Me gustas (Song Fic)

Lovely nos trae este song fic Basado en la cancion 'Ese Urenai' de An Cafe, bastante bueno, aqui se los dejo y aprovecho para invitarlos a que pasen a su nuevo blog de fan fics el cual es hermano de este asi que visitenlo!!! XD es Amai Dreams, aqui a lado esta el link.

Clasificacion: R-0


Me gustas.

En la silenciosa sala de clases
Todos se preguntan,
susurrando
"¿A quién ama?"
Vamos a preguntar a una adivina

Miro por la ventana y ahí está ella, rodeada de personas como es de costumbre. ¿No es un pecado ser tan popular? Quizás no. La mitad de mi curso la está mirando por la misma ventana, hablando cosas de ella en voz baja. Todas las personas se preguntan quién le gusta. Yo también… Es tan misteriosa como bella y atractiva. Su mirada te derrite, te hace pedazos. Aún observando esa ventana, reparo en que ella está mirando a alguien.
Giro mi mirada lentamente para ver a quien se dirige esa mirada tan codiciada por todas. Una chica cachetona, con pelo largo y de color café la saluda a lo lejos. A los pocos segundos, Ai ya se encuentra al lado de la desconocida muchacha, abrazándola tiernamente. Me pregunto quién será.

Sorpresivamente, la respuesta fue
Niigaki Risa,
del 3er año
en la clase 9.
"¿Por qué le gusta ella?"
¿Acaso no soy más linda
que ella?

Al día siguiente, Ai llegó a la clase tomada de la mano de esa chica. Sorpresivamente, nuestra pregunta fue contestada. ¿Quién le gusta a Takahashi? Es ella. Miro hacia su maletín para poder saber el nombre de esta suertuda mujer. Niigaki Risa. Es una chica normal, ni muy alta ni muy baja, ni muy gorda ni muy flaca. ¿Por qué? ¿Por qué le gusta? ¿Qué tiene ella que yo no? Yo… ¿No soy más linda que ella?

Mi piel es joven y blanca
Y porque no pierdo en figura
Y porque hago ejercicios todos los días
Y porque no perderé en demostrarle
mis sentimientos.

Porque para que se fije en mí, cuido mi piel todos los días. He gastado tanto dinero en cremas que mi madre luego me reprochó. También voy al gimnasio, hago baile y canto. Como lo justo y necesario para conservar mi torneada figura. ¿Acaso no lo ve? No puedo perder… ¡No aún!

Para estar junto a ella en
una puesta de sol
Sólo con ella
Siempre coqueteando,
divirtiéndonos,
y coqueteando un poco más.

Abracé con fuerza su muñeco
y dormí creyendo que aquel
día llegaría.

Llegué a casa, cansada, y tomé una ducha. Todavía me resultaba increíble… Ai, esa persona que me gusta hace tanto, de la nada sale con alguien. Mi pecho duele y las lágrimas caen. Me pongo mi pijama y me recuesto en la cama, abrazando mis piernas. Me siento sola… Tomo mi peluche, un gatito que me recuerda a ella, y lo abrazo. Estoy segura de que algún día estaremos juntas. Sólo las dos, mirando el atardecer, sonriendo y… Sólo quiero estar con ella. Aprieto contra mí el muñeco y duermo.

En la silenciosa sala de clases
Le confesé que lo amaba.
"¿Qué está mal en mí?"
Dije, sonrojada, y en
tono inocente.

En la silenciosa sala de clases,
sólo los dos
"Hay alguien que me gusta"
"¿Por qué te gusta ella?"
¿No soy yo más linda que ella?

Llegué al día siguiente, preparé una gran carta de amor con ese muñeco que tanto amo para entregárselo, junto con mi confesión. Toca el timbre del receso y la veo sacar su móvil. Como Niigaki faltó, debe estar respondiéndole algo. Los celos me atacan y quieren manifestarse en lágrimas, pero no perderé contra ellas. Tomo su hombro.
-Ai-chan… -Me mira sonriente y guarda su celular.
-Reina Tanaka. –Miré hacia abajo y estiré mis manos, con la carta y el muñeco, para que lo tome.
-Tu me gustas. –Volví la vista hacia arriba. Sus ojos se abrieron y tomó mis manos, ignorando las cosas que había en ellas.
-Sabes… Que me gusta alguien más, Reina-chan. –Me solté de su agarre y volví a ofrecerle las cosas.
-Por favor... –Dije, casi rompiendo en llanto. -¿Qué hay de malo en mí? ¿Acaso yo no soy hermosa?
-Reina… -Al fin aceptó las cosas. Me tomó de los hombros y limpió mis lágrimas. –Perdóname, me gusta otra persona y lo sabes…
Hice un puchero y más lágrimas salieron, por su cuenta. Salí corriendo del salón.

Yo, que creí que aquel
día se haría realidad
sentí como las gruesas
lágrimas caían
Alguien deténgalas.

Mis lágrimas no se detenían, mi corazón dolía. Salí corriendo del colegio y se escucho un trueno. Comenzó a llover torrencialmente.
-¡Reina! –Ai me seguía, corriendo rápidamente con mi carta en la mano. –Espera, tranquilízate por favor. –Me dijo, preocupada. El verla así solo me hacía peor, debo alejarme. Le dirigí una rápida mirada y seguí corriendo.

Me gustas...

Mis piernas estaban cansándose, se escuchaba el ruido de los zapatos de Takahashi siguiéndome. Con mis últimas fuerzas corrí hacia un parque, cuando ya no pude más me dejé caer. Un charco de lodo me recibió, Ai en la entrada del parque me miraba con tristeza. Limpié mi rostro del barro, mientras ella se acercaba a mí. Las lágrimas se intensificaban con cada minuto que pasaba. ¿Porqué lloro de esta manera?


Mis lágrimas caen,
Conmigo luciendo admirable y linda
en medio de un charco.
¿Por qué estoy llorando?

-Perdoname. –Me limpió un poco más las lágrimas, y tomó mi mano, en la cual depositó mi carta, abierta, arrugada y mojada… Se paró, con algo de tristeza en sus ojos y se fue caminando. Mientras de alejaba, yo la observaba. No se dará vuelta…
Luego de calmarme y respirar, las lágrimas no se detuvieron pero se hicieron más leves. Caminé y caminé, sucia y bajo la lluvia, maldiciendo a Niigaki. ¿Qué tiene ella que yo no? ¿Qué? Me repetía en la cabeza, hasta pasar por un gran vidrio que me sirvió de espejo. Miré mi rostro, mojado y rojo de tanto llorar.
¿Porqué estoy llorando? Limpié mis lágrimas y sonreí.

Porque soy la más
linda del mundo...

0 comentarios:

Publicar un comentario

¿que te parecio el capitulo?