pensamientos y sacudí la cabeza.
Mientras iba a la sala a buscar un directorio telefónico pensaba “no es que sea algo nuevo para mi que las chicas que gusten, de hecho desde la preparatoria tuve un par de parejas…aunque no era nada serio, solo para pasar el rato…nunca me enamoré realmente” Encontré el teléfono de un doctor a domicilio y le pedí que viniera.
Probablemente tardo media hora en llegar, mientras tanto recogí el desastre en la cocina, metí mis compras de hace un rato en su refrigerador, seguro no le molestará, y estuve un buen tiempo sentada a un lado de la cama de Ai mientras la veía dormir y de vez en cuando atrapaba gotas de sudor de su frente con un pañuelo.
Como si mi mano se moviera por si misma, solté el pañuelo y acaricié la cálida y sonrojada mejilla de Ai…ella no despertaba de su sueño, así que estuve así simplemente mirándola y pensando lo bonita y dulce que es, pensaba en que era una buena persona por ayudar aun desconocida a adaptarse a este lugar, me sentí afortunada, no cualquier persona haría algo así….estuve así cerca de 10 minutos hasta que el timbre me sacó del trance.
En cuanto me incorporé Ai abrió sus ojos lentamente
Ai: ¿Quién podría ser? –dijo algo perdida
Risa: he llamado a un doctor para que viniera a revisarte – y ella cerró los ojos, no estoy segura si me escuchó-
Fui a la entrada rápidamente y abrí la puerta, con una reverencia lo saludé y le agradecí su visita rápidamente y lo guie a la habitación.
El doctor me hizo unas cuantas preguntas que le respondí con lo que me había dicho Ai hace un rato, ya que ella no despertaba de su sueño. El doctor bajo un poco la cobija y desabotonó un poco la pijama de Ai para posar sobre su pecho el estetoscopio. Creo que me sonrojé un poco al ver esto.
Permanecí en absoluto silencio mientras que el canoso doctor le revisaba la respiración, la temperatura , la presión y otras cosas, luego sacó de su maletín un cuadernillo y empezó a recitar mientras escribía las medicaciones y tratamiento que necesitaba. Como robot memoricé todo sin cuestionarme nada.
En cuestión de minutos el doctor terminó su consulta, le agradecí todo , le pagué con mi dinero y lo guie a la puerta. Mientras cerraba la puerta sin despegar la mirada de la receta de medicinas, pensé que tendría que salir un momento para comprar todo.
Risa: Ahhh…¿qué debo hacer?-dije mirándola pensativa y entonces decidí despertarla para decirle- Ai….Ai…. –dije en susurros mientras agitaba delicadamente su hombro-
Ai: humm? Risa…¿sigues aquí?- dijo con los ojos entre cerrados y algo desorbitada.
Risa: si…no me iré hasta verte mejor…escucha, saldré por un momento…¿estarás bien?
Ai: si…no te preocupes…-dijo finalmente cerrando sus ojos-
Risa: no tardaré – acomodé delicadamente algunos cabellos acariciando su frente y salí como rayo-
Bajé las escaleras rápidamente pero con cuidado, ya que las escaleras eran exteriores, estaban llenas de nieve …no quería terminar rodando por ahí.
Fui a paso veloz al a tienda de conveniencia, tanto que casi no le doy tiempo a la puerta automática de abrirse por completo y me fui derecho a la farmacia donde pude comprar todo lo que necesitaba….también compré parches fríos, y una caja de té que mi madre me preparaba cuando enfermaba, pollo para un caldito caliente … apenas me alcanzó el dinero que llevaba conmigo.
Con las bolsas repletas regresé velozmente al departamento de Ai y me tranquilicé un poco al ver que no se había movido ni un centímetro. Me senté sobre mis piernas y la miré un rato más, hasta que me concentré en las indicaciones que el doctor me había dado-
POV Ai
Cuando me levanté esta mañana realmente me sentía sin fuerzas y con nauseas…una incesante tos y ardor en la garganta no me dejó dormir toda la noche, así que eso aumentó mi cansancio. Me levanté pesadamente de mi cama y traté de buscar algunos medicamentos en la cocina, abrí la alacena y comencé a buscar ….logré encontrar uno para el resfriado pero estaba vencido, volví a meter mi mano tratando de sacar las cajas del fondo pero tal vez el esfuerzo me hizo marear de manera extrema que me caí hacia atrás de sentón  llevándome conmigo todas las cajas que se esparcieron en el piso…un vuelco en el estómago me hizo levantarme rápido al baño y devolver todo el contenido de mi estómago. Completamente mareada y a punto de desmayarme me dejé caer en mi cama y me rendí de encontrar algo que me aliviara, lentamente caí en un amargo sueño mientras sentía mi cabeza girar.
Lo último que recuerdo fue cuando escuché la voz de Gaki, pensé que era un sueño pero pronto escuché su voz afuera de mi habitación, abrí los ojos y me di cuenta de las cobijas alborotadas de mi cama y no solo eso, aún estaba en pijamas… me sentía aún mareada y exhausta como para levantarme y hacer algo así que me senté, una tos que casi me asfixiaba me atacó, al parecer Gakisan se preocupó y me pidió entrar, con toda la vergüenza del mundo accedí.
Vi como su tímido rostro se asomaba por la puerta entre abierta, soy del tipo que se puede cuidar sola y prefiere no molestar a los demás…por lo que contar mis propios problemas se volvió algo imposible conforme iba creciendo. Cuando Gaki se ofreció a cuidarme me sentí terrible del solo pensar que le estaría quitando su tiempo…pero esa mirada llena de preocupación y viendo que no puedo ni con mi propia alma, por primera vez en mi vida dejé que una persona que no fuera mi familia entrara en la intimidad de mi habitación y cuidara de mi, ella tiene ese algo que me siento cómoda, protegida y en confianza a pesar de que no llevamos mucho tiempo en conocernos…ella tiene esa forma de ser tan pura que puedes confiar en ella al 100% en el primer instante que la conoces.
Decidí finalmente despojarme de mi vergüenza y aceptar mi situación, para ser sincera, hace un momento estaba algo asustada pues me encontraba completamente sola y perdí el conocimiento una vez, me siento tan mal que podría volverlo a hacer. En cuanto Gaki me arropó en mi cama bajé la guardia y la enfermedad me consumió…pero a comparación de antes, sentía que podía descansar sin temor alguno.
Creo que la fiebre y mi presión baja hizo que quedara bajo un extraño sueño del que no podía despertar, era como si estuviera desmayada pero podía sentir y escuchar algunas cosas…pero no tenía fuerzas para pensar, ni para mover un dedo…. No me di cuenta cuando pero parece que un doctor vino pues Gaki me dijo que saldría por unos medicamentos para mi…solo pude afirmar para después caer en ese extraño sueño donde sentía mi cuerpo hervir.
POV Risa
Risa: bien! Entonces debería de darte esto….y hum… -checaba los horarios de la receta de las medicinas – Ai…despierta…
La llamé y ella abrió los ojos nuevamente.
Risa: Mira Ai …toma esto, te hará sentir mejor.
Ayudé a Ai incorporarse en la cama y le di  una píldora y un vaso con agua que ella lentamente consumió y luego volvió a la cama. Nunca había visto una persona tan enferma, en mi familia somos saludables, cuando enfermo no me pega tan duro y me recupero rápidamente, pero Ai con esa complexión tan delgada y con tanto estrés se convirtió en blanco fácil para el frío.
Que por cierto la habitación de Ai era muy fría a comparación de mi habitación, encontré con la mirada un pequeño calefactor con óxido, que a pesar de estar conectado y con el botón encendido, simplemente no radiaba ningún calor, debió de averiarse en medio de la fría noche. Seguí observando cuidadosamente la habitación de Ai y ahí había lo típico de una chica adolescente como muñecos de peluche, posters de cantantes, su ordenador y muchas hojas con apuntes esparcidos por todo su escritorio.
“Estás dando lo mejor de ti, eh? Aichan” –pensé en mis adentros….y luego me di cuenta que le dije Ai-chan…. Es que ella es tan tierna como una niña, incluso su rostro parece el de una niña…podría jurar que no tiene ni 20 años…pero sus esfuerzos por mantenerse a flote y todo el duro trabajo que hace refleja su madurez interior.
“Me pregunto si algún día podré ser tan sorprendente como tú” –dije mirando una pila de hojas con complejas notas musicales que con dificultad puedo leer, después de todo aprendí a leerlos en el colegio, pero nunca había visto algo con tanta dificultad…sin duda eran las notas de toda una orquesta sinfónica. “Definitivamente no puedo ser tan genial como ella “me rendí a la idea. Más al lado su reloj marcaban las 9 de la noche…aunque no era muy tarde, la quietud me hacía sentir soñolienta, Aichan probablemente no despertaría durante todo este tiempo, pero tampoco la iba a dejar sola.
Busqué en el armario algo que me pudiera servir para pasar la noche ahí “espero no te moleste que esté husmeando en tu armario “pensé, y entre esto y lo otro recordé que yo tenía un calentador nuevo..que no he usado por que mi departamento ya es cálido.
Eché un vistazo a Ai y al verla dormir profundamente supe que podría ir a mi departamento un segundo. Cerré la puerta con llave y bajé las escaleras. Al entrar a mi departamento me fui derechito al armario de la sala, saqué el calefactor aún en su caja, así como uno de los futones que tengo y algunas cosas para aseo personal…revisé mi casa pues quedaría sola todo este tiempo y tras asegurar la puerta me fui.
Entré a la habitación de Aichan cargando todas las cosas…remplacé el calefactor y lo eché a andar…vaya! El cambio de temperatura se notó casi al instante, ya era más acogedor estar ahí, luego extendí el futón en el piso alfombrado justo a un lado de la cama de Ai ….me senté ahí y no pude evitar mirarla, volví a acariciar su mejilla, y me sorprendió ver como su rostro tenso se relajaba…”eres tan dulce”.
Como aún se sentía con mucha fiebre , revolví la bolsa de la tienda de conveniencia y saqué los parches de frío… y se la puse en la frente. “con esto podrás descansar mejor” sonreí y apagué la luz para dejarla descansar.
Pude dormir muy bien hasta que el alarma de mi teléfono  sonó, aún desorientada había olvidado que estaba en la habitación de Ai, hasta que reaccioné cuando el mensaje del despertador decía “En una hora le toca la medicina a Ai”, abrí por completo mis ojos, me senté y giré mi cabeza donde Ai aún dormía …apenas eran las 7 AM pero como dormí temprano, me sentía revitalizada.  Me lavé la cara y los dientes para después echar  un vistazo a una Ai completamente inmóvil, me acerqué a ella, le quité el parche de frío que ya había gastado su efecto y me di cuenta que Ai estaba completamente empapada en sudor…era algo bueno ya que significaba que la medicación estaba trabajando bien…el problema es que no la podía dejar así, podría empeorar su salud.
Me sentí en pánico por un momento, sabía que tenía que remplazar sus prendas por unas secas, pero era demasiado para mi, no es como que yo ande por la vida cambiándole las prendas a las personas!!
“Dios que hago!?!?” di vueltas como loca peleando conmigo misma en mi mente…hasta que decidí hacerlo rápidamente!
Mientras buscaba otra pijama en el armario de Ai, trataba de convencerme a mi misma…”vamos…ella está enferma y si no cambio sus ropas podría recaer…nooo!! Pero no puedo!! Apenas la conozco y yo ya ando… aunque ella tiene un cuerpo muy bonito no tendría nada de que avergonzarse…supongo que está bien para ella, aaaw~~~  por Dios!!!”
Seguí en mi estado de pánico hasta que encontré la prenda que buscaba…entonces supe que tenía que hacerlo. “Estúpida Niigaki, no tienes por qué ponerte así de nerviosa… las dos somos mujeres así que esta bien, ella no tiene nada que yo no tenga, no es como que la vaya a ver completamente desnuda”
Con las manos temblorosas le quité las cobijas de encima, a pesar de mi alboroto ella no se despertaba probablemente por la medicación, “Ok Niigaki…manos a la obra!” desabotoné rápidamente la parte alta de su pijama y la retiré con cuidado para no despertarla…lo último que quería era que se despertara y me viera desnudándola, sentí como si tuviera que cortar uno de los cables para evitar que explotara una bomba, la tensión subió!
“Ok… ahora el pantaloncillo” dije mientras tomaba el resorte y baja la prenda, solo atiné a cerrar fuertemente los ojos en el proceso, sin querer mis manos rozaron su húmeda piel y en mis pensamientos explotó el volcán “OHHHHH!! POR DIOSSSSSSSS!!!! VOY A MORIR DE UN INFARTOOO!!!” pensé casi llorando.
Pero ahora llegó el momento de la verdad, abrí los ojos para buscar una toalla y entonces la vi, mi mente quedó en blanco y simplemente empecé a hacer mi tarea de secar el sudor, despacio pasé la toalla por todo su cuerpo, realmente estaba empapada, “si que te la pasaste mal Aichan” pensé triste por ella y ese extraño sentimiento de quererla proteger me invadió de nuevo, relajando totalmente mis músculos y mi mente, es así como pude continuar mi labor.
En un completo trancé empecé a secarla, observando su tersa piel, viendo como su pecho subía y bajaba apaciblemente en su sueño, su rostro ya no estaba tenso como anoche, ahora dormía profundamente como un angelito, y entonces una sonrisa se formó en mi rostro involuntariamente.
Terminé poniéndole su pijama seca, y empecé a abotonar la parte alta , botón por botón, lentamente mientras veía desaparecer su pecho por debajo de la ropa, cuando terminé, la miré por un momento hasta que desperté de mi trance, guardé las cosas y me encaminé a la cocina donde le prepararía un poco de caldo de pollo, después de todo ya era casi la hora de su mediación y no debía tomarlo sin algo en el estómago.
POV Ai
Cuando desperté ya era de día, no se cuanto tiempo dormí pero me siento realmente descansada y ligera como una pluma, imágenes variadas y borrosas de Gaki en mi habitación y hablándome llenaron mi mente…¿habrá sido solo un sueño?.
Me senté en la cama y me di cuenta que la ropa era diferente: “No puede ser!!!” tragué saliva angustiada. Recuerdo que cada dos por tres me despertaba en la madrugada y sentía debajo de mis cobijas todo mojado por el sudor, realmente incómodo…pero ahora estoy seca….”NO PUEDE SER!!”
Aún algo mareada traté de levantarme para ir al baño, entonces en mis pies sentí algo suavecito, había un futón extendido al pie de mi cama, también un bonito calefactor era el responsable de que mi habitación ahora fuese cálida. Confundida entré al baño, lavé mi cara y mis dientes y mientras me peinaba sorpresivamente encontré un cepillo dental desconocido…”Gaki…te quedaste aquí cuidándome…” con mis ojos llorosos de gratitud que sentía, salí del baño. “¿Dónde estará?” me asomé por afuera de mi habitación y un exquisito aroma invadió mis sentidos haciendo rugir estruendosamente mi estómago. Caminé tambaleante hacía la cocina  y ahí estaba de espaldas, Gaki revolviendo el contenido de una cacerola. Esa sensación de estar acompañada y siendo cuidada me llenaba de una felicidad inexplicable. Me quedé unos minutos en la entrada de la puerta observándola, viendo como se movía ágilmente en la cocina, se ve que es muy buena en eso, por mi lado solo compro sopas instantáneas…me reí de mi misma.
El sonido del teléfono de Gaki me despertó y ella giró para atenderlo,
Risa: Aichan!
Ai: ¿Aichan? – me sorprendí que me llamara de ese modo de repente-
Risa: ahh!! Lo siento! –Pude verla sonrojarse- ¿Ya te sientes mejor?
Ai: aún estoy algo mareada pero sobreviviré –dije para animarla, y ella se acercó y posó su mano en mi frente, yo me exalté y solo atiné a mirar aun lado-
Risa: Aún tienes fiebre, pero mucho menos a comparación de anoche, ah….te he preparado algo para que comas, ya es hora de que tomes tu medicina-
Ai: Muchas gracias Gaki… no se como podré pagarte todo lo que has hecho por mi –dije casi con un nudo en la garganta-
Risa: no es nada, estoy segura que cuando yo necesite algo estarás ahí para cuidarme!
Ai: Definitivamente Gaki! – dije desde el fondo de mi corazón y con pasos tambaleantes me dirigí al desayunador-
Risa: Aún estás mareada verdad? – dijo mientras tomaba mi brazo para que no cayera, yo afirmé con la cabeza.
Una vez en la seguridad de la silla, Gaki se dispuso a servir los platos y desayunar.
Ai: Humm!! –exclamé con la boca llena al dar mi primer bocado- Está delicioso!!!
Risa: Enserio? Que alivio, pensé que no sería de tu agrado.
Ai: para nada! Me encantó!! – y dicho esto, comí dos platos felizmente-
Risa: Vaya, si que te estás recuperando!
Ai: Hai! Todo es gracias a ti!! – dije con una enorme sonrisa, pero entonces recordé algo que borró repentinamente mi alegría-
Risa: ¿Qué pasa?
Ai: Una vez que vuelva a mi rutina diaria…será muy difícil que podamos volver a compartir  momentos así…-entonces temí que la amistad con Risa no durara mucho, pues realmente no hubo mucho tiempo para madurar esta relación-
Risa: Es verdad… -también sus ojos brillosos se pagaron, me sentí mal por eso-
Ai: pe..pero bueno! Estamos aquí y hay que valorar este tiempo, no? –dije tratándola de animar-
Risa: Tienes razón- finalmente me sonrió- por cierto… -vi que se levantó de la mesa y salió de la cocina tan rápido como regresó- tomate tu medicina!
Ai: Hai! Mama!
Risa: jajajaja que dices!!
Después de limpiar la cocina…bueno mas bien Risa lo hizo…a mi me sentenció a permanecer sentada en la silla hasta que terminara y entonces tomándome del brazo me guio  a mi habitación.
Risa: ne! No es que quisiera espiarte, pero vi que has estado haciendo un arduo trabajo aquí– dijo señalando el enorme paquete de notas musicales-
Ai: Si, la música es mi pasión – dije con una sonrisa recordando hermosos momentos con la música-
Risa: ¿Eso es lo que estudias los fines de semana en esa costosa universidad?
Ai: No de hecho ahí estudio administración de empresas, la música la estoy cursando en una universidad que da clases vía internet, desde luego también es algo que debo pagar y por lo tanto un gasto más…
Risa: Dos escuelas, la renta del departamento, los gastos de los impuestos, los gastos personales….vaya!
Ai: eso y más…por eso tengo dos empleos que prácticamente absorben mi vida –dije algo triste-
Risa: es difícil estar sola, no? Sin una pareja que esté a tu lado en las buenas y en las malas, que te apoye y te escuche…
Ai: Si, pero estoy acostumbrada, realmente nunca estuve muy acompañada, salvo por mi familia pero ellos se preocupan por sus propios asuntos….creo que llegó un momento en el que a pesar de que vivíamos en la misma casa, ellos desconocían todo lo que me sucedía o pensaba…
Risa: Rodeada de personas pero a la vez completamente sola…
Ai: Exacto…. Lo comprendes muy bien…¿también estás en esta situación?
Risa: No, creo que soy buen para percibir los sentimientos de otras personas, en realidad yo tengo la fortuna de tener una familia unida, he tenido parejas y me ha ido muy bien…no es por presumir…solo pienso que tengo suerte de haber nacido en esa familia y haber estado en el lugar y momento correctos.
Ai: eso es muy bueno, me alegro por ti, enserio!
Risa: Gracias, aunque por alguna razón mis amistades las he logrado por que he ayudado personas….
Ai: me siento identificada – dije de broma refiriéndome a que yo era una de esas personas que ha ayudado.
Risa: ajajaja si como Ai..bueno en realidad nunca me había enfrentado a una situación como esta, siempre fue escuchar los problemas de los demás y dar consejos, pero nunca había hecho algo como esto.
Ai: Gracias…
Risa: A veces pienso que Dios me puso en tan buena posición para poder ayudar a otras personas. Es decir, una persona con muchos problemas difícilmente puede ayudar a otra, pero alguien que tiene la buena suerte de vivir en paz, tiene el suficiente tiempo y fuerza para ayudar a los demás.
Ai: Eso sonó muy maduro Gaki..
Risa: tu crees? – me miró sorprendida
Ai: claro! No cualquiera piensa así, he conocido a personas que les va tan bien que se les sube el ego al a cabeza, pisotean al más débil para escalar a la cima, tienen tantos conocimientos y no lo comparten, por el contrario, se vuelven envidiosos. –dije con cara seria al recordar a personas con las que me he encontrado-
Risa: Algunas personas pueden llegar a ser crueles, verdad?
Ai: si…, aunque no he tenido una vida así de tranquila, creo que mi suerte comienza a cambiar! Toparme con alguien como tu es encontrar oro!!!!
Risa: jajajaja! No es para tanto!
Gaki cuidó de mi el resto del día, mientras nos conocíamos y escavamos lo más profundo de nuestros recuerdos, pensamientos e historia. La preocupación de que nuestra amistad no madurara quedó atrás, creo que ella prácticamente me contó toda su vida, sueños y metas, así como yo las mías. Una noche más Gaki durmió en mi habitación.

POV  Risa
Después de esos maravillosos momentos con Aichan, ella pronto regresó al trabajo, mis últimos días libres los gasté conociendo la ciudad, intercambiando correos todo el tiempo con Ai…incluso le mandaba fotos de cada lugar o cosa bonita que me encontraba en mis paseos diarios, ella también me mandaba fotos, uno gracioso fue cuando un compañero del trabajo nocturno le tomó una foto de broma a Ai enterrada bajo un montón de cajas vacías, ella me lo mandó y yo no paraba de reír, se veía graciosa! Al mismo tiempo podía conocer más sobre su entorno . A veces solo por un simple detalle, le escribía cartas que cada tarde deslizaba por debajo de su puerta.  Por mi parte, cada mañana temprano encontraba una carta de Ai como respuesta, eran momentos divertidos a pesar de que no nos podíamos ver.
Pasaron los días rápidamente y todos los tramites para entrar a trabajar estaban completados, hoy sería mi primer día de trabajo, en punto de las 8 AM me encontraba entrando al edificio, antes de encontrarme con mi jefe recibí el mensaje de Ai diciendo
“ Te irá bien, eres una mujer inteligente y carismática,
 te mando todo mi Genki \(>_<)/☼
Ganbatte ne! (^-^)v Te quiero!
El mensaje me hizo entrar más en confianza y dentro de mi dije Gracias Aichan! Ganbarimasu! agarré valor y una bocanada de aire y entonces giré la perilla de la puerta y entré a la oficina.


POV Ai
Takahashi!! Date prisa con esas copias!” escuché el grito del administrador gritándome…. Como es pleno día, estoy en mi trabajo en las oficinas como recadera. “Hai! Ya mismo se los llevo Fujimura-san” le contesté mientras despertaba de mis pensamientos, ya son las 9 de la mañana y seguramente Gaki ya ha sido presentada a sus compañeros y está haciendo sus primeras labores en esa compañía que por cierto, nunca me dijo de qué se trataba exactamente. Rápidamente saqué las copias y se las entregué a Fujimura-san que molesto por mi tardanza me arrebató las copias de las manos sin quisiera dirigirme la palabra o la mirada, pero en fin, ya estoy acostumbrada a ese trato.

Mientras esperaba a que otro trabajillo surgiera en cualquier momento, me dirigí hacia la que entonces era mi única aliada en esa oficina, Natsumi Abe, se trataba de la secretaria de Fujumura-san y es mayor que yo por 5 años, la misma que me suplió cuando caí enferma, le debo mucho a ella, siempre ha sido tan amable y alegre conmigo, es un pan de Dios.

Ai: Nacchi, estoy nerviosa, espero que le vaya muy bien a Gaki en su primer día de trabajo – mi amiga ya conoce a Gaki, al menos le he contado mucho sobre ella-

Nacchi: Ya verás que sí, prácticamente ella ha sido ascendida a un puesto más alto que el que tenía en su tierra natal, o al menos eso me contaste.

Ai: Tienes razón, me preocupo por nada!

Nacchi: Es normal Ai,  después de todo se trata de un ser querido, o no? –dijo guiñándome un ojo, a lo que me sonrojé-

Ai: Así es, espero que durante su descanso pueda mandarme un mensaje

Fujimura: “Takahashi, prepárame un café!”

Nacchi: Creo que deberías estar más preocupada por ti misma – dijo de broma, pero en parte decía la verdad-

Ai: Definitivamente! –dije mientras me dirigía hacia la cocineta de la oficina-

Después de unas horas tuve mi descanso y aproveché para revisar mi celular, ya que estuve tan atareada que no me dio tiempo ni de echarle un ojo. Me sorprendí al ver un mensaje que me había llegado hace un par de horas con una foto adjunta de Gaki:

De: Gakisan

“Hola Aichan!☼

Gracias por mandarme tu Genki hace rato
Me sirvió mucho para agarrar valor(_)

Tuve una entrevista con el jefe, estaba nerviosa (´□`)
Pero al final terminamos teniendo una charla entretenida (*´艸`)

Este es mi cubículo

Fíjate bien el la pantalla de mi ordenador  (○´U`○)


Te quiero!! ♥ “

Inmediatamente una sonrisa se formó en mi rostro y proseguí a descargar la foto que venía adjunta.

Era el interior de un pequeño cubículo, como era de esperarse estaba un poco vacía, pero tenía ya varios papeles sobre el escritorio, y una computadora, tal y como decía en el mensaje me enfoqué en la pantalla del ordenador y muy apenas se veía, así que agrandé la imagen, como fondo de escritorio tenía una de las tantas fotos que le envié en mis mensajes, era uno donde yo estaba con mi uniforme de overol a medio poner, por que me había quitado la parte superior y mostraba mi blusa de tirantes, tenía un gorro del mismo color arenoso y unos lentes de sol que le había robado a Reina, al mismo tiempo hice una seña de paz con aún mis guantes puestos….al parecer mis fotos con uniforme eran muy populares con Gaki, a veces hasta me hacía peticiones para enviarle de esas. Ver esa imagen me hizo sentir muy feliz!

Terminé con mi primer trabajo y ahora disponía de un rato libre para comer algo y tomar el tren a mi siguiente destino, el centro comercial. Decidí saltarme la comida y en vez de eso llegué temprano al trabajo, así que pude entrar como cliente por la puerta de enfrente, aún los comercios estaban abiertos. Uno de ellos vendía muchas cosas variadas para ocasiones especiales así que decidí comprar algo para que el cubículo de Gaki no se viera tan vacío.

Primero elegí una de las plantitas para oficina, me conquistó un pequeño cactus en forma de bolita que tenía unas diminutas flores rojas muy tiernas! Sobre la tierra tenía unas piedras de cuarzo de colores mientras que la maceta era de cerámica blanca y brillosa, con piedritas brillosas de muchos colores semejantes a pequeños diamantes, era perfecto!

También vi unas bonitas tazas en par con un lindo pingüino dibujado en él, elegí dos de colores muy vivos, verde limón y amarillo, son colores frescos que dan buena energía, pensé.

Contenta por los regalos, pagué y me encaminé a mi trabajo nocturno.


POV Risa

Cada vez que veo la foto de Ai en mi ordenador, me cuesta dejar de mirarlo… Desde hace muchos días que Ai Takahashi se ha vuelto el motivo de mis despistes y de mis desvelos nocturnos, simplemente no me la puedo sacar de la cabeza, cada vez que cierro los ojos su hermosa sonrisa y esa tierna mirada inunda mi mente, a veces cuando estoy a punto de quedarme dormida escucho el sonido de su voz que pronuncia mi nombre, pero no es más que un mal juego de mi mente. Por un lado me hace sentir feliz y por otro lado triste al no poder verla…llegué a la conclusión que Aichan ha flechado mi corazón…seguramente ella no sentirá lo mismo que yo…

Como estuve peleándome con mis pensamientos y sentimientos hacia Ai, olvidé enviarle otro correo, ya no estoy segura si seguir mandando textos bobos de amiguita o profundizar más, quiero que sepa lo que pienso.

Al día siguiente salí de mi departamento rumbo a mi trabajo, aunque eran las 7 de la mañana, seguramente Ai ya habría llegado a su trabajo en la oficina, yo entro una hora después así que no hay prisa, decidí revisar mi buzón en la planta baja para recoger el diario y luego ir por café a la tienda antes de ir a la estación del tren. Hoy nuevamente la nieve cubre las calles –pensé mientras miraba mi alrededor y al mismo tiempo abría mi buzón-  Pero entonces me llevé una sorpresa, además del diario había una bolsita de regalo ahí adentro, saqué ambos pero mi atención se posó al bonito regalo, lo abrí con cuidado y vi un bonito cactus dentro de una cajita transparente, realmente era hermoso! No pude evitar esbozar una gran sonrisa, pero también había una taza con un simpático dibujo de un pingüino, con lo que me encantan, es mi animal favorito y ella lo recordó! Estaba que no me contenía de los emocionada que estaba, adentro del último regalo había una tarjetita rosa con el aroma del perfume de Ai. Ahí estaba escrito con una hermosa letra en tinta dorada “Daisuki”. Al parecer no era necesario ir por ese café para entrar en calor, el ver todos estos hermosos regalos me hicieron sentir un cálido sentimiento que embargaba todo mi cuerpo. Todo el camino hacia el trabajo estaba en las nubes sonriendo, sin importarme que las personas me vieran raro, simplemente nada ni nade me quitaría esta felicidad.

Al llegar a mi trabajo, era de las primeras en llegar, encendí mi ordenador y ahí estaba Aichan, tan sexy en ese uniforme, saqué el pequeño cactus de su cajita y lo puse en el pequeño estante a mi derecha, y ya que no tenía más que hacer, fui a la máquina de café y estrené mi tacita de pingüino, sin duda iba a ser un maravilloso día.

En la noche cuando me disponía a dormir cerca de la media noche, recibí el habitual mensaje de Aichan:

“Hola Gakisan

Espero te hayan gustado los regalitos♪

Hace un momento en la hora del descanso

Estrené algo, fíjate en la foto! (^-^)v


Que tengas dulces sueños (σω-)zZzZ

Yo continuaré trabajando un par de horas más

Ganbarimasu!!  p(^-^)q

Te quiero mucho ♥ “

Me sorprendió la última palabra “Te quiero mucho” es la primera vez que me lo dice así. Siempre ha sido “te quiero” pero hoy me ha hecho muy feliz. Ah! Casi lo olvido, la imagen adjunta!

Volví a sonreír como antes cuando vi una foto de Ai bebiendo de una taza igualita a la mía pero con un pingüino de color amarillo, “ella compró una pareja de tazas!!“ Aichan eres la mejor!! Y con pensamientos dulces me quedé dormida.


Al día siguiente, después de hacer unas labores en la oficina, me quedé viendo el calendario… es 30 de Diciembre! El año nuevo está a la vuelta de la esquina y lo que no me deja de dar vueltas es que por fin veré a Ai aunque sea un día completo!  ~Kyaaaaaaaaaaa~ alcancé a alzar la voz a lo que varios compañeros se asomaron por encima de mi cubículo para ver si estaba bien.
Risa: disculpen, todo está en orden…ejem… -no sabía donde meter la cabeza de la vergüenza-

Después de un día de trabajo arduo fui a casa, preparé la comida la cual comí en la sala viendo una película en el televisor, saqué la basura, ahí me encontré con otra vecina del edificio y charlamos un poco sobre el clima y el año nuevo. Encendí el ordenador y traté de distraerme jugando, después de todo pasaría sola el año nuevo…pronto se hizo de noche….la noche me recuerda  a Ai…tal vez por que frecuentemente pienso que ella trabaja de madrugada y tengo una imagen de ella caminando por las oscuras calles…hua! Ella es muy valiente sin duda!

Estuve despierta hasta la media noche viendo la televisión como festejaban el año nuevo en todo Japón.

Tomé mi teléfono y mande mensajes, también hice unas llamadas a mis familiares y mis muy buenas amigas de  mi ciudad natal para felicitarlas….aunque me tomó algo de tiempo agarrar la línea ya que normalmente se satura el servicio telefónico en festividades como estas.

Desde luego mandé un mensaje a Ai, ella me respondió devolviéndome el saludo y diciéndome lo emocionada que estaba por tener el día libre mañana, es toda una niñita! Jajaja.

 Continué viendo la televisión, luego dio la 1 AM y vi los festejos de los demás países que tienen un horario más atrasado.

Entre esto y el otro se me ocurrió una idea

-Ya que mañana tiene día feriado, tal vez podría pasar esta noche con ella….aunque tal vez llegue rendida del cansancio….hum…pero si solo voy a dormir no creo que haya problema, además ya estaría ahí y podríamos hacer cosas el resto del día mañana!

La idea parecía perfecta! No faltaba mucho para que Ai llegara al departamento, así que corrí hacia el armario y saqué el futón de aquella vez, no era necesario el calefactor ya que  como no lo usaba le insistí a Ai que se lo quedara. También recordé que de camino a casa compré unos deliciosos pastelillos, los puse en una bolsita y mientras daban las 2 AM me metí a bañar y a ponerme una ropa cómoda.

Una vez preparado todo, a las 2:15 AM esperaba cerca de la ventana a ver si Ai venía… me estaba quedando dormida sentada frente a la ventana cuando pude ver la pequeña figura de Aichan caminar por la calle oscura y llena de nieve. Di un salto de la silla, eché un ultimo vistazo a la casa que todo estuviera en orden y salí de ahí, subí las escaleras y aguardé un instante afuera de su puerta, en unos segundos más tarde ella apareció, con su mirada distraída en el llavero que traía en la mano.

Risa: Feliz año nuevo Aichan… -le dije con una sonrisa-

Ai: Ah!! Gakisan! ¿Qué haces aquí? –se paró en seco totalmente sorprendida pero finalmente mostrando una sonrisa-

Risa: Ya que tendrías el día libre mañana…y yo me sentía solita…pensé que podría dormir contigo esta noche – Antes de que pudiera decir algo, agregué – se que llegas cansada del trabajo pero te juro que nos dormiremos pronto!

Ai: jajajja gracias Gaki, también me sentí solita trabajando mientras todos festejaban- me hice a un lado y ella terminó abriendo la puerta para mi-

Aichan me ayudó a cargar mi futón a pesar que ella venía cargando su propio bolso y nos pasamos directamente a su habitación.

Ai: ahora si me sorprendiste Gaki –dijo mientras acomodaba mi futón al pie de su cama-

Risa: creo que las sorpresas son mi especialidad –dije presumiendo un poco- por cierto, ¿Qué tal estuvo tu día?

Ai: Muy atareado como siempre, pero en la oficina el licenciado Fujimura organizó una mini fiesta con todo el personal, fue divertido. En la noche con Sayu y Reina en el descanso brindamos un poco…..con té verde jajaja- Reí junto a ella, lo que me contaba era tan gracioso-

Ai: solo me pasó algo no tan bueno –dijo levantándose la manga de su sueter – me calló una caja pesada en el brazo y me salió un moretón – y puso su mejor carita de cachorrito-

Risa: pobrecita!! ¿te duele mucho?- dije acariciando su brazo-

Ai: chiii~…. –y fingió una cara de puchero tan gracioso que terminó riendo- bueno la verdad es que me pasa seguido, son gajes del oficio.

Entonces se levantó y se dirigió a su baño, abrió el botiquín y sacó un ungüento para los golpes y volvió a sentarse en la cama junto a mi.

Ai: este medicamento siempre me cura, es el mejor –abrió la tapa y se disponía a tomar un poco cuando interrumpí casi por reflejo-

Risa: espera! …. Permíteme – entonces tomé el frasco y tome un poco del contenido, levanté su brazo con delicadeza y apliqué la medicina sobre el moretón masajeando un poco-

Ai: Gracias Gaki…eres como mi enfermera personal –dijo refiriéndose también a cuando la cuidé antes-

Gaki: jajajaja algo así soy…-reí mientras atendía su brazo, pero cuando alcé mi mirada para verla se me borró la sonrisa al quedar absorbida en sus ojos redondos y brillosos, no podía mover un músculo me había quedado hechizada en su mirada mientras aún sostenía sus manos-

Por un momento pensé que Ai cortaría el contacto visual pero ella tampoco se movió y me miró fijamente en silencio, de pronto vi como sus ojos se posaron en mis labios y mi corazón se aceleró, sentí como ella ahora tomaba mis manos.

Ai sin dejar de mirar mis labios y con una mirada perdida pero ala vez fascinada dijo en un susurro casi imperceptible: “ tus labios son hermosos”. No lo podía creer, Aichan de alguna manera y sin previo aviso dijo palabras muy comprometedoras.

No sabría que hacer si ella me besara….así que me puse algo nerviosa, pero en vez de eso, ella solo pasó sus dedos por mis labios y mostró una tímida sonrisa. Tal vez se dio cuenta de lo que había dicho, al menos eso lo deduje al ver su cara sorprendida, se levantó y se metió al baño, minutos después escuché la ducha y algo atónita por lo que había escuchado, me acosté en la cama, y mirando el techo reflexioné sobre lo que  acababa de pasar, creo que Aichan siente algo por mi después de todo.

----
POV Ai

“No puedo creer que lo haya dicho en voz alta!” Me dije totalmente desesperada mirándome al espejo, desde el primer momento en que la vi pensé que era una chica hermosa, sus labios me conquistaron y cosas como “sus labios son hermosos, los quiero besar” siempre aparece en mi miente, pero esta vez lo dije en voz alta sin pensar. En un arranque de desesperación me quité la ropa, la azoté en el suelo y me metí a la ducha para aclarar mis pensamientos.

Al terminar, mientras cepillaba mis dientes decidí que debía ser sincera con Gakisan, estaba segura que algo había en ella también, lo pude ver cuando se quedó colgada mirándome, lo decía en sus ojos-

Antes de salir del baño, colgué la toalla en mi nuca y tras tomar una bocanada de aire, decidí encararla. Abrí la puerta lentamente y salí con calma pero segura. Mi tensión se calmó al verla dormida en mi cama…al parecer mi declaración tenía que esperar…aunque realmente no sabía exactamente como hablarle y decirle todo.

Tras ponerme mi pijama la miraba como dormía, no quería molestarla así que tal vez yo debería de dormir en el futón, pero antes de eso decidí arroparla para que no pescara un resfriado, apagué la luz y  con toda la delicadeza del mundo levanté las cobijas tratando de no despertarla, pero entonces ella abrió sus ojos y sin decir nada entró a la cama e hizo un lugar para mí, también en completo silencio y captando lo que me quería decir, me deslicé en la cama. En medio de la oscuridad me volví a quedar hechizada con su mirada que brillaba como diamante con la luz de la luna que se filtraba entre las cortinas.

Mientras ella estaba recostada recargada en su brazo, yo me acosté por completo y vi su hermoso rostro arriba del mío, muy cerca…podía oler su perfume de jazmín que tanto me volvía loca.

Entonces sucedió, ella bajó hacia mí y unimos nuestros labios en medio del silencio, un largo y tierno beso que expresaba la soledad de nuestros corazones y el alivio de poder contar con cada quien. Pensé que mis oídos me fallaron pero en un susurro escuché un “Aishiteru Aichan” mi corazón brincó y aunque no se veía, mi rostro se sonrojó

Ai: Risa… -sin pensarlo la llamé por su nombre y no por su apodo, siempre pensé que su nombre era hermoso como ella-

Risa: shhh…no digas nada – dijo con una mirada triste, tal vez no quería escuchar la cruel realidad que podría provenir de mi diciéndole que yo no la podría corresponder a sus sentimientos, pero no era así!-

Ai: Risa….  Yo también….Aishiteru yo…

Risa me miró sorprendida y pude ver como sus ojos se aguaron y esa hermosa sonrisa que tanto amo floreció en su rostro. Entonces yo la tomé por el cuello y la atraje hacia mí para darnos un beso aún más apasionado que el anterior, uno que decía “te necesito, te he encontrado y no te quiero dejar ir”, al separarnos ella me abrazó por la cintura y acomodó su rostro en mi pecho para después quedarnos dormidas con el corazón revoloteando de amor e ilusión.




POV Risa

Al día siguiente desperté totalmente perezosa, sin abrir mis ojos me estiré y deseé dormir un poco más, después de todo era día libre y que más da si duermo todo lo que quiera, o al menos esos fueron mis primeros pensamientos hasta ahora, totalmente perdida entre el mundo de los sueños y la realidad hasta que distinguí un perfume diferente en mi almohada, abrí mis ojos rápidamente y mi mente se acomodó al verme en la habitación de Ai y al darme cuenta de que mi almohada era la misma Ai!

Ahí estaba ella completamente dormida, se veía hermosa incluso por la mañana. Miré el reloj y me percaté que no era tan tarde, apenas eran las 8 de la mañana, seguramente ella permanezca dormida un poco más para recuperar energía, después de todo solo hemos dormido como cinco horas, me despegué un momento de ella a ver que hacía, y como esperaba, sin despertarse se puso de costado dándome la espalda, seguramente habrá estado incomoda por no poderse mover toda la noche, el sueño aún permanecía impregnado en mi, así que la abracé por la espalda y me dormí un rato más con una sonrisa mientras olía el aroma de su cabello.

Entre sueños escuché a Aichan pronunciar mi nombre con un dulce tono, su voz era lejana y mientras más repetía mi nombre más cerca la escuchaba. Pronto desperté de mi sueño y la vi ahí recostada mirándome con una sonrisa.

Ai: Risa…buenos días –la expresión en su rostro era totalmente nueva, nunca la había visto con esa expresión tan radiante como el sol-

Risa: buenos días Aichan…¿Descansaste bien?

Ai: Sip! Nunca había dormido tan profundamente, siento como que estoy llena de energía!!

Risa: me alegra mucho, yo también dormí como nunca y me desperté de la misma manera-le dije de la manera más sincera y ella depositó un pequeño beso en mis labios mientras ponía su mano en mi cintura y me acariciaba un poco, la felicidad que sentía era tanta que sentí explotar de la emoción-

Ai: ¿Qué te parece si comemos algo?

Risa: Si, creo que ya me está dando hambre.

Salimos de la cama y tras asearnos un poco primero, nos encaminamos a la cocina, pronto recordé que había guardado en el refrigerador unos pastelillos, la cara de Aichan al verlos era como el de un niño cuando le compran su dulce favorito jajaja, ambas lo comimos con un vaso de leche, luego ella rebanó un poco de fruta que comimos mientras platicábamos de cualquier cosa.

Aichan tomó con una mano su plato de fruta y con otra mi mano y me guio a la sala, creo que ambas tenemos esa costumbre de comer más a gusto en la sala con la televisión encendida, Ai cambiaba de canales sin cesar por costumbre parece, por que casi ni miraba la TV, estaba absorta mirándome mientras le contaba anécdotas que se había perdido por nuestra lejanía, pero pronto cambié de tema a uno inevitable.

Risa: Ai hay algo que te quiero decir….creo que ya lo sabes pero quiero ser clara contigo.

Ai: Te escucho Risa-dijo apagando por fin la televisión-

Risa: Aichan hasta hace poco me gustabas y mucho, pero creo que ahora….yo….me he enamorado de ti…. –no pude ocultar mi nerviosismo y bajé la mirada-

Hubo un pequeño silencio.

Ai: Una vez me dijiste que fuiste afortunada por encontrarte con alguien como yo, que te ayudó a adaptarte a esta ciudad a pesar de ser completamente desconocidas…también pienso que he sido afortunada en encontrarme a alguien como tu que me ha cuidado y me brindaste esa amistad incondicional.- después de haber dicho eso, es que pude verla a los ojos, y luego de un suspiro prosiguió.

Ai: No me di cuenta cuando fue pero me empezaste a gustar mucho, no te podía sacar de mi mente…hoy me haces la mujer más feliz del mundo, inevitablemente también me he enamorado de ti.

Estaba tan feliz y mi corazón corría tan rápido que no sabía que hacer o decir,  una sonrisa se formó en mi rostro que contagió a Ai quien rompió la seriedad y también sonrió, en ese momento me di cuenta que no había nada más que decir, todo estaba dicho.


Después de decir todo lo que teníamos que contar, salimos a dar un paseo, por primera vez podía caminar tomada de la mano de Aichan. Caminamos unos minutos y llegamos a un hermoso parque, los arboles adornados con la blanca nieve era hermoso. A pesar del frío el pequeño lago que se encontraba debajo de un bonito puente de madera no estaba congelado. Nos detuvimos en medio del puente y miramos el agua, el lugar estaba silencios y solo estábamos las dos ahí, fue como un momento mágico.

Ai: …. Risa.. .dijo con la mirada divagando en el agua.

Risa: Dime?

Ai:  Te amo.. –la dulzura en su voz y esa mirada sincera y brillante casi me hacen derretirme, mi corazón saltó y entonces pude corresponderle.

Risa: Yo también te amo –y no pude evitar abrazarla y esconder mi rostro en su cuello, pude sentir como ella me rodeaba la cintura con sus brazos-

Ai: Eso no es todo lo que quería decirte –sin deshacer el abrazo, la miré y ella agregó- ¿Te gustaría ….que….salgamos?...hum…es decir….¿Quieres…ser mi novia?

Me sorprendí tanto que no pude ocultar mi cara de asombro y en un impulso la tome del rostro y la besé, me separé de ella y le dije dulcemente: -Si, Ai Takahashi, quiero ser tu novia – y sellamos el compromiso con otro besó aún más intenso que el anterior.


POV Ai

Ha pasado una semana desde que Risa y yo somos oficialmente novias…pero desde ese día no hemos tenido la oportunidad de volver a pasar otro día juntas, estoy desesperada ya quiero verla, no puedo tolerar un día más así.

Reina: Definitivamente está enamorada jajajaja!

Desperté de mis pensamientos!

Sayumi: Ai si no te comes tu obentou se va a enfríar jajaja – las chicas percibían mi viajes al mundo del amor cuando mis ojos miraban hacia la nada y las expresiones en mi rostro eran tan legibles-

Reina: Bueno ya no la molestemos! Jajaja

Ai: Ahhh!! Baka ¡!

Reina: Cuidado Sayu, ya sabes que Ai mete unos golpes que te pueden sacar de combate! Jajaja –Al parecer las chicas se divertían a cuesta mía, así que fingí una cara de enojo cruzando mis brazos-

Sayumi: Mira Reina, ya la hiciste enojar!

Reina: Yooo!? Tu empezasteee!!

No pude evitar estallar en risa, ellas dos son las mejores!

Ai: todo bien chicas!

Sayumi: Bueno…entonces ¿cómo se llama tu enamorado? – dijo con una cara de interés.

Ai: ahh eh…nada que veeer!! Lo que pasa es que….estoy pensativa por que ya tengo exámenes la semana que entra en la universidaaaad! –dije para evitar el tema.

Reina: Segura? Segura?

Ai: Si chicas!  Hayshh… ya uno no puede preocuparse en paz por que ya nos están inventando historias raras – dije levantándome para rellenar mi taza con té.

Sayumi: Yo se que algo nos ocultas! Pero esta vez te dejaremos escapar…-dijo con una voz de película.

Reina: la verdad sale a flote tarde o temprano –le hizo segunda-

Ai: Ustedes saben demasiado….creo que tendré que eliminarlas – dije sosteniendo una cuchara de plástico como si de un cuchillo se tratara y todas terminamos riendo a carcajadas una vez más-

Ellas son geniales y aunque bromeamos mucho, la verdad es que ellas están en lo correcto, mi enamorada me tiene así, es hermoso pero deprimente a la vez. Solo me queda dar lo mejor de mi todos los días en la espera de mi encuentro con ella.

El  Sábado en la universidad tuve un examen sorpresa, en ese momento sentí que lo que le había dicho a Sayu y a Reina ayer como excusa, fue una premonición. El examen lo pasé limpio, gracias a Dios que tengo buena memoria y tengo oportunidad de estudiar todos los días en mis ratitos libres en la oficina.

Los fines de semana no salgo tan tarde por la noche como el resto de los días, en punto de las 9 PM estoy esperando el autobús en la parada frente a la universidad, no es solitario pues muchos estudiantes y maestros también se concentran ahí. La soledad se siente una vez que subo al autobús, soy la única que vive por mi ruta, cerca de las afueras de la ciudad. En ese momento es cuando tengo la suficiente quietud para ir pensando mirando afuera de la ventana…pero esa vez el sonido de mi teléfono me interrumpió.

De: Gakisan

“Hola mi amor!♥

Espero te haya ido muy bien en clases (*^ω^*)

Sabes, ayer me enteré de algo en la oficina

Tal vez te interese (o)

Ya que no llegas muy tarde hoy

¿Podría ir a verte a tu departamento?”
(●´ー`●)???

Me extrañó mucho ese mensaje pero respondí:


“Hola corazón! ♥

Me fue excelente, tuve un examen sorpresa

Lo pasé limpio, soy una genio v(>‿‿ <。)↑↑
No puedo esperar más por verte y saber
Eso que me quieres contar ♦♦

Ya voy de camino al departamento
Te veo ahí en 20 minutos

ε=ε=( _)




 Tan pronto como bajé del autobús me fui casi volando al departamento, como pensé, Risa estaba esperando afuera de mi puerta recargada en la pared.
Ai: Mi amor! ¿te hice esperar mucho? –dije casi corriendo hacia ella para abrazarla.
Risa: No, acabo de subir hace un instante – y en el abrazó me besó fugazmente-
Ai: Pasemos aquí hace mucho frío – abrí la puerta y la dejé pasar primero – ya tenía muchas ganas de verte, te he extrañado a morir!
Risa: Yo también mi Aichan, estoy feliz de poderte ver aunque sea un momento, no quiero restarte horas de sueño-
Ai: para nada! Para nada!, dime ¿de qué me querías hablar? – le dije mientras la invitaba a sentarse a la sala
Risa: Bueno…hum…en la oficina donde estoy trabajando están solicitando personal – ella fue directa y rápidamente entendí su punto- cuando me lo dijo mi compañera era casi irrelevante, pues para conseguir un trabajo ahí hay que pasar por varias situaciones y es algo difícil.
Guardé silencio y la dejé proseguir.
Risa: Pero luego me enteré que mi amiga es la encargada de la contratación del personal – lo que me contaba Risa se volvía más interesante- hay una especie de acuerdos internos donde le dan preferencia a recomendados del personal.
El suspenso me estaba matando.
Risaa: y bueno, ya que soy trabajadora en un buen puesto ahí, sumando que soy amiga de la contratista….creo que puedes tener buenas posibilidades si solicitas trabajo en la empresa.
Ai: ehh!!! – lo que me acababa de contar Risa era tentador y emocionante, era una oportunidad de una en un millón, aunque aún tenía mis dudas si me convenía, pero como si Risa leyera mi mente, me aclaró-
Risa: Pregunté mas detalles al respecto, y el salario de los puestos que solicitan prácticamente es lo que ganas en los dos trabajos juntos  – ella dijo aún más emocionada- El trabajo no es difícil, con tu experiencia en la oficina  y lo que estás estudiando te basta y te sobra para acoplarte en ese ambiente.
Lo que decía Risa era música para mis oídos, significaba que podría despedirme del trabajo nocturno y tendría aún más tiempo para estar con ella. No pude ocultar la emoción y la abracé.
Risa: ¿Aceptas el trato?
Ai: Lo haré!! –dije con una gran sonrisa-
Risa: Perfecto! Bueno mira traje los requisitos y lo que tienes que hacer….tienes que ir este día y….
Risa me explicó con paciencia cada cosa que tenía que hacer, me aconsejó y contó un montón de cosas que me impulsarían a tener una mejor imagen y por lo tanto ellos no se arrepentirían de contratarme.

El Lunes por la mañana me puse mi mejor atuendo, un bonito traje de vestir estilo oficinista, guardé todos mis papeles en una carpeta, estaba a punto de ir a mi entrevista de trabajo en la misma empresa que Risa. Con anterioridad pedí permiso para faltar a la oficina, desde luego no dije que se debía a que iba a buscar otro trabajo, inventé cualquier excusa convincente.
Nerviosa y apurada me miré al espejo por última vez para checar mi maquillaje, mi cabello y que mi traje estuviera en orden.
“Perfecto!” dije y me guiñé el ojo para empezar el día con buen humor. La puerta sonó y abrí para atender.
Risa: Buenos días mi amor –dijo dándome un suave beso – wow! Te ves hermosa!
Ai: jeje gracias –me sonrojé – tu también te ves hermosa – En las fotos que nos mandamos por mensajes ya la había visto con su uniforme de oficina, pero debo decir que no me canso de verla así, la hace ver tan sexy, es la primera vez que la veo personalmente con su uniforme….casi se me cae la baba-
Risa: ¿Ya tienes todo? – Asentí con la cabeza – bien entonces vámonos!
Durante el trayecto en tren no pude ocultar mi nerviosismo, Risa quien se encontraba mirando hacia la ventana parece que se dio cuenta de eso cuando volteó a verme y tomó mi mano-
Risa: Todo estará bien, tienes mi recomendación y mi apoyo, y aunque no lo tuvieras, estoy segura que lo pasarías, eres una mujer muy capaz Aichan.
Ai: Lo dices enserio? –dije con mi cara de lloros.
Risa: Lo digo super enserio! No es por que seas mi novia, como profesionista te lo puedo asegurar –su mirada segura calmó gran parte de mi nerviosismo-
Al llegar Risa me indicaba cada paso a seguir, me mostraba los lugares, y hasta cómo debía hablar. Justo como me aseguró Risa, era de las primeras en llegar, solo había 5 postulantes enfrente a mi, atrás de mi terminaría siendo una fila interminable. Risa tuvo que despedirse para ir a trabajar, como no estábamos solas solo tomó mis manos y con una mirada que transmitía fuerza me dijo “ Lo harás bien!”. No necesité más para llenarme de valor.


Tres días pasaron desde mi entrevista en la compañía, y aunque sentí que me fue bien, no me han llamado para confirmar, esta espera me estaba volviendo loca, aún en el trabajo no me despegaba de mi teléfono. Pero fue temprano por la mañana mientras sacaba unas interminables copias al licenciado Fujimura que recibí la llamada donde me decían que oficialmente estaba contratada, no sabía que hacer, me quedé congelada.
Fujimura: Takahashi!!! Esas copias!!
Ai: sssssssssssssiiiiiiiiiiiiiiiiiiii!!!!!!!! –iba a responderle al licenciado pero sin querer se transformó en un grito de celebración-
Fujimura: ¿???
Ai: digo, en un momento Fujimura-san –dije con una sonrisa que no pude esconder-
Fujimura: pobre chica, creo que la he vuelto loca….
En la hora del almuerzo le conté la buena nueva a Risa en un mensaje. Me felicitó tanto que creo que puso todos los emoticones que tenía su celular. Más tarde me acerqué a Nacchi y le conté todo, la verdad me iba a doler ya no ser más su compañera de trabajo.
Nacchi: Pero quita esa cara de velorio que nos podemos ver en cualquier otro lado!!
Ai: hai…demo…demo… -no podía quitar mi cara de lloros-
Nacchi: Ai…eres una chica joven que tiene que ir escalando peldaños para alcanzar tus sueños, mírame a mi, estoy donde quiero y para eso también tuve que decirle adiós a buenos colegas pero nos seguimos frecuentando, colegas siempre serán colegas.
Las palabras de Nacchi me reconfortaron, ella está tan feliz por mi, es una persona tan buena que definitivamente la seguiré contactando. En ese instante me acerqué a la oficina de mi jefe y le pedí mi renuncia, mi jefe es una persona muy comprensiva y aunque normalmente el tramite para la renuncia tarda unos días, mi jefe y Nacchi se encargarían de todo.
Jefe-san: Takahashi-san, has sido una empleada muy dedicada y leal, especialmente cuando de soportar a Fujimura se trataba-reí un poco- conozco tu situación con la universidad y tu otro empleo, eres relativamente jovencita así que, permíteme encargarme de todo el tramite, no te preocupes por tu última paga, te la haremos llegar.
Ai: muchas gracias Señor, sepa que para cualquier cosa estoy a sus ordenes- y estreché su mano-
Jefe-san: bien dicho pequeña Takahashi!

Terminé mis labores como siempre, no quise dejar nada a medias en mi último día de trabajo, por el contrario, trabajé más que nunca, extrañaría esa oficina donde di mis primeros pasos al llegar a Tokio años atrás. Una vez que mi jornada terminó, me dirigí como siempre al centro comercial.
Saludé a Sayumi y a Reina quienes estaban algo calladas que de costumbre, pero no puse mucha atención y fui a ponerme mi uniforme, antes de iniciar mis labores nocturnos pasé a la oficina del jefe y le conté mi situación, una vez más pedí mi renuncia, pero a comparación de la oficina, tenía que cubrir mínimo un mes más según los estatutos de mi contrato, y me safé por los pelos, eso significaría que tendría que trabajar doble en mi nuevo trabajo y el trabajo nocturno.
Trabajé como de costumbre, y me volví a golpear con las cajas como de costumbre, antes me quejaría pero creo que extrañaré los “cajazos”. En la hora del almuerzo tendría la parte más difícil….tenerles que contar a Sayu y Reina, inevitablemente ese momento llegó más rápido de lo que pensaba.

Sayumi y Reina seguían medio silenciosas como cuando llegué, mientras comíamos nuestros obentos había un silencio incómodo que decidí romper.
Ai: Chicas….tengo algo que decirles
Sayumi: ah…pues – hubo un contacto visual entre las dos como si escondieran algo- nosotras también.
Reina: pero cuéntanos tú primero Ai –dijo seriamente-
Ai: Bueno…pues…gracias a alguien tuve una gran oportunidad para conseguir un muy buen trabajo, así que será mi último mes trabajando aquí...
Sayumi: ehh?! Enserio!? –dijo sorprendida pero no triste-
Reina-Sayumi: Que buenoooooooooo!!!!
Ai: are?! ¿Qué bueno? ¿les alegra que me vaya? –dije completamente confundida-
Reina: No! No nos malinterpretes!!! –dijo excusándose-
Sayumi: Lo que sucede es que también nosotras cambiaremos de empleo, tu sabes este horario es muy difícil.
Ai: vaya!! Que sorpresa!! Y… ¿Cuáles son sus planes?
Reina: Yo regresaré a mi tierra natal Fukuoka en un par de meses. Mi padre tiene una cadena de restaurantes de ramen!
Ai: Claro! El ramen de Fukuoka es el mejor! Muy popular!
Reina: hai! Ya que soy contadora, él quiere que trabaje con el ya que le ha ido tan bien que planea expandir su negocio, así que regresaré a vivir con mi familia –dijo muy emocionada.
Ai: Eso suena genial Reina! Te felicito!
Reina: Gracias!
Ai: ¿Y tu Sayumi?
Sayumi: Bueno yo seguiré trabajando aquí en el centro comercial, pero he juntado la suficiente experiencia para hacerme cargo de un puesto más elevado, ya no estaría haciendo tramites en bodega, ahora haré trámites de intercambio de mercancía con el extranjero! –dijo muy orgullosa-
Ai: Wow! Felicidades!
Sayumi: Gracias y la paga es mejor – agregó guiñando el ojo- aunque tengo que laborar por dos meses más aquí y tendré mi ascenso.
Ai: el tiempo pasa rápido
Sayumi: tienes razón!
Reina: Vaya! Nos has tomado por sorpresa! También te felicitamos por tu gran logro, te lo mereces.
Ai: Muchas gracias, aunque me entristece que ya no las pueda ver más dentro de un mes.
Sayumi: También nosotras pensamos lo mismo, creíamos que te abandonaríamos pero, ahora que las tres tenemos planes para el futuro, ya no es tan triste.
Reina: Si, no hay nada más genial que irse superando.
Ai: De repente se volvieron maduras! – Reina y Sayu se miraron extrañadas y las tres comenzamos  a reír, sin duda seremos inseparables a pesar de la distancia.
OPV Risa
A pesar de ser una semana nueva y es normal que los lunes me despierte con cara de que sea viernes, este día es importante, Aichan y yo estaremos trabajando en la misma oficina, que emoción!
Rápidamente me arreglé para ir a trabajar, comí rápidamente fruta, jugo de naranja y un par de panes tostados con mermelada encima, me di los últimos retoques, tomé mi bolso y salí de ahí, como habíamos acordado, esperé a Aichan abajo, al pie de las escaleras, apenas pasó un minuto y ella bajó con el mismo uniforme que el mío, falda y chaleco gris rayado, un moñito rojo haciendo contraste en una elegante blusa blanca de manga larga, su cabello recogido en una cola alta, zapatillas negras relucientes y un color rojo suave adornando esos labios que tan pronto vi, los besé.
Sin querer arrastré a Aichan a mi rutina diaria de coger el diario del buzón para leerlo en la oficina, luego pasar por la tienda de conveniencia por un café y unas golosinas. Aichan parecía divertida imitándome, aunque a comparación mía, Aichan prefería toma té y en vez del diario, compró una revista de tendencias musicales, de ahí en fuera como era de esperarse, Aichan compró el doble de dulces que yo. No podía dejar de reír en mis adentros.
Mientras charlábamos fuimos a la estación de tren y en un dos por tres llegamos a la compañía. Cuando llegamos, antes de que pudiéramos entrar ala oficina,  el jefe del área mandó a llamar a Ai, yo me adelanté y tomé mi puesto, al parecer todos los nuevos empleados serían presentados formalmente frente a todos.
Apenas dio la hora de inicio de labores, el jefe entró seguido de Aichan y otras dos nuevas empleadas, había un hombre entre los nuevos.
Todos prestamos atención en la presentación de cada uno y les brindamos un aplauso de bienvenida, apenas el jefe dijo “Bueno, comiencen sus labores”, Aichan casi corrió donde yo estaba.
Risa: Felicidades!! – y le di un pequeño abrazo-
Ai: ahhhh!!! Estaba súper nerviosa!!
Risa: Lo hiciste muy bien Aichan, causaste una muy buena impresión!
Ai: lo dices enserio…ah~ que alivio!!!
Risa: Recibiste indicaciones o algo?
Ai: Nos dijeron que por ser el primer día solo tendríamos que ayudar a los senpais en lo que necesiten y observar para irnos adaptando y conociendo.
Risa: ahhh~ suena razonable – dije y me giré hacia mi computadora revisando mis actividades – tal vez me puedas ayudar en algo… espera un momento – me paré y tomé una silla desocupada, la llevé a mi cubículo – siéntate...hoy serás mi asistente.
Ai: Hai! Niigaki-senpai –dijo sentándose detrás de mi toda emocionada-
Risa: jajajaja Aichan – comportándose como una pequeña como siempre, me levanta el ánimo-
Inevitablemente tuve que iniciar mis labores, aunque teniendo a Aichan atrás de mi observándome me causaba una tentación que ya no podía aguantar más, lo único que me tenía controlada era la mirada de mi jefe asomándose cada dos por tres para ver como les iba a los nuevos, entonces decidí hacer algo para que Ai no se viera ahí nomás sin hacer nada, quería que el jefe viera lo capaz de es mi novia.
Cerré lo que estaba haciendo en la computadora y sin querer mostré mi fondo de pantalla…la foto de Ai, en cuanto lo vio ella soltó una risita y yo me ruboricé a más no poder.
Ai: ¿Qué es eso que hacías?
Risa: Ee.e..era un plan de trabajo para otra empresa, verás en mi área proporcionamos ayuda y asesoría a otras empresas para que pueda aumentar sus ganancias, personalmente mi punto fuerte es diseñar estrategias para mejorar la mercadotecnia de las empresas que nos contratan, generalmente son pequeñas empresas que desean crecer y expandirse globalmente.
Ai: Eso suena muy complejo –dijo sorprendida.
Risa: Lo es Aichan,  me he preparado mucho para llegar a este punto y seguiré escalando – y ella me miró sorprendida-
Risa: Por ahora podrías ayudarme en algo….-saqué mi memoria usb y se la entregué, luego anoté algunas cosas en un papel- Necesito que vayas a la oficina de al lado, ahí es el área económica,  preguntes por la situación de esta empresa, ellos te darán la información en este dispositivo y unas carpetas también. –se lo dije clara y directamente, sabía que Ai es una mujer trabajadora e independiente, por lo que no quise darle un trato especial, ya que eso solo limitaría su crecimiento en este nuevo empleo-
Ai: Hai! Ya vuelvo! – ella sin pensarlo dos veces y salió en un flash, anoche solo me preocupé sin razón por ella-
En un par de minutos ella llegó con la información, también hizo otras tareas que me agilizó de sobre manera mi trabajo, tener a Aichan a mi lado no solo me hacía sentir emoción y mariposas en el estómago, también me hizo sentir más cómoda y segura en mi trabajo.
El día pasó rápidamente, en el receso fue cuando pudimos hablar más calmadamente y hasta nos escondimos un ratito en el sanitario para recibir ese beso y las caricias que todo este tiempo había estado deseando. Pronto la hora de la salida llegó:
Risa: Otsukaresama~  -dije a todos mis compañeros y Ai me imitó instantáneamente-
Jefe: Niigaki-san, por lo que veo ayudó a Takahashi-san a adaptarse rápidamente, dígame qué tal lo hizo?
Risa: Bastante bien!  ella me ayudó a agilizar la transferencia de información con las otras áreas, también organizó las fechas de entrega de reportes e hizo unas llamadas con los clientes para confirmar algunos datos que necesitábamos.
Jefe: Vayaaaa!! Jajaja Takahashi-san has hecho todo eso en un día? – se acercó y nos susurró- los demás nuevos solo se limitaron a saludar, observar y sacar dos que tres copias, eso fue todo! –luego se repuso- pero eso es normal con los nuevos, lo que no es común es ver que hagan trabajos tan importantes como esos en el primer día –luego puso su mano sobre el hombro de Ai – te felicito jovencita.
Ai soltó una gran sonrisa – Arigatou gozaimasu! – dijo energética haciendo una reverencia.
Risa: Tal vez sea un poco precipitado pero…¿podría Takahashi-san seguir trabajando conmigo? La verdad me ayudó mucho con mi trabajo, creo que será una excelente mano derecha!
Jefe: hummm bueno….. ya que tu trabajo aquí es uno de los más importantes Niigaki-san –siguió pensando- esta bien! De ahora en adelante trabajarán juntas, pero no te prometo que sea así por siempre, esta jovencita da pasos agigantados, con la experiencia necesaria podrá ascender de puesto! Mientras eso sucede, cuida bien de ella y entrénala.
Risa: Hai! – dije tratando de ocultar mi emoción y parecer más profesional de lo contrario creería que se trata de un juego-
El día llegó a su fin y rápidamente las semanas pasaron, todo este tiempo había tenido que despedir a Aichan en la estación del tren, ya que mi jornada diaria terminaría ahí, mientras que ella aún tenía que ir a su trabajo nocturno durante un tiempo más, el cual pasó como agua y pronto cumplió con lo último de su contrato.

POV Ai
Anoche fue mi último día en la bodega del centro comercial, felizmente recibí otro golpe con las cajas…mis amadas cajas…ok no, y con tristeza despedí a mis compañeros, no sin antes intercambiar mails para seguir en contacto. Al día siguiente, y como de costumbre Risa y yo nos dirigimos a la compañía, Risa me ha estado entrenando arduamente, lo cual se lo agradezco mucho, soy de la idea de que una persona disciplinada vale por mil, ambas nos hemos convertido en una especie de unidad, donde antes yo no podría trabajar sin las instrucciones de Risa, ahora Risa no podía trabajar a gusto sin mi ayuda, eso me ponía muy feliz ya que nos unía cada vez más, aunque como todo, nada es perfecto, de vez en cuando teníamos unas ligeras discusiones por que los demás no trabajaban como Risa quisiera o yo cometía uno que otro error de principiante, ella tenía que corregir el trabajo de otras áreas por si misma y a veces se ponía irritada frente a mi,  discutiendo aparentemente con su computadora, pero solo bastaba con acariciar su mano y masajear sus hombros para que ella recuperara su calma. “No sé que haría sin ti, mi Aichan” era una frase que frecuentemente escuchaba seguido de un suspiro de alivio.
Otro lazo que nos unía más es que, durante el descanso ya que necesito estudiar para la universidad, y  ella para no aburrirse mientras leo mi pesado libro, termina acomodándose  junto a mi, recargando su mentón en mi hombro y leyendo conmigo, ella comprende bien estas cosas de administración, a veces termina explicándome y dándome ejemplos  para comprender mejor, es una gran ayuda!
Al finalizar nuestra jornada, por primera vez pude regresar al casa junto a Risa, por lo que decidimos festejar en mi  departamento comiendo unos deliciosos pastelillos de chocolate que habíamos comprado en el camino, entonces, de la nada, una idea asombrosa cruzó la mente de Risa .
Risa: ¿y si vivimos juntas? –Casi me atoro con el pastelillo al escuchar la propuesta-
Ai: ¿ehh? …digo si quiero!!! –dije casi gritando-
Risa: si vivimos juntas podremos compartir los gastos y nuestro salario nos rendiría más –comió más del pastel - ¿Qué piensas?
Ai: me parece una idea estupenda! Pero…¿quieres que nos cambiemos de edificio….o cómo?
Risa: bueno a mi me gusta este lugar, aunque es un tipo económico, es amplio, bonito y sobre todo, en un barrio muy tranquilo y silencioso.
Ai: si! Me encanta este lugar también…. En ese caso, ¿me movería a tu departamento?
Risa: Hum…bueno tu eres la que ha vivido aquí mucho más tiempo que yo, estás más establecida,  mi departamento aún sigue algo vacío, sería justo que yo me mudara aquí-
Ai: es razonable…., entonces así quedamos!
Risa: Hai!.....ahhhh~! lo dije yo misma pero…ahora caigo en cuenta que realmente viviremos juntas, como una pareja estable!!
Ai: siiiiiiiiii!!!- emocionada me abalancé contra Risa y le di un gran beso-
Durante el verano Risa terminó el papeleo con el casero para mudarse, entre las dos empezamos a trasladar las cosas, creo que mi antiguo trabajo nocturno me hizo super fuerte jejejeje, aunque hubo algunas cosas muy pesadas que no pudimos subir por las escaleras, dos de nuestros vecinos nos ayudaron amablemente a lograrlo.
Una vez instalada, nos paramos en la entrada y vimos nuestro hogar, ahora con más color y vida, fue un momento muy feliz.

Meses después:
Risa: muereeee!!! –decia presionando las teclas de su ordenador estrepitosamente- 1000 puntos! Ja! Nadie puede contra Lady Gaki!
Ai: Amor…te importaría?, trato de estudiar un poco aquí – dije sentada en la cama con mi laptop en mis piernas y un montón de papeles regados a mi alrededor.
Risa: ah… lo siento – apagó su computadora y se sentó a mi lado recargando su cabeza en mi hombro- ¿qué es eso?
Ai: Estoy haciendo mi tarea de la escuela de música….solo me falta un poco más – dije y en cuestión de cinco minutos terminé satisfactoriamente, Risa solo miraba silenciosa lo que hacía-
Risa: no entendí nada…..
Ai: jajajaja es complicado….ahora si me hizo batallar…ufff…-había estado como dos horas ahí tratando de resolverlo estaba tensa-
Risa: debes estar agotada – se despegó de mi y me di un masaje con las manos en el cuello, ella guardó el ordenador por mi poniéndolo en el escritorio, recogió mis papeles, apagó la luz solo quedando la tenue luminosidad amarilla de la lámpara sobre el escritorio, se acercó y se arrodilló atrás de mi dándome un delicioso masaje en mis hombros tensos como una piedra-
Cerré mis ojos para descansarlos un poco y disfrutar del masaje, de pronto sentí sus labios besando mi cuello mi piel se erizó, cada beso mandaba una ráfaga de electricidad a mi cuerpo que me hacía suspirar. Risa pronto se colocó a lado mio, tomó mis hombros para empujarme suavemente sobre la cama,  “te estás poniendo juguetona” pensé, pero no dije nada para no romper el ambiente de lo que estaba a punto de suceder,
Con una mano levantó mis brazos sobre mi cabeza para tenerme completamente a su merced, estaba dispuesta a hacer desaparecer mi estrés de la manera más eficaz existente sobre el planeta, ella se sentó delicadamente sobre mi cadera, siguió su trabajo en mi cuello, sus besos húmedos y apasionados bajaban cada vez más hasta llegar a mis hombros, mi respiración y mis latidos se volvían cada vez más intensos. Ella no perdía su tiempo, sumidas en un apasionado beso Risa me  despojada  de mi ropa dejándome solo en interiores, yo la ayudaba a hacer lo mismo.
Y ahí estaba sobre mi, una hermosa Risa Niigaki, con ese cuerpo espectacular, esas curvas tan bien definidas y una expresión en su rostro que pedía más de mi.  Me senté para alcanzar sus labios empujando un poco a Risa a sentarse sobre mis piernas, ella tomó mi cuello y yo su rostro, nos hundimos en un acalorado beso apasionado, pronto sus manos bajaron por mi espalda para desabrochar mi sujetador, rápidamente una mano se posó sobre uno de mis pechos ahora descubiertos y los masajeó cuidadosamente, en ese instante solté un pequeño gemido. Risa de repente sacó su lado salvaje y me volvió a tirar sobre la cama, esta vez miró mi cuerpo desnudo por un segundo como un depredador mirando su cena, admito que verla así de extasiada me excitó aún más.
Esta vez besó y succionó frenéticamente uno de mis pechos, su mano libre masajeaba el otro, ese trato hizo que pronunciara su nombre en un gemido más de una vez, mis manos aferrándose fuertemente en sus hombros era una señal de que lo estaba disfrutando y mucho. Una mano se posó sobre mi muslo acariciándolo vehementemente, como instinto abrí mis piernas y entonces ella supo que ya estaba lista, pero quiso hacerme sufrir un poco más. Bajó hacia mi parte intima mientras acariciaba mis piernas, ella besaba mi nudo por encima de la tela, cada tacto por mínimo que fuese hacía estremecer todo mi cuerpo en contracciones involuntarias, tomé la almohada más cercana y la abracé en un intento por tolerar tanta descarga de placer, ella echó un último vistazo hacia mí rostro  sonrojado y entonces haciendo aun lado la tela insertó sus dedos dentro de mi, haciéndome dejar escapar un leve grito de placer, cuando empezó a mover sus dedos dentro de mi, mi temperatura subió, mi corazón saltaba como loco, solté la almohada ya que sentía el calor sofocarme y solo pude aferrarme a las sabanas, mientras sus dedos continuaban saliendo y entrando ella continuó besando mis pechos dando suaves mordiscos, hasta que una explosión dentro de mi hizo arquear mi espalda, mi respiración se detuvo por un instante y entonces ella aceleró el ritmo para aumentar mi placer, cuando ya me estaba quedando sin airé, paro su movimiento permitiendo llenar mis pulmones nuevamente, mantuvo sus dedos dentro de mi unos segundos y luego los sacó delicadamente para poder subir y besarme delicadamente, un “te amo” se escuchó después.
Tal vez ella pensó que no me quedaban más fuerzas, así que se acostó sobre mi cuerpo, pude ver su rostro sorprendido cuando sintió mis manos acariciar su espalda juguetonamente, con la fuerza que me quedaba me rodé dejando esta vez a Risa debajo de mi. “Aichan…” ella me miró absorta y luego sonrió dulcemente. Esta vez era mi turno, aunque a comparación de Risa, soy más pasiva, esta vez tenía una sed incontenible de probar su piel, besé su cuello y fui bajando hacía su clavícula dándole un masaje con mi lengua, mis manos recorrían profundamente su cintura, quería sentir cada rincón de su piel mojada por el sudor producido por el acto anterior, pude sentir como la temperatura subía en ella debajo de mí cuando empecé a masajear por encima de su sujetador, mi lengua siguió bajando dejando un camino hasta su ombligo y luego de regreso entre sus pechos donde me entretuve un minuto, ella empezó a mover sus caderas en un reflejo de que estaba haciendo un buen trabajo, tome sus bragas y las fui bajando mientras acariciaba el largo de sus tersas y bien torneadas piernas, hasta que tiré dicha prenda lejos de ahí, cuando vi la humedad de Risa en su parte intima me di cuenta que estaba esperando por esto desde el momento en que la empecé a tocar, así que no la hice esperar más, besé detenidamente su nudo mientras podía escuchar como la respiración de Risa se dificultaba y sus sonoros suspiros se combinaban con mi nombre, prolongué esa sensación haciendo múltiples movimientos con mis labios sin dejar que llegara a su punto máximo, luego introduje dos de mis dedos dentro de ella, esta vez ella soltó un sonoro gemido que se fue repitiendo conforme mis dedos chocaban con sus paredes internas, su humedad goteaba en mis nudillos haciendo más fácil mi labor, tras gritar mi nombre, pude sentir como todo dentro de ella se tensó, seguí moviendo mis dedos unos segundos más hasta que ella apretó mi otra mano en señal de que había quedado completamente satisfecha, solo entonces ella se relajó. Subí hasta ella, la besé y miré un poco más sus ojos entrecerrados mientras su respiración se estabilizaba, nos cubrí con la sábana y me acosté sobre ella poniendo mi oído sobre su pecho y pude escuchar como su corazón exaltado volvía a la normalidad, ambas nos quedamos dormidas en un apacible sueño de amor.




8 comentarios:

Seryni (Admin) dijo...

X3 ESTA GENIAL! LO AME INTENSAMENTE
TwT Aichan super HARDWORKER!! nyaaa!! sugoi!!! *w* Gaki mas linda cuidando de ella y terminan trabajando juntas y mas... la la la la la X3

Y cuando Sayu y Reina estaban calladas yo pense que era por que terminarian juntas XD pero no, cada quien se iba por su lado XD

El regreso del carnicero XD solo algo asi lo puede decir Reina jajajajajajaja
me encanto OHH SHII

Patii_irori dijo...

ME ENCANTO TOT TAKAGAKI CARIENTE ME MATA Y LA GAKI SALVAJE
Y LA AICHAN PASIVA XDD
ENSERIO ME ENCANTÓ Y SOBRE TODO LA PARTE DEL PRIMER BESO
Y CUANDO GAKI CUIDÓ A AI-CHAN♥♥
ADMITO QUE ESTUVE TODO EL FIC ASUSTADA PENSANDO QUE ALGO MALO IBA A PASAR PORQUE LAS COSAS QUE HABÍA PASADO AI-CHAN EN SU ADOLESCENCIA PERO TODO TRANSCURRIÓ BIEN Y TODOS FELICES LDFMRF ASÍ ES QUE AMO LOS FICS *O*
VCMFLKVMFD NO EMOCIONÉ AMO LOS FANFICS ASI TOT TOT
PENSÉ QUE ALGO MALO IBA A PASAR CUANDO SAYU Y REINA ESTABAN CALLADAS PERO TODO FUE BIEN *O* MUY BUENO ESTE FIC ME ENCANTO♥♥♥

Angie Katina dijo...

(´ψψ`) Arigatou!! esta vez me tocó escribir a mi por primera vez jejeaujuajua es un alivio que les haya gustado....creo que me dio un ataque de pánico decirle a Seryni-chan que me lo publicara XD estaba nerviosa por que es un R-18 jojojo (°///°) me gustaría hacer algún día la secuela de este fic jujujuju~♥

Kameririn dijo...

wa kawaiiiii!! Fue demasiado hermoso y genialoso *o* me encantó!!!. No podia dejar de leer aunque me dolian los ojitos de tanto leer!!! ñaaa Te felicito, eres demasiado buena escribiendo (envidia mode on!!!!!) Muchas gracias por elegir nuestro humilde blog para publicar tu proeza literaria! Hontouni arigatou gozaimashita! ^w^ sería muy interesante una secuela, si la haces, nosotros la recibiremos con los brazos abiertos!!!! Felicitaciones de nuevo, eres realmente impresionante!

GakiShige de Takahashi dijo...

Oh Dios!!!
que puedo decir!!!
quedé en SHOCK
estuvo hermosoooo me encantó...
amé la historia toditititititiiita xd...
me encantó la escritura. todo... impecable... me encantó...
muy buen trabajo

Kameririn dijo...

Yo de nuevo xd no podia dejar de agregar que amé la aparición de Rika, Nacchi, Reina y Sayu en el fic <3 *o* son lo mas genial que hay!
Aproposito serynko o.ó por que no pusiste el nombre de la autora en los creditos po?! Merecía alguna mención -o- agregaló XD

Tami_Ai dijo...

waaaaa!
Pense que no acabaria nunca! por eso estaba feliz~
pero wuuuuu ~ ya lo acabe xd
Ame a Gakiii tan linda , amable , preocupada todoo todoo
es perfecta asi cualquiera se enamora *0*
aunque no pude evitar imaginar a Aichan con su traje de ofiicinista *//* jajajaja me enamore tambien
definitivamente deberias continuarlooo >w<

Angie Katina dijo...

Aww muchas gracias por sus comentarios chicas, me han motivado!!! ☼HAPPY☼ p(^-^) buscaré la inspiración par acontinuarla, la verdad si me gustaría jijiji♥ Hontoni Arigatou↑↑↑♥

Publicar un comentario

¿que te parecio el capitulo?