Desde mi Cielo - (Cap.4)

Espero que les agrade este capitulo que demoro muchisimo, pero fue doloroso escribirlo. Además es corto D:!.
Gomene a todo el mundo.
Y si no les gusto por favor ser sincero... ejemplo yo lo odie y eso que lo escribí yo xD.

Clasificasion:R-18




OPV Miki



De repente la pequeña Eri comenzó a correr hacia las escaleras, reaccione rápido y la tome del pie tirándola hacia el piso, inmovilizándola con todo mi cuerpo sobre el de ella, sentándome sobre ella y tomando sus manos y poniéndola sobre la cabeza.

- ¡Suéltame! – La pequeña gritaba descontroladamente.

Sus gritos desesperados y ahogados me hacían excitarme cada vez más. Mis manos comenzaron a recorrer cada centímetro del cuerpo de la pequeña.

- Quiero verificar si eres virgen, tu abuela me lo agradecerá. – Una sonrisa macabra se formo en mi rostro.

Empecé a meter mi mano derecha dentro de su falda y ejercer fricción mi dedo sobre la tela de su parte más sensible.
La pequeña comenzó a gritar aún más fuerte. Esto era perfecto, sus gritos eran imposibles de escuchar, nos encontrábamos bajo un refugio subterráneo, que yo construí para que sea su hermosa y apacible tumba.
Ella traba de ahogar los gemidos, produciendo que comenzara a derramar lagrimas. Esto la embellecía cada ves más.
Ya no aguantaba más y tire de su falda para dejarla en descubierto y sentir sus gritos más eufóricos. Esto era melodía para mis oídos.
Su piel que brillaba y emanaba una hermosa fragancia estaba totalmente descubierta. Estire mi mano hasta el ultimo estante para tomar un cuchillo que se encontraba en el. La joven comenzó a luchar con mayor fuerza contra mí, pero esto era inútil, pero hacia que el juego fuera más divertido.

Seguí tocando su parte sensible, y cada vez penetraba más con mis dedos, solo quería que ella me sintiera, sintiera mi pasión, mi obsesión y mi odio. Escuchar los gemidos de sufrimiento era una gran melodía.
El constante movimiento de mis dedos trajo al fin que Eri llegara a su clímax. Mordisqueaba su cuello, de una manera que le provocara dolor y le marcaba todos mis dientes.

Tomé el cuchillo y lo pose sobre su rostro, lo que contrajo a que su hermosa piel trigueña se llenara de un líquido completamente de un color rojo como el del rubí que lleva colgado, el hermoso rubí, que paso a ser otro objeto para la colección.
Retire el cuchillo y comencé a pasar mi lengua por el lugar de la incisión hecha por el filo de mi arma. Esa deliciosa sangre era de un amargo sabor. Deseaba más, así que volví a tomar el cuchillo y lo impacte con todas mis fuerzas contra su dedo índice, provocando que este se desprendiera por completo de su mano, y además que la dulce Eri gritara con todo lo que sus pulmones podían dar, un grito tan agudo que retumbo por todo el lugar, era maravilloso verla gritar y llorar.
Cada ves la deseaba más, así que con mi lengua comencé a registrar cada lugar de su cuerpo, desde su cuello, bajando hacia su pecho y finalmente llegando a su entrepiernas, donde comencé a lamer y continuamente ejercer presión con mi dedo.

- P..por favor…dejdéjame.... – Su voz se escuchaba temerosa y quebradiza…

Era un encanto ver su sufrimiento, ver como suplicaba que la deje en paz. Era divertido jugar con ella. Era otro juguete más, otro que se agregaba al montón de los que utilizaba.

Para terminar con mi diversión, retome el cuchillo que abandone al lado de mi presa, y lo deslice por toda su pierna derecha, hasta su talón. Repetí el mismo acto en la pierna izquierda. Luego comencé a meter mis dedos en la llaga provocada en sus piernas, sentía su carne. Sus gritos de desesperación volvieron, esta ves para suplicarme que dejara de provocarle llagas y un dolor insoportable. Esto era un gasto de energías, pero era placentero escucharla y verla provocar resistencia, hacia que el juego fuera mucho mas divertido.
Con la misma arma, que siempre usaba para estas ocasiones tan especiales para mí como una navidad en familia, apuñalaba cada centímetro de sus brazos y estomago, lo hacia con movimientos veloces y precisos.

Ella ya estaba inconciente. El juego se estaba volviendo monótono, sin melodías que me hicieran prenderme, sin una fuerza que se tuviera que controlar, solo un cuerpo sin moverse pero que aun respiraba, un respiro entre cortado. Ahora le pondría fin … El fin para otro de mis juguetes.

Tome el cuchillo fuerte con ambas manos, en esta oportunidad mi mente estaba concentrada en la parte donde se encontraba ese hermoso corazón, que latía velozmente por el temor… Incruste, con un veloz movimiento, el cuchillo, y en el mismo lugar comencé a moverlo, esto era para causarle un mayor sufrimiento… La niña comenzó a toser y poco a poco su respirar comenzaba a desaparecer, y así su vida se iba aforrando de un hilo, el cual finalmente se corto…

- “El fin de otra más”.- Grite esto frente al cuerpo, y una risa endemoniada comencé a surgir de mi.

Ahora frente a mi vista tenia un esplendido cuerpo inerte, su belleza era maravillosa, pero solo me faltaba una ultima cosa para que esto al fin terminara.
Con el cuchillo comencé a desmembrar todo el cuerpo de esta pequeñita, cortaba sus pies, sus manos, sus orejitas… Todo lo que cortaba lo iba tirando dentro de un saco de harina, el cual se humedecido todo el fondo. La sangre goteaba del saco, además el lugar que construí estaba repleto de ella, Cuando salí por la escalera, me dedique a destruir el lugar, para que solo quedaran ruinas de lo que había sido el lugar para el asesinato perfecto.

El saco lo tomé y me dirigí a mi dulce morada...No fue difícil pasar desapercibida, Ya que todos los patios traseros de las casas se conectaban con este prado, y la mía era una de ellas. Al entrar por la cocina todo se lleno de sangre, combinada con lodo.
Me dirigí al sótano para dejar el cuerpo en una caja fuerte, un antigua reliquia que siempre tenia conmigo, era el único recuerdo de mi padre.



OPV Sayumi

Iba saliendo del prado y dirigiéndome al camino que me llevaba para mi hogar, ese fue el momento en una presencia, un espíritu cruzo por mi lado, cruzo velozmente como si huyera de algo o alguien, cuando esto ocurrió sentí un escalofrió por todo mi cuerpo, pero no le tome atención.
Esa noche ya tenia un mal presentimiento, pero nunca se cruzo por mi mente que algo tan macabro ocurriría.
El alma en pena corrió tan cerca mió y avanzo por el camino en donde finalmente se esfumo, desapareció de la nada. Yo creo que se dirigía a un lugar específico, no imagino cual seria ese lugar para ese alma.

Cuando llegue a mi hogar tomé mi cuaderno, y de repente me llega un flash back a mi mente, imágenes del alma que vi en el camino. De mis ojos comenzaron a brotar lagrimas, no entendía el porque. Solo sabía que de alguna manera, ella era muy importante para mí y que la venganza tendría que llegar… Eri Kamei.

5 comentarios:

Kameririn dijo...

T________T ¡Eririn!
¡tengo mi kame-corazón oprimido!

Midoro! acabo de leer todo el fic y debo decir que este capitulo me pareció el mejor. A pesar de haber sufrido tanto leyéndolo, me pareció que estaba muy bien relatado, especialmente el POV de la malvada Miki. (>.< mi eririn! quiero llorar!)

Bueno, pediste que fuera sincera. Esa es mi opinión =D

Apropósito ¿está inspirado en una película? No la conocía.

パオラ dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Miyu17 dijo...

No te matare Midorin .... xq fue un cap dolorosamente bueno0o0 :)... !!! mikitty aveces puede llegar a ser tan pero tan evil xD!! no hagas que suframos mas... ¿porque siempre en los fics hacen sufrir a Kame? je ...

Que gran cap ...arigatou Midorin xD

sakitan dijo...

excelente cap me gusto la narracion fue buena, pobre eri deviste de escoger a Ai o risa por que eri XD bueno, miki me dio miedo me imagine cada escena de ellas como sufria eri y como se regocigaba miki con todo lo que le hacia wow cap veremos que mas nos ofreses midoro

Gab98 dijo...

heeey ai no sakitan XD

que capitulo midoro!!! y dices que no eres bueno, mira el talento que tienes *.*

Aunque si es algo masoquista me encanto XD buena descripcion de la escena, hasta la piel se me puso chinita T.T , continua por favor.

Publicar un comentario

¿que te parecio el capitulo?