Nanchatte Renai Cap 11


R-0

"Otsukare!"

La sonrisa podía permanecer el tiempo que fuera necesario, desapareciendo tan pronto salia del set. Su máscara fría rompió un nuevo récord, sin decir una palabra tomó la botella de agua de su jefe tenia.

"Takahashi, tienes una hora libre antes de tener que dirigirte a la gala benéfica". Moriya, la sufrida mujer que había sido asignada con ella a tiempo completo desde su gran avance en el drama, también fue la persona más profesional con la que Ai había tenido el placer de trabajar. Además de ser eficaz, la manager sabía exactamente cuándo dejarla sola.

"Un, es suficiente el tiempo entonces." Ai no era mas que un civil con su manager. Después de haber trabajado con ella durante los últimos 6 meses, habían aprendido a llevarse bien.

Moriya estaba perpleja. Su cliente, Takahashi Ai, era una profesional, hizo su trabajo mucho más fácil ya que la joven estrella no era tan difícil como otros artistas con los que había trabajado. Trabajadora, seria, y es improbable que se meta en problemas, dejó Moriya libre de preocupaciones adicionales. Takahashi era la perfecta (o más bien, reformada) celebridad.

Lo que no tenía sentido era cómo inusualmente dedicada, o se podría decir incluso obsesivo, era por algo. A pesar de que Ai se dirigía de vuelta a los vestuarios con Moriya estando a su lado, ella ya estaba hojeando una carpeta con una clara expresión en su cara.

Informes de detectives, Moriya lo sabía. Durante el tiempo en que había estado a cargo de la gestión de Takahashi, la actriz había estado buscando a alguien. Según los rumores, lo más probable es que tuviera que ver con una cierta idol joven llamada Tanaka Reina.

Los rumores nunca eran amables con los famosos, mas si son rumores internos. Moriya había escuchado todo tipo de cosas interesantes sobre Takahashi antes, pero después de ser asignada con ella, se encontró con que en su mayoría eran falsas.

Lo que si era cierto, su intenso impulso para rastrear a Tanaka Reina. Moriya también había oído de la chica, por supuesto. Desde esa revista de chismes que lanzaron fotos de la chica bebiendo en un bar hace 8 meses, no había duda de que Tanaka estaba suspendida. El mismo artículo afirmaba que Takahashi también estaba allí, pero las fotos que supuestamente tenían de ella eran borrosas y no muy buenas, por lo que la agencia fue capaz de refutar las afirmaciones.

Moriya no sabía la verdad sobre el asunto, pero de nuevo, no era importante para ella. Una vez barrida bajo la alfombra, la verdad no era importante. La verdad, en esta industria, era totalmente relativo. Mientras no se pueda probar, eran libres de hacer lo que quisiera, dentro de lo razonable.

Tanaka tuvo la desgracia de ser fotografiada, por lo que tuvo que ser suspendida. Una lástima también, ya que sólo le faltaba un año de la edad legal. Moriya se enteró de que la niña había tomado licencia para ir a unas largas vacaciones hasta que las cosas se calmaran. El público tenía una memoria corta, y sería capaz de volver con un comienzo relativamente fresco después de haber sido convenientemente "castigada" por estar fuera del radar durante un período de tiempo adecuado.

Al parecer, la niña no sólo había desaparecido del mundo del espectáculo, sino también de Tokio.

Moriya no se sorprendió al saber que Takahashi y Tanaka eran muy cercanas, los rumores decían que las dos estaban en una relación clandestina. Nunca se confirmó, dado el carácter incierto de la industria, pero a juzgar por lo que sabía ahora, a Moriya no le sorprendería si esos rumores hubieran sido verdad.

Ai dedicó cada segundo de su tiempo libre en la búsqueda de Reina. Entre pausas de rodaje, sesiones de fotos, e incluso en tránsito de los eventos, Ai siempre mira los datos de sus investigadores contratados por ella. No importa cuán infructuosa parecía ser la búsqueda, ella perseveró.

Cuando Moriya le pregunto, al principio de su relación de trabajo, ¿por qué trabajaba tan duro para buscar a Tanaka, Ai se limitó a sonreír con tristeza y dijo.

"Porque tengo algo muy importante que decirle."

Moriya sacudió la cabeza y suspiró. Takahashi era terca. A pesar de que haya pasado tanto tiempo, no podía darse por vencida. Al mirar hacia abajo, sobre sus manos estaba la agenda marcada cuidadosamente, la meticulosa manager fue sobre su propio trabajo en el apoyo a la ocupada Ai Takahashi.

No sólo porque tenía que hacerlo, sino porque la chica realmente lo necesitaba.
~*~*~
Ai suspiró. Ella no quería estar ahí. No en un evento lleno de gente en donde solo habría otra decoración bonita. Podría usar mejor su tiempo, en otras cosas.

La manager insistió para que se presentara, y personalmente se aseguró de que ella fuera, Ai en un día común probablemente ya estaría encerrada en su propio apartamento.

Moriya miró a la molesta Ai, la cual inmediatamente puso su expresión más angelical. La manager la miro por un momento, parecía rara, pero no dijo nada.

Reina, a dónde estás? No es la primera vez en el día en que Ai se preguntaba eso, sus pensamientos iban en esa dirección mientras ella mecánicamente se mezclada con la alta sociedad en el evento. Parecía que no hubo ni un momento en que su mente no pensara en Reina, especialmente durante los últimos 8 meses, durante su separación forzada.

Reina había desaparecido aquel día, cuando la habían llamado desde la oficina. Cuando Ai se presentó fue a la  oficina en busca de ella, todo lo que había recibido fueron respuestas vagas y evasivas. Los intentos de contactar a Reina también fueron inútiles, y al regresar a la casa de Reina, no encontró nada. Literalmente nada, porque habían signos de embalaje hechos a las apuradas, dejando el lugar casi sin vegetación.

Ai se entero que Reina fue suspendida cuando el escándalo estalló oficialmente. Lo que ella no entendía, era la razón por la que Reina la estaba evitando. No dijo ni una palabra, no dejo ninguna nota, ni siquiera una simple carta, nada en absoluto.

Desesperada, se había enfocado en su obra, y en la búsqueda de personas para que buscaran a la niña desaparecida. Sólo tomó un mes para confirmar una cosa: Reina había dejado Tokio. En cuanto a dónde se dirigía, nadie lo sabía.

Tomó casi dos meses antes de que Ai acepte el hecho de que: Reina la había dejado. Había sido tan difícil de comprenderlo, y Ai casi se quebró  entonces decidió trabajar con una mayor intensidad que antes. Cualquier apariencia de una vida social desapareció, y ella incluso se cortó el pelo de nuevo, de vuelta a los niveles puerilmente cortos. A su jefe en ese momento casi le da un infarto.

Los meses pasaron volando y ahora aquí estaba, el pelo creció de nuevo para una película en la que iba a participar. Su deseo de encontrar a Reina no se había desvanecido, incluso después de todo este tiempo, ni tampoco el dolor de la separación se había mermado. Ella todavía lloraba todas las noches, antes de dormir.

Sus ojos exploraban entre la multitud mientras sus brazos estaban cruzados, Ai sintió que se hundía en el aburrimiento cuando vio algo que casi le hizo tirar el vaso que tenía en la mano.

Reina. No, no podía ser. Tenía que estar alucinando. Ai se frotó los ojos, haciendo caso omiso al hecho de que estaba arruinando su maquillaje. Ese fue el menor de sus problemas en ese momento.

Por qué Reina iba a estar aquí?. Ai se corrigió. Tratando de localizar a donde se había ido ese fantasma.

"Takahashi, algo esta mal?" Moriya replico. La mujer tenía los ojos como los de un halcón, se notaba a pesar de las gafas. Sin preámbulos, Ai preguntó rápidamente.

"De qué es este evento?" Moriya levantó una ceja, pero de todos modos contestó.

"Es para una recaudación de fondos, para construir un nuevo centro para niños discapacitados." Sin pausa, Ai continuó.

"Cual es la lista de invitados?"

"Talentos como usted, inversionistas y donantes potenciales, representantes del gobierno, algunos arquitectos ..."

Arquitecto. Esa palabra por alguna razón le hizo un clic en su mente. Los padres de Reina eran arquitectos, y a menudo estaban fuera del país. Reina se había criado con sus abuelos debido a ello.

Era una idea, no se podía verificar, era pura conjetura. Pero Ai quería creer que Reina estaba aquí. Ella necesitaba creer.

"Gracias". Su respuesta fue breve, y ella se fue. Su manager la siguió con la mirada, preguntándose qué es exactamente lo que estaba pasando.

~*~*~

Ella tiene que estar aquí, definitivamente tiene que estar aquí.

Ai se repetía eso varias veces a si misma, como si la fuerza de repetición haría que fuera una realidad. Estaba delirando? Es posible. Los últimos 8 meses la habían debilitado mental y emocionalmente.

Su pesimismo interior asomaba por su cabeza. Fue difícil luchar, y sin dudas lo sentía como una batalla perdida...

Hasta que la vi.

El pequeño optimismo de Ai pisoteaba todo lo emo y pesimista, saltando en una danza tribal celebrando su victoria dentro de la cabeza de Ai. Era real, sin embargo, quedó en shock.

Ella está ahí, ella está realmente ahí.

Ai podía llorar en cualquier momento. Quería ir corriendo a abrazar a la chica más joven, y besarla sin importar el evento y el infierno que pasaría ante todos los presentes.

Pero no lo hizo. Ella se quedó allí.

Se shockeo por un tiempo, miedo. Ella tenía miedo. Cómo iba a acercarse a alguien que la había dejado? Ni siquiera sabia si Reina sentía lo mismo.

Y si ella ya no me quiere mas...

Ai no sabía qué hacer. Qué iba a hacer? Había un vació más allá de esa aterradora posibilidad.

Reina se movió, y sus ojos se encontraron. Incluso después de todo este tiempo, una corriente eléctrica corría entre ellos, al igual que en los viejos tiempos. Ai sintió una oleada de esperanza, incluso cuando vio que Reina se sorprendio al verla.

Ai no pude dejar de notar lo pálida que era Reina, a pesar de la distancia. No importa qué tan pálida este, Ai todavía la veía hermosa. Ella quería estar cerca de Reina otra vez.

Reina deliberadamente se apartó de ella. La garganta de Ai se tensó, parpadeando lágrimas que salieron a causa de este sutil rechazo.

Ai no podía respirar, se dirigió hacia un rincón para tratar de calmarse, pero manteniendo la vista en su presa. La indecisión la llenó de nuevo, mientras se preguntaba cual era la mejor manera de acercarse a la chica.

Aunque Reina la rechazó, aunque no la quería más, Ai necesitaba decírselo.

Esas tres palabras, siempre quedaron de lado.

Ya era hora de que se lo diga.

1 comentarios:

ANIMES POR MEGA Y MEDIAFIRE dijo...

requete engachado

Publicar un comentario

¿que te parecio el capitulo?