Nanchatte Renai [Cap 10]‏


Tal vez, amor

R-0

La puerta se abrió, y Risa salió con una mirada imperturbable en el rostro. Reina no levantó la vista, todavía se encontraba sentada justo al lado de la puerta.

Silencio. Risa no se movió, se quedo mirando a Reina que estaba inmóvil con la mirada perdida en el suelo unos pocos metros de ella. Mirándola ahora, tan pequeña  Risa se dio cuenta de lo mucho que se parecía a una niña la joven chica. Iba en contra de la imagen fuerte, insolente que se había acostumbrado a ver.

"Sabes dónde está la puerta". Allí estaba, con el mismo tono cáustico que estaba acostumbrada a escuchar. Sin ningún cambio en su expresión, o una mirada, Reina sonaba tan arrogante como antes.

Realmente no me gusta. Risa concluyó, espantando cualquier ilusión de la imagen vulnerable que había evocado Reina anteriormente. Quería responderle de igual manera, pero decidió no hacerlo. Estaba demasiado cansada para pensar en que contestarle.

"Gracias por el café." Terminó diciéndolo de todos modos, su voz afilada con ironía envuelta en el sarcasmo. Reina no tenía que dignificar con una respuesta, sólo hizo un "tch" sin dejar de mirar al frente.

Sus acciones fueron mecánicas, como si su mente y su cuerpo estuvieran separados. Incluso el simple movimiento del deslizamiento en los zapatos se sentía distante, irreal. Ella no me ama. Risa cerró los ojos, empujando ese pensamiento.

Necesitaba tiempo suficiente para poder lidiar con el dolor. En primer lugar, tenía que salir de aquí.

Invocación tanta dignidad como pudo reunir, Risa salió del apartamento. A pesar de todo, Reina no se movió, ni siquiera un poco. Ni siquiera cerro la puerta mientras salía Risa.

Reina exhalo, mientras el puño cerrando se abría lentamente. La sangre aún se tenía que secar, tenia la carne hinchada y roja alrededor de las hendiduras sangrientas. Ella lo miró y se puso de pie lentamente.

Aún falta más por venir. Se dio la vuelta y miró la puerta detrás de ella.

~*~*~

Ai se sentó en el borde de la cama, todavía estaba envuelta con las sábanas. Sus lágrimas se habían agotado un poco antes, y así Risa se había marchado. No dijo nada más; Ai no sabia que más añadir, y Risa no tenia nada más que decir. Me pareció una forma adecuada para terminar esta farsa de relación.

Una farsa, sí, eso era todo lo que había sido. Un maldito error, otro maldito error. Ai tiro de su propio pelo con la fuerza de la frustración. Uno tras otro. Huyo de uno, pero luego acepto a Risa solo para evitar tener que hacerle frente a Reina. 

Ai gimió. Nunca se trataba bien. Demasiada miedosa, demasiada indecisa, incapaz de hacer otra cosa que fingir que todo estaba bien. La verdad es que estaba mal. Ella simplemente no quiere tener que lidiar con eso.

No puedo lidiar con esto. Lágrimas de enojo corrían por sus mejillas, que se filtraban a través sus párpados fuertemente cerrados. Ira, sí, eso era familiar. Ya no podía recordar hace cuánto que estaba de enfadada consigo misma. Por ser inútil, por ser una cobarde, por ser débil e incapaz de seguir adelante.

Ella nunca se lo dijo a Reina. Cómo podría decírselo? Reina ya odiaba al hombre. Si ella supiera lo que había pasado... Ai se estremeció. Reina lo mataría. 

Ai conocía el temperamento de Reina. Su pequeño gatito iría completamente loca si lo supiera. No importaba en que agujero se escabulla ese bastardo, era probable que Reina lo cazara de todos modos y luego lo haría comida para peces. Seria completamente justificada en hacerlo.

No, no puedo dejar que haga eso. Por mucho que a Ai le gustaría ver a ese bastardo morir de la manera más horriblemente dolorosa, no podía dejar que Reina pierda el estilo. Reina aun tenía futuro. Ai nunca dejaría que sea arruinada a causa de sus propios problemas.

Reina era... demasiado buena para ella. Ai cerró los ojos. Error tras error. Si nunca se han acercado para empezar, pero si no la tenía... Ai negó con la cabeza. Ella tenía que hacerlo. En ese momento era absolutamente necesario.

Porque no podía soportar ver a Reina romperse. Ese espíritu salvaje y libre que tenia Reina a sus 15 años, tenía que ser protegida.

O estaba siendo egoísta? Ai sabía que era terca, todos los que han trabajado con ella le dijeron eso. Algunos lo decían con un buen sentido, otros no. Ai no les hizo caso y siguió su camino, de la misma manera testaruda que la hizo ser elogiada y regañada.

Ai odiaba perder. Ella nunca se daba por vencida, no importaba qué. Eso fue lo que la llevó a ganar una reputación horriblemente exagerada. Sí, probablemente, "citaba" a todas las chicas nuevas que llegaban a la agencia, desde que cumplió 17 años. Si, por supuesto, era su mentora en las citas. Pero Ai no estaba segura de cómo pasaron todos esos rumores... 

Había sido una tonta prueba de voluntades. Ai se esforzó por mantener a las chicas nuevas lejos de la sacudida, como él también se las llevo a su cama. No podía llegar a todas ellas, pero sí con un buen número. Ai ni siquiera sabía que a las niñas les podrían gustar otras chicas hasta que una de las nuevas que había tomado bajo su ala se le confesó. Ese había sido un momento bastante surrealista.

Ai durante ese periodo se había cortado el pelo corto como un muchacho. En parte para aludir un nuevo comienzo, sobre todo porque el pelo largo era una molestia por los cuidados que requería.  La androginia fue el resultado de su nueva imagen, esto hizo captar la atención de un fotógrafo muy famoso, que le pidió que modelara para él. Ese había sido el comienzo de una exitosa relación profesional entre ellos, y el trampolín para su carrera, irónicamente.

Probablemente esa era la misma imagen que hizo que algunas jóvenes fueran locas por ella. Ai pensaba que era lindo ese momento, y se entregaba a algunas de ellas, pero nunca fue muy lejos.

Hasta que apareció Reina. Reina había sido muy diferente a las recién llegadas, a las nerviosas niñas que se había acostumbrado a ver. Audaz, y absolutamente valiente. Reina había sido un soplo de aire fresco, salvaje e indómito. Por extraño que parezca, también era una buena chica, a pesar del exterior yankii. Ese descubrimiento había sido hecho por accidente. Ai sonrió ante el recuerdo. Esos eran los buenos tiempos.

Su sonrisa se desvaneció pronto. Ai frunció el ceño. Las cosas habían salido fuera de su control fácilmente con Reina, en lugar de protegerla a la niña, se encontró protegida. Ella la dejó al principio, aunque sólo era para mantener a Reina lejos de él.

Ai no estaba segura de cómo pasó de mantenerla alejada a Reina de él a mantener a ella lejos de el. Sus pensamientos se llenaban de repugnancia, ¿cómo podía haber sido tan egoísta? Ella había mantenido a Reina a su lado durante demasiado tiempo, atada a la chica con cadenas de obligación que no tenía derecho a ponerse en primer lugar.

Ella me defendió. Allí estaba, su excusa. Ai se rió amargadamente para sí misma. Había usado a Reina para que se mantenga a su lado todo este tiempo. Usaba la amabilidad de la chica para su propio beneficio.

Odiaba esto. Se odiaba a sí misma. Una sensación de malestar corrió a través de Ai. Ella era horrible. Repugnante. Indigna.

El último pensamiento la llevó a casa. Ai quería vomitar. Todo estaba mal. No se suponía que fuera así. No tenía ningún derecho, ningún derecho, a estar con nadie más.

No era más que un susurro, algo más que un soplo, un susurro del viento sobre su piel. Pero fue suficiente para que Ai identificara la presencia de Reina. Ella levantó la vista, mostrando unos oscuros ojos enrojecidos.

Ella ha estado llorando. El pensamiento envió una punzada al corazón de Ai. Sin saberlo, Reina pensaba y sentía exactamente lo mismo frente a ella.

Ni se movió. Ai estaba demasiado arriba en la auto-recriminación para poder responder correctamente, mientras que Reina se sentía demasiado mal para poder encadenar una frase coherente. La corta distancia entre ellas se sentía amplificada, como si nunca pudieran llegar a la otra, a pesar de estar a sólo unos pasos de distancia.

""Reina, lo siento." La voz de Ai era suave, cansada. El peso de sus pecados caían pesadamente sobre sus frágiles hombros, la cruz que tuvo que soportar sola todo este tiempo. Había demasiadas cosas por las que tenía que disculparse. Le debía a Reina demasiadas cosas, el tiempo, la bondad, todo.

También hay muchas cosas que no se dicen. Reina cerró los ojos y contó hasta diez. Todavía sentía como su corazón estaba siendo puesto en un colador. Ella exhaló lentamente de nuevo. Me dolió hacerlo.

"Esta... bien..." A pesar de sus palabras estas sonaban artificiales, forzada. Respirar era un esfuerzo. No podía ser la pérdida de sangre, porque eso era nada a comparación. 

Iba a estar bien, porque amaba a Ai. Incluso si Ai no, ella aún amaba a esa mujer detestable. Dios, esto tiene que ser la cosa más estúpida que jamás haya hecho. Es decir, amar a Ai.

"Reina, tu mano...!" Ai parecía alarmada, ya que rápidamente notó las manchas de sangre. Cruzando la corta distancia en dos pasos, Ai agarro la muñeca de Reina y sostuvo la mano, a pesar del intento de Reina de sacarla. Ai podría ser muy fuerte cuando se lo proponía.

"Estás lastimada." La voz de Ai se sentía herida también, como si sintiera que el dolor fuera suyo. Reina hizo una mueca, no por el dolor punzante de la herida, sino por la ternura en la voz de Ai. No seas tan buena si no me quieres, la voz interior de Reina gimió. Deja de darme esperanzas.

"Tenemos que lim Ai lapiarlo." Cuando Ai estaba a punto de llevar a Reina al cuarto de baño, ella la agarró del brazo para que no se mueva. miro con incertidumbre.

"No es nada." Su voz era ronca, hasta rasposa. Aclarando su garganta, Reina continuó.

"Ai-chan." Ai se mordió el labio con nerviosismo, su mirada se dirigió hacia abajo. "Ai-chan, mírame".

"Reina ..." Ai respondió indecisa, sin saber qué hacer ni qué decir. Reina simplemente la miró durante un largo momento, luego la abrazó con fuerza.

La sabana cayó al suelo, ninguna de los dos se molestó. No había nada que la otra no había visto antes. Reina se aferró a Ai como un marinero que se ahoga a una boya. A pesar de la incomodidad, Ai no se quejó. Le debía a Reina demasiado.

"Reina...?" Ai susurró, acariciando a Reina con dulzura. Reina no dijo nada al principio, tenia el rostro enterrado en el cuello de Ai.

"Sólo... sólo quiero quedarme así un rato más..." Reina murmuró. Ella cerró los ojos, y respiro el olor de Ai. Fue reconfortante.

"Te amo Ai". En un solo aliento, las palabras salieron de forma natural. Reina no se movió para encontrarse con los ojos de Ai. Simplemente se quedó en esa posición.

Esas palabras fueron más cortante que cualquier espada, apuñalando a Ai directamente al corazón. Era mejor si Reina la odiaba. Pero no, la chica simplemente la amaba. Es totalmente incomprensible.

"Yo no te merezco.." Murmuro Ai.

"Deja de decir eso!" Reina apretó sus dientes. "No se trata de que si me amas." Mentira, añadió su mente. "Se trata de que yo te amo."

"Reina, yo no puedo ..." Ai parecía herida. No te puedo decirte cuan mal me siento. Lo sucia que soy.

"No me importa!" Reina soltó, apretando sus puños. "Yo. te. amo. Te guste o no, si lo aceptas o no." Reina respiró rápido. "Incluso si no me quieres, yo todavía te querre."

"Ai, yo sé que estás sufriendo. Sé que necesitas tiempo." Reina dijo todo esto rápidamente, como si lo hubiera retenido durante mucho tiempo. 

"No tienes que darme nada. Sólo quiero quedarme contigo. Hasta que estés lista." Reina suspiró y luego dijo lentamente.

"¿No puedes aceptar que te amo?"

"Reina, te mereces algo mejor. Mereces ser feliz." Ai dijo en voz baja. Tercamente.

Reina tembló, resistiendo la tentación de golpearse. Dios, esta mujer podría ser más dura?

"¿No lo entiendes?" Reina gritó, sacudiendo a Ai por los hombros. "Soy feliz cuando estoy contigo. Yo quiero estar vos! No quiero estar en otro lugar!"

"Reina no estaría llorando si te hiciera feliz." Ai dijo rotundamente. Su mandíbula estaba tensa, el dolor se reflejaba en sus ojos chocolate, mientras miraba a la chica con la que había estado en las buenas y en las malas.

Reina se detuvo, parpadeo para contener las lágrimas que no sabía que estaban allí. Ai se acercó suavemente, frotándole las lágrimas con el pulgar. El toque suave sólo producía más lágrimas en la joven, que olfateó como un niño esforzándose por no llorar.

Ai suspiró. Esto fue todo su culpa. Nunca debería de haber dejado que las cosas llegan a esto.

"Yo era demasiado egoísta Reina. Debí dejarte ir desde el principio, antes de esa noche. Pero te mantuve cerca, porque yo tenia demasiado miedo de estar sola." Su voz estaba llena de odio hacia sí misma. "Todo fue un error ... Nunca debí de haberte atado a mí de esta manera."

Los sollozos se mermaban, Reina miro a Ai con incredulidad mientras que la niña mayor se continuó flagelando.

"Te he hecho daño a causa de mi egoísmo. Yo no merezco ser amada así ..."

Reina de repente gruñó, empujando bruscamente a Ai hacia atrás, interrumpiéndola. Al irse para atrás, la pareja aterrizó en la cama, Reina en la parte superior con una expresión de enojo escrita en toda su cara.

"Te diré lo que me duele!" Reina gritó. "Cuando no me dices las cosas! Cuando te guardas cada maldita cosa en ti y sigues sacrificándote por la idea idiota de que me estás protegiendo!"  Reina continuó.

Dirige su mano hacia Ai 

"No solo se trata de protegerme, yo también te quiero proteger!. Pero nunca me dejas, siempre decides las cosas por tu cuenta, te quedas en la auto-compasión y me dejas afuera". La voz de Reina estaba mas tranquila.

"¿Sabes todo lo que sufro cuando te veo sufrir sola? Cuando te alejas de mí, como si no me necesitaras?" El labio inferior temblaba de Reina, junto con sus manos que temblaban de una frustración reprimida.

"Ai, Yo.. te necesito, pero a veces siento como si no... me necesitaras". Reina tragó saliva, sus ojos estaban llenos de lágrimas que no derramaba. "Estoy tan confundida... por la forma en que me miras, como si yo fuera la única a la que puedes ver, y de repente me empujas lejos, una y otra vez."

"Yo... no sé cómo lidiar con esto". Reina confesó entrecortada, inclinándose más de la mitad, apoyada sólo por sus brazos que se encontraban a cada lado de la cabeza de Ai. "Esto d-duele mucho."

Ai no podía respirar. Su cabeza le daba vueltas más rápido que una lavadora en el ciclo de centrifugado. Imágenes, información, sentimientos... la bombardeaban desde todos lados. El dolor en la voz de Reina amenazaba con romperse, y algo dentro de ella le dolía, queria hacer que todo ese dolor que sentía Reina desaparezca.

La profundidad de sus sentimientos, sus propios instintos, la sorprendió. Su voz luchaba por hacerse oír, pero quedó atrapada en su garganta mientras luchaba por procesar todo lo que Reina había vertido en ella.

El teléfono sonó, entrando a la casa como un visitante no deseado. Ambas lo ignoraron, y se dirigió a la máquina contestadora. Lo que vino después no podía ser ignorado.

Tanaka, trae tu culo a la oficina dentro de una hora o estas despedida.

Las dos chicas con mucho gusto hubieran hecho caso omiso a la convocatoria para hacerle frente de una vez a lo que había entre ellas, o por lo menos Ai, estaba a punto de hablarla, cuando Reina salió sin decir una palabra, dejando un lugar para contestar el teléfono.

Ai la siguió con la mirada. Su cerebro no podía procesar cada giro tan rápido que daba. Las cosas fueron definitivamente muy rápido. Necesitaba tiempo. Más tiempo.

No podía escuchar la conversación, a pesar de que las paredes eran bastante delgadas y el sonido viajaba rápidamente hacia aquí. Recordar lo sucedido hizo que haga una mueca de dolor, eso significaba que todos en el edificio probablemente habían escuchado todo lo que gritaron en ese momento.

Reina volvió en lo que probablemente fue sólo un momento, pero Ai lo sintió como una eternidad. Ella no fue con Ai, empezó a buscar en su armario, se apresuró a vestirse para salir.

Ai la miró boquiabierta. Reina nunca fue tan obediente a los imbéciles del staff. Algo estaba pasando aquí.

"Reina, que..."

"No es nada". Ella no sonaba muy convincente, pero cada fibra de su voz notaba claramente que no quería hablar de ello. Como para demostrar cómo estaban de mal las cosas, Reina se vistió en menos de 5 minutos. Eso fue realmente inusual

Mientras Reina pasó por sus preparativos en un movimiento, Ai sólo podía sentarse allí estúpidamente mientras trataba de acomodarse. Cuando la joven ya estaba en la puerta para partir, Ai gritó de repente.

"Hablaremos de esto más tarde, no?"

Su voz sonaba un poco quebradiza y ahogada. Tratando de modular un tono normal, Ai continuo nerviosamente.

"Sólo necesito tiempo... un poco más."

Reina asintió con la cabeza, pero no la miro. "Entonces ahora me voy."

"Que tengas un buen viaje." La voz de Ai se hizo eco, cuando Reina desapareció por la esquina perdiéndose de vista en menos de un minuto, mas tarde escucho la puerta, abrirse y cerrarse de nuevo.

Ai volvió a tirarse sobre la cama, en medio de las sabanas cubiertas con sus perfumes. Se sentía reconfortante, rodeada por un mezcla de ella y Reina. Incluso, segura.

Pero Ai todavía se sentía incómoda. Algo andaba mal. Terriblemente mal. Algo profundo dentro de ella, pero no sabia que era exactamente.

No es la persona más rápida del mundo, le tomó un poco de tiempo antes de que descubriera qué le había perturbado más la salida desesperada de Reina.

Reina no la miró. Ni una sola vez, no después de la llamada. Un escalofrío corrió por Ai. No le gustaba eso. Ni un poco.

Reina siempre la debe de mirar. Siempre.

Yo sólo quiero sus ojos estén sobre mí. Quiero que estés conmigo. Ai pensó con firmeza. Posesivamente. El siguiente pensamiento cayó limpiamente, como la última pieza del rompecabezas que le habia faltado todo este tiempo.

La amo.

0 comentarios:

Publicar un comentario

¿que te parecio el capitulo?